BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Del gimnasio a la calle: Kim Kardashian nos enseña a reciclar las mallas

Kim Kardashian ha vuelto a hacerlo, ha conseguido volver a encandilarme con su look (y hacer que se lo quiera copiar urgentemente) saliendo a cenar con una amiga vestida con un sujetador, una americana y unos ajustados pantalones.

INSTAGRAM

Hasta ahí todo podría resultarnos “normal” siempre y cuando enmarquemos ese “normal” en el estilo Kardashian, a saber, ir medio desnuda por la vida. Un gusto que va perfecto cuando tu estilo de vida es de celebrity que va en coche con chófer y vigilantes de seguridad de un sitio a otro.

Cuando eres una veinteañera casi treintañera cuya vida social transcurre entre las clases, el trabajo, bares con los amigos y el supermercado como que no te encajan tanto esos estilismos.

Pero si nos fijamos con detalle en el outfit nos damos cuenta de que los pantalones que lleva la Kardashian son en realidad mallas de gimnasio. Repito: mallas de gimnasio, no es un simulacro. Vale que son en versión terciopelada pero siguen siendo unos yoga pants concebidos para sudar en la cinta.

Y lo peor (y lo mejor) es que me encanta. Me encanta cómo le queda, me encanta que se atreva a hacer una mezcla tan arriesgada y me muero por probarlo en carne propia ya que es tan fácil como coger unos leggins del gimnasio y plantármelos con taconazos.

Es cierto que cada vez es más frecuente ver prendas deportivas en estilismos de diario, pero siempre eran sudaderas o como mucho, sujetadores deportivos que daban el pego como tops, pero nunca pantalones y menos de esta manera, yendo a cenar de ‘divineo’ con tu amiga a un restaurante pijo de Manhattan.

¿Me dais la razón entonces con lo de que Kim Kardashian-West es una influencer de la cabeza a los pies?

2 comentarios

  1. Dice ser este estilismo me encanta

    Es una de las mayores liberadoras de la mujer que ha existido.

    19 julio 2017 | 11:36

  2. Dice ser este estilismo me encanta

    Tú también tendrías el derecho a vestir como ella, en una sociedad libre, que te dejara expresarte libremente, y que nadie te insultara, ni te violentara, ni te degradara por ser bonita, sexy, guapa, de formas guapas y de positiva vibra. La gente debería aprender a respetar a los demás amando las posibilidades del presente y no añorar las sombras de pasados nada dados a amar la libertad del otro y enriquecerse con ella en lugar de rechazarla como hacen algunos atendiendo a esa escuridad de cánones que se mantenían allí donde no había libertad, ni valores, sólo de cara a la galería, hipócritas y falsos, ni democracia..

    19 julio 2017 | 11:41

Los comentarios están cerrados.