Entradas etiquetadas como ‘hombres’

¿Por qué por ser mujer tengo que saber cuidar flores?

Las mujeres sabéis cómo cuidar flores” me dijo mi jefe el otro día.

PIXABAY

Me había pedido que bajara a por un ramo y que lo utilizara para hacer fotos para las redes sociales de las marcas de accesorios que lleva en la agencia de relaciones públicas.

Nunca he sido de flores, siempre me han gustado, pero no me convence lo de comprar seres vivos cortados solo para admirarlos un día o dos por su belleza y después dejar que mueran en un vaso.

Me considero más práctica, por lo que siempre he hecho saber a mis parejas que si querían tener detalles conmigo preferiría chocolate o, en su defecto, y por no salir del mundo vegetal, aguacates.

La cosa es que no he tenido flores en mi vida, igual el típico ramo que nos regalan nuestros padres al cumplir los 18 años, pero poco más. Además, siempre era mi madre la que, con su buena mano, se hacía cargo de meter las flores en un recipiente adecuado.

Cuando me vi en la oficina con aquel ramo desmembrado sobre el set que estaba montando para fotografiar los accesorios, cogía y soltaba las flores como los relojes o gafas de sol del showroom.

Al terminar, dejé las flores de nuevo en un florero improvisado con agua. Mi jefe, cuando vio el ramo, me hizo saber que le parecía increíble que yo, como mujer, no supiera hacerme cargo de unas flores. Lo dejé correr.

Al día siguiente me volvió a repetir que cómo era posible que una mujer no supiera cuidar unas flores. Y yo, que no me callo ni debajo del agua (aunque ahora estoy aprendiendo a hacerlo) le dije que aquello me parecía bastante machista por lo estereotipado del asunto.

Esto era aún más extraño teniendo en cuenta que él es gay y por ello, en mi opinión, cabría esperar que tuviera tener la mente un poco más abierta y ver más allá de lo que se asocia a cada género.

Pero independientemente de su sexualidad, es como si yo dijera que él, por ser hombre, tiene que saber de motores cuando, a lo mejor, lo más cerca que ha estado de una varilla de aceite ha sido poniéndole un mensaje a su mecánico.

Hay mujeres que no saben cuidar flores. Hay mujeres que saben de motores. Hay hombres que no les gusta el fútbol y hay hombres que cuidan las flores divinamente (sino no existirían los jardineros).

Dejemos de ver el mundo en rosa y azul y veamos a las personas como lo que son: individuos únicos independientemente de si les ha tocado una “Y” o una “X” después de la primera letra.

Suistudio lanza una campaña con hombres desnudos para vender trajes femeninos

SUISTUDIO

Si nada más salir a la calle me encuentro un cartel de una mujer trajeada pisoteándole los huevos a un hombre desnudo creedme que lo último que se me pasaría por la cabeza es que estoy ante una marca de trajes que viste únicamente a mujeres relacionando el traje con el poder femenino, según declaran en sus redes sociales.

Pensaría, en todo caso, que se trata de un anuncio de una obra de teatro, película o serie inspirada en una fantasía sexual masculina de sumisión pero en ningún caso se me iría la vista a la ropa de la imagen.

Por mucho que Suistudio quiera empoderarnos con sus trajes mostrándonos a mujeres de negocios (algo que podría parecer una buena idea en un principio) a la hora de crear las imágenes de la campaña han metido la pata hasta el fondo.

Empoderamiento femenino no es para mí una mujer apoyando sus stilettos en el pene de un tío. Sería verdadero empoderamiento si lo apoyara sobre la nómina del hombre, si este fuera su compañero, porque ella está cobrando el mismo salario y no un 16% menos.

También podría representar el empoderamiento femenino el hecho de representar una reunión de la junta directiva en la que aproximádamente la mitad de los miembros fueran mujeres y no solo el 37%, que es la cantidad que suele estar en estos puestos.

Empoderamiento es que si hacen una entrevista a Jennifer Anniston o a Soy una pringada las pregunten por sus proyectos en vez de dedicar la mayor parte de las entrevistas a su situación sentimental.

En definitiva, ¿empoderar a la mujer? Por supuesto, pero empoderarla con las armas correctas, a no ser, claro, que lo que busque Suistudio en realidad sea la polémica fácil a través de desnudos. Por muy masculinos que sean, en el caso de esta campaña, más que trajes en la foto, solo veo la cosificación de personas.

Ellos también hacen ‘operación bikini’

Hace tan solo un par de días que hemos dado la entrada al verano y mi gimnasio ha pasado de ser un páramo frecuentado por los mismos veinte de siempre, cada uno con su espacio asignado, con sus materiales habituales y sus rutinas, a una especie de club social diurno en el que me toca hacer cola para coger una simple mancuerna.

Zac Efron, mi amor platónico desde 2006. INSTAGRAM

Que conste que aunque me quejo, lo entiendo. Mi gimnasio milanés es pequeñito y así cultivo la paciencia (que buena falta me hace). Pero lo que me llama la atención es la cantidad de chicos nuevos que se han apuntado al gimnasio. Sí, habéis leído bien. Chicos.

Entre tanto anuncio en la televisión de cremas milagrosas que supuestamente nos esculpen la figura en sueños, entre wraps y otros inventos que veo por Instagram para perder grasa de la cintura, entre dietas y medicamentos o barritas saciantes, nos daba la sensación de que era solo a nosotras a quiénes nos machacaban con el cuerpo, pero entre los últimos cinco y diez años ellos también están entrando a esta burbuja de estrés físico y emocional.

‘Operación bikini’ para todos, una más orientada hacia la pérdida de peso en el caso del que es el objetivo de las mujeres y la creación de masa muscular en el caso de hombres, el famoso “ponerse cachas”.

Conozco el caso de amigos que no hay nada que les duela más escuchar que otro diciéndole que le ve más delgado. También los hay en mi gimnasio que se machacan cada día a entrenar los músculos abdominales, dedicándole más tiempo a las repeticiones que tú a preparar los exámenes finales.

Es uno o dos meses de depuración máxima: adiós a los codazos hasta que lleguen a la playa, nada de pizza o hamburguesa con los amigos, si hay barbacoa solo pavo y cardio en ayunas para escapar del calor.

Y aunque cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera, ¿no sería mejor mantener esos hábitos saludables de comida sana y ejercicio regular durante todo el año en vez de pegarte la paliza, a tontas y a locas, poco antes de las vacaciones? Pregunto.

Los hombres, esos acomplejados de los que nadie habla

“El foco siempre se encuentra en cómo se sienten las mujeres mientras que nunca se tiene a los hombres en cuenta” nos comentaba hace unos meses Mikel Valdés, de Axe España, en la presentación de un producto. No podría estar más de acuerdo. Vivimos en una sociedad en la que en cuanto se ve a un hombre llorar o expresar emociones se le tacha de “nenaza” o de cosas aún más peyorativas, pero la verdad es que los hombres son también seres emocionales.

De hecho son tan emocionales como nosotras, y algunos, incluso más. He visto a amigos dándole más vueltas a la cabeza por una mujer que les gustaba que Nietzsche a la teoría del superhombre. Como nosotras, sufren y se quedan en casa comiendo si les deja la novia, dedican tiempo a arreglarse para mostrar lo mejor de sí mismos en la discoteca y les entran las inseguridades cuando se quitan la ropa o cuando su cuerpo es motivo de burla.

DUDEOIR

DUDEOIR

Es cierto que las mujeres vemos imágenes que nos hacen sentir presionadas desde antes de la pubertad (competir contra cuerpos esculturales de modelos de ropa interior es algo de lo que desiste cualquiera) pero es una imposición social que a ellos también les llega. De hecho, el estudio que realizó Axe para esa campaña, reveló que, de todo el mundo, los españoles son los que menos atractivos se sienten, especialmente los menores de 25 años.

Ricardo Castillejo, periodista y autor de ¡Hombres sin complejos!, que saldrá el 9 de mayo, sostiene que esto se debe a que “conforme pasa el tiempo tienes menos complejos porque aprendes a aceptarte. Es algo que se vive a partir de los 40 porque tienes un recorrido vital ya hecho. Aprendes a valorarte más, a quererte más“.

PortadaLibro¿Por qué a mis amigos de veintialgo todavía les quedan otros 20 años de complejos? “El hombre tiene una maduración psicológica mas tardía que la mujer. A partir de los 40 se asienta mentalmente. Es una barrera que libera de muchísimos complejos. Aprendes a centrarte en cosas verdaderamente importantes. El físico es importante pero no lo que más” afirma Castillejo.

Las orejas, unas manos pequeñas, la altura, estar demasiado delgado… pero principalmente “la grasa abdominal, en los flancos de la espalda y la barriga y la pérdida de pelo” dice Castillejo. Le pido remontarnos al pasado, a esas fotos de nuestros abuelos en los que de jóvenes ya se les veía de buen año o de recién casados veraneando en la playa de Torrevieja con una buena tripa a cuestas. Se me antoja extraño imaginarme a cualquiera de mis dos abuelos, ambos niños de posguerra, preocupados por si tenían algún kilo de más.

“Hoy en día el hombre tiene mas complejos que antes porque la exigencia física ha aumentado. Se ha quedado atrás lo de ‘El hombre como el oso, cuanto más peludo más hermoso’. Ahora debe cuidarse a veces incluso más que la mujer. Ha aumentado su nivel de exigencia no solo consigo mismo sino con la sociedad” afirma el escritor.

107 SELU OVIEDO 230216 IMG_0445-

RICARDO CASTILLEJO

Esa presión por encajar en unos estereotipos en vez de por celebrar la individualidad de cada hombre es lo que, para mí, está teniendo repercusiones en la confianza. Sin embargo, y exponiendo algunos resultados más de Axe, los rasgos que más atractivos nos parecen a las mujeres son el sentido del humor seguido de una personalidad única.

Castillejo, además de hablar en su libro de hábitos, tratamientos o productos para cuidarse, insiste capítulo tras capítulo en frases que fomentan la aceptación de uno mismo. Su favorita, y que si no la conocéis ojalá tengáis presente, es una de El Principito: “Solo se ve con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos“.