Entradas etiquetadas como ‘operación bikini’

Ellos también hacen ‘operación bikini’

Hace tan solo un par de días que hemos dado la entrada al verano y mi gimnasio ha pasado de ser un páramo frecuentado por los mismos veinte de siempre, cada uno con su espacio asignado, con sus materiales habituales y sus rutinas, a una especie de club social diurno en el que me toca hacer cola para coger una simple mancuerna.

Zac Efron, mi amor platónico desde 2006. INSTAGRAM

Que conste que aunque me quejo, lo entiendo. Mi gimnasio milanés es pequeñito y así cultivo la paciencia (que buena falta me hace). Pero lo que me llama la atención es la cantidad de chicos nuevos que se han apuntado al gimnasio. Sí, habéis leído bien. Chicos.

Entre tanto anuncio en la televisión de cremas milagrosas que supuestamente nos esculpen la figura en sueños, entre wraps y otros inventos que veo por Instagram para perder grasa de la cintura, entre dietas y medicamentos o barritas saciantes, nos daba la sensación de que era solo a nosotras a quiénes nos machacaban con el cuerpo, pero entre los últimos cinco y diez años ellos también están entrando a esta burbuja de estrés físico y emocional.

‘Operación bikini’ para todos, una más orientada hacia la pérdida de peso en el caso del que es el objetivo de las mujeres y la creación de masa muscular en el caso de hombres, el famoso “ponerse cachas”.

Conozco el caso de amigos que no hay nada que les duela más escuchar que otro diciéndole que le ve más delgado. También los hay en mi gimnasio que se machacan cada día a entrenar los músculos abdominales, dedicándole más tiempo a las repeticiones que tú a preparar los exámenes finales.

Es uno o dos meses de depuración máxima: adiós a los codazos hasta que lleguen a la playa, nada de pizza o hamburguesa con los amigos, si hay barbacoa solo pavo y cardio en ayunas para escapar del calor.

Y aunque cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera, ¿no sería mejor mantener esos hábitos saludables de comida sana y ejercicio regular durante todo el año en vez de pegarte la paliza, a tontas y a locas, poco antes de las vacaciones? Pregunto.

Los abdominales, esos malditos bastardos

Si te pregunto cómo se consiguen marcar los abdominales, tu respuesta sería…
a) Entrenándolos el gimnasio
b) En la cocina
c) Rezando y poniéndole una vela a la estampita de Schwarzenegger

Siempre he pensado que era una cuestión de gimnasio, ¡y más viendo los entrenamientos de los ángeles de Victoria’s Secret! Pero resulta que no, que se hacen en la cocina. Revolví la mía de arriba abajo buscando ese producto milagroso que los cultivara pero nada.

Los abs de Kate Hudson están tan entrenados que saludan a quien quiera que pase por su lado. GTRES

Los abs de Kate Hudson están tan entrenados que saludan a quien quiera que pase por su lado. GTRES

Os preguntaréis a qué viene esto que ande en busca y captura de abdominales. Os diré algo, queridos seguidores de tendencias, los abs, esta año, se llevan. Si algún hombre se encuentra leyendo esto, seguramente pensará: “Vaya novedad, los abs se llevan cada verano”. Entre chicos puede, pero nunca antes habían tenido tanto éxito entre nosotras.

Como ya llevo un par de años yendo al gimnasio, me los propuse en Año Nuevo. “Este año tendré abs” pensaba mientras tomaba el tercer trozo de turrón en casa de mi tía. Porque en pleno siglo XXI si dices ‘abdominales’ o ‘tableta de chocolate’ quedas más pasada de moda que el botijo de arcilla. El reinado de Instagram dicta que son los abs o sino el six pack.

Así soy yo, llamadme ‘loca’. La gente en Año Nuevo se propone dejar de fumar, ver todas las temporadas de Juego de Tronos y yo me propongo trabajar los abs, llevo a una pequeña culturista en mí. Y es que, como buena fitster, me gusta probar entrenos y rutinas nuevas. Hay que probarlo todo en esta vida y el gimnasio no es una excepción.

Los abdominales siempre están ahí. Como decía el protagonista de Un paseo para recordar, “No los ves, pero se sienten”. Así que empezó mi proceso de esculpimiento estomacal. No es fácil, no os voy a engañar. Es cansado, sacrificado y requiere que tu cabeza diga “No” a cosas que tu estómago dice “Oh, sí por Dios, y con doble de chocolate por encima“. Se dice que se hacen en la cocina porque, según Ángel Carmona, entrenador personal del gimnasio Altafit de Cuatro Caminos, “la grasa de la tripa es la última que se pierde”. Mira, igualito que la esperanza.

Eso significó decirle “adiós” al queso, a la leche con lactosa, a las grasas, azúcares e hidratos de carbono a partir de la tarde y por tanto, hacerme una de las mayores consumidoras de proteínas y verduras del país. Y es que la clave para perder grasa, a diferencia de lo que mucha gente piensa, no es pasar hambre, todo lo contrario, es hacer tus cinco comidas al día. Pero cinco comidas de verdad (las barritas de cereales de BiCentury, Kellogs y demás NO cuentan como comida), y equilibradas. Pollo, pavo, pescado… todo a la plancha o al horno acompañado de verduras. En mi vida he comido tanto. Yo, que nunca he pasado los cincuenta y pocos estoy ahora en más de sesenta kilos de puro músculo.

Si eterminas de ejercitar los abdominales peinada y sonriente es que algo estás haciendo mal. GTRES

Si terminas de ejercitar los abdominales peinada y sonriente como ella es que algo estás haciendo mal. GTRES

Fijaos si estoy comprometida con la dieta que en la redacción de 20 Minutos soy la que come merluza con guisantes a las 11 de la mañana. ¡No! No es que siga la dieta Dunkan, es que las comidas que hago son así de completas. Y todo ello regado con sus dos litros de agua entre colas de caballo, tés y otras infusiones que me hacen olvidar lo poco que me gusta beberla.

Aunque tampoco os vayáis a pensar que he cortado de raíz con el resto de comida. Sigo la ley del cheatmeal, lo que significa que una vez por semana puedo comer lo que quiera. Esto sirve para ‘calmar’ la posible locura que estemos gestando internamente por comer sano. Que la vida son dos días y por muy fitness que seas, no está reñido con disfrutar.

Pero no solo de comida sana viven los abs, sino que al mismo tiempo debía seguir una rutina de abdominales que les despertara de su letargo de más de 20 años y les obligara a salir al mundo exterior. Los ejercicios que te permitirán lucir crop top son las planchas y los abdominales, tablas que ahora procuro hacer tres días a la semana.

Ojo, menudos entrenamientos, al día siguiente te duele todo el cuerpo hasta al estornudar. Así fue como, entre comidas y ejercicios, la grasa se fue marchando (de todas las zonas, eso sí, no solo de la barriga. ¡No os vayáis a pensar que solo se pierde la grasa focalizada!) y los baby abs empezaron a despuntar poco a poco, aunque claro, cada persona tiene una constitución diferente e igual con otra genética resulta más o menos difícil sacarlos a la superficie.

Pueden gustarte u horrorizarte. Yo, por mi parte, hasta que se pase el furor de los abs y se lleve desarrollar cualquier otro músculo, seguiré dándole a la tripa.

Zumos ‘detox’, los juegos del hambre

“Vale, en cuanto acabe la Navidad prometo empezar con la operación bikini”. “¿Cómo es posible que los turrones me duren hasta febrero? El año que viene compraré menos”. “Dos semanas en el gimnasio y comiendo sano y empiezan a notarse los resultados. ¡Este verano sí, trikini!“. “Que sea Semana Santa no significa que no pueda seguir con la dieta”. “Mmm… torrijas“. “Oh, ¡mierda!”

Un año más no has llegado a tiempo a la operación bikini y el verano te espera ahí, a la vuelta de la esquina, con sus camisetas de tirantes con la barriga al aire y sus bragas de bikini más minúsculas que el tanga de un stripper. Después de navidades todo tenía buena pinta, pero la Semana Santa ha destruido tus ilusiones.

Queda un mes y cada día veo en el gimnasio gente más desesperada intentando hacer en 30 días entrenamientos casi militares y dietas milagrosas: la de la piña, la de las proteínas o la de los zumos de frutas y verduras, que siguen algunas conocidas celebrities como Katie Holmes, Alessandra Ambrosio, Gwyneth Paltrow o Megan Fox entre tantas otras.

TUMBLR

TUMBLR

Sin embargo, por muy tentados que podamos sentirnos de probar el sistema, como diría mi madre, “los experimentos mejor solo con gaseosa” ya que sus beneficios a la hora de perder peso no son tales.

Las frutas y verduras son recomendables en una dieta equilibrada, pero como una parte más, no como sustitutivo de otros alimentos: “Son importantes aportes de fibra, vitaminas y minerales” afirma Mónica Martínez Erro, graduada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, “a la vez son ricas en agua pero pobres en proteínas, grasas e hidratos de carbono complejos, excepto algunos como el aguacate o el plátano”.

Lo cual significa que un excesivo consumo de estos zumos deja a parte de las demandas de macronutrientes (aquellos que se toman en grandes cantidades) de nuestro organismo sin cubrir: “Lo ideal sería 55-65% hidratos de carbono, 15-20% proteínas y 20-30% grasas” dice Martínez Erro.

Al no aportar estos macronutrientes, el cuerpo nota los resultados en la báscula, sí, pero no de la forma en la que nos gustaría: “Al final se pierde más porcentaje de peso en agua que de grasa, lo que a la larga es inútil porque cuando se vuelve a comer con normalidad se recupera. Es como con los diuréticos, se va mucho al baño por el contenido en agua y fibra, pero realmente la pérdida de peso se puede deber a deshidratación”.

¿Cómo reacciona nuestro cuerpo si abusamos del consumo de estos batidos? “La deshidratación provoca las cefaleas, como la resaca, se debe a una pérdida de agua en proporción mayor a la que se ha consumido”.

Además, al estar compuestas de azúcares simples y 90-95% de agua “provocan subidas en el índice glucémico (contenido de glucosa en sangre) ya que los azúcares simples son absorbidos con mayor velocidad, algo que con los años provoca diabetes del tipo II” afirma Martínez Erro.

TUMBLR

TUMBLR

Pero con esto no os estoy diciendo que le pongáis una cruz a la fruta. Como complemento de una alimentación sana es más que recomendable ya que cubren las necesidades de micronutrientes: “Es cierto que los zumos de frutas contienen las propiedades de las piezas de frutas que se añaden sin pérdidas de valor nutricional significantes, y son ricas en antioxidantes, agentes fitoquímicos, fibra como ya he dicho, que se relacionan todos con la menor frecuencia de aparición de problemas de salud, pero la fruta madura no contiene hidratos de carbono complejos como el almidón, sino azúcares simples”.

Lo más recomendable, si queremos tomarlos, es tener al lado un buen filete de ternera (o algún otro alimento que cubra la demanda proteica): “al ser hidrato no digerible promueve la saciedad y regula la motilidad gastrointestinal, eliminación de colesterol y sales biliares…”. Para cuidar el índice glucémico, frutas como “el plátano, las naranjas, la manzana, el melocotón o el pomelo tienen un índice glucémico moderado” dice Martínez Erro.

Podrán ser muy buenos, pero por propia experiencia os aseguro que los detox no están ricos. Se beben, pero entre el intenso sabor y las fibrillas que te puedes encontrar, te da la sensación de haberte tumbado en un prado y estar lamiendo el césped. Si aún así estás decidido a probarlo, puedes hacerte un zumo detox siguiendo esta receta

-media bolsa de espinacas
-4 hojas de lechuga iceberg
-medio tallo de apio
-1 manzana
-1 pera