Entradas etiquetadas como ‘moda otoño 2018’

Monocolor: la tendencia perfecta para cuando no sabes qué ponerte

Es lunes, y eso significa que hasta el viernes, experimentaré cada día la crisis existencial de “no tengo nada que ponerme”.

& Other Stories

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

No es por nada en concreto, pero a veces llego a un punto de mi relación con el armario en el que ambos estamos como cansados, sin ganas el uno del otro, desmotivados.

Y como en toda relación, de esas que merecen la pena, hay que trabajar por hacer que funcione buscándole una solución a nuestro cansancio.

Así que para el dramático momento en el que mi armario me inspira menos que el gotelé blanco de la pared, está la tendencia monocolor.

Esta tendencia es un filón, mejor que cuando tu prima mayor hacía limpieza de armario y llegaba a casa con una bolsa de ropa nueva para ti.

Al igual que en las pasarelas de Tommy Hilfiger o Versace, donde realmente ha triunfado la idea de vestir usando un solo color o estampado de la cabeza a los pies ha sido en el street style, ya que las it girls se han apuntado a la ley del mínimo esfuerzo estilístico con esta idea.

El look monocolor, como su propio nombre indica, consiste en escoger un tono de tu armario y vestir todas las prendas de la misma tonalidad incluyendo, si tienes, incluso accesorios y complementos.

Vale que no todas tenemos una extensa variedad de camisetas y pantalones en azul cerúleo, naranja albaricoque o crema café con leche cósmico (sí, ese color existe), por lo que son, de hecho, los conjuntos enteramente en marrón o negro, los más fáciles de llevar ya que todas tenemos ropa de ese color en el armario.

Además, al ser oscuros vienen que ni pintados para los meses de frío, ya que son las tonalidades que más llevamos estos meses.

Un arnés de BDSM como accesorio, mi último descubrimiento

Las personas nacemos con habilidades curiosas totalmente infravaloradas. Mi padre, por ejemplo, tiene el extraño talento de saber la hora que es sin necesidad de mirar ningún reloj y el raro arte de uno de mis mejores amigos, y perdonad que me ponga escatológica, es hacer caca sin olor, algo que su mujer agradece enormemente.

Intento posar natural pero no hay manera.

La mía es la de encontrarle a cualquier cosa un uso dentro de la vestimenta. Un saco de paracaidista como bolso, una gorra de marinero de un disfraz a modo de sombrero o ropa de pijama para salir a la calle son algunas cosas que uso diariamente.

De hecho incluso el cinturón de seguridad de los aviones fue una de mis fijaciones más recientes.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Pero mi última revelación vino de un mundo todavía más extraño que la aeronáutica, el erotismo. Una vez, observando páginas de BDSM por pura casualidad, surgió la loca idea de vestir los accesorios de la disciplina sexual.

Así que, como buena aficionada que soy a sacar las cosas de su contexto, me he decidido a coger las piezas hasta ahora exclusivas del BDSM y darles otro uso que también me atrae, como accesorios de moda para darle un toque cañero a mis estilismos.

Ya que Madonna inició hace cuarenta años la moda de llevar la lencería por fuera y que continua todavía vigente gracias a Moschino, por ejemplo, que para este otoño presentó en la pasarela masculina una propuesta ligada al látex, los arneses y las máscaras convirtiendo en alta moda de lujo el BDSM.

Y como está muy bien lo de utilizar complementos de cuero en la cama, pero está todavía mejor añadirlos al armario y poder llevarlos diariamente, no necesitas la camisa de 500 dólares de la firma italiana con los tirantes de cuero cosidos, ya que puedes encontrar arneses en tiendas como Bijoux Indiscrets, Artesanía BDSM o en tu sex shop de confianza.

Integrarlo con el resto de tu armario es tan sencillo como ponértelo por encima independientemente de lo que llevas puesto. Aunque a mí, personalmente, me encanta acompañando estilismos más naïf o inocentes, ya que rompen con la estética inocente y ponen el contrapunto rebelde y bizarro de Miley Cyrus después de dejar Disney Channel.

De hecho este fin de semana llevé un arnés superpuesto por encima de un vestido de cuadros para romper con el rollo colegiala. Sobre camisas XL a modo de vestido o por encima de un jersey o sudadera lisa le darás un toque rockero a la prenda, así que es un complemento perfecto para darle una segunda vida (una segunda vida con mucho más estilo, también hay que decirlo) a esos básicos que tienes en el armario.

¿Qué son los botines efecto calcetín y por qué necesitas hacerte con un par?

Cada temporada inicio una nueva relación con, por lo menos, un par de zapatos nuevos. Y este otoño, lo tuve fácil teniendo en cuenta lo que venía como tendencia en la sección de calzado.

PUBLIC DESIRE FACEBOOK

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Ni zapatillas extra grandes de padre de 1990 ni stilettos transparentes efecto PVC de los que te cuecen los pies y dejan el plástico lleno de gotitas como si fuera un invernadero de Almería.

Yo quería los botines efecto calcetín, esos que son con tacón alto, terminados en punta y cuya caña, en vez de ser de piel, es de algodón o algún tejido elástico que se adapta a la forma de tu tobillo como si realmente llevaras unos calcetines.

Además de habérselos visto puestos a varias celebridades y entrar en la espiral del culo veo, culo quiero, cuando tuve la oportunidad de probármelos en mi tienda de fast fashion de confianza, me di cuenta de que eran una buena inversión por varios motivos.

En primer lugar puede que no protejan de la lluvia lo más mínimo (de todas formas estando en Madrid no es algo que me preocupe demasiado ya que llueve de Pascuas a Ramos), pero abrigan un rato. Al quedar por encima del tobillo cubren esa zona que todos los vaqueros de ahora parecen resistirse a cubrir.

BERSHKA/ZARA

Al ser tan ajustados, se amoldan perfectamente a la forma de tu pie, siempre y cuando los cojas de tu talla, claro, y puedes experimentar una sujeción perfecta que te permite subir y bajar escaleras con seguridad, sin el miedo de partirte el cráneo que suele acompañar a subirse a unos tacones.

Pero es que además de ser favorecedores y sentarnos bien a todas, independientemente de tu figura solo necesitas tener pies para lucirlos, son un zapato todoterreno que combina con lo que te apetezca del armario.

Lo mismo te sirven para la Confirmación de tu prima pequeña como para un estilismo informal de excursión con tus amigos a Toledo (otra cosa es que vayáis a andar mucho, en cuyo caso mejor déjalos en casa), pero en resumen, los puedes mezclar con lo que quieras.

¿Cómo combinar los estampados sin catastróficas consecuencias?

Hay dos cosas de las que estoy segura de que te has dado cuenta este otoño. La primera es que, aunque solo estemos en octubre, en tu supermercado del barrio están empezando a sacar la repostería navideña. La segunda, que en cuanto a moda se refiere, se llevan las mezclas de estampados.

URBAN OUTFITTERS

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Combinar prendas con diferentes diseños no es una tarea sencilla, de hecho tiene el mismo peligro que cuando el dentista te dice que no te muevas y a ti te entran ganas de estornudar. Puedes crear un estropicio en un momento.

Hay ciertas personas que son expertas en dominar esta disciplina, pero la más famosa de todas es Olivia Palermo.

Si no te suena de nada el nombre, a modo de resumen, te diré que es una de las it girl más importantes del mundo (y que su perro se llama Sr. Mayordomo. Ya, no es una información especialmente relevante, pero a mí me resulta simpático).

Tiene tanta facilidad en mezclar que sabría llevar con gracia un delantal de pescadería de rayas con una falda hecha de tapizado de sofá de cachemira y nos convencería hasta de que quedan bien juntos.

Las combinaciones para principiantes son las que todas hemos probado alguna vez como introducción en las mezclas: algo de flores con camiseta de rayas, cuadros, lunares… Pero casi siempre pequeñas dosis o con diseños pequeños, ya que suelen ser aciertos asegurados.

Pero esta temporada toca radicalizarse con los estampados y llevarlos al extremo creando combinaciones que ni siquiera te imaginabas, pero que, una vez los veas, no concebirás volver a vestir de liso.

View this post on Instagram

Rainy day chic ☔️

A post shared by Olivia Palermo (@oliviapalermo) on

Hay dos normas del otoño de esta temporada que puedes seguir para tus mezclas más experimentales. La norma del color nos permite mezclar en un mismo estilismo prendas de motivos estampados diferentes que sigan la misma gama de colores.

Por ejemplo, ya que esta temporada el leopardo no es el rey de la jungla, pero sí el de los estampados, tiene matices negros, marrones, amarillos o anaranjados, todas las prendas que tengas por casa de esos tonos, pueden ir mezcladas con el print animal.

La segunda norma consiste en juntar diseños iguales que tengan colores diferentes, como es el caso de los famosos cuadros escoceses en clave descuadrada que esta temporada no se irán del armario ni con agua caliente.

Pero si eres una atrevida porque lo tuyo son los riesgos y hasta quitas el USB del ordenador sin darle primero a ‘Expulsar’, mezclar todo con todo, es la tendencia para ti.

Olvida el menos es más porque la fórmula ha cambiado, ahora más es más.

O al menos si eres Olivia Palermo, claro.