Entradas etiquetadas como ‘sandalias’

Las tendencias en sandalias que amarán tus pies este verano

Has visto que ya viene el buen tiempo y estás como cuando las inglesas vienen de vacaciones a España: con ganas de sacar los dedillos de los pies a plena luz solar.

PIXABAY/ALMA EN PENA

De hecho yo lo hice (a medias el otro día) en mi Instagram (que digo yo que ya que estáis, podéis aprovechar para seguirme o simplemente cotillear mis stories a ver qué me cuezo).

Con estos calores, es el momento de hacer espeleología en tu armario hasta que des con las sandalias del año pasado.

Pero si las tienes destrozadas porque las usaste de festival en festival y andas tanto con ellas que su suela no tiene nada que envidiarle a las de los peregrinos del Camino De Santiago, estas son las tendencias que vienen de la pasarela directas a ponerse a tus pies:

  • Ugly shoes: el patito feo del armario, pero es tan cómodo que ahora por fin entiendes por qué tu padre no se las quiere quitar de los pies cuando hacéis turismo.

CROCS/STEVE MADDEN/CARMELA

 

  • Mules: Los zapatos semi abiertos ya nos sedujeron el año pasado. ¡Es tan tentador eso de que el calzado no te haga rozadura en el talón! Escógelos en colores vivos para darle (introducir voz de Samantha Vallejo-Nágera aquí) “saboooor” a tus estilismos.

AU REVOIR CINDERELLA/CARMELA

 

  • Sandalias joya: ¿Brilli brilli? Sí, gracias. ¿Quién dijo que las lentejuelas eran solo para Nochevieja? Perfectas para salir de noche cómoda a la par que elegante (y poder bailar sin el miedo de romperte la cadera por bailar con los tacones)

DESTROY/AZAREY/ALMA EN PENA

 

  • Chanclas modernas de inspiración retro: tiraste las tuyas de los 90, vale. No seas tan dura contigo misma ¿Cómo ibas a saber tú que volverían a estar de moda?

STEVE MADDEN/CROCS

 

  • Sandalias de guiri: No, no se me ha ocurrido otro nombre. Sí, tú también estás visualizando a guiris rubias con la piel blanca y los mofletes sonrosados llevando estas sandalias.

CARMELA/STEVE MADDEN

 

  • Estilo Hermes: el modelo de 480 euros que tienen todas las blogueras te lo puedes agenciar mucho más barato, pero igual de bonito, en otras tiendas. Eso sí, cuidado que huele a diseño estacional a kilómetros.

STEVE MADDEN/HERMES/GENUINS

Y ahora a darlo todo con faldas (o sandalias) y a lo loco.

Es el momento de probar los tacones con calcetines

Ambas esperábamos que este día no llegara, al igual que esperábamos que nunca jamás ver nevar en marzo, pero las cosas pasan y solo nos queda renovarnos o morir.

Rihanna (última foto) nos lo adelanto en 2010 y no la creímos. #Rihannavisionaria. GTRES

Yo era de esas, ERA DE ESAS que pensaba con orgullo “Por esa tendencia NO pasaré”. “No puedes pasar” le gritaba mentalmente a los tacones con calcetines como Gandalf al Balrog de Moria.

A fin de cuentas no era la primera vez que me resistía a algo, lo hice en su día con las botas UGG que siempre me parecieron horrorosas o a las medias de rejilla por fuera de la cintura pantalón.

Mara, eres una mujer elegante con una edad y eso no es para ti“. Pero lo que no sospechaba era que se avecinaba una ola de frío inmensa que atenazaría Milán y que haría estallar por los aires mis planes de ir a los cócteles de la Semana de la Moda a pie descubierto.

No me quedó otra que plantearme un cambio en el estilismo. O ‘botarracas’ de suela de tractor o sandalia… Con calcetín, claro.

Estaba tranquila hasta cierto punto ya que llevaba tiempo viéndolo en pasarelas y sabía que (tan) horrible no podía quedar. Pero claro, una cosa es verlo en un desfile donde puedes encontrarte prácticamente cualquier cosa (y si no me creéis leed esto), y otra cosa es salir a la calle con eso puesto tratando de llevar la cabeza alta.

La cosa es que no tenía alternativa. Hacía frío, llovía y no me apetecía cogerme un catarro. Así que tiré de calcetín ejecutivo y para adelante.

Ahora que lo he probado, no paro de encontrármelo en streetstyles y he de confesar que después de la experiencia (y de lo calentita que me resultó la idea) estoy segura de que voy a volver a picar. De hecho estoy en busca y captura de unos calcetines grises para poder jugar con más tacones.

El tacón puede ser cualquiera de tu armario. Sí, abierto, cerrado, alto, bajo, elegante, informal. Y puedes combinarlo con cualquier calcetín, incluso con los blancos deportivos de tu hermano.

HIGHHEELJUNGLESOCKS

HIGHHEELJUNGLESOCKS

Aprovecha que todavía hace frío como para ir con los dedillos al aire, para ponerte los tacones con calcetines. Si alguien te dice algo, deberás hacerle saber que se está metiendo con una de las tendencias de la temporada y que las autoridades estilísticas le hostigarán por su ignorancia.

Las sandalias de Inditex que hacen que quieras cortarte los pies

Todas sabemos que el verano y el cambio de armario vienen de la mano con las rozaduras de las sandalias. Es así. Puedes tratar de negarlo, pero la semana de adaptación en la que florecen en los pies las ampollas y las farmacias hacen caja con las tiritas, es una cosa real. Tras ese tiempo, puedes usarlas cómodamente el resto de la temporada.

Sin embargo, no todas las sandalias se comportan de la misma manera, un modelo en concreto, el de tiras con forma de aspa compuestas de poliuretano de Inditex, están sembrando el terror en los pies de las mujeres.

Sandalias. FACEBOOK ELSA SARMIENTO

Sandalias para sadomasoquistas. FACEBOOK DE ELSA SARMIENTO

Este modelo, elaborado por el propio Satán en persona, provoca unas heridas que ríete tú de las torturas de la Santa Inquisición. Vamos que si te dan a elegir entre la rueda y andar una hora con este calzado, la rueda se te asemeja a una sesión de spa con masaje.

Noelia Pérez, es una de las afectadas por estas sandalias: “Me las compré el viernes por la mañana y me las puse para ir a trabajar. A los 10 minutos ya tenía rozadura y cuando llegué al trabajo, herida. Me compré tiritas pero se me despegaban. Tuve que trabajar descalza“.

Sandalias Stradivarius. MARA MARIÑO

Sandalias de Stradivarius. MARA MARIÑO

“Para volver casi me corto los pies. Llegué a mi casa sangrando. Al día siguiente fui a Stradivarius y les dije de cambiarlas porque no me valían. Me dijeron que no las podía cambiar porque las había usado y les había quitado la etiqueta. Dije que las había usado pero me habían hecho heridas en los pies, que con ellas no se puede caminar. Les pedí que por lo menos tuvieran la decencia de cambiármelas y no quisieron. Fui tonta porque tenía que haber pedido la hoja de reclamaciones” relata Pérez.

Rozaduras por el centro del pie, por los dedos… Clara Salgado, otra víctima de las sandalias, cree que el problema se debe al material: “En cuanto el pie te suda un poco, te quema. Hace ampollas que se explotan. Siempre las llevo con tiritas y parezco la momia”.

Lo que no se entiende, según Salgado, es “que te gastes 40 euros en unas sandalias que no son de un material muy bueno”. Porque honestamente, cuando te compras unas sandalias del chino de 10 euros sabes a lo que te expones por ese precio. Que seguramente saldrán malas y no verán otro verano, pero claro, te has gastado en ellas una cuarta parte que si te las llevas de tienda.

Por lo pronto, el modelo de sandalia de Zara ha sido retirado. Traté de encontrarlo en algunas tiendas y no solo no estaba sino que se había eliminado del catálogo online. Las de Stradivarius, en cambio, siguen encontrándose a la venta.

Sin embargo, debemos plantearnos hasta qué punto confiamos a ciegas en una marca sin preocuparnos de lo que pueda venir detrás. Inditex ha jugado con la garantía de calidad media que se da por hecho en sus productos cuando han producido problemas cuyas secuelas no desaparecerán fácilmente, ya que las marcas de las heridas, una vez curadas, siguen a la vista en la piel.

Secuelas. FACEBOOK

Secuelas en la piel. FACEBOOK

Que sí, que tengo claro que lo que vende Inditex no va a durar para siempre, que también está hecho en China o Bangladesh, pero, entonces, que no se aprovechen del nombre y lo vendan al precio al que lo encuentras en los chinos cuando están hechos de los mismos materiales.

Es una vergüenza que además de sangrarte los pies te sangre también el bolsillo.