Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Archivo de noviembre, 2017

¿Se cansará Kim Kardashian de desnudarse?

(Antes de que empieces a leer quiero aclararte que no tengo nada en contra de los desnudos, todo lo contrario, los aprecio enormemente, sobre todo los que se dan en vivo y en directo. También decirte que tampoco tengo nada en contra de Kim Kardashian ya que soy muy fanática del estereotipo de belleza curvilínea al que le está dando tanta visibilidad. De hecho muchas de las cosas de mi armario están inspiradas en su estilo. De hecho soy muy fan también de que le dé por llevar las raíces negras de tres centímetros con su pelo rubio platino teñido.)

Mi pregunta viene por su última campaña publicitaria en Instagram para anunciar los nuevos gloss e iluminadores de su línea de cosméticos que saca a la venta este viernes:

Ultralight Beams highlighters & glosses launching Dec 1st on KKWBEAUTY.COM 📸 @marcelocantuphoto

A post shared by Kim Kardashian West (@kimkardashian) on

Claro que eso lo sabes una vez lees el pie de foto de la imagen, ya que de primeras no terminas de saber lo que está anunciando: si una depilación láser integral, alisado japonés, purpurina para fiestas

Que Kim Kardashian se desnude en Instagram es algo que ya forma parte de nuestra rutina en realidad. Más o menos Puidgemont y los desnudos de la celebridad americana son algo que van a la par en cuanto a cantidad de noticias cada día.

Y por mucho que sea algo a lo que estoy más que hecha y acostumbrada, no puedo evitar que una parte de mí sienta que es algo que le repatea. Como estilista la imagen me encanta por su iluminación cuidada, colores y composición; como consumidora, el gloss me parece llamativo, pero como persona crítica que me considero, tengo que reflexionar acerca de la idea que transmiten este tipo de imágenes y su impacto.

Las imágenes que nos rodean nos influyen de una manera que no sospechamos, por tanto, lo que logra Kim Kardashian utilizando su cuerpo desnudo para publicitar cualquier tipo de producto, es que solo quitándose la ropa consigue que salte a la vista lo que promociona y que por ello tenga éxito, un mensaje bastante peligroso a mi entender.

¿Por qué parece que no hay otra manera de anunciar productos que no sean relacionándolos con el sexo? ¿Por qué los perfumes, los desodorantes, las cervezas se relacionan con imágenes de personas medio desnudas?

Por supuesto que ella es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera y que si lo que quiere es desnudarse todos los días en una red social nadie va a decirle que no lo haga, pero ¿queremos eso en realidad? ¿Un mundo en el que solo con el sexo se consiga llamar la atención?

Porque a mí, sinceramente, me parece un mundo bastante superficial por mucho que me lo vendan cubierto de purpurina.

Diademas de brillantes para las princesas del pueblo

Puede que Domenico Dolce y Francesco Gabanna, los diseñadores italianos, no sean santo la devoción de aquellos que viven en el país de la pizza y de la pasta, pero a nivel mundial es imposible no ceder ante su estilo salido de la Italia profunda.

GTRES

GTRES

Si algo han tenido en común su colección para otoño invierno 2017/18 y para la primavera verano de 2018 son las tiaras doradas para princesas del streetstyle, como somos las amantes de la moda.

Sin embargo, como lo de ir con una corona que parece salida de un grabado de los Reyes Católicos no es lo más casual del mundo, tenemos de alternativa las diademas joya, que dan ese toque distinto sin que dejemos de sentirnos nosotras mismas.

ASOS

ZARA

La clave para tener una diadema joya y no morir (de jaqueca) en el intento es comprarla de nuestra talla. Esto parece una tontería, pero cuando llevas durante más de una hora una diadema que te va justa, puedes notar cómo los pensamientos te laten en las sienes, y créeme, no es nada cómodo.

Una diadema que no te apriete, que no sea pesada y cuyos extremos no se te claven serán los tres consejos imprescindibles para hacerte con una de ellas.

Pero, ¿y esto cómo se pone? Pues con todo, desde con un vaquero y un jersey liso hasta con una americana con taconazo. Y si no me creéis, podéis ver cómo yo ya me he atrevido con la tendencia:

MARA MARIÑO

‘Stranger Things’ en el armario de Millie Bobby Brown

Once mola, en eso estamos todos de acuerdo, pero los estilismos de Millie Bobby Brown, la actriz que la interpreta en la serie de Netflix, molan aún más.

GTRES

Tiene 13 años y las cosas muy claras en lo que al armario respecta (igualita que yo que sigo buscando un estilo definido pasados los 25).

La actriz es una firme defensora del estilo futurista que se mueve entre aires rockeros y otros más lady.

Sus básicos pasan del tacón bajo con pulsera al tobillo a faldas cuyo corte no sobrepasa mucho la rodilla. Y es que la actriz trata por todos los medios de escapar a la excesiva sexualización que parece venir ligada con cada aparición pública sobre la alfombra.

De hecho, salir en una sesión de fotos con un crop top, “es algo que haré cuando tenga 18 años” declaró en una entrevista reciente para la revista Variety.

GTRES

GTRES

GTRES

Millie Bobby Brown es también la prueba viviente de que eso que se piensa de que el pelo corto tiene menos posibilidades que una melena larga es solo cuestión de imaginación, horquillas y coleteros, ya que en cada aparición pública aparece con un peinado nuevo.

La actriz demuestra que, pese a su edad, la moda es algo con lo que se divierte y a través de lo que consigue expresar su personalidad. ¿Tendremos a una próxima It girl en ciernes?

GTRES

La oniomanía del viernes negro

Vemos un cartel con una cifra seguida del símbolo “%” y perdemos la cabeza. Ya puede ser en directo que de manera online que se despierta en nuestro interior una especie de ansiedad: se acelera la respiración, las pupilas se dilatan

Nuestro cuerpo reacciona igual que ante una situación de peligro o de amenaza. Se nos mete en la cabeza que tenemos mucho que ver y comprar y muy poco tiempo para hacerlo.

Recibimos un bombardeo constante de correos electrónicos, anuncios por la tele, por la radio, por las redes sociales… Es como si el Black Friday fuera una avalancha gigante que nos quisiera engullir dentro de su onda consumista.

Personalmente, como amante de la moda (y de los chollos) que me considero, encuentro este día agobiante. El estrés de que no puedes perder un solo segundo para adquirir las prendas ya que pueden agotarse rápido, las tallas que desaparecen como por arte de magia, el tiempo para realizar la compra que se agotarse te hace empezar de nuevo con el carrito vacío

De hecho, con solo unas zapatillas en mi carro de una conocida tienda online, me preguntaba qué sentido tenía comprarlas así, aprisa y corriendo. Supuestamente la clave de este tipo de descuentos es que cuanto más gastes más amortizas el descuento, ya que el coste del envío (a no ser que sea gratuito) no suele estar incluido.

Pero claro, yo solo quería el par de zapatillas. Por mucho que me di una vuelta digital por las otras categorías, no encontré nada de mi interés, y soy totalmente contraria al comprar por comprar.

Eso significa que este día tengo que comprar a tontas y a locas, aprisa y corriendo, sin pies ni cabeza.

Y llamadme clásica, pero soy una persona que disfruta de ir de compras, de la experiencia. De hecho disfruto tanto que me llevo prendas sabiendo que van a ser devueltas más adelante solo por volver y darme una segunda vuelta de reconocimiento por la tienda.

Entiendo que en el caso de tener los regalos ya pensados o necesitar cosas muy concretas, el Black Friday funciona (y tanto), pero si, como en mi caso, no tienes una lista de productos en concreto, es absurdo dejarse llevar por la locura consumista que se apodera de nosotros.

Este año (y para 2018) me he propuesto comprar con pragmatismo, con frialdad y con cabeza, y aunque estoy segura de que algún que otro flechazo o amor a primera vista experimentaré entre los percheros de las tiendas, procuraré comprar con lógica.

Ni el horno está para bollos, ni el armario es infinito, ni el planeta para la cantidad de ropa que acabamos tirando al año.

Las lentejuelas no son solo para la noche

Es un acto reflejo, pensamos en lentejuelas y se nos vienen los años 70 a la cabeza con todos los brillos de la Saturday Night Fever. Ligamos el brilli-brilli a la noche, al Studio 51, a Nochevieja con nuestra abuela sacando la bandeja de los turrones con su camisa negra de lentejuelas gigantes.

Sin embargo, las lentejuelas quieren salir del armario y no para que las lleves solo de noche.

Algo que nos parecía imposible, está pasando, como cuando tu amiga, la que lleva años diciendo que está harta de su pelo, se corta flequillo.

Las lentejuelas vienen, sí, pero para que las combines con, literalmente, lo que te pille a mano, ya sea una sudadera, unas deportivas o una gorra.

Nada de estilismos formales, añádelas directamente a tu streetstyle. Mézclalas con una mochila cómoda, unas sneakers y lista.

Pero si ponerte cualquiera de estas prendas te produce más ansiedad que cuando antes de coger el avión te dicen que te van a facturar la maleta de mano, puedes optar por llevarlas en accesorios como bisutería, zapatos o bolsos.

Es una opción que encaja perfectamente con las que quieren ir al día pero sin convertirse en bola de discoteca cada vez que les toque esperar para cruzar en un paso de cebra.

Mis propuestas alternativas para sustituir a Miss Mundo

Enfrentarse por ver quién es la más guapa. Así, sin más. Hacer de la belleza una competición mundial en la que no haber estado casada o embarazada y tener entre 17 y 24 años son algunos de los requisitos para participar.

GTRES

Casposo y superficial, como los chistes de Pablo Motos cada vez que entrevista a una mujer en su plató del Hormiguero.

Pero yo, que soy mucho de soñar despierta con utopías, propongo certámenes alternativos al meramente estético. Y no hace falta ser mujer joven soltera para participar. Los planteo para todos y a nivel mundial.

Propongo Miss (y Mister) Buenos Modales a quienes cedan el asiento en el transporte público para que se sienten quienes lo necesitan de verdad. También se tendrá en cuenta que conteste con un “gracias” o que de los Buenos días. Darán puntos extra las prácticas en la mesa, como no apoyar los codos o no hablar con la boca llena. Será obligatorio también que dispense un trato amable y que no tire basura al suelo.

Propongo Miss (y Mister) Respeto, al que también se podría bautizar como Miss (y Mister) Tolerancia. Sus aspirantes deberán alejarse de prejuicios y aceptar todo aquello que les rodee. Esto incluirá respeto a los animales, las plantas, el medio ambiente, las personas, el cine malo, los platos cocinados por la compañera de piso y la pizza hawaiana. Ser puntual sumará puntos en la calificación final ya que es una muestra de respeto hacia el tiempo de los demás.

Propongo Miss (y Mister) Igualdad a aquellos que luchen porque hombres y mujeres tengamos los mismos derechos. Será importante mostrar compromiso con la causa evitando desprestigiar compañeras cuando quieren hablar o juzgarlas solo por el físico. Animar a mujeres a que sonrían porque “están muy serias”, a que “se comporte como una señorita” o a llamar a un hombre “maricón” por quedarse en casa criando a su hijo serían comportamientos fuertemente penados en la clasificación.

También me animo a proponer tantas categorías más de virtudes que se están perdiendo como Miss y Mister Autoestima, Miss y Mister Gratitud, Miss y Mister Empatía, Miss y Mister Romperse el Culo del Esfuerzo, Miss y Mister Dejar de Lado el Orgullo y Pedir Perdón Porque La he Cagado o Miss y Mister Ortografía.

Quizás empezando a valorar otras cosas en un concurso mundial nos dé a todos por ponerlas en práctica.

Tatuajes para tapar las estrías

Leo un artículo (uno de tantos, claro. Es que llega un punto que ya a una no le extraña encontrarlos) acerca de un nuevo sistema para tapar las estrías: los tatuajes de relleno.

YOUTUBE

Por un lado pienso en el uso positivo de esa práctica. Creo que todos hemos visto en alguna publicación de Facebook el típico enlace de “35 maravillosos tatuajes que cubren cicatrices de una masectomía“.

Entiendo que muchas mujeres hayan encontrado en la tinta una salida hermosa de algo horrible que han vivido. Puedo entender el efecto terapéutico de la aguja ya que muchas veces nos tatuamos con esa intención.

Yo misma llevo un diseño que es a la vez homenaje y duelo. Homenaje por llevar conmigo a dos de las personas que más he querido, duelo por haber podido derramar, mientras lo hacían, a partes iguales, lágrimas de dolor físico y de ese emocional, aún más lacerante, de echar de menos a quien no va a volver.

Puede ser incluso una forma de sobrellevar esas experiencias pensando en el trazado sobre lienzo en el que hemos convertido nuestro cuerpo. Y por eso, como creyente del tatuaje que va más allá de lo estético, no puedo ver con buenos ojos el tatuaje de relleno.

Bom final de domingo ✨🙏 #AgulhasMagicas

A post shared by Rodolpho Torres 🔴 TATUADOR (@rodolphotatuador) on

No me malinterpretéis, no critico a aquellas que quieran hacerlo. Critico el hecho de que no se vea con normalidad algo que le pasa, en algún u otro momento, a la piel que poseemos.

Si desde pequeños nos enseñaran (tanto a hombres como a mujeres) que la piel cambia, se deforma, crece y decrece porque a fin de cuentas es un órgano más, veríamos de manera diferente esas rayas que nos dibujan.

Al igual que un río sobre un mapa topográfico, las líneas que nos atraviesan (por dónde y como sean) nos hacen únicos y especiales. Si tan traumática puede ser una estría para alguien que quiera tatuársela, ¿no sería mejor que hubiera aprendido a apreciarla?

No es que no sepamos de tatuajes, es que no sabemos de belleza.

Mujeres que opinan

¿Eres mujer? ¿Estás opinando sobre algo? Entonces ten por seguro que te van a desacreditar.

GTRES

Dará absolutamente lo mismo que tengas más razón que una santa (porque no solo los santos se salían con la suya), que estés argumentando con pruebas irrefutables o que hasta tu madre esté de tu lado, que siempre alguien echará por tierra tus conclusiones saliéndose por la tangente.

No hablo por hablar, es algo que sucede cada día. Una actriz embajadora de la ONU Mujeres es desacreditada por protagonizar una portada sin sujetador, una chica por seguir su vida después de ser violada por cinco chavales o una modelo de Victoria’s Secret, cuyas palabras se ponen en tela de juicio cada vez que habla de feminismo.

Por lo visto, Leomie Anderson no puede opinar en nada en lo que respecte a las mujeres por desfilar para la firma lencera. Pero no confundamos churras con merinas.

Al igual que me consta que tengo compañeros de periodismo que han trabajado en Intereconomía, sin compartir necesariamente su ideología política, una modelo puede trabajar para una firma, como es la americana, sin tener por qué compartir la filosofía de belleza.

Trabajo es trabajo. Y por mucho que desfile en lencería, algo que hace por elección propia, me parece más que bien el hecho de que en el programa Good Morning Britain recomendara a las chicas jóvenes a no sentirse presionadas de mandar fotografías desnudas o en ropa interior a parejas/amigos/llamésmole X para así evitar que pudieran ser extorsionadas.

Pero entiendo a Leomie, vaya si la entiendo. Cantidad de veces han tratado de echar por tierra mis argumentos: no puedo escribir sobre mujeres de talla XL porque no la uso, no puedo hablar de amor propio porque me gusta hacer ejercicio, no puedo hablar de sexismo porque he trabajado utilizando mi imagen…

He llegado a la conclusión de que no es lo que decimos, es el hecho de que lo digamos, de que alcemos la voz, de que protestemos, de que tengamos una opinión, de que ya las mujeres no nos quedamos nunca más calladas a un lado como a lo mejor tenían que hacer nuestras abuelas.

Hemos encontrado nuestra voz y, por mucho que moleste, ya nadie va a hacerla callar.

La broma de las medias de rejilla en invierno

Todo eran risas hasta que descubres que las medias de rejilla se siguen llevando en invierno. ¿Pero por qué, Señor? ¿Por qué? ¿Es que se trata de una conspiración con las compañías farmacéuticas para que nos gastemos el medicamento en anti gripales?

ZARA/H&M

Es algo que por mucho que he tratado de racionalizar sigo sin encontrarle explicación. Y no me creo a las que decís que también abrigan. Las he probado en carne propia. Abrigan lo mismo que usar un hilo de lana de bufanda.

Lo más terrible es que las marcas, alegremente, nos animan a lucirlas con naturalidad, y sino, mirad qué casual posa esta modelo en la campaña de medias de Calzedonia con unas de rejilla:

Pure beauty seen on @britishvogue! [Tights MODC1318, shop in bio] #Calzedonia #SpecialEdition #ItalianLegwear

A post shared by Calzedonia Official (@calzedonia) on

Claro, tonta de mí. no había entendido que nada mejor que un top con el ombligo al aire y una cazadora torera son los complementos perfectos para lucir las medias invernales de rejilla, que, a diferencia de las que hemos llevado con mejor tiempo, vienen con bordados para que sigamos consumiendo estemos a la última con las tendencias.

✨Special girls do it better✨ [Tights MODC1318, shop in bio] #Calzedonia #SpecialEdition #ItalianLegwear

A post shared by Calzedonia Official (@calzedonia) on

Collant a rete e strass by @calzedonia 😍😍😍 Prezzo: 14.95€ Ph. @veronicaalesci 📷

A post shared by SILVIA ZOCCHI (@cheap_is_cool) on

Expect the unexpected! [Tights MODC1318, shop in bio] #Calzedonia #SpecialEdition #ItalianLegwear

A post shared by Calzedonia Official (@calzedonia) on

Definitivamente será una de esas tendencias que o amas con todo tu ser u odias profundamente. Yo, que ya no era muy fan del concepto medias de red de pescar, seguiré fiel a mis panties tupidos nivel opacidad delantal de plomo.

 

Y el albornoz llegó a la alfombra roja de los premios MTV

Siempre me creo que lo he visto todo en esta vida y siempre me alegro cuando llega alguna con un estilismo extravagante a la alfombra roja y me demuestra que todavía me queda mucho de lo que sorprenderme.

Pero pongámonos en situación, concretamente en la alfombra roja de los premios MTV European Music Awards 2017. Como en toda alfombra de cantantes, los deslices estilísticos son importantes.

GTRES

Lo de Zara Larsson y su dos piezas rosa habría sido pasable si los zapatos no fueran unas zapatillas de cordones. Nadie dice que sea obligatorio ir con tacones pero hay muchos zapatos planos más allá de las zapatillas. Aunque claro, cuando llegas a Stefflon Don y descubres que combina su abrigo de pelo con unas mallas de deporte por dentro de unas botas altas de tacón pasas cualquier cosa. Es un desastre estilístico de magnitud mundial. De hecho apuesto a que hoy, en las oficinas de Vogue, André Leon Talley ha ido por la redacción gritando que se ocultaran todas las fotografías de la artista para que no las viera Anna Wintour. “Alarma. ¡Tenemos un 2319!“. Algo que también se puede aplicar al estilismo de Petite Meller o la Alicia en el País de la Esquizofrenia.

GTRES

Hailey Baldwin, con su mini vestido negro y sandalias de tacón, se presentó en los premios con un estilo que sigue su línea. Más que nada porque es casi el mismo en el que le hemos visto en las anteriores 137 alfombras, pero allá cada una. Demi Lovato con su traje blanco de rayas, demuestra que está al día con las tendencias y que no hay nada que unas extensiones no puedan solucionar en esta vida. Otra que se mantiene fiel a su estilo es Lana del Rey, que por mucho que el rollo vintage sea ya parte de su carrera, noviembre no parece el mejor momento para llevar un estilismo veraniego que parece salido de cualquiera de sus videoclips californianos.

GTRES

Pixie Lott, su vestido de inspiración asiática con volante peplum, sus sandalias de tacón ancho, el bolso de mano rígido dorado y la maravillosa diadema de Dolce & Gabbana fueron la combinación estrella demostrando que la relación alfombra roja-vestidazo está sobrevalorada. Felices los cuatro y feliz yo, que le voy a copiar hasta el rojo del pintalabios.

GTRES

Pero la que se llevó todas las miradas fue Rita Ora con su diseño del revolucionador Palomo Spain, del que os hablé hace unos meses. El que va a ser (y sino dadle tiempo) uno de los genios de la moda de nuestra era, presentó el diseño de la cantante en la pasada edición de la Semana de la Moda madrileña.

El modelo es lo que ves: un albornoz que podría parecer salido de un hotel con una toalla enrollada a la cabeza. Excéntrico, divertido, impactante pero sobre todo imposible de pasar inadvertido. Será todo lo que queráis, pero no se le puede negar la origninalidad. Ahí reside la genialidad y la irreverencia de la moda. Elsa Schiaparelli animaba a salir a la calle con un zapato en la cabeza y Palomo se atreve con la toalla del baño como turbante.