La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘economía’

Los telediarios cada vez hablan más de medio ambiente

Family_watching_television_1958

No sé si te has dado cuenta, pero en los telediarios casi siempre sale alguna noticia dedicada al medio ambiente. Un toque verde entre tanta política, economía y fútbol. Pero no es un florero. De hecho, los informativos televisivos son la primera fuente de información ambiental para el 64% de los ciudadanos, por delante de la prensa escrita, Internet y la radio.

Asombroso ¿verdad? Como que el 71% de los españoles dependamos de los medios de comunicación para conocer la problemática ambiental.

Todos estos datos proceden de un reciente estudio realizado por tres expertos gracias a la colaboración de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA). Según este trabajo [*], las noticias de temática ambiental supusieron un 3,4% del total de las emisiones en los telediarios, donde han conquistado por mérito propio un nicho permanente en el espacio “prime time” de la programación televisiva.

¿Poco? ¿Mucho? Pues no está nada mal, aunque nunca llegarán a ese 20% que ocupa el deporte. Como curiosidad, TVE1 fue la cadena que más noticias ambientales emitió, seguida de Cuatro, A3 y Tele5.

Pero una cosa es la cantidad y otra la calidad. Ahí flojeamos. Las noticias ambientales se centran en el catastrofismo, el dramatismo, el atractivo visual y el conflicto. Por no hablar de los errores garrafales muchas veces vertidos en ellas, herederos de la dramática desaparición de periodistas especializados.

Al menos en 20 Minutos tenemos abierta esta ventana al campito desde hace ya una década, La Crónica Verde, todo un récord. O más bien una necesidad.

Y es que con estas ciudades cada vez más insufribles, con unos espacios naturales cada vez más degradados y con unas especies cada vez más amenazadas, la voz del poeta Miguel Hernández sigue tronando tan actual como un telediario cuando dice: ¡Pobre flor! ¡Qué mal naciste!

[*] FRANCESCUTTI, Luis Pablo; TUCHO FERNÁNDEZ, Fernando; ÍÑIGO JURADO, Ana Isabel (2013): “El medio ambiente en la televisión española: Análisis de un año de informativos”. Estudios sobre el Mensaje Periodístico. Vol. 19, Núm. 2 (julio-diciembre), págs.: 683701. Madrid, Servicio de Publicaciones de la Universidad Complutense. Versión digital en este enlace.

Foto: Wikimedia Commons.

Otras entradas relacionadas:

“Se veía venir”. Dos abuelos sorianos predijeron la crisis económica en 2007

Un vídeo, resumen rescatado de un documental fallido, está revolucionando Internet y ya lleva medio millón de reproducciones. En él dos abuelos de un pueblecito soriano, Valdegeña para más señas, 44 habitantes censados, hacen en 2007 una lúcida profecía de la crisis que un año antes del estallido de la burbuja inmobiliaria ellos ya vieron venir.

Escucharles ahora, cinco años después de grabado, nos provoca una amarga sonrisa. Frente a tanto experto en economía y tertuliano de salón os recomiendo el vídeo de estos dos auténticos sabios de la Tierra. Sin estudios, pero con los ojos bien abiertos por la experiencia que da la vida. Algunas perlas de sus enseñanzas:

Profecía de los desahucios:

“Si es que la gente joven pide 40 millones de un piso, y se creen que 40 millones salen de la gorra. Y luego, como no lo pagan: al embargo. Y esto va a terminar mal, esto va a terminar pero que muy mal”.

Profecía de los economistas:

“Economía no hace falta estudiar. El hombre que gane 5 duros, que se gaste 1, y ya está la economía. Pero si el hombre que gana 5 duros se gasta 6, ya se ha jodido la economía”.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

¿Deberíamos celebrar el día de la sequía?

El 22 de marzo celebramos el Día del Agua y el 23 de marzo deberíamos celebrar el Día de la Sequía. Este año las lluvias han sido un 49% inferiores a la media. No llovió ni en otoño ni en invierno y la primavera llega parda y parca, pues los primeros chubascos y nevadas del mes son como gotas en el desierto: insuficientes. O esto cambia o vamos a superar el triste récord de 2005, el año más seco desde que tenemos registros fiables.

Un septenio ya de la última sequía y los buenos propósitos cayeron en saco roto. El agua es tanto un derecho como una responsabilidad de la que sólo nos acordamos cuando nos falta, como de Santa Bárbara con las tormentas. ¿La razón? Resulta demasiado barata como para ahorrarla.

Hagan cuentas. Un metro cúbico de agua cuesta en Dinamarca tres veces más que en España. Y hagan también una paradójica comparación. Con el precio de una botella de agua mineral se puede pagar el consumo de una familia de tres miembros durante tres días. España es así uno de los países de mayor consumo hídrico del mundo, 149 litros por habitante y día sin contar la producción agrícola y ganadera (el 80% del total gastado) y la producción industrial (el 6% restante).

Abres el grifo y ahí está, abundante y potable. Dicen los médicos que debemos beber al menos dos litros de agua diarios, pero en realidad consumimos mucho más. Producir un kilo de carne de vacuno consume al menos 15.500 litros, confeccionar un par de vaqueros 10.850 litros, obtener un kilo de trigo se bebe 1.500 litros y 70 litros una sola manzana.

Según la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) gastamos un 20% más en agua mineral y bebidas refrescantes que en todo el consumo de agua potable. Y si lo comparamos con la factura telefónica, ésta nos cuesta un 470% más. ¿Será más importante hablar por el móvil que beber, cocinar y lavarnos? Se nos olvida que el 20% de la población mundial carece de acceso al agua potable y que el 42% no tiene un grifo cerca para su aseo personal. Así que actúa, #ahorraAgua. Cada gota es importante. Mucho más en tiempos de sequía.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Sami Naïr: “La economía mundial se está metiendo en un callejón sin salida”

Ayer por la noche tuve la oportunidad de asistir a una interesantísima conferencia de Sami Naïr en Fuerteventura (Islas Canarias). Naïr es un prestigioso politólogo, filósofo, sociólogo y catedrático francés de origen argelino, experto en migración y creador del concepto de codesarrollo. Me vais a permitir que por una vez traiga a La Crónica Verde un tema más social y económico que ambiental, pero como todos sabéis, todos ellos están íntimamente relacionados.

La economía mundial se está metiendo en un callejón sin salida“. Ésta fue una de las primeras frases que nos espetó a los asistentes, quienes poco a poco nos fuimos hundiendo en un pozo de desesperanza a tenor del acertado análisis de este gran pensador. Quien al final, viendo nuestras caras, llegó a reconocer que la situación es aún peor de cómo él la cuenta, terminando sin embargo con un punto de esperanza cuando señaló:

“El pesimismo de la razón debe siempre apoyarse en el optimismo de la voluntad”.

En su opinión, no se pueden interpretar los conflictos sociales de estos últimos 20 años sin tener en cuenta los profundos cambios de la sociedad europea. Y especialmente “la modificación del papel del Estado como vector de protección social en vector de desprotección social”. El proceso de globalización mundial ha puesto contra las cuerdas al Estado social europeo, y como consecuencia, ha radicalizado a la sociedad empujándola hacia la competencia laboral más salvaje y en contra los inmigrantes. Estos últimos, según Naïr, están sufriendo doblemente nuestra cada vez mayor xenofobia. Cuando hay trabajo los explotamos vilmente, y cuando no lo hay los seguimos utilizando, pero como chivos expiatorios de todos nuestros males.

Os dejo para la reflexión otras frases de este destacado politólogo:

“Europa ha pasado de una economía productiva a una economía especulativa”.

“El mercado es ahora más importante que la sociedad”.

“El euro está en crisis y probablemente sus días están contados”.

“No podemos aceptar que la crisis la paguen las víctimas, los pobres, y no lo hagan quienes la han provocado, los bancos”.

“La izquierda ha perdido al pueblo y tan sólo representa a las élites. Por eso el pueblo está apoyando a la extrema derecha, la única que parece presentar soluciones, los partidarios del odio”.

“Hay que superar la indignación y trasformarla en rebeldía buscando una salida política, proponiendo nuevos caminos que nos permita crear una Europa de pertenencia y no de intereses”.

Y a vosotros ¿qué os parecen estas ideas? ¿Acertadas? ¿Distorsionadas? ¿Catastrofistas? ¿También pensáis que esta crisis nos va a traer más intransigencia, menos solidaridad?

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

La crisis nos quita la ilusión

La crisis económica nos ha obligado a  poner los pies en la tierra. Se acabaron los años locos del despilfarro en el que todo el mundo soñaba con hacerse rico especulando como en el cuento de la lechera. La incertidumbre se ha apoderado de nuestros actos. También el desánimo ante ideales que hasta ayer nos parecían perfectamente asumibles. Como la lucha contra el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad. De repente ya no interesa.

Estamos en crisis y la protección del medio ambiente ha dejado de ser una prioridad para nuestros políticos. Gran equivocación. Ahora es el momento de dar un giro hacia un mundo más sostenible, pues sería un disparate pretender salir de la crisis con las mismas políticas que nos han llevado a ella.

Hoy se inaugura en Madrid el décimo Congreso Nacional del Medio Ambiente (Conama 10), un importante encuentro bianual dedicado al desarrollo sostenible de España. Sabedores de esta desilusión por lo verde, los organizadores han lanzado un manifiesto con el lema ‘Ahora, más que nunca‘.

Ahora, más que nunca, se necesita actuar y dar un fuerte giro de timón hacia un mundo más sostenible.

Ahora, más que nunca, tenemos que salvaguardar nuestro capital natural.

Ahora, más que nunca, hace falta invertir en sostenibilidad, contando con sus tres vertientes, la económica, la ambiental y la social, de forma integrada.

Ahora, más que nunca, hay que demostrar que la sostenibilidad es capaz de generar bienestar y empleo.

Ahora, más que nunca, debemos darnos prisa.

Ahora, más que nunca, hay que pensar en el mañana.

Ahora, más que nunca, la sociedad debe implicarse en un proceso de cambio que necesita de todos.

Ahora, más que nunca, es necesario colaborar, encontrar sinergias, optimizar recursos y trabajar en red.

Si tú también crees que no se puede dejar pasar la oportunidad abierta por la dura crisis económica para introducir los cambios que desde hace años venimos reclamando desde el sector ambiental, adhiérete al manifiesto y ayúdanos a difundirlo. Que la crisis no te quite la ilusión de soñar con un mundo más sostenible y justo.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Nos comemos el mundo

La crisis está reduciendo nuestro crecimiento económico. El Producto Interior Bruto (PIB) de España debería aumentar al menos un 2% al año, como lo está haciendo Alemania, o un 10,5% como lo hace China, pero apenas lo hace un 0,2%. Qué desastre, necesitamos crecer, y crecer, y crecer… ¿Sin límites?

No todos piensan así. La Fundación por la Nueva Economía (NEF) acaba de publicar su informe “Growth isn’t posible” (el crecimiento no es posible), donde evidencia la imposibilidad de lograr un crecimiento económico indefinido basado en el consumo desenfrenado de los recursos naturales de la Tierra. Sus conclusiones tan sólo han sorprendido a los economistas, esos seres tan ajenos a la realidad y a la lógica de lo evidente. Mientras los recursos naturales no sean capaces de crecer a nuestro trepidante ritmo actual de desarrollo, y no lo pueden hacer, el resultado final resulta evidente: nos vamos a comer el planeta.

Por si alguno (político o banquero) no lo entiende, NEF ha creado un corto de animación titulado El hámster imposible, donde se hace un terrorífico símil entre la economía general y un hambriento hámster que acaba devorando el mundo.

El planteamiento es sencillo. Desde su nacimiento hasta la pubertad un hámster dobla su peso cada semana. Si al hacerse adulto este crecimiento no se detuviera, como ocurre con todos los animales, y continuara duplicando su peso, al cumplir el primer año de vida pesaría 9.000 toneladas. Este hámster sería capaz de comerse en un solo día todo el maíz producido en el mundo entero durante un año, y seguiría hambriento.

Hay un motivo por el que las criaturas solamente crecen en la naturaleza hasta alcanzar cierto tamaño. ¿Por qué piensa la mayoría de los economistas y políticos que la economía mundial puede crecer indefinidamente?


Fuente: Ladyverd.com

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share