BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Llega a España la Bosquescuela, colegios infantiles al aire libre

Bosquescuela

Félix Rodríguez de la Fuente no fue al colegio hasta los 10 años. Su escuela fue el monte; sus profesores los pastores. La que él mismo denominó “agreste infancia” en Poza de la Sal marcó su futuro profesional, pero ante todo forjó una arrolladora personalidad de éxito: aventurera, curiosa, entusiasta.

Esta semana he estado con Francesco Tonucci, el famoso psicopedagogo y dibujante italiano empeñado en rediseñar las ciudades pensando en los niños.Niños

  • Ciudades donde los más pequeños jueguen solos en las calles y vayan también solos al colegio.
  • Ciudades con grandes parques en los que poder adentrarse sin adultos.
  • Ciudades que les permitan aprender del riesgo y la aventura de explorar el mundo por sí mismos.

En su opinión, cuanto más curiosos e independientes sean nuestros hijos, más y mejor desarrollarán sus capacidades pero, sobre todo, más felices serán.

Félix sería la demostración de lo acertado de estas teorías. Aunque seguramente más de uno dirá:

“Eso de jugar los niños en la calle o en el campo se podría hacer antes, pero ahora es imposible. Los pueden raptar o atropellar un coche”.

¿Imposible? No tanto. Precisamente también estos días se ha presentado en Cerceda (Madrid) la primera Bosquescuela de España. Educación infantil al aire libre, bilingüe y homologada, un sistema ya implantado con gran éxito en el norte de Europa.

Según un estudio de la Universidad de Heidelberg, los niños que estudian en el bosque, haga frío o calor, siguen mejor el ritmo de la clase, prestan más atención, hacen sus deberes de forma más autónoma, respetan mejor las reglas, resuelven conflictos de forma más pacífica, se expresan y argumentan mejor, son más creativos y tienen más fantasía.

No por casualidad, la promotora de esta peculiar escuela forestal es la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

13 comentarios

  1. Dice ser Rubén

    Obviamente esto de los bosque escuelas es para niños de ciudad, los niños de los pueblos y aldeas ya están permanentemente en el bosque, prados,montes y naturaleza pura.
    Una moda urbana más a la que se han apuntado algunos pues ven tajada segura.

    23 enero 2015 | 08:46

  2. Dice ser AreaEstudiantis

    Me parece una idea estupenda. Ojalá creén muchas más!

    http://areaestudiantis.com

    23 enero 2015 | 08:59

  3. Dice ser Toño

    Lo que dice Rubén es cierto sólo en algunos casos. Con la urbanización del medio rural son muchos los pueblos en donde los padres (y sus hijos) viven de espaldas a bosques, prados, montes y naturaleza pura. Es más normal que su vida se desarrolle entre bloques y chalets y continuos trayectos en coche para ir al hiper y otras actividades extraescolares

    23 enero 2015 | 09:34

  4. Dice ser Yesus

    Muy buena idea para que los nenes disfruten y les hará crecer conscientes de lo que hay al salir de los ladrillos para fuera y como comportarse EN y CON la naturaleza (no dejar mierda, no creernos los dueños de todo, dejar los lugares del campo limpios al marchar, disfrutar sanamente de la naturaleza, etc)

    La infancia en un pueblo, a pie de campo es una de las mejores cosas que te pueden pasar si sabes sacar partido de ello y apreciarlo, así que me parece magnífico que se de esta oportunidad a muchos nenes, tanto de ciudad como de pueblo, ya que como dice Toño y yo he podido comprobar en mi pueblo veo a mucha gente vivir a espaldas del campo y la montaña (una pena) y en la ciudad lógicamente por obligación también se vive de espaldas a todo esto.

    Saludos.

    23 enero 2015 | 10:26

  5. Dice ser rafis

    Costará un huevo y parte del otro, el problema es saber si en este tipo de coles aprenden lo que exigen luego en la ESO o en la Selectividad, no vaya a ser que únicamente se puedan dedicar a ser como el bueno de Félix y poco más, que entonces fue pionero pero ahora ya está el tema muy manido y ampliado.

    23 enero 2015 | 10:27

  6. Dice ser Almudena Fer

    Novedad lo que se dice novedad tampoco es. Las primeras escuelas bosque aparecen a principios del siglo XX, momento de gran desarrollo de teorías pedagógicas. En Alemania la primera escuela al aire libre se crea en 1914. En España hubo varias también en los años 20 y 30 del pasado siglo. En Madrid, el actual colegio público Escuelas Bosque, en el que estudian mis hijos, nació un poco dentro de la filosofía de las escuelas en la naturaleza, aunque con un carácter más próximo al de sanatorio que al de escuela:
    “Corría el año 1918, cuando el Alcalde de Madrid D. Luis Silvela y Casado decide inaugurar una escuela muy peculiar: Escuelas de párvulos al aire libre en Madrid. Esta fue ubicada en el Camino de la Dehesa s/n, en donde ahora es la Dehesa de la Villa….Dichas escuelas, como ya se ha hecho mención, se iniciaron en diversas ciudades europeas, impulsadas por dos médicos: Baginsky de origen alemán y Grancher, de origen francés. El propósito era velar por aquellos niños de clase social desfavorecida, cuya salud se hallaba en precario estado debido a su deficiente alimentación y cuidado. Dentro de un programa especialmente preparado para ellos, se les educaba y curaba sus dolencias. Por este motivo, las escuelas Bosque tienen, en su inicio, más del concepto de sanatorio que de escuela, sabiéndose que en España se fundó primero otra en Barcelona y que en esta escuela destacó por su quehacer educativo Rosa Sensat”
    Se puede ver más información en la página web del colegio. Que dicho sea de paso sigue teniendo carácter innovador en algunos aspectos, siendo el único colegio de Madrid que es a la vez bilingüe y de integración preferente de niños con discapacidad motórica. Como colegio de integración es modélico. Lo del bilingüismo ya es otro tema

    23 enero 2015 | 11:17

  7. Dice ser Néstor

    Leyendo las nuevas tendencias, reconozco que fui un privilegiado al ser un niño de pueblo en un colegio rural de los de antes. Y parece que los rios vuelven a su cauce, aunque mucho me temo que es solo una moda más de los urbanitas que ya no saben lo que hacer para desmarcarse de la gran selva de cemento.

    23 enero 2015 | 16:59

  8. Dice ser Clarisa

    Excelente idea. Sólo espero no se quede en simple moda. Bien por los niños que tengan esta oportunidad de escuela al aire libre.

    23 enero 2015 | 17:08

  9. Dice ser CalleRural

    Un proyecto de lo mas fabuloso y educador para la educación de los más pequeños.

    24 enero 2015 | 01:00

  10. Dice ser Félix Carrillo

    Pues me parece una excelente idea.

    Yo mismo fui un niño que jugaba en la calle en un pueblo de Almería y me iba con mis amigos a la rambla y al monte, recuerdo que era de lo más gratificante pensar que podíamos subir a los pinos y álamos de la rambla, para ver los nidos de los pájaros, o simplemente coger piñones si eran pinos piñoneros, entre otras muchas cosas.

    Mis mejores deseos para la iniciativa.

    24 enero 2015 | 11:16

  11. Dice ser Rural

    No deja de ser una iniciativa artificial que confirma la regla.Y la regla no es otra que los escolares urbanos viven de espaldas a la naturaleza como tambien están de espaldas a la naturaleza la gran mayoria de habitantes urbanos a los que los usos tradicionales del monte les da urticaria.La caza, la pesca,la ganadería, la agricultura,la silvicultura, la apicultura,la truficultura y las granjas deberían ser asignaturas obligadas en esas nuevas escuelas si es quede verdad se quieren acercar a los usos de las gentes del campo.No me vale integrarse en la naturaleza,pero solo de boquilla.

    24 enero 2015 | 21:26

  12. Dice ser Antonio José Castilla Lara

    ENSEÑANZA CARA, MARGINAL Y POCO REALISTA…
    .
    …Querido César, nos quiere usted vender la moto de unas enseñanzas cuyos resultados todavía están por ver. El profesor Tonucci es un gran dibujante, excelente persona, pero como psicopedagogo padece de la misma enfermedad de los de su gremio. Padece de idealismo. Esas ciudades oníricas –muy al estilo de “Charlie y la fábrica de chocolate”, de Tim Burton– sólo están en su rotulador. La vida real es otra cosa. Sobre todo para los niños de la clase media empobrecida española.
    .
    …Usted sabe perfectamente que lo inaugurado en Cerceda sólo está al alcance de unos pocos privilegiados. Y lo que es aún peor, no conocemos los resultados últimos de esas enseñanzas. Es decir: ¿Se adaptarán luego estos alumnos a las clases regladas de la Secundaria y la Universidad? ¿Serán capaces de permanecer entre cuatro paredes, tomando apuntes y en instituciones situadas en el corazón de las ciudades? ¿Se integrarán bien con sus compañeros de clase? ¿No serán tachados de “raritos” cuando ellos mismos se rebelen contra el sistema y se autoproclamen de izquierdas, medio anarquistas y ecoverdes?
    .
    …Porque esa es otra, amigo César. Usted nos presenta hoy en papel de regalo una escuela que no pretende formar ciudadanos para integrarlos en el sistema actual. Un sistema de clases, jerarquizado, neoliberal, muy urbanizado y de trabajo en masa, donde es preferible no pensar (¿Pa’qué?). Sino que nos pretende engatusar con una escuela que quiere formar, desde la infancia, hombres y mujeres contrarios a jerarquías, normas y poderes establecidos. O sea, pretende formar a futuros rebeldes antisistema disfrazados de ecologistas.
    .
    …Y esa obscenidad comulga muy bien con las instituciones educativas autodenominadas “alternativas” o “pedagogías progresistas”. Como la Educación Popular, Waldorf, Montessori, Cossettini, laEducación Libertaria, el “Homeschooling”, y otras… Eso aquí, amigo mío, fracasó hace mucho tiempo. Creo que existe alguna escuela de esas en Barcelona y poco más. A nadie gusta.
    .
    …Porque ni está comprobado el éxito de esa Bosquescuela ni creo que sea conveniente para el niño/a. 1º) En el norte de Europa la Bosquescuela también es un sistema marginal y usted encima me saca una encuesta rarísima de una universidad cuyo nombre parece la marca de una cerveza. No, señor mío, no. 2º) El niño o la niña de esa escuela rupestre podría tener de mayor graves secuelas psíquicas. Porque al estar alejado del sistema convencional, de la realidad social de su tiempo, podría convertirse de adulto en un anormal, en un inadaptado, en un pervertido social. Tener una escala de valores diferente, discordancia ideológica a la de sus compañeros, demasiada lealtad hacia el prójimo, ausencia de hábitos adecuados (drogas, alcohol, juego), fidelidad sexual. Podría transformarse en un memo, en un holgazán, en un incauto, en un miracielos nostálgico del terruño…
    .
    …Por supuesto, don Félix Rodríguez de la Fuente, ese prócer de la Naturaleza, ese estudioso genial de los animales, no es ejemplo de Bosquescuela, sino de escuela tradicional, y fue un genio. También usted, por cierto, tuvo una enseñanza de “florido pensil” en Burgos y sin embargo ha acabado siendo un ilustrado de casi todo, un profesor naturalista, un periodista ambiental… lo cual demuestra que la letra con sangre entra.

    26 enero 2015 | 00:45

  13. Dice ser Germán

    Cuando era niño mis compañeros y yo íbamos solos al colegio, salíamos solos a jugar, hacíamos la compra a nuestra madre e íbamos solos a casa de nuestros amigos, desde los cuatro o cinco años. Era lo normal, y supongo que también nos podían raptar o atropellar, ¿que pasa realmente? en mi barrio veo algo parecido, no hay tanta diferencia. Pero es un barrio con una enorme plaza y calles peatonales, a ver si va ser eso.

    12 febrero 2015 | 20:58

Los comentarios están cerrados.