La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘segovia’

San Frutos del Duratón, un lugar de leyenda y muchos pájaros

Uno de los espacios naturales más asombrosos de Europa por la espectacularidad de su paisaje, pero también más mágicos por la cantidad de leyendas que se concentran en él, es el de las Hoces del río Duratón, en Segovia. Patearlo por alguna de sus seis rutas oficiales merece la pena. Recorrerlo en piragua es ya increíble, como he tenido la suerte de poder disfrutar gracias a una invitación de la Fundación Patrimonio Natural. Viaje que incluyó la visita obligada a un lugar cinco estrellas, el soberbio entorno donde se alza, cual castillo de la serie Juego de Tronos, el antiguo priorato de San Frutos.

Toma buena nota de la imbatible oferta: la colonia de buitre leonado más numerosa del mundo, uno de los últimos refugios de la amenazadísima alondra de Dupont, cuevas eremíticas visigodas, arte románico y un valioso patrimonio inmaterial de tradición oral que incluye luces espectrales, mujeres oveja, cayados mágicos, asesinatos y milagros mil. Por no hablar de la excelente gastronomía de estos lares. Para hacerlo aún más interesante a los amigos de las aves, San Frutos es conocido como “el santo pajarero“.

Voy a intentar resumirte tanta maravilla para que, si no conoces este parque, vayas pronto a visitarlo, y si ya has estado, repitas. Lee el resto de la entrada »

Muere envenenado Atlas, el buitre viajero de WWF

Siento ahora mismo toda la rabia del mundo. Os iba a contar el hermoso periplo de dos preciosos alimoches, Atlas y Vega, cuyo seguimiento por GPS nos ha permitido conocer con todo detalle su asombroso viaje desde Segovia al sur de Mauritania. Ahora estaban ya de regreso a España, dispuestos a iniciar una nueva temporada de cría en el parque natural de las Hoces del Riaza. Era el proyecto estrella de WWF. Pero sólo Vega sigue con vida.

El cadáver de Atlas ha sido localizado este fin de semana en una finca ganadera de Siruela, al noroeste de la provincia de Badajoz. Envenenado. Y no estaba solo. Junto a él se han encontrado los cuerpos de 2 alimoches más, 4 buitres negros, 4 buitres leonados y 2 ratoneros, todos ellos especies protegidas. La única noticia positiva es que el sospechoso de esta injustificada matanza ha sido puesto ya a disposición judicial. Según justificó a la Guardia Civil, lo hizo “con el fin de controlar a alimañas como el zorro, que le está causando daños al ganado que posee en la zona”.

Después de recorrer 2.500 kilómetros en diez días, haber cruzado el desierto del Sahara a 1.700 metros de altura y haber atravesado el Estrecho de Gibraltar, se había perdido su contacto en Extremadura. Gracias a la precisión del emisor GPS se le pudo encontrar muerto, junto al cadáver de un cordero recién nacido que sirvió como cebo envenenado.

La semana pasada WWF ya alertaba del comienzo del viaje de retorno de Atlas, y también del grave riesgo que suponía esta fecha por tratarse de un momento de gran uso de cebos envenenados en el campo. Desde 1995 se han contabilizado cerca de 200 alimoches muertos por envenenamiento en toda la península.

Extremadura es, según WWF, la región que menos lucha en España contra la lacra de los venenos, que ignora y no persigue. Por ello, la veterana asociación va a personarse como acusación particular en este caso “para garantizar que se aplique un castigo ejemplar, tal y como marca la ley, al tratarse de un delito tipificado en el código penal”. Así mismo reclamará la puesta en marcha de un plan regional de lucha contra el veneno.

Esperando a Vega

Vega continúa aún en sus cuarteles de invernada en el África subsahariana y pronto comenzará también la ruta migratoria, atravesando zonas de gran peligro para su supervivencia como tendidos eléctricos, aerogeneradores o zonas de caza. Pero la gran amenaza sigue siendo el veneno, algo que ha evideciado la muerte de Atlas.

Su viaje puede ser seguido a tiempo real por cualquier internauta. Crucemos los dedos. El de Atlas (que podéis ver bajo estas líneas), se ha visto trágicamente truncado.

Aquí tenéis el vídeo de WWF donde explica el proyecto.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

La tormenta Xynthia destroza los históricos Jardines de La Granja

La tormenta perfecta, la ciclogénesis explosiva bautizada como Xynthia, se ha llevado muchas vidas y haciendas, pero también ha tenido un efecto devastador en el arbolado.

Especialmente terrible ha sido en La Granja de San Ildefonso (Segovia), cuyos Jardines Reales han quedado arrasados por el temporal. Según reconocen sus responsables, el viento arrancó de cuajo cerca de 300 árboles, en su mayor parte singulares dado su extraordinario tamaño, y obligará a talar otros tantos para evitar accidentes. Un desastre. Y más de 2.500 pinos del bosque de Valsaín se han visto seriamente dañados.

De momento, y como medida cautelar, Patrimonio Nacional ha decidido restringir el acceso público a los jardines del Palacio Real ante el riesgo de que se produzcan desprendimientos de ramas y troncos de gran tamaño que puedan provocar alguna desgracia personal.

Desconozco el estado en el que han quedado los dos árboles más famosos de los jardines, las secuoyas del Rey y la Reina. Plantadas hacia 1867, con 40 metros de altura y 18 metros de perímetro de tronco en la base, están consideradas dos de las coníferas de mayor grosor de toda Europa. Tiemblo por ellas.

Foto: Álvaro Gómez, El Norte de Castilla

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Envenenamiento masivo de aves en Segovia

La noticia no puede ser peor. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León está investigando la muerte por envenenamiento de casi medio centenar de aves rapaces protegidas y otras especies animales, por lo que lo pondrá en conocimiento de la autoridad judicial.

Según han informado a EFE fuentes del Gobierno regional, entre entre el 27 y el 31 de marzo pasados han aparecido un total de cuarenta cadáveres de animales, en los términos municipales de Cantimpalos, Yanguas de Eresma, Armuña y Roda de Eresma, a ambos lados de la autovía de Valladolid, a la altura de la desviación de Yanguas de Eresma (Segovia).

Se trata de cinco buitres negros, dos buitres leonados, once milanos reales, dos milanos negros, un azor, seis busardos ratoneros, un aguilucho lagunero, tres cornejas negras, cuatro cuervos, tres urracas y dos zorros.

Esos son los cadáveres localizados, pero serán muchos más, pues normalmente tan sólo se encuentra en el campo una mínima parte de los animales envenenados.

Paralelamente se han iniciado las diligencias para poner en conocimiento de la autoridad judicial las actuaciones realizadas, ya que el uso de veneno, si es que se confirma este extremo, está tipificado como delito según el Código Penal vigente.

Según ha denunciado SEO/BirdLife, los hechos son especialmente graves, ya que el lugar donde se han encontrado los animales se incluye en la zona de alimentación de dos parejas de águila imperial y es una zona de uso muy intenso dentro del área de campeo de la población de buitre negro de la Sierra de Guadarrama, una de las más importantes de España. Asimismo, también se ubica dentro del área de influencia de la población de buitre leonado y alimoche del cercano Parque Natural de las Hoces del río Duratón.

También, es significativo el elevado número de milanos reales muertos, la especie sin duda más afectada por este episodio, cuya población reproductora está sufriendo un acusado declive en los últimos años (estimado en un 50% en 10 años) y cuya situación es muy preocupante en la provincia de Segovia, donde el descenso de su población en 10 años se estima que podría llegar al 70-80%.

Con sucesos así se constata una vez más que de nada sirven los esfuerzos de conservación de las especies amenazadas en las zonas de cría, si luego no se toman medidas para impedir su mortalidad en las áreas de alimentación.

De hecho, un único episodio masivo de envenenamiento puede arruinar muchos años de recuperación de una población de una especie y con la gran cantidad de recursos humanos y económicos invertidos en ello por toda la sociedad.

Perros salvajes atacan a los buitres

Una manada de perros asilvestrados a punto ha estado de matar a un buitre leonado (Gyps fulvus) en Segovia. Mientras el pobre animal trataba de matar el hambre alimentándose de una carroña abandonada en el campo, apareció una jauría de perros abandonados aún más hambrientos que la gran rapaz carroñera. Ya sabéis que a estas aves, cuando tienen el buche lleno, les cuesta mucho poder levantar el vuelo. Y los cánidos supieron aprovecharse de su torpeza.

Quiso la suerte que en ese momento estuviese fotografiando la escena Juan Pablo Fuentes Serrano, quien relata de esta manera su terrible experiencia en Fotonatura:

He salido corriendo con la cámara porque no me lo podía creer. Cuando he llegado he tenido que empezar a tirar piedras, porque no lo soltaban. He pasado momentos de miedo porque no sabía como reaccionarían los perros. Le han soltado y, cuando me he acercado, esperaba ver sólo unos despojos; sin embargo el animal estaba vivo pero sin hacer un sólo movimiento.

Efectivamente, el buitre estaba gravemente herido pero aún vivía. Persona sensible, a pesar del frío y de la lluvia Juan Pablo cargó con el animal por entre las tierras hasta meterlo en su coche y llevarlo a un centro de recuperación de animales salvajes. ¡Bravo por el fotógrafo! Todo apunta a que el buitre, recuperado de las dentelladas de los perros, volverá pronto a sobrevolar los cielos segovianos gracias a esta providencial asistencia.

La historia es escalofriante. ¿Os habéis fijado en los perros? Pequeños y con cara de no haber hecho nunca daño ni a una mosca. Pobres animales. Los auténticos salvajes no son ellos, son los irresponsables dueños que un buen día se cansaron de su cariño y los abandonaron en el campo. Ver en lo que los hemos convertido ahora, en peligrosos carniceros.

Hoy atacaron a un buitre, pero mañana atacarán a un rebaño de ovejas y entonces culparemos a los lobos. Inocentes contra inocentes, cuando los únicos culpables somos nosotros.

Sobre estas líneas os dejo completo el montaje fotográfico realizado por Juan Pablo Fuentes Serrano con todo el proceso, desde el ataque de los perros al buitre hasta su traslado al centro de recuperación de Segovia.

El sueño de Rodríguez de la Fuente cumple 34 años

Tal día como ayer, 13 de enero de hace 34 años, se inauguraba con todo el boato de la época el sueño más querido de Félix Rodríguez de la Fuente, el Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega. Un fabuloso cañón calizo entre Segovia y Burgos donde el buitre se enseñorea sobrevolando los ásperos sabinares.

El gancho del naturalista burgalés logró el milagro. En una época donde las rapaces se seguían viendo como alimañas y la naturaleza como un lastre para el progreso, su convocatoria tuvo un éxito fabuloso.

A la inauguración en un agreste lugar donde no había nada que inaugurar, sólo contemplar el paisaje y las aves, asistieron nada menos que el entonces Príncipe de Asturias Juan Carlos de Borbón, junto con el Príncipe de Holanda (presidente del Fondo Mundial para la Vida Salvaje, WWF), un ministro y un subsecretario, el director general del ICONA y altos cargos del Ministerio de Agricultura, los gobernadores civiles y los presidentes de las Diputaciones de cinco provincias, el alcalde de Segovia y las autoridades locales, miembros de la Junta Rectora de ADENA, etc., etc.

Dos meses antes se había firmado, a propuesta de Félix Rodríguez de la Fuente, entonces vicepresidente de WWF/Adena, un convenio con el pueblo de Montejo de la Vega de la Serezuela para declarar el espacio como la primera Reserva de Caza gestionada en España por una ONG ecologista, el mismo modelo elegido tiempo atrás por WWF para salvar Doñana.

El propio Félix reconoció que el proyecto “en sus comienzos parecía quimérico”. Muchas veces, soñando despierto, decía a sus colaboradores: “Y cuando hagamos la reserva de los buitres…”.

Y la hizo, vaya que si la hizo. Para cedérnosla gratuitamente a todos nosotros como el gran tesoro natural que es este formidable santuario, preservado gracias a su iniciativa de todo tipo de agresiones hasta que, 30 años después, en 2004, la Junta de Castilla y León le dio la razón y lo declaró Parque Natural de las Hoces del Riaza.

Eran los tiempos de El Hombre y la Tierra, el programa de TVE que le catapultó definitivamente a la fama; también el culpable de que toda una generación de españoles nos viéramos arrastrados sin remedio por el “Fenómeno Félix” hacia una defensa a ultranza de la Naturaleza. ¿Os acordáis?

Uno de ellos fue Fidel José Fernández, quien desde la creación del espacio como reserva, sin interrupción ni perder nunca el entusiasmo, promueve periódicos censos de aves en estos cañones que se conoce como la palma de su mano. Gracias a su exacerbada minuciosidad sabemos que, desde 1974, la flora y fauna del refugio ha centrado la atención de 3.147 publicaciones de todo tipo, 45 congresos científicos, 20 premios, 17 títulos o figuras de protección, 734 trabajos o informes naturalistas, cinco tesis doctorales y distintos proyectos fin de carrera, 249 charlas o conferencias, además de haber aparecido en 486 programas de radio y 187 de televisión. Casi nada. Y que allí se han citado más de 300 especies diferentes de vertebrados.

Hoy ya no quedan Félix Rodríguez de la Fuente, y así nos va. Pero al menos nos queda su hermoso legado, del que el Refugio de Rapaces de Montejo es, en mi opinión, el más bello monumento natural a su memoria.