La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘carrona’

El cuervo se extingue en Canarias

???????????????????????????????

En Canarias no hay lobos. Pero hay cuervos. Y a estos pobres pájaros les ha caído en el Archipiélago el sambenito de la mala fama que en otros lares tiene el perseguido cánido salvaje.

Negros, ladrones y muy inteligentes, lo tienen todo para sufrir el desprecio de un mundo rural que, desde la llegada de los europeos hace cinco siglos, se ha empeñado en su aniquilación. En estos momentos están a punto de lograrlo.

Las actas del Cabildo de Fuerteventura de abril 1773 lo dejaban muy claro:

“Entendido el daño que causan los cuervos en las criaciones y sementeras [acordaron] se libren despachos circulares para que cada vecino traiga cuatro cabezas de cuervo en cada mano en todo el mes de agosto, so pena de cuatro reales cada uno, que se les sacarán irremisiblemente”.

Como no eran tontos, los supervisores de la carnicería estaban obligados a cortarle los picos a los animales para que no les volvieran a traer de nuevo las mismas cabezas.

No ha cambiado mucho su mala fama desde entonces. Todavía hoy se le acusa de atacar y matar cabritos, comerse los huevos de las perdices, perseguir a los gazapos, arramplar con la fruta de los árboles, el maíz de los sembrados, la uvas de los viñedos; robar pollos a las gallinas, bocadillos a los excursionistas ¡y hasta ropa y llaves del coche a los turistas!

Los últimos censos demuestran lo efectivo de esta persecución. Sólo las islas de Fuerteventura y El Hierro, las más ganaderas, mantienen unas poblaciones cercanas a las 100 parejas. En las demás está a punto de desaparecer. Gran Canaria ha pasado en 30 años de tener 150 parejas a quedarse con tan sólo 13; Tenerife de 80 a 12; La Palma de 50 a 21; La Gomera de 100 a 9.

En toda Canarias, que es como decir en todo el mundo, pues se trata de una subespecie endémica exclusiva del Archipiélago (Corvus corax canariensis), tan sólo hay en estos momentos 365 parejas.

Para complicar aún más las cosas, un reciente estudio genético demuestra que no todos los cuervos de Canarias son iguales. Los de La Palma, por ejemplo, conforman un linaje diferente al resto que impide poder traer aves de otras islas a modo de refuerzo poblacional. Y en la Isla Bonita tan sólo sobreviven 21 parejas, la mayoría confinadas al Parque Nacional de la Caldera de Taburiente.

Pero ¿por qué se extinguen los cuervos canarios? Al contrario de lo que piensan algunos, la culpa no la tienen los escopeteros. Quedan tan pocas aves que dispararlas es ya casi imposible en muchas islas donde son más raras que un perro verde. Las principales razones son las habituales a otros carroñeros amenazados:

  • Venenos. Contra ellos y contra perros asilvestrados. O raticidas igual de envenenadores. También el venenoso plomo de los perdigones, involuntariamente ingerido cuando se alimentan de un conejo o paloma abandonado en el campo por los cazadores.
  • Tendidos eléctricos. Por electrocución o choque. Contra cables eléctricos o contra las aspas de los aerogeneradores.
  • Falta de comida. Por estabulación de la cabaña ganadera o cierre de los vertederos.

¿Se puede hacer algo para impedirlo? Como siempre, la mejor herramienta es la educación. Mientras sigamos viéndolo como un animal a eliminar, al final lograremos eliminarlo. Sólo tendrá futuro si logramos verlo como un verdadero aliado del campo, eliminador de animales muertos, controlador de enfermedades, sembrador de bosques, pieza fundamental de los ecosistemas; también como un importante elemento de la cultura popular.

En los próximos 15 días voy a recorrer Canarias dando charlas dedicadas al cuervo. A técnicos y a campesinos. Es mi personal contribución para tratar de salvar a la especie como siempre me ha gustado hacer, divulgando su importancia. Forma parte de una campaña de la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno de Canarias, organizada por TragsatecSEO/BirdLife, para informar, concienciar y sensibilizar acerca de la terrible situación en la que se encuentran las escasas poblaciones de cuervo canario en las islas.

¿Lograremos salvarlo? Al menos lo vamos a intentar.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Perros salvajes atacan a los buitres

Una manada de perros asilvestrados a punto ha estado de matar a un buitre leonado (Gyps fulvus) en Segovia. Mientras el pobre animal trataba de matar el hambre alimentándose de una carroña abandonada en el campo, apareció una jauría de perros abandonados aún más hambrientos que la gran rapaz carroñera. Ya sabéis que a estas aves, cuando tienen el buche lleno, les cuesta mucho poder levantar el vuelo. Y los cánidos supieron aprovecharse de su torpeza.

Quiso la suerte que en ese momento estuviese fotografiando la escena Juan Pablo Fuentes Serrano, quien relata de esta manera su terrible experiencia en Fotonatura:

He salido corriendo con la cámara porque no me lo podía creer. Cuando he llegado he tenido que empezar a tirar piedras, porque no lo soltaban. He pasado momentos de miedo porque no sabía como reaccionarían los perros. Le han soltado y, cuando me he acercado, esperaba ver sólo unos despojos; sin embargo el animal estaba vivo pero sin hacer un sólo movimiento.

Efectivamente, el buitre estaba gravemente herido pero aún vivía. Persona sensible, a pesar del frío y de la lluvia Juan Pablo cargó con el animal por entre las tierras hasta meterlo en su coche y llevarlo a un centro de recuperación de animales salvajes. ¡Bravo por el fotógrafo! Todo apunta a que el buitre, recuperado de las dentelladas de los perros, volverá pronto a sobrevolar los cielos segovianos gracias a esta providencial asistencia.

La historia es escalofriante. ¿Os habéis fijado en los perros? Pequeños y con cara de no haber hecho nunca daño ni a una mosca. Pobres animales. Los auténticos salvajes no son ellos, son los irresponsables dueños que un buen día se cansaron de su cariño y los abandonaron en el campo. Ver en lo que los hemos convertido ahora, en peligrosos carniceros.

Hoy atacaron a un buitre, pero mañana atacarán a un rebaño de ovejas y entonces culparemos a los lobos. Inocentes contra inocentes, cuando los únicos culpables somos nosotros.

Sobre estas líneas os dejo completo el montaje fotográfico realizado por Juan Pablo Fuentes Serrano con todo el proceso, desde el ataque de los perros al buitre hasta su traslado al centro de recuperación de Segovia.