La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘milano’

Pato contra milano ¿quién gana?

Me escribe David Luis, fotógrafo de la naturaleza y lector habitual de La Crónica Verde, para mostrarnos su último trabajo. Lo titula “La ley de la selva”. Una serie de increíbles fotografías tomadas en las riberas de Castronuño (Valladolid), en las aguas remansadas del río Duero, ejemplo de la batalla sin cuartel por la supervivencia que diariamente se libra a nuestro alrededor.

Una hembra de ánade real (Anas platyrhynchos) sale de su refugio entre carrizos para dar uno de los primeros paseos con su recién nacida prole, ocho preciosos patitos con apariencia de pequeños peluches. Pero cuando más indefenso se encuentra el grupo familiar, de las alturas cae sobre ellos el siempre oportunista milano negro (Milvus migrans).

Advertidos a tiempo por la siempre alerta madre, y mientras ésta chapotea violentamente sobre el agua para aumentar la confusión del cazador, los pequeños se escabullen buceando como si les fuera la vida en ello, pues en este caso les va la vida en ello.

Sin embargo, uno de los pollitos se despista y queda a merced de la rapaz, quien rápidamente se da cuenta de la oportunidad. Consciente del peligro, la alarma de la hembra se torna desesperación.

Pata contra milano ¿quien ganará? Todas las apuestas dan como vencedor al atacante, pero se equivocan. Rápida como un cohete, la hembra de ánade sale volando y ataca con valentía al depredador, a pesar de que éste le dobla en tamaño y cuenta con unas aceradas garras afiladas como navajas.

Por esta vez ganó la pata, demostrando que más vale valor que fuerza. De momento.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Envenenadas dos águilas imperiales en Ávila

El veneno, el asesino múltiple de la calavera y los dos fémures cruzados, ha vuelto a actuar, esta vez en Ávila. Dos ejemplares de águila imperial ibérica (Aquila adalberti), junto a un buitre negro, un milano real y un milano negro, han sido localizados la pasada semana en los términos municipales de Riocabado y Pozanco. Nuevamente la ponzoña criminal siega la vida a las rapaces más amenazadas.

Del águila imperial, nuestra joya natural más espectacular, apenas nos quedan 250 parejas en todo el Planeta. El buitre negro, elegido este año Ave del Año, mantiene el luto de su precaria situación. Y el milano real, ese acróbata de los campos, sigue cayendo poco a poco en el profundo pozo de la extinción.

Una vez más os pido vuestra ayuda. Necesitamos acabar con esta lacra, con esta locura asesina incontrolada que igual mata especies protegidas que perros, tan peligrosa para los animales como para nosotros mismos.

¿Cómo podemos ayudar a erradicarlo? En primer lugar, convenciendo a ganaderos y cazadores cabreados de que el veneno no soluciona nada y lo empeora todo.

En segundo lugar, denunciando todo posible envenenamiento que conozcamos. Así evitaremos más muertes inútiles y ayudaremos a llevar a la cárcel al envenenador.

Si encuentras un animal muerto no se te ocurra tocarlo. Avisa rápidamente al Seprona de la Guardia Civil (teléfono 062 o 112) o a los agentes de Medio Ambiente de tu comunidad autónoma. También puedes comunicar el caso al teléfono gratuito del Programa Antídoto: 900 713 182. Hay que acabar con esta locura.

—–

Foto superior, imagen de una de las dos águilas imperiales muertas por envenamiento en La Moraña abulense (Ávila Digital). Foto inferior, un espectacular adulto junto a su pollo.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Les cierran el coto por envenenar el campo

La Junta de Castilla y León ha prohibido cazar durante dos años en un pueblo donde esta primavera murieron envenenadas decenas de rapaces protegidas.

La decisión, ejemplarizante, silenciará las escopetas en el coto de La Unión de Campos, en la provincia de Valladolid, donde aparecieron 11 Milanos reales (Milvus milvus), un busardo ratonero (Buteo buteo), dos aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus), un milano negro (Milvus migrans) y tres cuervos (Corvus corax) envenenados, aunque los vecinos aseguran que murieron más de 30 rapaces, en su mayoría ocultadas luego por los propios envenenadores.

Los informes del Laboratorio Toxicológico concluyeron que los 18 ejemplares localizados murieron por ingestión de carbofurano, ya que este compuesto se encontraba en las muestras analizadas en concentraciones centenares de veces por encima de la dosis letal para las aves y mamíferos. Un terrible insecticida clasificado como «Muy Tóxico» en la legislación estatal y europea, cuyo empleo está prohibido en toda la Unión Europea desde junio de 2007.

Pagarán justos por pecadores, es cierto, pero es la única manera de parar los pies a tantos salvajes que irresponsablemente emponzoñan el campo, ponen en peligro a nuestra fauna y a nuestra propia salud.

—–

En la imagen, de Carlos Espeso, publicada por el diario El Mundo, el alcalde de La Unión señala el cadáver de un milano real envenenado. Según apuntó a este medio el regidor vallisoletano, bajo estas matanzas se ocultaría un conflicto entre la población local y un grupo de cetreros que pagaron con su vida los pobres animales.

Envenenamiento masivo de aves en Segovia

La noticia no puede ser peor. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León está investigando la muerte por envenenamiento de casi medio centenar de aves rapaces protegidas y otras especies animales, por lo que lo pondrá en conocimiento de la autoridad judicial.

Según han informado a EFE fuentes del Gobierno regional, entre entre el 27 y el 31 de marzo pasados han aparecido un total de cuarenta cadáveres de animales, en los términos municipales de Cantimpalos, Yanguas de Eresma, Armuña y Roda de Eresma, a ambos lados de la autovía de Valladolid, a la altura de la desviación de Yanguas de Eresma (Segovia).

Se trata de cinco buitres negros, dos buitres leonados, once milanos reales, dos milanos negros, un azor, seis busardos ratoneros, un aguilucho lagunero, tres cornejas negras, cuatro cuervos, tres urracas y dos zorros.

Esos son los cadáveres localizados, pero serán muchos más, pues normalmente tan sólo se encuentra en el campo una mínima parte de los animales envenenados.

Paralelamente se han iniciado las diligencias para poner en conocimiento de la autoridad judicial las actuaciones realizadas, ya que el uso de veneno, si es que se confirma este extremo, está tipificado como delito según el Código Penal vigente.

Según ha denunciado SEO/BirdLife, los hechos son especialmente graves, ya que el lugar donde se han encontrado los animales se incluye en la zona de alimentación de dos parejas de águila imperial y es una zona de uso muy intenso dentro del área de campeo de la población de buitre negro de la Sierra de Guadarrama, una de las más importantes de España. Asimismo, también se ubica dentro del área de influencia de la población de buitre leonado y alimoche del cercano Parque Natural de las Hoces del río Duratón.

También, es significativo el elevado número de milanos reales muertos, la especie sin duda más afectada por este episodio, cuya población reproductora está sufriendo un acusado declive en los últimos años (estimado en un 50% en 10 años) y cuya situación es muy preocupante en la provincia de Segovia, donde el descenso de su población en 10 años se estima que podría llegar al 70-80%.

Con sucesos así se constata una vez más que de nada sirven los esfuerzos de conservación de las especies amenazadas en las zonas de cría, si luego no se toman medidas para impedir su mortalidad en las áreas de alimentación.

De hecho, un único episodio masivo de envenenamiento puede arruinar muchos años de recuperación de una población de una especie y con la gran cantidad de recursos humanos y económicos invertidos en ello por toda la sociedad.

Ornitólogos españoles descubren el secreto de Leonardo da Vinci

¿Qué tienen en común Leonardo da Vinci, Freud y un milano? Les parecerá imposible, pero los tres encierran la solución a un gran misterio oculto durante siglos y ahora descubierto, pásmense ustedes, por los amantes españoles de las aves.

En Avesforum, un foro ornitológico promovido por SEO/Bird Life, Javier Ortega propuso hace unos meses un curioso acertijo. Se trataba de descubrir en el popular cuadro de Leonardo da Vinci expuesto en el Louvre de París Santa Ana, con la Virgen y el Niño, la figura oculta de un pájaro.

La respuesta fue increíble. El primero en aceptar el reto fue el almeriense Jesús Contreras, quien entre las pinceladas del genial artista creyó distinguir la silueta de una perdiz agazapada, difuminada en el cielo gris, que marcó con un círculo.

Javier Álvarez, desde Sevilla, identificó claramente una paloma en la manos del Niño, supuesto símbolo aviar del Espíritu Santo. Algo que fue enseguida reconocido por Jesús Contreras, quien sin embargo señalaba que

“si el pico de la paloma es la mancha negra que hay entre los dedos pulgar e índice, y el ojo derecho del ave coincide con el ojo izquierdo del cordero, más parece un juvenil de gaviota patiamarilla que un colúmbido”.

A su vez Marco García veía dos aves diferentes, rodeando en rojo un posible pajarito y en negro lo que le pareció era un cárabo, un búho mediano. De nuevo Jesús Contreras afinó la identificación, señalando que el búho más le parecía a él un chotacabras.

Desde el País Vasco, Jose fue aún más lejos al confesar:

“Yo veo un águila mirándome de frente bajo el muslo derecho de la moza más próxima al observador”.

¿Era esto un cuadro o la película de Los Pájaros de Alfred Hitchcock? Pues no se crean que estaba todo dicho. Un imaginativo Jesús Díez dio una vuelta de cuerda más al cuadro misterioso, señalando la presencia de un eider común en el hueco del brazo de Santa Ana.

Para acabar con tal desconcierto, apenas unas horas después de propuesto el enigma Javier Ortega ofrecía la solución: no había acertado nadie.

El ave que figura oculto entre el ropaje de la Virgen es la silueta de un buitre leonado (Gyps fulvus). Para verlo hay que girar el cuadro a la derecha y se aprecia su silueta, de color azul grisáceo del manto: cuello largo y cabeza con pico grueso, algo de gorguera y alas entreabiertas.

Como tantas otras cosas, la solución estaba en la Wikipedia. Allí se explica este cuadro, directamente relacionado nada menos que con Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis.

Freud llevó a cabo un examen psicoanalítico de la obra de Leonardo en su ensayo Leonardo da Vinci, una memoria de su infancia. De acuerdo con este trabajo, la ropa de la Virgen revela la existencia de un buitre. Freud consideró que esto era manifestación inconsciente de la fantasía infantil de un “homosexual pasivo”, en concreto la anécdota escrita por el propio Leonardo en su Codex Atlanticus, donde relata como, siendo un niño en la cuna, fue atacado por un buitre. Así lo explicaba personalmente el gran artista italiano:

Parece que yo estaba destinado a estar siempre profundamente preocupado con los buitres, pues uno de mis primeros recuerdos es que estando yo en la cuna vino un buitre sobre mí, y abrió mi boca con su cola, y golpeó muchas veces mis labios con su cola.

De acuerdo con Freud, esta fantasía se basa en el recuerdo de chupar el pezón de su madre. Sostuvo su idea con el hecho de que en los jeroglíficos egipcios se representa a la madre como un buitre, porque los egipcios creían que no hay buitres masculinos y que la hembra de la especie era inseminada por el viento. También hizo notar el evidente simbolismo fálico de la cola, haciendo un paralelismo entre “chocar la cola contra la boca” y una felación.

Desafortunadamente para Freud, la palabra ‘buitre’ fue una mala traducción del traductor alemán del Codex, y el pájaro que Leonardo imaginaba en sueños era en realidad un milano.

Leonardo soñó con un milano pero escondió en su cuadro un buitre, psicoanalíticamente sin interés. Por lo tanto la teoría no sirve. ¿Fin del misterio?

En absoluto. Freudiano y ornitólogo, el catalán Francis Lloret no podía aceptar el valor científico de una genial argumentación basada en un error de identificación. Entusiasmado, nos anunció a todos su gran descubrimiento, la existencia en el cuadro de la cola del milano que Freud no vio, demostración palpable de la exactitud en el análisis del doctor austriaco.

Perdiz, paloma, gaviota, cárabo, chotacabras, águila, eider, buitre ¿y ahora milano?

Si os soy sincero, yo no veía nada. ¿Dónde estaba ese milano cuya ahorquillada cola impúdica introducía en la boca del Niño Jesús en un secreto mensaje sexual? ¿Dónde la prueba tangible de ese misterio onírico, sólo descubierto siglos después por la mente del genial Freud, pero que ni él mismo llegó a ver?

Ahí está la noticia. Siglos más tarde, los ornitólogos españoles han encontrado la evidencia material a tan increíble teoría. Queridos amigos, el milano secreto, lúbrico, surrealista, de Leonardo da Vinci existe.