BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘escarabajo’

¿Mucho calor este verano? Pues regula tu exoesqueleto

Hace calor, mucho calor. Y antes de que hagas caso a Los Rodríguez, abras esa botella y te pongas a hacer el amor en el balcón, te propongo una solución mucho más original: conviértete en escarabajo.

Emula al viejo Gregorio Samsa, el comerciante que hace un siglo protagonizó el inquietante relato de Franz KafkaLa Metamorfosis. No se convirtió en cucaracha. Ya Vladimir Nabokov, el autor de Lolita pero ante todo un experto en mariposas, demostró que el insecto kafkiano era un gran escarabajo, como bien señaló en un post mi compañero Javier Yanes.

Pero volvamos a los escarabajos. Contra el calor, ponte el exoesqueleto. A falta de un esqueleto interior como el nuestro, el externo de los insectos y crustáceos es una práctica y dura coraza. Les da consistencia, les permite moverse y hasta respirar. Ahora se acaba de descubrir que también les protege contra las altas temperaturas. Lee el resto de la entrada »

Un pequeño escarabajo frena el macropuerto industrial en Tenerife

Qué mala suerte tienen los especuladores canarios. Deciden hacer un segundo puerto en Tenerife, en las desiertas costas de Granadilla, bañado por millones de euros de ganancias, pero les surge un problema inesperado. Allí está la mejor pradera submarina de seba (Cymodocea nodosa) de toda Canarias, una especie protegida. ¿Imposible seguir? Tranquilos, ningún problema, para eso están los amigos. Y es así como el Gobierno de Canarias se saca de la manga un nuevo catálogo regional de especies protegidas que, entre otras barbaridades y sin necesidad de consultarlo con especialista alguno, desprotege a la molesta hierba marina por el puro interés público de unos pocos. Vía libre a la destrucción-especulación de la costa.

Sin embargo, un nuevo obstáculo ha vuelto a cruzarse en el camino del macropuerto tinerfeño. Se trata de un pequeño escarabajo endémico de tan sólo dos centímetros, la Pimelia canariensis. Por un error imperdonable de los políticos no se había desprotegido con el nuevo decreto, dejándolo en la categoría de “en peligro de extinción”, tras perecer bajo las urbanizaciones de Los Cristianos y el polígono industrial de Güímar. Y han aparecido tres ejemplares justo donde trabajan ahora las máquinas.

¿Pararán la obra estos bichos? Lo intentan pero, sinceramente, lo tienen difícil. Los promotores ya han pedido su descatalogación urgente, faltaría más. Y mientras tanto, se comprometen a dedicar un día a la captura de estos incómodos bichitos, que serán liberados en algún espacio protegido donde no den tanta guerra, dejando así vía libre a la labor urbanizadora de las excavadoras. “No más de 40 ejemplares”, advierten.

Dicen que esto es gestión ejemplar de los recursos naturales en uno de los reductos de la biodiversidad más importantes del planeta. Que la producción de plátanos en la isla nada tiene que ver con los tradiciones métodos de gobierno de otras repúblicas bananeras. Que a los políticos lo que de verdad les gusta son los escarabajos peloteros, aficionados a hacer bolas de mierda, y no estos de seis patas que sólo tienen por amigos a ecologistas y otras gentes de mal vivir.


En la imagen superior, fotografía de Pimelia canariensis, pequeño escarabajo que de todo el mundo sólo vive en el sur de Tenerife, y cuyas poblaciones cada vez son menores y están más fragmentadas.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

¿Puede un escarabajo detener a una excavadora?

¿Puede un escarabajo detener a una excavadora? Se lo he preguntado hoy a mi hija Marina (6 años) y me ha echado una de sus típicas sonrisas socarronas. “No puede, sólo si tiene poderes”.

Era lo que me temía. El escarabajo avispa español (Neoplagionotus marcae) es una joya natural de la Comunidad de Madrid, pero no tiene poderes. Lleva miles de años buscando flores por Iberia, aunque no supimos de su existencia hasta que en 1990 lo descubrió para la ciencia el entomólogo José Ignacio López Colón en Rivas-Vaciamadrid. Posteriormente se ha encontrado en otras localidades madrileñas, de Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, pero siempre en muy escaso número, y siempre asociado a una rara malva de la que se alimenta en exclusiva, la Lavatera triloba. Por eso está en peligro de extinción. Porque no tiene poderes suficientes como para detener la urbanización de una de sus mejores poblaciones en el mundo, la de Valdemoro. Al Plan General de Ordenación Urbana de esa ciudad no le gustan ni las flores ni los insectos. Y ha decidido levantar cinco grandes polígonos industriales en el paraíso del escarabajo avispa. De hecho, las obras de urbanización ya han comenzado, arrasando arroyos y plantas. Y si no hay comida no hay animales.

Habría una posibilidad de reducir el impacto sobre la especie, incluir la cercana finca de El Espartal (1.300 hectáreas propiedad de la Comunidad de Madrid) en el Parque Regional del Sureste. Pero allí nuestros gobernantes ven mucho más interesante construir 6.100 viviendas, nuevas infraestructuras viarias, una ciudad deportiva y un campo de golf.

Al contrario que los escarabajos, los ciudadanos tenemos poderes que ejercitamos cada cuatro años: nuestros votos. ¿Seremos capaces de usarlos para parar tantas excavadoras? Yo lo dudo y mi hija también.