BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘barcelona’

Pinos del Pirineo esconden información sobre los volcanes de Lanzarote

Volcanes del Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote.

En septiembre de 1730 se inició una larga erupción en el volcán canario de Timanfaya que modificó completamente la morfología de la isla de Lanzarote. Cientos de toneladas de cenizas fueron lanzadas a la atmósfera y empujadas por los vientos a lugares remotos. Lo mismo ocurrió en 1815 con el Tambora, en Indonesia, que oscureció Europa y eliminó ese año el verano.

Los cambios atmosféricos que provocaron hace siglos estas espectaculares erupciones volcánicas también dejaron huella en los bosques centenarios de la alta montaña de la Península Ibérica. Así lo constata un artículo publicado en la revista Science of the Total Environment en el que participa la profesora Emilia Gutiérrez, de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona. Lee el resto de la entrada »

Los expertos en cine ambiental premian el documental Astral, de Jordi Évole

fotograma-de-astral-el-documental-de-jordi-evole

La 23ª edición del Festival Internacional de Cine del Medio Ambiente de Barcelona (FICMA), el más veterano de España, ha premiado con el “Sol de Oro Especial” a la ONG ProActiva Open Arms y al documental Astral del periodista Jordi Évole por su trabajo en favor de los refugiados.

Bajo el lema #ElCambioEstaEnMarcha, el FICMA ofrecerá más de 145 películas que le toman el pulso al planeta, y que en esta edición prestará una especial atención a la crítica situación humanitaria de los inmigrantes en el Mar Mediterráneo y en las fronteras sur de España, Italia y Grecia. Para ello, el Festival ha programado una amplia variedad de cortometrajes y documentales con los que sensibilizar sobre este tema dentro de la Sección Focus. Proyectará, entre otros, el documental Astral. Además, y con el fin de promover la información y sensibilización sobre la situación de los refugiados, FICMA PRO contará entre sus actividades con una charla para analizar qué papel tiene el cine sobre este tema. Lee el resto de la entrada »

Leer muchos libros protege los bosques y lucha contra el cambio climático

unnamed

Esta tarde modero una mesa redonda en Liber, la Feria Internacional del Libro, que en 2016 se celebra en Barcelona. El tema no puede ser más interesante: “Libros que salvan bosques: la responsabilidad medioambiental en el mundo editorial“. Me acompañarán en el debate dos pesos pesados del sector. Gonzalo Anguita, director ejecutivo de FSC España, y Ángel Pérez, director de Producción Editorial de Penguin Random House Grupo Editorial.

Muchos de vosotros os preguntaréis: ¿Cómo va a salvar bosques una industria que tala millones de árboles para producir el papel con el que publica sus libros?

Esa misma duda la he tenido yo muchos años. Ahorra papel y salvarás árboles. No imprimas los correos si no es absolutamente necesario. La mejor manera de proteger el bosque es no cortar un solo árbol. Pero estaba equivocado. Porque en un mundo tan mercantilista como el nuestro, si nadie compra madera para hacer papel y muebles, el precio de esta materia prima caerá por los suelos; dejará de tener una mínima rentabilidad. Y si un bosque no da dinero ya no interesa. No lo cuidamos ni lo plantamos. Lo quemamos, lo talamos y lo dedicamos a cultivar soja, girasol o urbanizaciones. Las gentes que viven junto a él, muchas de ellas comunidades indígenas, serán expulsadas a las ciudades o reconvertidas en granjeros. Lee el resto de la entrada »

La encina de Bigas Luna da sus primeros dividendos

 

Encina

Hoy se estrena “Segundo Origen“, película póstuma del cineasta Bigas Luna en la que trabajó como guionista antes de fallecer de leucemia en abril de 2013. Una visión apocalíptica de un planeta destrozado donde dos adolescentes son los únicos supervivientes de un holocausto que acaba con nuestra civilización. Su director, el leridano Carles Porta, la ha descrito como una suerte de “Lago Azul” en un entorno de “Mad Max”.

Y es que Bigas Luna, entre historias impúdicas, jamones voluptuosos, huevos de oro y Juanis era, además de un amante de la buena vida, un comprometido amante de la naturaleza. Lee el resto de la entrada »

La crisis nos empuja a volver al campo

Huerta canaria

Las ciudades ya no pueden garantizar el bienestar de todos sus ciudadanos. Especialmente, desgraciadamente, de los más jóvenes. Muchos han optado por buscar trabajo en el extranjero. Pero otros, más apegados a la tierra, optan por volver al campo. Allí, mal que bien, nunca les faltará comida y techo.

El efecto empieza a notarse en ese paisaje rural abandonado en las últimas décadas a la espera de subirse al tren de la especulación; de cambiar patatas por chalés adosados. Poco a poco las viejas huertas  reverdecen, las fincas abandonadas vuelven a la vida. Pero con nuevas ideas. Apostando por la calidad, que en alimentación se llama producto ecológico, autoctonía, artesanía. Apostando por la venta directa, la autogestión, los grupos de consumo, internet, las nuevas tecnologías y el márquetin.

El caso de la Comunidad Valenciana es sintomático. Allí la superficie cultivada aumentó el año pasado en 4.000 hectáreas después de haber perdido 83.000 en apenas una década. Lo mismo ocurre en el amenazado Parque Agrario del Bajo Llobregat, la tradicional despensa de Barcelona. Incluso en la turística Gran Canaria acabo de ver esta semana infinidad de campos cultivados por quienes han desistido de buscar trabajos mal pagados en los complejos hoteleros. También hay mucho autoconsumo. Ayuda a reducir gastos y aporta la felicidad de vivir mano a mano con la naturaleza. Hasta en solares o jardines de fábricas abandonadas surgen las huertas. Allí el trabajo se confunde con el ocio y el descanso.

Todos ellos, emprendedores en el campo, necesitan lo mismo: consumidores concienciados. El auténtico Comercio Justo está en logar que los ciudadanos abandonemos la trampa de los grandes centros de alimentación y apostemos con nuestra compra por los productos de cercanía. Ganaremos todos.

En la imagen, tomada la pasada semana, un hombre trabaja en la huerta que tiene en el barrio de Rosiana, Santa Lucía de Tirajana, Gran Canaria.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

El lobo llega a Madrid y Barcelona

Confirmado: Hay lobos a menos de 100 kilómetros de la madrileña Puerta del Sol y a escasamente 40 kilómetros de Las Ramblas de Barcelona.

Los primeros han reconquistado Madrid avanzando con cautela desde la vecina Segovia, ocupando unos montes de los que fueron extinguidos a golpe de veneno y perdigones. Los catalanes son más viajeros. Exterminados hace un siglo, proceden de poblaciones italianas que en apenas dos décadas han logrado cruzar Francia hasta asentarse finalmente en Cataluña.

Ambas noticias deberían ser recibidas con alegría, por cuanto suponen la recuperación de una especie emblemática en peligro de extinción, pero están provocando el efecto contrario, preocupación e incluso rechazo. Todos apuestan por proteger al oso panda en China, pero muy pocos por hacerlo con el lobo en España. Hay demasiados, dicen algunos políticos en estas fechas donde el discurso fácil garantiza un buen puñado de votos. Ocultan la opinión de los expertos, las pruebas que demuestran la ampliación de las distribuciones pero no el aumento de su número, estancado en no más de 2.000 ejemplares. De hecho, se ha constatado una ralentización en la expansión de la especie que se estaba produciendo en los últimos años. Paralelamente existe una creciente preocupación por los daños causados a la ganadería extensiva (insignificantes frente a verdaderos problemas como la subida disparatada de los piensos, la caída de los precios o los intermediarios) y muy poca información respecto a su interés económico más allá de la caza.

Los lobos vienen para quedarse. Pero deben encontrarnos preparados. Mejorando las medidas de indemnización compensatoria a los ganaderos y los seguros, además de fomentando el desarrollo de métodos sostenibles de prevención de ataques. Y promoviendo el ecoturismo lobero, capaz de dar la vuelta a la tortilla del miedo al lobo hasta verlo como un aliado de las maltrechas economías rurales.

Aprovecho para dejaros aquí un interesante reportaje de TVE sobre cómo ha cambiado en las últimas décadas nuestra percepción hacia el lobo. Gracias a Félix Rodríguez de la Fuente, todo hay que decirlo.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Ya no nos gustan las gaviotas

Antes las gaviotas eran sagradas, predecían las tragedias en el mar llorando por los marineros muertos, anunciaban la cercanía de la tierra salvadora, matarlas traía mala suerte. Pero ahora es diferente. Ahora nos molestan, las odiamos, las llamamos ratas con alas y decretamos su extinción.

Es verdad, hay muchas, cada vez más descaradas, más urbanas, más agresivas. Aunque la culpa no es de ellas, es nuestra.

La pasada semana estuve haciendo un estudio medioambiental en una colonia de gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) en la zona más desolada de Fuerteventura, en Canarias. Hace 10 años había apenas cien parejas y ahora son más de 300. Al ir a anillar uno de los pollos, éste vomitó asustado lo último que había comido y ¿saben lo que escupió? Una loncha de jamón york. Me quedé asombrado, pues no hay ningún pueblo ni basurero cercano. ¿Se lo habrían quitado sus padres a algún turista en la playa? Seguramente.

Lo mismo, pero más preocupante, está ocurriendo en ciudades como Barcelona, donde los alumnos de un céntrico colegio deben ahora almorzar en clase antes de salir al recreo, para evitar que las aves les roben sus bocadillos. Una ciudad donde las denuncias por supuestos ataques de las gaviotas no paran de aumentar, como también pasa en Gijón, La Coruña, Vigo o Cádiz.

El remedio fácil es destruir sus nidos instalados en los tejados y hasta matarlas, pero no sirve de nada. Las patiamarillas hacen puestas de reposición, cambian de sitio e incluso, eliminando adultos, facilitamos la llegada de subadultos.

Sólo existe una solución, dejarlas sin comida. Y no sólo sin basura, reciclando y aprovechando al máximo las 1,3 millones de toneladas de residuos que Europa produce al año. Hace falta acabar con el derroche de los descartes pesqueros, 3.000 toneladas diarias tiradas al mar sólo en la Unión Europea. Con tanto despilfarro ¿cómo no va a haber gaviotas?

¡Liberar a Susi!, una elefanta con depresión del Zoo de Barcelona

Susi es una elefanta nacida en libertad en África hace 36 años que muy pronto puede morir de tristeza. Apresada por los traficantes-comerciantes de animales salvajes, llegó al Zoo de Barcelona procedente del parque zoológico Safari Park Vergel de Alicante en 2002, y desde hace un año vive sola y triste tras la muerte de la elefanta Alicia, quien durante seis años fue su única compañera de cautiverio.

Según la asociación animalista Libera!, este solitario paquidermo sufre ahora graves comportamientos depresivos, como delata un balanceo insistente de la cabeza y la trompa, o el comerse sus propias heces, señal de su estado de ansiedad, estrés y aburrimiento, que igualmente le lleva a reclamar insistentemente comida a los visitantes.

Por el contrario, la dirección del Zoo ha defendido que el animal se encuentra en perfecto estado de salud, “tranquila, receptiva y relajada”.

No me lo creo. El único elefante del zoológico barcelonés, un animal eminentemente social, inteligente y muy sensible, está condenado a vivir solo en un pequeño espacio cerrado, con un suelo de hormigón que daña sus patas, donde es diana de la curiosidad de miles de visitantes. Seguro que está profundamente triste, esperando la muerte por aburrimiento, pena y soledad. Eso se llama maltrato.

Aunque quizá ya sea tarde, la gente de Libera! ha lanzado una ciberacción en la que todos podemos colaborar añadiendo nuestra firma.

¿Qué pretende esta campaña?

En primer lugar, lograr el traslado de Susi a un tipo de instalación que le permita acabar su vida en estado de semi-libertad, acompañada por otros ejemplares de su especie.

A medio plazo, conseguir que los elefantes sean “descatalogados” como especie autorizable en los zoos de España.

Y a más largo plazo, crear en Europa un santuario para elefantes cautivos donde estos pobres animales, imposibles de reinsertar en su medio natural, vivan con una mínima dignidad.

¡Firma ya! Entra en www.LIBERAaSUSI.org y ratifica la petición de miles de personas sensibles que tratan de ayudar a esta pobre elefanta.

Un halcón logra volar a 293 kilómetros por hora

Nuestro tren más rápido, el AVE, tiene un duro competidor, otra ave, pero ésta auténtica: el halcón peregrino.

¿Es posible que un pájaro logre superar los 240 kilómetros por hora de la famosa locomotora?

Un grupo de cetreros lo han demostrado en Estados Unidos, forzando al máximo las posibilidades biológicas de la especie. Para llevar a cabo su experimento eligieron una espectacular hembra, siempre más robustas y fuertes que los machos, y en una avioneta la subieron a 12.000 pies, 3.658 metros de altitud, donde la propia respiración se ve comprometida por la falta de oxígeno. Un detector de velocidad instalado en una de las plumas de su cola enviaba los datos a un ordenador central. Un paracaidista se tiró y, desde el aire, lanzó el cimbel, una bola de cuero con un pequeño trozo de carne, a modo de presa.

El halcón no se lo pensó dos veces. Como podéis ver en este espectacular vídeo de National Geographic, se lanzó como una bala, a tumba abierta. Y no falló. ¿La velocidad de caída? Impresionante, 293 kilómetros por hora.

Por suerte para todos, estas auténticas saetas con plumas son cada vez más habituales en España. Y no sólo en agrestes risqueras y apartados cortados montañosos.

También en las ciudades e incluso grandes urbes. Como Madrid, donde acaban de anillarse los pollos de una pareja que por segundo año consecutivo cría en la torre del Museo de América. O como Barcelona, donde gracias a un proyecto de reintroducción están criando incluso en las torres de la Sagrada Familia. Son los halcones urbanitas, de los que ya os hablé en una ocasión, el más bello sistema de lucha biológica contra palomas y tórtolas.

En toda España la población se estima entre 2.400 y 2.700 parejas pero realmente nunca, hasta ahora, se había abordado un censo nacional. Por eso este año cerca de 300 voluntarios, coordinados por SEO/BirdLife, están realizando el I Censo Nacional de halcón peregrino. Todo indica que sus poblaciones han aumentado, para satisfacción nuestra y terror de sus tradicionales presas.

Si estos días miras al cielo, es muy posible que puedas ver algún ejemplar de tan fabulosas rapaces, ahora enfrascadas en la cría de su prole. Fíjate bien en su vuelo raudo. Son auténticas flechas lanzadas al cielo.

En la imagen superior, los dos pollos de halcón anillados este año en el Museo de América (Madrid). Sobre estas líneas, un peregrino sobrevuela en Barcelona la Sagrada Familia.