BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

¿Cuál es el siguiente paso tras lo LGTB?

Por Marcos Ventura Armas (@MarcosVA91) activista de Gamá, Colectivo LGTB de Canarias

En estas líneas quiero exponer una reflexión que, para algunas, puede ser un tema menor, pero para otras es de vital importancia, y para todas las que trabajamos en el activismo LGTB supone una inversión de tiempo en debates que quizás podrían solucionarse con prestarles algo de atención. Hoy me ocupa si LGTB es la denominación correcta para nuestro movimiento.

Comenzaré por cómo hemos llegado aquí. Lo que se autodenominó en origen movimiento de liberación gay (aunque en realidad las personas trans siempre estuvieron presentes) se convirtió en movimiento gay y lésbico al asumir que la discriminación de las mujeres lesbianas era diferente por el machismo, fuera y dentro del movimiento. Y después, en algún momento, acabaron por incluirse y visibilizarse tanto las personas trans, las primeras en tirar las piedras y las que siempre se ofrecían para ir en la cabecera de las manifestaciones, aunque eso significaba poner el cuerpo para recibir los palos, como las personas bisexuales, probablemente más con la boca chica que con auténtica convicción. Y así en España se organizó la lucha como movimiento LGTB.

¿Por qué usar las siglas LGTB? Porque una de las estrategias básicas del movimiento ha sido la visibilización de nuestras realidades. Consiguiendo visibilidad conseguíamos “normalizar” (aunque este fuese un debate que generase fracturas, porque algunas no querían integrarse en la cisheteronorma) para salir de la exclusión. Ser visibles en todos los espacios y ámbitos posibles ha sido una de las estrategias más efectivas. Y esa visibilidad se buscaba también en el nombre. Dado que se asume que cada una de las realidades incluidas en el movimiento tiene su propia entidad, su propia discriminación y su propia necesidad de visibilidad, tenía que vérsenos a todas, a lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, LGTB.

El problema llega, a mi juicio, cuando comprendemos que la diversidad sexual y de género es mucho mayor de lo que habíamos imaginado, cuando el mundo ya no se divide en gays y heteros. La lucha de las personas intersexuales, sometidas a cirugías cosméticas nada más nacer para esconder sus realidades a un mundo que no las concibe como posibles, ha calado muy hondo, hasta el punto de que en el Orgullo estatal de este año se podía leer Orgullo LGTBI. La identidad queer, de carácter quizás más político que identitario, pero que reclama la libertad para vivir la sexualidad fuera de las limitantes categorías tradicionales, también se hace un hueco en el que suele ser el acrónimo más largo, LGTBIQ.

Pero la diversidad sexual y de género no se queda ahí. Cualquier persona asexual sabe que una sociedad hipersexualizada como la nuestra las considera enfermas. La realidad trans es muy amplia, y aunque se haya querido incluir en la T a personas transexuales, transgénero y travestis, en realidad son 3 realidades distintas. Las personas no binarias empiezan a autoidentificarse como NB, generando incluso el término enebefobia. Pansexuales, demisexuales, polisexuales… y una gran gama de nuevas identidades también buscan reconocimiento. Por no hablar de maricas y bolleras, que rechazan las identidades gay y lésbica. Ante tanta diversidad, ¿Ignoramos estas nuevas identidades que buscan reconocimiento, o hablamos de movimiento LGTTTBIQANBPDPMB, hasta que aparezca una identidad nueva?

Creo que no se trata de limitar el movimiento a las identidades L, G, T y B e ignorar lo debates identitarios que se están produciendo. Pero tampoco se trata de generar un galimatías incomprensible e imposible de comunicar. Algunas personas, con muy buena intención, han desarrollado LGTB+, donde + hace referencia a todas las demás realidades posibles dentro de la diversidad sexual y de género. A mi juicio esto no es ninguna solución, ya que jerarquiza las identidades en aquellas que merecen ser visibilizadas y aquellas que no merece la pena mencionar, las “otras”. Mi identidad no es “otra” cuyo nombre no merece ser pronunciado. Es tan válida como la identidad gay e igualmente merecedora de visibilidad y reconocimiento.

Creo que la solución pasa por hablar del activismo por la Diversidad Sexual y de Género, o DSG. Incluso si se quiere excluir a los cisheteros (porque considerar que los opresores no forman parte del movimiento) se puede hablar de Disidencia Sexual y de Género. Pienso que si aún no se ha adoptado es por resistencia al cambio tras muchos años de identificarse como LGTB. Pero sinceramente creo que nuestro movimiento, cuya esencia es revolucionaria pues su fin es destruir el cisheteropatriarcado, no puede basarse en la tradición para no asumir cambios racionales, coherentes y necesarios. No podemos basarnos en nuestra historia para mantener un status quo del que muchas se sienten excluidas. Por eso, a partir de ahora me defino como una activista por los derechos de la disidencia sexual y de género, y trabajaré para que el movimiento LGTB alcance también ese punto.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Héctor Tilla

    Pues el próximo paso es dejarse de gaitas y aceptar que TODO EL MUNDO es igual y no que algun@s deben ser mucho más iguales … porque son gayes, lesbianas, trans o pans.

    30 septiembre 2018 | 14:22

  2. Dice ser Sócrates

    “Cualquier persona asexual sabe que una sociedad hipersexualizada como la nuestra las considera enfermas”
    Das por sentado lo que piensan todos las personas asexuales y das por sentado lo que piensan todas las personas no asexuales sobre las asexuales. Jamás se me había pasado por la cabeza, como persona no asexual, considerar enfermo a un asexual.
    Y luego lo de cisheteros=opresores ya es de traca. Qué fácil es identificar a un colectivo como el causante de mis problemas.
    Como persona no asexual y cishetero me siento molesto por la forma en describes mi colectivo.
    Exijes respeto a las minorías pero no aplicas lo mismo al resto.

    Vaya forma de buscar soluciones a los problemas sociales.

    Un saludo.

    30 septiembre 2018 | 15:14

  3. Dice ser yo

    Esta claro el siguiente paso es LGTB II y conseguir mas ganancias en la semana del orgullo gay.

    01 octubre 2018 | 11:27

  4. Dice ser F.Angel

    Vuelvo a intentar publicar esto, un poco alterado, por que no se por qué ha sido borrado…

    Por una parte decir que eso de ir incluyendo siglas en el acrónimo me parece un tanto disparatado, al final saldría un galimatías difícil del pronunciar.
    Lo del “+” y dejarlo en “LGTB+” sí parece ser una buena solución.

    La otra parte es comentar que hay gente que, realmente no se siente representada por el movimiento y/o desconfía de él.

    Nacho Vidal hizo unos comentarios al respecto en los medios al presentar el libro basado en la experiencia con su hija trans Violeta.

    Y un amigo me comenta que “desconfío del movimiento LGTBi más oficial que hay en España por estar demasiado politizado, no ser tan crítico como debería ser, e incluso ‘pelotear’ para medrar…”

    01 octubre 2018 | 13:02

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.