BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

¿Ser incoherentes nos hace menos válidas? Soy trans aunque parezca un hombre

Por Marcos Ventura Armas (@MarcosVA91) Licenciado en Derecho y activista Gamá, Colectivo LGTB de Canarias

La coherencia es uno de esos grandes valores que tenemos en alta estima, pero sobre el que quizás no reflexionamos lo suficiente. Una de esas ideas que no deconstruimos, pero detrás de la cual puede haber más de lo que imaginamos.

La coherencia implica la toma de decisiones tales que estén en conformidad con nuestra forma de pensar o nuestra actuación anterior. Es decir, lo que se juzga al juzgar la coherencia son las decisiones que hemos tomado. Ahora bien, tomar decisiones es un ejercicio de libertad individual. En la concepción del sujeto propia de la modernidad, como sujeto plenamente autónomo que goza de libre albedrío, esto no supone conflicto. Pero en la concepción contemporánea del sujeto como influenciado y hasta determinado por su entorno, por su cultura, por el poder que lo atraviesa y utiliza, sí. Por usar una expresión patria, no soy solo yo, sino yo y mis circunstancias.

Cuando juzgamos a alguien en función de la coherencia que muestra, ¿estamos valorando hasta qué punto ha tenido libertad para decidir? ¿Analizamos cómo le influye el entorno a la hora de actuar? Mucho me temo que solemos obviar que la coherencia es en ocasiones un privilegio de aquellas personas que no tienen que buscar estrategias para evitar la agresión, para sobrevivir.

Vinculada a la concepción del sujeto que tengamos estará la de la identidad. La identidad como algo innato y natural o algo adquirido y construido. La identidad como algo permanente o fluctuante. La identidad como realidad externa que se me impone o como campo de batalla política en el que se juega mi libertad. Gran parte del debate político actual trata de identidad, porque a través de ella los cuerpos pueden ser seleccionados para el privilegio o la opresión.

¿Existe coherencia entre identidad y acción? En principio el sentido común parece dictarnos que sí. Pero deconstruyamos un poco. Las mujeres que se definen como heterosexuales, ¿dejan de serlo si se enrollan con una mujer? ¿Se pierde el carnet de marica por acostarse con una mujer? ¿Alguien en una relación monógama de por vida deja de ser bisexual? Llevado al extremo, ¿qué orientación tienen las personas vírgenes?

Este debate que se ha solucionado sobre la base de definir la orientación por el deseo, no por las prácticas. Es decir, te guste lo que te guste, aunque tus prácticas no concuerden con ese deseo, no perderás tu identidad. Por supuesto, esta teoría no siempre se aplica, y las personas bisexuales sabemos que se escrutan permanentemente nuestras prácticas a ver si estamos diciendo la verdad o nos han de retirar el carnet bi.

En este momento suele surgir la típica pregunta: ¿a quién le importa lo que piensen los demás? La respuesta es que nos importa a todas. Porque la identidad tiene un carácter social y relacional. Y porque todas necesitamos el reconocimiento de nuestras iguales, no solo para nuestra autoestima, sino para nuestra propia actuación en sociedad. Tanto es así, que la negación por parte de otras personas de nuestra identidad se considera, con razón, un importante acto de violencia.

Esa lucha del reconocimiento de la identidad sigue siendo muy importante para las personas transexuales, que organizaciones como la Iglesia Católica ponen en duda. Pero es también tremendamente relevante para las personas trans no binarias, las cuales no solo son desconocidas para la inmensa mayoría de la población, sino que incluso encuentran la negación de su identidad por parte del colectivo LGTB y, sí, en ocasiones incluso de personas transexuales.

¿Y qué tiene todo esto que ver con la coherencia? Pues resulta que al igual que el sentido común dicta que debe haber coherencia entre la orientación y las prácticas sexuales, ese mismo sentido común (capataz de todas las opresiones) dicta que nuestra identidad de género ha de concordar con nuestra expresión. Pero ¿qué sucede entonces con las personas que, teniendo clara nuestra identidad, no tomamos la decisión de transitar en nuestra expresión, porque por los motivos que sean las circunstancias nos lo impiden o no es el momento? ¿Qué sucede con las personas que, teniendo clara su identidad, no quieren modificar ni su cuerpo ni su expresión porque así se sienten cómodas? Pues que sufrirán aún más el cuestionamiento de su identidad, que muchos considerarán inexistente o falsa.

Así es, querida lectora, te he hecho llegar hasta aquí solo para decirte que soy una persona trans no binaria que no quiere cambiar su expresión de género en este momento, porque lidia con demasiadas cosas en su vida y no se ve capaz de afrontar la violencia que supondría. Y mientras la situación siga siendo así, me vestiré y actuaré como me dé la gana, y necesito reafirmarme en que eso no invalida mi identidad.

¡Mi identidad de género no depende de mi expresión!

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser Juan Antonio

    El caso es que no nos importa a nadie la indentidad de género que tú digas tener, y eso es lo maravilloso, ¿no? Se supone que estas constantes reivindicaciones se hacen precisamente para que se convierta en algo normal… pues bien, no nos interesan.

    Así que, de la misma forma en la que una persona tiene que tener la garantía de que su intimidad no es interés de nadie, ¿podría esa persona no tener que ir metiendo su intimidad en la vida de los demás por todos los medios habidos y por haber?

    Aburridisimos de escuchar lo poco que nos debería de importar la identidad de género, dejad de dar el coñazo.

    27 julio 2018 | 18:09

  2. Dice ser wawa

    Seré sincero: no entiendo nada.
    Aunque en parte estoy de acuerdo con mucho de lo que dices, es inevitable que la discordancia genere una reacción. Y la verdad, no veo como cambiar eso. Si no hay concordancia entre lo que se dice y hace por ejemplo se genera una duda, de una parte o de la otra. Y no siempre va a estar justificada, como por ejemplo en los asuntos de genero que son cosa individual. Pero por otro lado… abre las puertas a que cada uno diga lo que quiera y no se le pueda cuestionar, estamos echando la logica y la deduccion por el desague en pos de la confianza en el individuo. Lo cual me parece noble, pero siendo la humanidad despreciablemente innoble en un gran porcentaje… no va a medrar

    En cualquier caso que vaya bien 🙂

    27 julio 2018 | 19:05

  3. Dice ser Patrolskinha

    ¡Bravo!
    Me ha gustado mucho leerte hoy.

    27 julio 2018 | 20:45

  4. Dice ser AMagno

    Dice la RAE que las palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género).
    Sexo es la condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas. Para hablar de hombres y mujeres no debe usarse género.
    En vez de “discriminación de género” y “violencia de género” deben cambiarse por “discriminación o violencia por razón de sexo”.

    28 julio 2018 | 14:48

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Normas para enviar su comentario e información sobre el tratamiento de sus datos de carácter personal

    Antes de enviar su comentario lea atentamente las normas para comentar en 20minutos.es. La opinión de los autores y de los usuarios que realizan comentarios no es responsabilidad de 20 Minutos Editora, SL. No está permitido realizar comentarios contrarios a la normativa española y europea ni injuriante. 20 Minutos Editora, SL se reserva el derecho a administrar y eliminar los comentarios que consideremos puedan atentar contra las normas, resultar injuriosos, resulten spam o sencillamente no estar relacionados con la temática a comentar.

    Le informamos que, de conformidad con lo establecido en la normativa nacional y europea vigente en materia de protección de datos personales y de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, al enviarnos el presente formulario Ud. está dando expresamente su consentimiento a 20 MINUTOS EDITORA, SL para que trate los datos recogidos en este formulario con la finalidad de gestionar el servicio de recepción de su comentario, así como para enviarle comunicaciones electrónicas informativas o comerciales o dirigirle publicidad electrónica de productos y servicios propios o de terceros. No está permitido el registro de menores de 13 años.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies

    Para la finalidad anteriormente indicada 20 Minutos Editora, SL puede ceder estos datos a otras empresas de Grupo Henneo o a terceros proveedores de servicios para la gestión de comunicaciones electrónicas y otros servicios de gestión comercial o publicitaria, incluso aunque se hallen fuera del territorio de la Unión Europea en aquellos casos que legalmente garanticen un nivel adecuado de protección que exige la normativa europea.

    Los datos personales solicitados deben ser exactos para que puedan tratarse con las finalidades indicadas. En el caso de dichos datos dejen de ser exactos, necesarios o pertinentes para las finalidades para las que han sido autorizados (por ejemplo, en caso de comunicaciones electrónicas devueltas por error o cancelación de dirección electrónica), 20 Minutos Editora, SL procederá a su bloqueo, conservándose los datos únicamente a disposición de las Administraciones Públicas, Jueces y Tribunales durante el plazo de 4 años, transcurridos los cuales 20 Minutos Editora, SL procederá a su supresión. Sus datos se conservarán por 20 Minutos Editora, SL mientras sean exactos y Ud. no retire el consentimiento que explícitamente emite con el envío de este formulario o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales.

    En cualquier momento Ud. puede retirar el consentimiento prestado y ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad de sus datos y limitación u oposición a su tratamiento dirigiéndose a 20 Minutos Editora, SL enviando un correo electrónico a dpo@20minutos.es o mediante comunicación escrita al domicilio en Pº Independencia, 29. 50001 Zaragoza, indicando en cualquiera de ambos casos la Ref. Datos personales y el derecho que ejercita así como adjuntando copia de su DNI o documento identificativo sustitutorio.