BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

La patologización de las identidades trans: la transfobia sigue matando

                             Por Isidro García Nieto, trabajador social y sexólogo especialista en la intervención con personas trans y LGBIQ+ y sus familias.

Foto: Rose Morelli

Hace unos días y coincidiendo con el Día Internacional de la salud mental, Transgender Europe ha publicado un estudio titulado “Sobrediagnosticadas e infra atendidas. Atención sanitaria de las personas en Georgia, Polonia, Serbia, España y Suecia. Estudio sobre la salud trans.”. Una investigación de la que tengo el honor de ser uno de los autores, y que ha llevado a cabo la Federación Europea de entidades trans Transgender Europe (TGEU) junto a otras entidades colaboradoras de los países participantes.

Esta investigación nos ofrece datos alarmantes sobre las dificultades y trato discriminatorio que las personas trans sufren actualmente en los entornos de atención sanitaria.

Desde que comenzamos con la elaboración de esta investigación, sus objetivos han sido: identificar las barreras para el acceso a la asistencia sanitaria de las personas trans; sensibilizar a los proveedores de servicios de salud,  responsables de la formulación de políticas y el resto de la sociedad sobre dichas barreras de acceso a la atención sanitaria y  por supuesto, transmitir esta información sobre las consecuencias de la psicopatologización de las identidades trans a las instituciones gubernamentales pertinentes con el fin de buscar soluciones a esta discriminación.

En este estudio han participado tanto personas trans usuarias de servicios sanitarios como profesionales de la atención sanitaria. Y ambos grupos han opinado sobre sus experiencias en este campo y las dificultades que identifican.

Los datos sociodemográficos del estudio nos dicen que la media de edad de las personas participantes es de 26 años, principalmente hombres trans, seguido de mujeres trans y un 26% de personas trans no binarias. Una muestra muy diferente de la que se han obtenido en estudios anteriores y que nos ofrece una “ imagen panorámica” muy real de la que es actualmente la nueva generación trans. Una generación joven, donde los hombres trans son más visibles que nunca y donde más de un cuarto de los participantes definen su género fuera del modelo binario.

Éstas últimas, las personas trans no binarias, que son según este estudio las que más riesgos corren de no ser atendidas correctamente o de tener una mayor ideación/tentativa suicida.

Cuando les preguntamos a las personas que participaron cómo fue la atención sanitaria que recibieron: 5 de cada 10 participantes manifiestan que sus médicos de familia no tenían conocimientos sobre cómo ayudarles respecto a la atención sanitaria que necesitaba como personas trans, o que 4 de cada 10 utilizaban incorrectamente el nombre y el género autoidentificado por la persona.

Lo más grave es que más de la mitad de la muestra (55,8%) habían, retrasado o dejado de acudir a sus consultas médicas, debido a que pensaban que los profesionales de la atención sanitaria no les tratarían adecuadamente o simplemente porque tenían miedo a lo que pudiera pasar allí.

Razones que además no están basadas en pensamientos irracionales, ya que una cuarta parte de la muestra manifiesta que se ha sentido discriminado por su médico de familia en los últimos 12 meses.

Como sociedad actualmente estamos sensibilizados sobre la importancia que tiene acudir regularmente al médico con el fin de poder evitar consecuencias crónicas para la salud que podían haberse evitado a través de la prevención. Por tanto, este estudio pone de manifiesto que, en este momento la salud de las personas trans se está poniendo en grave riesgo debido a la falta de conocimiento del personal sanitario y las actitudes tránsfobas que desgraciadamente siguen existiendo en los entornos del cuidado de la salud.

Y cuando hablamos de salud no podemos olvidar hacerlo en un sentido amplio donde en ningún momento olvidemos las dificultades relacionadas con la salud mental. En ese sentido, este estudio viene a confirmar lo que múltiples estudios anteriores habían afirmado: que la población trans es vulnerable al suicidio.

Este estudio resalta que el 77,5% habían tenido alguna vez pensamientos suicidas, de los cuales el 49% los había tenido durante el último año. Pero lo grave es que el 1 de cada 4 participantes de España habían intentado suicidarse en los 12 meses previos al estudio. Datos especialmente alarmantes cuando sabemos que la media de edad de los participantes es de 26 años y que además 4 de cada 10 manifestaban que después de este episodio no habían buscado ayuda e intentaros lidiar con ello por su cuenta.

Estos tan sólo son alguno de los muchos datos que ofrece este estudio. Pero ante ellos sólo cabe hacer una reflexión.

¿Son estos riesgos inherentes al hecho de ser trans? ¿Las personas trans tienen una salud mental más frágil por su identidad de género?

Sólo cabe una respuesta: NO.

Todas estas consecuencias que merman la salud de las personas trans tienen como única causa, la transfobia social imperante. Una transfobia institucional y médica que sigue considerando las identidades trans como una patología, y que acaba provocando actitudes sociales de rechazo y discriminación. Discriminaciones que las personas trans no sólo viven diariamente en la calle sino que además también afectan a entornos tan vitales como aquellos que buscan mejorar la salud de las personas.

Por eso más que nunca, es fundamental el cese de la psicopatologización de las identidades trans, la búsqueda de nuevos marcos legales sanitarios estatales que unifiquen los criterios de atención sanitaria que regulan y que lo hagan desde la perspectiva de: la despatologización, la autoafirmación de género, los modelos de consentimiento informado y la inclusión de menores de 18 años en el tratamiento.

Pero sobre todo, un modelo que haga hincapié en la que siempre será la mejor herramienta contra la transfobia, la educación y la formación de la sociedad en general y de los profesionales de la atención sanitaria en particular.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser HemosVisto

    La transfobia es una de las grandes lacras sociales que tenemos que vivir estos años. No solo mata, sino que hace sufrir incluso en círculos próximos al afectado. Para ilustrar esto, hay una película en cartelera actualmente que lo demuestra, la recomendable “Una mujer fantástica” https://goo.gl/CqZg8n

    21 octubre 2017 | 12:03

  2. Dice ser Un poco hartito del tema

    Le pediría al autor del artículo que se vaya a algún país musulman a hablar del tema y a defender a los transexuales y demás colectivos (vaya por delante que no tengo nada en contra de los miembros de dicho colectivo que razonan y no van de talibanes por la vida ni marean a los demás con sus problemas). Que se vaya a Arabia Saudí, Afganistán, Marruecos, Irán, Libia, Egipto (hay muuuuuchos países para elegir) y que defienda a los transexuales de esos países. Ah no, que eso no vende y además, la Justicia de aquellos países no es progre como la de media Unión Europea (especialmente en España).

    Dejad en paz al resto, que aquí en España tenemos ya bastantes problemas, las cuentas públicas están como sabemos desde hace muchos años y hay cosas más importantes en las que pensar.

    21 octubre 2017 | 13:16

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.