BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Este es uno de los mensajes LGTB que podrán leerse en 2117

      Dentro de 100 años se abrirá una cápsula que la asociación chilena LGTB Movihl colocará en el Cerro Santa Lucía, un espacio privilegiado de socialización y encuentro para las personas LGTBI en Santiago. En 2117 se podrán leer los mensajes que han enviado menores de edad LGTBI chilenos y mayores de 65 que cuentan también su infancia y adolescencia, así como las transformaciones de las últimas décadas. Pero también han recogido mensajes de asociaciones de todo el mundo. Como tenemos conexiones con el futuro, podemos ofrecerles una de esas radiografías del presente que podrán leer con ojos de futuro. Desde el Colectivo Gamá nos comparten su aportación. Mañana acaba el plazo, todavía se está a tiempo.

 

Canarias, 2017

Estimado/a ser del futuro,

Desde Gamá, Colectivo LGTB de Canarias, queremos acercarte cómo vivimos hoy la diversidad sexual y de género en este pequeño archipiélago de la costa africana que pertenece al Estado Español.

Canarias ha sido siempre un lugar de acogida a distintas diversidades: ser enclave entre tres continentes nos ha hecho convivir con numerosas realidades y aceptarlas con más facilidad que en otros lugares del mundo. Aquí siempre ha habido “ambiente”, y ahora parece que nos hemos convertido en referente de turismo LGTB, cosas de la vida.

Sin embargo, la población de las islas convive con la diversidad sexual cada vez de forma más natural y propia. Aunque en los pueblos más pequeños cueste aún salir del armario y maricón siga siendo insulto habitual en los patios de los colegios, ya vemos dos chicos o dos chicas salir del instituto de la mano, mostrar su amor en público y defenderse de la discriminación con visibilidad (prometemos seguir trabajando en ello para que sea la tónica habitual cuando tú recibas este mensaje).

El matrimonio igualitario se aprobó en España hace 12 años y supuso un cambio trascendental en el reconocimiento del colectivo (hoy sólo 24 países en el mundo lo han aprobado, así que fíjate cuánto nos queda por avanzar). En 2007 se aprobó una ley que quería reconocer los derechos de la comunidad trans, pero vista en perspectiva se nos queda pequeña. Hoy, para modificar el sexo y el nombre del DNI debes ser mayor de edad y llevar dos años de hormonación, además de tener un diagnóstico médico porque aún hoy, querida persona del futuro, la transexualidad es considerada una enfermedad mental. Es cierto que en Canarias tenemos una ley que amplía los derechos del colectivo trans, y permite el tratamiento en función del sexo sentido en los centros educativos y sanitarios también de menores, pero el camino es arduo. La transfobia sigue estando muy presente pero cada vez hay más familias que se acompañan a sus hijos o hijas en su proceso de tránsito, y cada vez con criaturas más pequeñas que desarrollan libremente su identidad de género. De eso sentimos un gran orgullo.

Nos quedan muchas cosas en el tintero. Quizá pronto se apruebe en el Congreso de los Diputados una Ley de Igualdad LGTBI y no discriminación que acabe con la patologización de la transexualidad, reconozca derechos a la infancia trans, prohíba las llamadas terapias de conversión (una práctica que no es ilegal aunque no cuenta con aval científico que realizan  personas del mundo de la psicología o la medicina que creen que pueden hacer que una persona deje de ser homosexual o trans), y reconozca la filiación de los hijos de parejas de mujeres no casadas,  por ponerte algunos ejemplos.

Y esto son nimiedades si miramos fuera de nuestras fronteras, porque aún hoy se penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo en 72 países del mundo, en 8 de ellos incluso con pena de muerte, y en muchos otros la persecución es social e impune, lo que supone que ahora mismo lleguen a nuestro país personas que huyen del suyo por ser quienes son o amar a quienes aman buscando protección internacional.

Seguro que visto por ti, lo que te contamos es extraño, ajeno, incluso loco. Celebramos conseguir cosas que para ti, quizá, son naturales, pero el pasado ha sido muy duro y nuestro presente es costoso pero sabemos que compensará. Te miramos con esperanza, ser del futuro, porque nuestra lucha, hoy menos utópica que ayer, busca una igualdad de la que disfrutarás tú. Sé feliz, también por nosotras y nosotros.

Besos desde el Atlántico.

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.