BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

¿Sabías que el acoso escolar es un delito… de odio? #SpiritDay

Hoy se celebra en gran parte de Estados Unidos el #SpiritDay, una fecha en la que hay una movilización de color púrpura en escuelas, empresas, universidades…  para denunciar el bullying y la discriminación lgbtfobica. Nosotrxs nos sumamos con la pieza de Charo Alises, abogada y colaboradora habitual en nuestro blog, escribe sobre acoso contándonos un caso real (el sábado 17,  participará en la Conferencia FELGTB para construir Redes por la Igualdad Real) 

Foto: Twentyfour Students

Foto: Twentyfour Students

Acude con su madre. La paciente no colabora. Distante, no habla. Rumiadora. Tristeza y anhedonia. No motivada para afrontar sus compromisos. Trastorno del apetito y del ritmo de vigilia y sueño. Problemas de acoso escolar y redes sociales. 2 episodios en la última semana han agudizado el cuadro de  depresión lo que según su madre ha provocado que se encierre en el baño y refiera que se va a suicidar.

 Diagnóstico: intento autolísis. Se deriva a la unidad de agudos de psiquiatría.

Este es el informe de  urgencias de una chica de 17  años víctima de acoso escolar.

El acoso escolar es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.

Algunas de las formas en las que se manifiesta el acoso escolar son: exclusión y marginación social, agresión verbal, vejaciones y humillaciones, agresiones fisicas, intimidación, amenazas, coacciones, chantaje, acoso sexual o abuso sexual y daños en las propiedades  de la víctima.

Maricón, bollera, sudaca, retrasado, friki… El acoso escolar está motivado por el rechazo a la diferencia.  El acoso escolar es un delito de odio cometido por menores.

El silencio de la víctima es el gran problema a la hora de detectar el acoso en las aulas. En el caso de los menores LGTB esta dificultad se ve agudizada por los siguientes motivos:

1.-El estigma que supone para el alumno/a manifestar una orientación sexual y/o de género en su centro educativo.

2.- El contagio del  estigma recae no solo sobre los alumnos y alumnas LGTB sino sobre los alumnos y alumnas que los apoyan.

3.- La vergüenza de los/las menores LGTB a la hora de manifestar en público su orientación sexual y/o de género por miedo al rechazo y al acoso.

Todo lo anterior hace que sea muy difícil detectar, y poner remedio, a la situación de acoso a menores LGTB en los centros educativos debido a su propio hermetismo ante esta situación

Para romper el silencio de la víctima, es necesario fortalecer los lazos del chico o la chica con padres, madres  y profesores. Hay que concienciar al alumnado de la necesidad de denunciar la situación de acoso de un compañero o compañera para ayudarles a  dejar de sufrir.

Ante el acoso escolar, el profesorado debe actuar de forma inmediata. Si un docente ignora una situación de acoso puede ser responsable de un delito de omisión del deber de socorro. Además, el centro debe activar el correspondiente protocolo de acoso escolar, de no hacerlo podría incurrir en responsabilidades. En cualquier caso, los padres, madres, tutores o representantes legales de la víctima podrán denunciar los hechos ante la Fiscalía de Menores, la Policía Nacional, la Guardia Civil  y el GRUME  (Grupo de Menores de las Brigadas Provinciales de la Policía  Judicial)

El acoso escolar es un delito de odio cometido por menores, una lacra social que es necesario erradicar. Para ello resulta fundamental educar en la empatía y el respeto a la diversidad. Y no tener miedo.

5 comentarios

  1. Dice ser Priss

    Que se lo digan a mi hijo que tiene siete años, es autista y lo esta viviendo en sus propias carnes.

    15 octubre 2015 | 19:58

  2. Dice ser Eva

    Es de agradecer que los medios de comunicación se ocupen de un tema tan grave como el acoso escolar. Es triste tanto silencio alrededor de algo tan serio. No son cosas de chicos. Debe hacerse público el inmenso daño que niñ@s, adolescentes, sufren. Hay que vivirlo para saberlo. No se debe dejar en el olvido que el daño es tan grande, que niñ@s que deberían disfrutar de la vida, han llegado a suicidarse por el acoso de sus compañeros. Los que no lo han hecho y tienen la suerte de recibir ayuda, se enfrentan a terapias que duran años. Debe denunciarse en los periódicos esta situación y concienciar a la gente. En los colegios ” nunca pasa nada, todo esta controlado”. Equipos directivos y profesorado vuelven la cabeza no queriendo ver como algunos niños son torturados, por que esa es la palabra. Tortura. Las comunidades autónomas de las que esos colegios dependen, también se desentienden. Si estos temas se denuncian, niñ@s y sus familias, son estigmatizados.. No exagero al decir que este tema está a la altura del maltrato de genero. En el acoso escolar también mueren inocentes. Se quitan la vida al no poder soportar tanto dolor. Y estos acosadores escolares, son los futuros maltratadores de género. Basta ya de cerrar los ojos ante tanta crueldad. No son cosas de chicos. Es algo brutal y atroz.

    15 octubre 2015 | 20:59

  3. Dice ser David

    Espero se tomen medidas drásticas para erradicar esta racha de violencia gratuita, en el cole de mi hija ya he averiguado el porque del comportamiento de ciertos niños pues conozco de vista a los padres, los escucho hablar y tiene tela la cosa, su forma de comportarse, de hecho, uno de ellos entra fumando hasta el interior del patio por la mañana cuando sabemos que eso esta prohibido, después de esto ya me explico la actitud de estos niños. Siempre se ha sabido que de tal palo tal astilla, pero queria asegurarme. Esto no es de ahora, yo también lo sufrí, tanto cuando estudiaba en España como en Francia, País de nacimiento, y efectivament esos recuerdos quedarán siempre en tu cabeza aunque con el paso del tiempo va desapareciendo esa mala sensación.

    15 octubre 2015 | 21:38

  4. Dice ser keiko

    yo veo aqui que una señora plantea el problema y dice que su hijito especial lo esta sufriendo…señora yo me doy cuenta de que mi creaturita esta en esas condiciones y ahi si me conocen pq no permito ni que me lo miren mal …asesorese con sicologo y saque fuerzas para defender su hijito..eso es un pecado mortal el maltrato a otro ser humano ..y mas si es especial ..,,los padres tienen que estar pendientes de los hijos cuando salen de la escuela ..ir a recogerlos si estan chicos ..y tratar de pasar de vez en cuando por el colegio cuando son adolescentes ..no perderlos de vista , claro sin que pillen que uno esta como vendedor de prendas de oro …si cambia sus habitos ..si pide dinero de mas ..si se niega a ir al cole pq esta malito ..si tiene marcas moretones ..si esta triste ..si se siente obligado y no habla con la gente de la casa si le da miedo salir ..pendientes de esto ..dialogue con cariño con su hijo dele confianza ..levantele la autoestima ..los maestros y profesores denunciar ..llamar los representantes poner diciplina pq, es un delito etico moral y judicial ver esas situaciones y dejarlas pasar …dominio de grupo es la clave de los profesores y maestros ..llamar al boton a los maltratadores y sancionarlos y al maltratado orientarlo y al represntante de ambos .conversar con el ..esto trae muy malas consecuencias en el futuro de las personas se vuelven inseguras y en algunos casos maltratadores ..es terrible pq llegan hasta el suicidio hay que frenar a los abusivos y los que se dejan.hay ..que remediar ese humille tan horrendo y aleccionar a los humilladores –eso es criminal

    16 octubre 2015 | 00:25

  5. Dice ser aitorbk

    Disiento sobre que sea la crítica a la diferencia

    Yo diría que es el ataque al que se percibe mas débil, que suele identificarse como débil por no poder recurrir a otros como él/de su grupo que le defiendan.

    Uno de los problemas que hay a la hora de corregir estos comportamientos es la imposibilidad real de ejercer autoridad sobre los menores, pues a efectos prácticos hagan lo que hagan no van a tener castigo penal o civil (el civil irá contra los padres).

    Esto es grave, pues en lugar de con un castigo pequeño corregirse esto de raíz, lo que ven es que pueden salirse con la suya, y seguirán acosando o lo que deseen.

    23 octubre 2015 | 11:16

Los comentarios están cerrados.