BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Lesbiana, madre pero no esposa

Por Nayra Marrero Jaén

Desde hace seis meses Maribel es madre en el papel, un papel que no habría hecho falta en una situación idílica donde ella y su pareja hubieran seguido siendo felices criando juntas el hijo que nació para agrandar la familia.

Maribel habría seguido llevando al niño al colegio, acompañándolo a los cumples de sus amigos, alternando con otras madres que sí estuvieron embarazadas una vez, viendo pasar los cursos y los años junto a su novia.

Pero el idilio se rompió sin matrimonio ni coadopción, sin papeles que certificaran lo que estaba claro para su hijo y para todo el pueblo, y en las riñas de pareja mucha veces el odio es ciego al dolor que se infringe.

Maribel se quedó sin hijo en casa pero no sin fuerza, y luchó, sin descanso aunque muy cansada, por seguir viendo crecer a quien era su familia, por contar y por constar. Primero consiguió un régimen de visitas como allegada, tras un informe psicológico que desprendía que el único que no entendía nada era el niño: ¿por qué no lo dejaban estar con su madre? Fue un suplicio conseguir que se cumpliera, una ruina en detectives que descubrieran dónde se lo había llevado la familia de su ex, y un montón incontable de llantinas.

Hace seis meses volvieron las lágrimas al otro lado del teléfono cuando Maribel me llamó para decirme que ya había sentencia del Supremo, que su hijo era su hijo también en el papel, que la Justicia tras más de siete años de pelea, había visto lo que sólo hacía falta abrir los ojos para ver: Maribel era madre, la otra madre del chaval.

Ella es un nombre, una historia, pero hay muchas otras: algunas sin esperanza y otras armadas de razón para pelear por sus derechos y los de sus hijos e hijas. Una contienda que las sitúa solas ante un tribunal, mientras el resto celebramos la “igualdad legal”, una panacea hermosa por fuera, un tanto hueca por dentro y que, si miramos bien, tiene hasta en la carcasa agujeros desgarradores como la lucha de Maribel.

La desigualdad es fácil de explicar:

–  Si una mujer va a inscribir al hijo que ha parido acompañada de un hombre, el registro de la madre y del padre es automático, sin papeles de unión civil, prueba de paternidad ni certificado de idoneidad.

–  Si una mujer va a inscribir al hijo que ha parido acompañada de una mujer, es necesario que certifique su matrimonio, que presente papeles de la clínica de inseminación para que no haya dudas de que fue con un donante anónimo el que puso la semillita y la comparecencia en el registro previa al nacimiento en la que afirmaron que las dos querían inscribir al bebé en el libro de familia común.

Un mundo de diferencias que desmigaja la ensoñación de la igualdad. Un abismo que, si hace 20 años parecía insuperable, hoy supone un espacio a recorrer cuando haya voluntad política para ello. Un camino que incorporará a las otras madres de hecho a la senda del derecho, o al menos dejará de escupirlas fuera. Para ello ha emprendido una campaña de recogida de firmas exigiendo al Ministerio de Justicia que ponga fin a esta discriminación.

La pelea de Maribel no ha terminado porque el Supremo aceptó un recurso contra la sentencia que hace que la tinta del papel que la reconoce como madre siga húmedo, siga sin fijarse. Su lucha es costosa y es cara, y por eso junto a algunos colectivos anda recogiendo fondos que la ayuden a llegar a la meta, y nos ayuden al resto a celebrar con gusto la igualdad.

Maribel Blanco, en el centro de la pancarta

Maribel Blanco, en el centro de la pancarta

8 comentarios

  1. Dice ser Alicante Gusta

    Lo peor es que la sociedad sigue poniendo demasiadas trabas a cosas que TODOS vemos normales y lógicas

    08 octubre 2014 | 08:38

  2. Dice ser LolailosLalalas

    Coincido en eliminar esas desigualdades entre familias de madres lesbianas, padres homosexuales o bisexuales no gestantes.

    Lo que ya no me parece bien es pretender tener los mismos derechos que un matrimonio sin haberse casado.
    Y esto es igual para familias de padre y madre, que para los mencionados arriba.

    Puede parecer una tontería, pero ese simple acto de firmar el papel si se piensa tener una familia, evita después muchos disgustos.

    Espero que esta historia tenga un final feliz, y lo narréis desde este blog.

    08 octubre 2014 | 09:25

  3. Dice ser agustin

    y en estos momentos pedirán una paga por ser madres solteras

    o ayudas por ser familia mono-parental

    08 octubre 2014 | 10:10

  4. Dice ser juanfra

    Pero el niño es adoptado? o lo tuvo su pareja mediante inseminación? porque en el segundo caso, la madre es la madre. La otra biológicamente no debe tener derecho sobre el niño. Es como el novio de una madre soltera. Si la relación se acaba no hay derechos sobre ese niño.

    08 octubre 2014 | 11:25

  5. Dice ser Gema

    Juanfran, ahí no tienes razón, hay una diferencia, entre que la madre biológica ya tuviese un hijo anterior a la relación a que durante la relación, las dos mujeres decidiesen ser madres, e hiciesen lo necesario para que una de ellas se quedase embarazada. Es como si en una pareja heterosexual el hombre fuese esteril y utilizaran una inseminación artificial con un donante de semen y cuando se separasen dijesemos que como ese hombre no puso el semen no es el padre.

    08 octubre 2014 | 12:13

  6. Dice ser El_Soberano

    Ahá. El mismo colectivo que pide que un padre deba pagar salario de manutención a una madre si esta decide unilateralmente no abortar.

    ¿No?

    Es decir, que pa’pagar los hombres guay. Luego cuando la cosa es entre mujeres, es una tragedia.

    IGUALDAD DE CUSTODIAS Y DERECHOS.

    08 octubre 2014 | 12:14

  7. Dice ser Carlos

    En mi opinión, la maternidad y la paternidad solo puede demostrarse en el ADN Puede sonar frio, o injusto, pero cientificamente es la respuesta. La que haya traido al niño al mundo es la madre, y el donante, aunque sea anonimo, es el padre. De ahí cuando hay problemas en las relaciones homosexuales, porque sino hay papeles que certifiquen legalmente la unión, y la adopción de la pareja, biologicamente será de la madre (en este caso de lesbianas), en el caso de ser hombres, si el padre biologico (madre de alquiler), sería el que se llevaría la custodia. Por eso hay que ir siempre con papeles o contratos, para que no haya sorpresas. Como hay una frase: “Para casarte solo hace falta firmar un papel, para divorciarte, muchos”. Y cuando hay odio, todo se complica.

    08 octubre 2014 | 13:09

  8. Dice ser panchenko

    felicitaciones por combatir la invisibilidad lesbica, algo por lo que lucho el presidente zapatero.

    zapatero es el guia,
    lenin el salvador.

    08 octubre 2014 | 16:38

Los comentarios están cerrados.