Entradas etiquetadas como ‘vestidos’

Los vestidos de las invitadas que también merecerían llevarse un Óscar

¿Que te has comido todas las galas de Operación Triunfo pero ayer no te quedaste hasta las tantas siguiendo los premios del año?

GTRES

Pues no pasa nada, porque como yo sí que trasnoché (mis ojeras dan buena fe de ello) he preparado la selección de los vestidos más fantásticos de la velada, los estilismos que te harán perder la cabeza y pensar que por qué narices tuviste que nacer en Majadahonda en vez de en California en el seno de una familia celebrity.

Blanca y radiante iba Margot Robbie demostrando que puedes ir a una alfombra roja con un estilismo sencillo y lograr llamar la atención igualmente (¿has tomado nota, Salma? Aquí entenderéis por qué lo digo). Además fue de las pocas invitadas en escoger un maquillaje natural para la noche.

GTRES

Robbie natural, sencilla, discreta… Y en el otro extremo Jennifer Lawrence. Os puedo asegurar que no recuerdo en mis 25 años de vida haber visto a la actriz de Los Juegos del Hambre con una combinación que me gustara tanto como la que llevó la noche del domingo. Vamos, que yo soy Anna Wintour y hago una gala MET 2019 inspirada en el aire disco glam de la actriz.

GTRES

El mal trago que supone el lunes se te va a pasar en cuanto veas el vestido de Allison Williams. Es que de verdad, qué mona va esta chica siempre. No me canso de decirlo, pero es que no hay manera de pillarla desprevenida. Seguro que después de hacer una mudanza a un apartamento sin ascensor, también está divina.

GTRES

Siguiendo la estela de los vestidos en tonos nude con pedrería (madre mía, cómo nos gusta a las millennials esta combinación. Nos chifla más que una tostada con aguacate) tenemos el modelo de Gina Rodriguez. Da igual que la actriz no te suene (yo he tenido que buscarla en Google), el vestido te ha conquistado y lo sabes.

GTRES

Saoirse Ronan se lleva para mí el premio de la noche por su combinación Think Pink. Me gusta el vestido, el lazo inmenso, los tacones, el tono de rosa… Absolutamente todo. Vamos, que si el vestido estuviera en Tinder le habría hecho Like, Superlike, Megalike y propuesta matrimonial. En cambio, el conjunto de la otra nominada al Óscar como mejor actriz protagonista, Sally Hawkins, no me despertó tanta emoción. De hecho por mucho que es un modelo brillante, me resulta más soso que el arroz hervido.

GTRES

Paz Vega llevó un vestido con estampado estilo japonés de una original estructura. De hecho, de original me pareció hasta un poco liosa, y no pude evitar imaginármela en el baño del Teatro Dolby de Los Ángeles después de hacer un pis con otra actriz: “Tú, tú, píllame el cubata (hold my cubata, darling please) que me he liado. He metido el brazo por el bolsillo y he tirado el móvil a la manga (because I put the Iphone inside the sleeve and now I´m feeling the whatsapp notifications on my hips)”.

GTRES

Algunas propuestas si bien podrían ser nominadas como elecciones alternativas, no se llevarían mi estatuilla, como el caso de los vestidos de Blanca Blanco y Betty Gabriel, a las que se les coló un poco de vestido en el escote. También tenemos el extraño caso de Andra Day y Whoopi Goldberg que se pusieron de acuerdo para robar las tapicerías de una famosa tienda de sofás en Los Ángeles, y así apañar con su estilismo de este año, sin dejarse los sueldos.

GTRES

Ahora que ya los has visto, ¿cuáles son tus favoritos?

Los vestidos de las invitadas a los Goya 2018 que darán que hablar

¿Que te perdiste ayer la ceremonia porque duró hasta las mil y te quedaste durmiendo en el sofá? No hay problema. Aquí tienes los vestidos que brillaron y de los que se hablará estos días.

GTRES

Las propuestas más arriesgadas vinieron de actrices como Cristina Brondo, que demostró que puedes estar embarazada y partir la pana igualmente en una alfombra roja con un modelo de transparencias. Claro que sí. Pepa Charro le dio el toque cañí a la ceremonia con un vestido cuyo estampado estaba compuesto por caras. Vale que no es un diseño que puedas reciclar para otras ocasiones sin que nadie se dé cuenta, pero original era un rato. Mónica Cruz se sintió como Beyoncé entre la pedrería y las transparencias. Que quede claro que las divas nacionales también pueden llamar tanto la atención como las extranjeras. Y por último, la combinación de Maribel Verdú, que puede parecer de primeras algo extraña por aquello de juntar una manga larga debajo de un vestido, no solo funciona sino que nos da ideas de cara a poder reaprovechar los modelitos veraniegos largos poniéndoles un jersey por debajo.

GTRES

De riguroso negro fueron las actrices Elena Furiase, Nathalie Poza y Cayetana Guillén Cuervo.

GTRES

Otras, en cambio, apostaron por darle algo de vidilla al color jugando con los accesorios. Un truco perfecto para que no resulte un estilismo demasiado apagado. Quizás el más llamativo es el de Macarena Gómez con el lateral de plumas que tanto le habría gustado a su madre ficticia, Estela Reynolds, en La que se avecina. Cristina Castaño jugó con una manicura roja acompañada de unos pendientes verde esmeralda mientras que Anna Castillo le dio un toque roquero a su vestido con el collar y la manga de brillantes junto a varios anillos gigantes. Accesorios al poder.

GTRES

Pero ojo que ir de negro no significa ir sosa ya que muchas actrices pusieron a prueba la versatilidad del color con diseños que parecían salidos de Hollywood, como el caso del vestido bicolor de Goya Toledo, las flores bordadas del modelo de Susana Escacena o la maestría de Dolce & Gabbana en el vestido de Nieves Álvarez. Un diseño que la modelo combinó con pendientes y tiara llevando el estilismo recargado al extremo, algo que, siendo de la firma italiana, define el conjunto.

GTRES

Níveas y angelicales posaron las actrices que eligieron el blanco para combinar la alfombra y los galardones. El reto que supone llevar un vestido de ese color sin parecer una novia a la fuga lo superaron con creces Aida Folch, Mariam Hernández y Marta Nieto. Aunque tengo que destacar el Versace de Penélope Cruz que, con los detalles en los hombros y costados, hace que queramos que se retire la prohibición del protocolo que no permite a las invitadas vestir de blanco en las bodas.

GTRES

Lo de que el azul es el color de la tristeza es algo difícil de creer viendo el traje de Brays Efe. Otras que optaron por tonalidades frías fueron Ruth Gabriel, Leticia Dolera que dejó muy claro que la combinación traje+bailarinas es tan buena (o mejor) que la mezcla de chocolate y churros y por último Juana Acosta, cuyo vestido largo sería la envidia de cualquier princesa Disney.

GTRES

Y del frío pasamos a los colores más ardientes con las invitadas que eligieron tonalidades rojizas, como el caso de Belén Cuesta (¡qué raro se me hace verla sin toquilla!) y su palabra de honor cubierto de tul negro. No solo que el vestido es una maravilla sino que la actriz se atrevió a combinarlo con unos zapatos rojos. Hiba Abouk y Leonor Watling fueron las firmes defensoras de los cut outs que tanto llevamos hace un par de años, y es que la costilla también puede funcionar como escote. Andrea Duro, pese a la sencillez de su vestido minimalista, también me pareció de las actrices mejor vestidas.

GTRES

Más toques de color, y muchos más trabajos bordados llegaron con los románticos diseños de Úrsula Corberó, Marta Torné y Macarena García. Tres vestidos que hace que le queramos pedir a nuestras abuelas que nos cubran de pedrería el primer camisón largo que encontremos por casa.

GTRES

La bloguera Dulceida, Javier Calvo y Javier Ambrossi o Belén Rueda fueron también invitados que apostaron por salirse de los colores seguros y elegir diseños más atrevidos. Y es que para pasar de puntillas y discretamente ya tenemos la alfombra de casa cuando volvemos de fiesta de madrugada. En cambio, por la roja de los Goya, hay que hacerlo por todo lo alto.

GTRES

Los vestidos que querrás de las invitadas a los premios Grammy 2018

De los Grammy 2018 se recordarán las rosas blancas del movimiento #MeToo o la emotiva interpretación de Kesha, pero para mí será el año en el que volvimos a ver un poco de la Lady Gaga que tanto nos gustaba hace ocho años, la Lady Gaga de plataformas imposibles y vestidos originales.

GTRES

Además de una falda que podría haber servido tranquilamente de carpa para una boda, su trenza cosida ha hecho que me plantee darle a la aguja e hilo capilar en cuanto tenga una ocasión que lo merezca.

GTRES

Hablando de la vuelta de reinas, no podía faltar la corona de estrellas de Lana del Rey que, a modo de virgen moderna, se presentó con el original accesorio dándole el toque que le faltaba a su vestido estilo camisola.

GTRES

Las artistas debieron de recordar que el corte tipo sirena, además de ser una anchura que nos favorece a todas, es un acierto seguro en las alfombras, de ahí que lo eligieran Bebe Rexha, Camila Cabello y Kelly Clarkson.

GTRES

Otras que también partieron la alfombra (siempre en el buen sentido) fueron las apuestas de Rita Ora, Hailee Steinfeld y Chrissy Teigen. Ojo a la combinación vestido de gala+botas futuristas de Hailee, que parece una mezcla imposible hasta que la ves puesta y te convence automáticamente:

GTRES

Pero no solo de pan vive el hombre y no solo de faldas y vestidos se nutre una entrega de premios. El pantalón no fue un olvidado, ya que Cyndi Lauper, Miley Cyrus y Anna Kendrick se encargaron de lucirlo a la altura de las circunstancias. Quizás el estampado de cuadro barroco de Cyndi me pega más en un museo que en un traje, pero a la cantante de Girls just wanna have fun le perdono todo.

GTRES

Y si hasta ahora te he presentado los vestidos con los que querrás hacerte, respecto a los siguientes te lo pensarás dos veces. Las transparencias imposibles de Heidi Klum, por mucho que le sienten divinamente, no son para todos los gustos (más que nada porque no a todas nos gusta ir medio desnudas). La alfombra de pelo multicolor enrollada con un cinturón de Pink está genial si no tienes nada que ponerte e improvisas con lo que tengas por casa (literalmente).

Kesha debió de quedarse dormida el día de “no se lleva un conjunto country a una alfombra roja” mientras que Katie Holmes lleva una mezcla de estilismos entre peinado, vestido y zapatos que no termina de convencerme. Experimentos solo con gaseosa para la próxima, Katie.

GTRES

 

Daenerys Targaryen: Madre de Dragones y de estilismos

La Khaleesi y el resto de sus compañeros de reparto nos han dejado inmersos en un vacío existencial tras el cierre de la séptima temporada de la serie inspirada en la obra de George R. R. Martin.

Muchos buscan consuelo en otras series mientras que yo, como buena apasionada de la moda, encuentro refugio en los maravillosos estilismos que ha lucido Emilia Clarke a lo largo de la serie.

INSTAGRAM

¿Que cuáles son mis favoritos? Todos, pero especialmente…

Los regios abrigos que ha lucido durante la séptima temporada son para ponérselos y no quitárselos en todo el otoño. Además de que combinan con capas o accesorios con cadenas, los detalles de las escamas de dragón o las mangas abiertas son verdaderamente auténticas joyas de la confección a las que Anna Wintour debería dedicar una exposición en el MET.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Y del blanco ya mejor ni hablamos. Todas habríamos ido a combatir más allá del Muro (Jon Snow aparte) si a cambio pudiéramos llevar el abrigo con el que Daenerys se enfrentó a las temperaturas más frías de Poniente.

INSTAGRAM

Aunque el invierno ha llegado (casi, casi) no podemos olvidar los primeros vestidos con los que conocimos a Daenerys. Esos slip dress o modelos de inspiración griega en tonos nude son también el sueño de una noche de verano de muchas.

INSTAGRAM

Respecto a los accesorios… ¡qué accesorios! Ni la colección de Aristocrazy de 2012. El collar de dragón es sin duda una de las piezas más amadas (y deseadas).

INSTAGRAM

Daenerys cuenta con accesorios draconianos de todo tipo. Desde collares a broches, anillos… ¿Competirán los animales mitológicos esta temporada con los tigres y las serpientes de Gucci?

INSTAGRAM

Aunque, en general, cualquier accesorio que lleve la Targaryen me encanta.

INSTAGRAM

Los vestidos que luce para ocasiones más formales son simples y minimalistas a diferencia de los intrincados modelos de Cersei Lannister, Sansa Stark o Margaery Tyrell. De esta manera el protagonismo nunca se lo roba la prenda.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Pero mi favorito es sin duda el modelo en beis con aberturas que deja tanto el ombligo como los costados al aire. Vale que si lo tuviera no encontraría nunca el momento de llevarlo, pero es para mí uno de los hitos del vestuario de la serie.

INSTAGRAM

Bodas al sol: las tendencias veraniegas para las invitadas

El reinado de los colores pastel parece no llegar nunca a su fin, lo cual es una buena noticia si, como yo, luces un moreno de flexo de esos que te dejan la piel tanto o más blanca que la pared de gotelé.

Rosas, azules pero también amarillos, lilas o anaranjados son los colores que pondrán el tono romántico por parte de las invitadas. El rosa fucsia y el azul cobalto serán el contrapunto para las que no sean muy amigas de los colores empolvados.

Respecto a los cortes, el largo midi será la estrella, siempre y cuando lo acompañemos de taconazos, ya que es una de esas alturas traicioneras que puede hacerte parecer paticorta como la lleves con zapatos planos.

La tendencia bailarina, para desgracia de sus detractoras, se presenta en el campo nupcial, pero no solo eso, sino que llegó, vio y, como Julio César, venció, ya que es muy difícil encontrar diseños que escapen a las faldas vaporosas de tul.

Para las bodas más formales, los vestidos estilo griego con la silueta fluida que siguen la forma del cuerpo serán de los más vistos camino del altar (o del juzgado) detrás de la novia.

La original alfombra roja de los premios Grammy 2017

Cuando llega la entrega de los premios Grammy, mentiría si no dijera lo que me espero sobre la alfombra roja. De todo, literalmente:

Joy Villa, Girl Crush y Lady Gaga. GTRES

Sin embargo, dentro de tanta, vamos a dejarlo en, transgresión estilística, encontramos vestidos a los que les pondría un pisito en la playa:

Paris Jackson, Jennifer López y Katherin McPhee. GTRES

Lea Michelle, Paulina Rubio y Chrissy Teigen. GTRES

Carrie Underwood, Heidi Klum y Demi Lovato. GTRES

No todas las invitadas brillaron por igual, y es que una mala elección del largo, la talla o directamente el diseño puede resultar poco favorecedor:

Adele, Enya, Laverne Cox, Celine Dion y Laura Pausini. GTRES

Elle King, Charli XCX y Rihanna. GTRES

Y luego están los que directamente patinaron:

George Clinton, Halsey, Katy Perry y Solange Knowles. GTRES

Es por ello, por lo que sin lugar a dudas, Beyoncé y sus estilismos que marcan su incipiente embarazo son mis elecciones estilísticas favortitas de la gala:

GTRES

Los vestidos más originales (que no bonitos) de Eurovisión

Cuando al poco de pasar las 21h un desfile psicodélico inundó la pantalla de la 1, parecía cualquier cosa menos el comienzo del festival musical más importante de Europa. Pero aquellos diseños blancos (hechos a mano y algunos de hasta 40 kilos de peso), en los que se veían proyectadas las banderas de los países finalistas, eran el comienzo de Eurovisión 2016.

Qué nivel con la tijera, qué habilidad… No pude evitar acordarme de las cartulinas que usaban las madres en mi colegio para hacernos los disfraces de la fiesta del colegio. Cuántas horas de papiroflexia invertidas, madre mía. El chino en el que compraron el papel debió hacerse de oro y decidiría instalarse en Australia ya que, por lo visto, es la nueva colonia de moda para los países asiáticos.

Aunque, fijándome un poco más en los modelos, los había de todos los tipos, desde cascadas de hexágonos de más de una semana de trabajo para confeccionarlos a una cartulina básica/pelona con dos aperturas para la cabeza y los brazos.

Rompiendo el hielo en el escenario, la cantante de República Checa parecía que se había escapado del desfile ‘ladygaguesco’ (pendiente de aprobación por la R.A.E.) del principio. Todos nos manteníamos expectantes porque entre el vestido y su inmovilidad, sospechábamos que era una trampa. Un vestido de esos que quitan un cacho de aquí, otro de allá y acaba la cantante echando fuegos artificiales por las mangas.

Cuando pensábamos que el vestido era tan soso como su interpretación, hizo un cambio de hairstyle en plena actuación. Así, sin avisarnos ni nada. Acabó soltándose el pelo literalmente. Pero claro, por muy cantante de Eurovisión que seas, nadie escapa del ‘efecto coletero’.

Cuando te sueltas la coleta. GTRES

Cuando te sueltas la coleta. GTRES

Las musas Beyoncé y Jennifer López brillaron, no por presencia física, pero sí en los diseños que eligieron las representantes de Armenia y Azerbaiyán. Las transparencias con efecto tatuaje en pedrería empieza a estar más trillado que la cazadora amarilla de Zara, por lo que, si tengo que elegir a una, me quedo con la de Azerbaiyán, que “pa chula yo” debió de pensar llevando hasta el micrófono a juego con su mono en nude con lentejuelas y cristales dorados.

ACESHOWBIZ, GRES Y GUESTOFAGUEST

ACESHOWBIZ, GTRES Y GUESTOFAGUEST

Francesca Michielin, demostró lo que ya sabíamos de los italianos, que aunque no son el país de la música, son inigualables en la moda. Su representante optó por la tendencia 2016 del peto. Que seguir la tendencia está bien, pero si la sigues correctamente, porque el mono que llevaba tenía brillos hasta en el dobladillo, que con la camiseta de manga corta de algodón, era una mezcla un poco curiosa. Vamos, que pegaba menos que las verduras y flores que le pusieron alrededor clavadas en palos.

Granjera chic. GTRES

Granjera chic. GTRES

La elección de vestuario de Bulgaria también llamó mi atención. Polly Genova interpretó If love was a crime cuando lo único que merecía una pena de cárcel era la decisión del vestido inspirado en las señales de tráfico de curva cerrada. Os digo yo que si se tumba en una carretera peligrosa no vuelve a haber accidentes. Su vestido no solo se iluminaba sino que dotaba de wifi a los de Jaén que estaban en la primera fila.

Jaime-Lee, la cantante de Alemania, llevaba un estilismo otaku, no es que hubiera acudido al festival directamente de la Japan Weekeend. Algunas de las perlas de su conjunto fueron las pulseras hasta la mitad del brazo, como cuando eres una adolescente en tercero de la E.S.O., y que tenía más horquillas en el flequillo que el tocador de tu abuela. Si le hubiera regalado una horquilla a cada asistente todavía le habrían sobrado para sujetarse el flequillo.

GTRES

GTRES

Nina Kraljić llevaba una capa-poncho transparente con ramas que parecía muy cómoda para ir al baño, especialmente a uno de esos portátiles de los que ponen en festivales. El diseño de inspiración japonesa solo servía para ocultar un vestido aún más feo que nada más verlo me hizo desear que se pusiera la capa otra vez.

Aquello parecía inspirado en los interiores de la nave de Alien: tenía volantes, apliques plateados, unas mangas con tul, ascensor, sala de máquinas y paneles que también servían como placas solares. De hecho no me habría sorprendido que la energía que necesitaron para hacer proyectar los hologramas de Rusia provenía del vestido de Croacia, que lo tuvieron cargando toda la mañana en el tendedero del hotel.

GTRES

GTRES

Un contrapunto a la gala lo puso el vestido deportivo de Barei doradas hecho a mano por Raúl Amor con su número de la suerte. Como accesorio, escogió un brazalete metalizado hecho con piezas de latón a medida por Sierpe y Becerril rematado con unas zapatillas de cordones.Porque por mucho que no quedáramos en los primeros puestos, puedes presentarte a Eurovisión sin unos taconazos y partirlo. ¡Say yay a las sneakers!

GTRES

Sí a las zapas. GTRES

La ganadora de la gala, Jamala, llevaba un modelo tan conflictivo como el tema de su canción, del diseñador Ivan Frolov y del estilista Dmitry Kuryata. Era una especie de vestido corto por delante y largo por los lados que habría sido aceptable si no le hubieran añadido el pantalón con bordados por debajo.

GTRES

GTRES

Para acabar, no podían faltar las elecciones masculinas de la gala, que fueron de lo más clásico a lo más alternativo. Me estoy refiriendo a Michał Szpak y su versión de Conde Drácula-Capitán Garfio-autorretrato de Durero (aportación de mi madre).

Los outfits masculinos de Eurovisión pueden englobarse en cuatro grandes grupos. En primer lugar están los que van de traje dándole mucha formalidad al evento aunque luego toquen una canción country que no pega con la ropa ni con cola, como el intérprete de Holanda. En segundo lugar está el arreglado pero informal, que vendría a ser Amir, de Francia, con su americana y pantalón de traje combinados con una camiseta de algodón y las zapatillas, rollo lookbook de Zara.

Un escalón por debajo se encuentra el cantante de Hungría con su camiseta de cuello de pico, sus vaqueros desgarrados y sus botas que lo mismo se va con los colegas de cañas que se pasa por Eurovisión a representar al país. Por último, está el caso de los cantantes de Chipre, la informalidad absoluta o el equivalente a la ropa que te pones los domingos para andar por casa.

Niveles de formalidad eurovisiva masculina. GTRES

Niveles de formalidad eurovisiva masculina. GTRES

Dime cómo vistes (en la gala de los Óscar) y te diré cómo eres

Cuando llega el sarao ‘hollywoodiense’ por excelencia, las celebrities movilizan tantos estilistas, peluqueros y maquilladores que los salones tienen más movimiento que la cocina de Los Serrano.

También dicen que es la alfombra del año en la que se revela el estilo de cada actriz. Si esto es cierto, de la 88ª gala de los Oscars podemos averiguar la personalidad de las invitadas según la elección que lucieron en la red carpet.

Clásicas. GTRES

Clásicas. Alfombra roja+clásico= acierto seguro. GTRES

Clásicas: Algunas con más tablas que otras en esto de las alfombras tienen en cuenta que hay vestidos y diseños con los que se aciertan seguro. Whoopi Goldberg y Jennifer Garner tienen claro que el negro con el rojo siempre es un acierto. Daisy Ridley, que lleva menos tapices que ellas a la espalda, pero empieza a apuntar maneras, escogió un diseño sencillo con pedrería. Ojo con la futura ‘jedi’ que va camino a convertirse en un acierto a la hora de apostar por sus estilismos.

 

Cuando menos es más. GTRES

Discretas. Cuando menos es más. GTRES

Discretas: “Porque la sencillez es elegante”, que te diría tu abuela. Y bien llena de razón que estaría. Las actrices Sophie Turner y Rachel McAdams se presentaron con sus vestidos lisos en raso sin más complemento que una raja en la falda. “Menos es más”, como también pensaría Brie Larson. En azul cobalto con un cinturón como único complemento fue el vestido que escogió la ganadora del Óscar a la Mejor Actriz Principal.

 

Hemos venido a jugar. GTRES

Originales. “No controles mi forma de vestir porque es total”. GTRES

Originales: No importa si hablan bien o hablan mal porque lo importante es QUE HABLEN. Y las K/Cate´s dieron mucho de que hablar. Mientras en la alfombra paseaban tranquilas, en Twitter estallaba la tercera guerra mundial que si “el vestido de Kate Winslet parece una bolsa de basura” que si chistes de mal gusto con Titanic “lo que esta noche hace aguas es el vestido de Kate”. La otra Cate llevó un diseño que parecía el típico de la Barbie con flores pegadas. Otras que le dieron un toque original fue el diseño con escamas de Naomi Watts y el de Kerry Washington, que sigo pensando que me gustaba más su armario de Brunilda en Django Desencajado, porque el rollo dominatrix en los Oscars no acabo de verlo.

 

elegantes

Elegantes. Ese momento en el que Lady Gaga va más elegante que la mitad de las invitadas. GTRES

Elegantes: Sofía Vergara es la prueba de que con una copa de pecho 85H puedes ir tan elegante. Lady Gaga, con un mono blanco palabra de honor continúa en su línea de salir siempre en los rankings de ‘mejor vestidas’ en toda gala a la que acude. Julianne Moore, (¡a un padre le vas a enseñar a hacer hijos!) que tiene más alfombras que un telar persa, acierta con su vestido negro.

 

Si con estos vestidos no pillas te devuelven el dinero. GTRES

Seductoras. Si con estos vestidos no pillas te devuelven el dinero. GTRES

Seductoras: el equivalente al vestido ‘pillacacho’ que te pones para salir de fiesta cuando estás soltera son los diseños elegidos por Olivia Wilde y Charlize Teron. Ambas actrices llevan unos vestidos con un escote que llega a la línea 6 de metro. Priyanka Chopra por otro lado, apuesta por las transparencias a la hora de insinuar con su modelo al igual que Jennifer Lawrence.

 

Porque el que no arriesga no gana. GTRES

Atrevidas. Porque el que no arriesga no gana. GTRES

Atrevidas: ¿Que da mala suerte ir de algún color a una entrega de premios? Pues hacedme dos vestidos, un sujetador y las bragas. Alicia Vikander apostó por el color prohibido y, como la que no arriesga no gana, arriesgó y se llevó la estatuilla a Mejor Actriz de Reparto. Heidi Klum es otra que sorprende con un diseño que es medio de princesa medio de Mad Max con ese escote asimétrico. Rooney Mara fiel a su estilo, eligió un vestido con aperturas y transparencias, en definitiva, un modelo con un gran sistema de ventilación.

Los MTV EMA: no sin mi canalillo

La alfombra roja de los MTV EMA (Europe Music Awards) no ha decepcionado. “Señora, los tenemos de todos los gustos y colores” como dirían en mi mercadillo favorito. Fue una noche en la que los escotes fueron los protagonistas sin duda alguna. Me pregunto si lo especificaba la invitación o es que simplemente querían ir a la ceremonia cómodas (y es que, seamos sinceras, el sujetador debería estar clasificado como instrumento de tortura de nivel 3). Francamente, con el tamaño de busto que tienen algunas, si hubieran llevado puesta una alfombrilla de ducha no creo que nadie se hubiera dado cuenta. Hay más de un canalillo hipnótico, y sino, juzgad vosotros mismos:

 

negro

Ruby Rose, Ellie Goulding y Vicky Pattison en “Black is the New Black”. GTRES

La actriz, la cantante y la ex Geordie Shore optaron por el color de la elegancia y…les salió el tiro por la culata. El outfit directora de circo gótico/maga en terciopelo de Ruby habría estado bien en un videoclip de Britney Spears o en una presentación de Tim Burton. Ellie Goulding quizás debería haberse quedado con una talla más grande. Y Ellie, cielo, podías haberle metido algún complemento, que el vestido casi pide a gritos que se le dé algo de vidilla. Por otro lado, Vicky sorprende positivamente con su elección tanto de peinado como de vestido. Qué bien viste esta chica cuando no bebe.

 

nifunifa

Shay Mitchell, Anna Dello Ruso y Jess Gline, salvadas por la campana. GTRES

Bueno, podría haber sido peor. Lo que más me llama la atención de Shay Mitchell es que salga mirando a la cámara, ya que, si yo llevara su vestido, posiblemente no me quitaría ojo del escote no fuera que se me escapara algún pezón rebelde. La directora creativa Anna Dello Russo luce un atuendo muy halloweenesco, un poco a lo momia egipcia chic que se va de copas por Serrano, mientras que Jess Gline se declara vencedora del grupito de las “ni fu ni fa“.

 

indefinible

Charli XCX, Hailey Baldwin y Tallia Storm, aún tratamos de entender sus vestidos. GTRES

Y en la categoría de “Gracias por participar, ya le llamaremos” la cantante Charli XCX se lleva la medalla de bronce por su modelito inspirado en un Wrap envuelto en papel albal. La plata es para Hailey Baldwin cuyo vestido parece que sufrió un ataque de un demente con tijeras (con un poco más de tela habríamos seguido pensando que está buena) y el oro para Tallia Storm, que por mucho que lleve un bolso de Chanel, su modelito Dominatrix/Cruella de Vil coronado con un arbusto en la cabeza, me ha reactivado el tic nervioso del ojo.

 

Jason Derulo, Justin Bieber y Ed Sheeran

Jason Derulo, Justin Bieber y Ed Sheeran, que no enseñaron canalillo (desgraciadamente)

Por último, no podíamos dejar fuera a los chicos. Jason Derulo, siguiendo la estrategia que solemos hacer todos cuando hay barra libre (primero me pillo una copa y luego ya me voy donde mis amigos)  decidió amortizar la barra de la gala desde el minuto uno. Justin Bieber por otro lado, debió de seguir el consejo de su abuela “Ayyy con lo bien que te queda el rojo y lo poco que te lo pones”. Lo que la buena mujer debió de especificarle es que no hacía falta llevar todo de ese color ya que parece un tampón en un buen día de regla (y no el último día, cuando ya se está yendo, sino el segundo, que es cuando tienes que ir al baño a cambiarte cada hora). Y en el extremo contrario, la sobria formalidad de Ed Sheeran, que entre tanta horterada, copa y puro o teta casi al aire, casi parece que ha acabado en la alfombra roja por equivocación.