Entradas etiquetadas como ‘serie’

Daenerys Targaryen: Madre de Dragones y de estilismos

La Khaleesi y el resto de sus compañeros de reparto nos han dejado inmersos en un vacío existencial tras el cierre de la séptima temporada de la serie inspirada en la obra de George R. R. Martin.

Muchos buscan consuelo en otras series mientras que yo, como buena apasionada de la moda, encuentro refugio en los maravillosos estilismos que ha lucido Emilia Clarke a lo largo de la serie.

INSTAGRAM

¿Que cuáles son mis favoritos? Todos, pero especialmente…

Los regios abrigos que ha lucido durante la séptima temporada son para ponérselos y no quitárselos en todo el otoño. Además de que combinan con capas o accesorios con cadenas, los detalles de las escamas de dragón o las mangas abiertas son verdaderamente auténticas joyas de la confección a las que Anna Wintour debería dedicar una exposición en el MET.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Y del blanco ya mejor ni hablamos. Todas habríamos ido a combatir más allá del Muro (Jon Snow aparte) si a cambio pudiéramos llevar el abrigo con el que Daenerys se enfrentó a las temperaturas más frías de Poniente.

INSTAGRAM

Aunque el invierno ha llegado (casi, casi) no podemos olvidar los primeros vestidos con los que conocimos a Daenerys. Esos slip dress o modelos de inspiración griega en tonos nude son también el sueño de una noche de verano de muchas.

INSTAGRAM

Respecto a los accesorios… ¡qué accesorios! Ni la colección de Aristocrazy de 2012. El collar de dragón es sin duda una de las piezas más amadas (y deseadas).

INSTAGRAM

Daenerys cuenta con accesorios draconianos de todo tipo. Desde collares a broches, anillos… ¿Competirán los animales mitológicos esta temporada con los tigres y las serpientes de Gucci?

INSTAGRAM

Aunque, en general, cualquier accesorio que lleve la Targaryen me encanta.

INSTAGRAM

Los vestidos que luce para ocasiones más formales son simples y minimalistas a diferencia de los intrincados modelos de Cersei Lannister, Sansa Stark o Margaery Tyrell. De esta manera el protagonismo nunca se lo roba la prenda.

INSTAGRAM

INSTAGRAM

Pero mi favorito es sin duda el modelo en beis con aberturas que deja tanto el ombligo como los costados al aire. Vale que si lo tuviera no encontraría nunca el momento de llevarlo, pero es para mí uno de los hitos del vestuario de la serie.

INSTAGRAM

‘Quiero ser’, el ‘talent show’ de moda en el que la moda brilla por su ausencia

Todo era perfecto cuando oí por primera vez hablar del “Primer talent show de moda en España”, después supe que lo emitiría Telecinco y tuve claro que saldría rana. No me preguntéis cómo, pero lo supe.

Este martes a las 22h emitieron el primer episodio de Quiero Ser o, como me gusta llamarlo a mí, Te saltaría a la yugular con tal de salir más de cinco segundos en televisión.

Con Sara Carbonero de presentadora (solo de presentadora ya que la periodista sale de cuando en cuando en cortes que parecen haber sido metidos en la edición con un machete) y Madame de Rosa, Cristo y Dulceida como miembros del jurado (no, yo tampoco sabía quiénes eran).

He de admitir que a la única que conocía era a Sara Carbonero. Todos tenían en común una importante presencia en las redes (Sara Carbonero, Madame de Rosa y Dulceida con sus respectivos blogs detrás), que no olvidemos que los seguidores son la moneda de cambio hoy por hoy.

Empieza el show y como buena bloguera de moda del diario me decido a ver el programa para aumentar conocimientos. A los pocos segundos, según se van presentando los concursantes, me doy cuenta de que si bien poco voy a aprender de moda, entretenida voy a estar un rato.

Os dejo las ‘mejores’ frases de algunos de los participantes:

“Siempre he gastado el dinero en regalos muy caros y en caprichos“.

“Soy muy diva. Me apasiona ir de compras y sobre todo mirarme al espejo. Mi sueño seria tener un chófer que me llevara las bolsas”.

“Todo lo que veo lo quiero y todo lo que quiero lo tengo. Me encantan los bolsos caros. Estoy muy mimada porque mi padre me concede todos los caprichos”.

“Me gusta que la gente que me mire porque pienso que es por temas de envidia“.

Y es que no sé en qué momento se me olvidó que esto no es sino otro programa de ‘Telecirco’ protagonizado, como debe ser, por nuevos personajes que, en unos meses, alimentarán platós, fiestas, romances con colaboradores y, por supuesto, otros programas de la parrilla. La gran familia (Addams) de Mediaset.

El objetivo del programa según Cristo es “encontrar a la nueva it girl o it boy, como a mí me gusta decirlo chico de moda o chica de moda”.

Por lo visto, la nueva persona de moda se encuentra entre unos aspirantes que, a pocos minutos de comenzar el programa, ya estaban criticándose entre ellos y a los miembros del jurado. Yupi.

 

 

Tras formar tres equipos de dos personas cada uno y capitaneados por los jueces, debían someterse a pruebas para salvarse. Las pruebas de anoche se dividieron en estilo, maquillaje y belleza.

La prueba de estilo requería que las dos concursantes del equipo de Dulceida formaran un conjunto tipo boyfriend a partir de las prendas de una conocida tienda de ropa masculina.

Porque esa es otra, el programa es una publicidad encubierta constante de tiendas, restaurantes, azoteas y salones de belleza en los que no podría hacerme ni una manicura con mi sueldo de bloguera.

En el salón de belleza las aspirantes de otro equipo deben desmaquillarse y maquillar a su compañera para potenciar la cara, lo que, para gusto de los productores, desencadena más tensiones y otras perlas para recordar.

“Me encanta el tipo de mujer perfil Kardashian: exuberante que disfruta de la vida”. Eso sí, durante casi 15 gloriosos segundos podemos ver en un pequeño pie de la pantalla el truco de hacer un ojo ahumado correctamente. La única cosa útil que puedo sacarle al programa.

Para la prueba de salud, Madame de Rosa hace hincapié en lo importante que es llevar una vida saludable cuando se es una it girl y les hace escoger, de entre varios platos, cuáles son los alimentos saludables y los que no.

Todos pensábamos que la ensalada, pero como tenía dos milímetros cúbicos de salsa César, caímos en la trampa y ahora resulta que lo más sanote es zamparte una hamburguesa. ¿Pero esto no iba de moda?

No, no va de moda, va también de ver a los concursantes corriendo por el Retiro y haciendo ejercicio con un aro como las señoras que van a pilates.

Un concepto de programa que no tienen claro ni los guionistas y unos concursantes que parecen salidos de las Seychelles por cómo hablan de sus vidas y por cómo menosprecian al común de los mortales.

“Yo no hago deporte, me gusta que los demás lo hagan por mí”.

“Zara, Zara me encanta. Fulanita es la reina del Primark. Siempre huele a chino. Acercas un mechero y la ropa se prende de lo mala que es”.

En definitiva, un programa que está fomentando que gente se tire los trastos a la cabeza en televisión (oh, espera, ¿eso no lo teníamos ya en Mujeres y Hombres y viceversa?) y metiendo cizaña a través de las redes del programa con la excusa de quién es el que tiene más idea de moda y estilo cuando “personal chopped” es el máster del que una de ellas se enorgullece.

La mayor competición del mundo de la moda acaba de comenzar” me dice Sara sonriéndome desde la pantalla. Avísame entonces cuando empiece, que esa sí que me interesa verla.