BLOGS
Mara viste y calza Mara viste y calza

“Algunas personas
sueñan con piscinas,
yo sueño con armarios”.
Audrey Hepburn

Entradas etiquetadas como ‘lady gaga’

El pelo de Taylor Swift y Bowie reencarnado en Lady Gaga en la alfombra de los Grammys 2016

Nada más levantarme, lo primero que me vino al ojo fue el mensaje que me había dejado una amiga en la foto de Taylor Swift en la 58ª edición de los Grammy: “Se ha cortado el puto pelo“. No era un simulacro, Taylor Swift estrenaba Bob en la alfombra roja. Y las comparaciones son odiosas.

Quitando el shock inicial que me supuso su nuevo hairstyle, la gala no decepcionó: premios repartidos, aparición estelar de Beyoncé, Kanye West y su lengua viperina se quedaron en casa… Vamos, ¡que no pudo ir mejor!

tripasalaire

Kaley Cuoco, Selena Gómez, Alessandra Ambrosio y Taylor Swift con las tripas más duras que las planchas de acero del Titanic. GTRES

Los cut out o cortes-en-la-ropa-que-solo-te-quedan-bien-si-te-machacas-entre-3-y-5-días-en-el-gimnasio se consolidaron como tendencia 2016 como se pudo ver en los vestidos de muchas invitadas. La carne al aire ha venido para quedarse según Kaley Cuoco, Selena Gómez, Alessandra Ambrosio y Taylor Swift. Esta última fue de las más arriesgadas de la gala. Justo cuando pensabas que nunca ibas a poder combinar algo rosa con naranja, llega la cantante y te hace querer probar toda clase de combinaciones imposibles.

 

Ellie Goulding, Ariana Grande, Ana Kendrick y Florence Welch. GTRES

Ellie Goulding, Ariana Grande, Anna Kendrick y Florence Welch. GTRES

Ellie Goulding y Florence Welch tiraron por el Pantone 2016 rose quartz mientras que Ariana optó por un clásico de alfombra roja, el rojo. Y aunque a Anna Kendrick también la meto en el grupo de ‘notable alto’, los vestidos con transparencias en negro ya empiezan a ser repetitivos, ¡son tan 2015!

 

Demi Lovato,Tove Lo, Janelle Monae y Dencia. GTRES

Demi Lovato,Tove Lo, Janelle Monae y Dencia. GTRES

Sin mucha pena ni gloria fue el paso de Demi Lovato por la alfombra. Con lo que me gusta a mí el tipazo de esta chica y se me pone esa especie de traje de oficinista de los 90 que se ha dejado la camisa en casa. A la cantante Tove Lo le pasa lo mismo que a Anna Kendrick. Ya está bien de transparencias en negros por Dios. Con la cantidad de diseñadores, vestidos, anchuras y tejidos que hay en el mundo y siempre acabamos viendo lo mismo. Aunque claro, quieres ver cosas distintas y se te planta Janelle Monae metida en una especie de falda-frasco-de-colonia que no tiene por dónde cogerlo. Siendo realista, mil veces mejor ese traje de botones en comparación al pijama-manta con Hello Kittys colgando y un par de alitas bordadas en el ch**** de la cantante Dencia. Lagerfeld llevaba la coleta demasiado apretada el día que diseñó ese chándal.

 

lorde

Z Lala, Joy Villa y Jacqueline van Bierk. WTF?? GTRES

Las tres cantantes (a las que, he de confesar, he buscado en Wikipedia porque no tenía la más remota idea de quiénes eran) a lo largo de la gala recibieron varias llamadas del grupo finlandés de hard rock Lordi en las que les pedían que les devolvieran los outfits con los que ganaron el festival de Eurovisión en 2006, pero ninguna se dio por aludida.

Por último me gustaría acabar haciendo una mención especial a Lady Gaga, que no solo se ganó el cariño de los fans de David Bowie cuando se tatuó su cara hace unos días, sino que quiso homenajearlo tanto en la alfombra roja (con un vestido exclusivo de Marc Jacobs ni más ni menos) como encima del escenario. La Lady Gaga estrafalaria y genial ha vuelto. Y me encanta.

Lady Gaga. GTRES

Lady Gaga. GTRES

Del ‘gorro espermatozoide’ al vestido de carne: lo que echo en falta de la nueva Lady Gaga

(Roma-roma-ma-ah! Ga-ga-uh-la-la! Sí, tú también has canturreado Bad Romance)

A partir de 2008, el pop se pudo definir con otras dos palabras: Lady Gaga.

Con una estética imposible de definir, excéntrica y siempre sorprendente, la cantante norteamericana daba el cante independientemente de si abría o no la boca. Y de qué manera. Gaga siempre tuvo muy claro que sería fiel a su estilo. Y, lo que en sus años de colegio fue en ocasiones una carga, le ha granjeado más de una portada de revista.

Su último premio (Mejor Actriz de Miniserie) fue por su papel en American Horror Story: Hotel. Y aunque Gaga acudió sobria y elegante a la gala de los Globos de Oro, hay estilismos que pasaran a la historia no solo de la música sino de la moda.

Pese a que la versión refinada de la artista se está haciendo un hueco entre las ‘mejor vestidas’ cuando pisa la alfombra roja, hay una serie de cosas que no puedo más que echar de menos de la vieja, original, chiflada pero rematadamente genial, Lady Gaga.

GTRES

Una semana con collarín y tres costillas rotas son los daños que suelen resultar de una caída desde esa altura. GTRES

1.Sus tacones infinitos. Lady Gaga no puso de moda las plataformas, ella ERA las plataformas. Cada par de tacones tenía unos añadidos en la parte delantera que fácilmente podrían haber servido para hacer contrabando de diamantes. Lo mejor es que la tía caminaba tan tranquilamente, como si en vez de unas calzas fuera en sus zapatillas de franela de andar por casa (que seguro que las tienes). Viéndola con semejantes alturas no podías hacer otra cosa que preguntarte cómo era posible que en cuanto tú te ponías algo con una pizca de tacón ya fueras andando como una cervatilla recién nacida.

GTRES

Ga-gafas discretas para pasar desapercibida. GTRES

Sus gafas de sol: de cigarrillos, ahumadas, oscuras, con brillos… Daba igual el momento y el lugar. Lady Gaga iba con las gafas de sol hasta la alfombra roja si era necesario. Hizo de ellas tal básico de sus estilismos que a algunas de sus figuras de cera no les falta el complemento.

GTRES

Donde hay pelo hay alegría. GTRES

El pelo. Pero no me refiero al pelo en cuanto a peinados, que eso llegará más abajo, sino al pelo como tejido. La cantante era una gran devota del furry. Lo bueno del pelo es que Lady Gaga lo hacía parecer hasta versátil y ponible: de outfit de concierto tipo Yeti de las nieves a vestido-del-Tio-Cosa-de-la-familia-Addams teñido de morado para posar en un photocall.

GTRES

Ideales para salir a comprar el pan sin que los paparazzi fotografíen tus ojeras. GTRES

Máscaras y antifaces. “Seguro que con esta máscara peluda de pico dorado paso totalmente desapercibida” debía de pensar la cantante cuando salía a la calle con alguno de sus looks. Aunque claro, si eres norteamericana y ves eso por la calle, solo puedes pensar dos cosas: o están grabando un videoclip de Of Monster and Men o es Lady Gaga el ser que se oculta debajo. La artista vivía en un carnaval constante.

GTRES

Puedes reciclar tus residuos en: orgánico, papel, vidrio, envases y futuros vestidos de Lady Gaga. GTRES

Tejidos imposibles e impensables. “Ehh Gaga, ¿a que no hay huevos de hacerte un vestido de papel?” Y llega Lady Gaga a la presentación de Artpop vestida con la portada de su disco. Donde tú ves desechos como virutas de madera o retales de neopreno, la cantante ve dos vestidos, un juego de guantes y un tocado para la cabeza. Es la reina del reciclaje.

GTRES

A quién Gaga se arrima buena sombra le cobija. Menos al tocado del espermatozoide. GTRES

Pamelas y sombreros de todo tipo, color, tamaño y gameto sexual que te puedas imaginar. Gaga se ha puesto en el pelo cualquier cosa: conchas, estrellas de mar, latas de refresco vacías, ramas de árbol, rastas, plumas e incluso una langosta. Lo más curioso es que en ella, esas cosas QUEDAN BIEN. ¿Tú te imaginas yendo a la boda de tu prima hermana con un tocado de langosta sin provocarle un disgusto a tu abuela?

GTRES

Cada vez que un vegano ve esta foto echa a llorar. GTRES

El vestido de carne y el vestido de pompas. El vestido de carne con el que acudió a los MTV Video Music Awards fue el culmen de los estilismos de Lady Gaga. Filetes cubrían su cuerpo de la cabeza a los pies. Eso sí, debidamente atados con el típico cordel de carnicería. Podrás decir de ella muchas cosas, pero no puedes negar que cuida los detalles. De menor repercusión fue el vestido que echaba pompas, pero a mi parecer, igual de original. ¿La única pega? No lo veo yo muy cómodo a la hora de volverte sentada en un nocturno a casa después de una fiesta de la espuma.

GTRES

GTRES

Gorros nido que parecen salidos del armario de la reina de las nieves de Narnia. Perfectos para un bad hair day o para esos días de frío polar ártico.

GTRES

GTRES

Accesorios faciales aleatorios: nada es demasiado cantoso, pesado o peludo para pegarte en la cara si eres Lady Gaga. Esto en comparación con los cuatro polvos de purpurina que te pones en Nochevieja (y que ya te parecen cantosos) no es nada.

GTRES

GTRES

Peinados mil. Ríete tú de la colección de pelucas de Roger de American Dad. Desde el cilindro verde-aguamarina a la peluca que parece algodón hilado. Mi gran pregunta es ¿qué clase de fijador utiliza para que no se le resbale ni un milímetro? ¿Le clavan las horquillas en el cuero cabelludo? Si yo llevara cualquiera de ellas (aún con la laca tipo cemento armado que te ponen en la peluquería) acabarían torcidas, en el suelo, o, por lo menos, con algún mechón fuera.

Ahora que has visto los mejores looks de la cantante, ¿con cuál de las dos versiones te quedas? ¿La sobria y formal o la original e irreverente? Independientemente de la que te guste más, hay algo que la autora de Born This Way nunca cambiará: su mensaje.

 

 

La alfombra de los Globos de Oro: de los abdominales de Kate Hudson al azul marino como nuevo negro

La septuagésimo tercera edición de los Globos de Oro, además de varios premios, ha dejado una serie de tendencias que, si llevan ellas, acabarán llegando (tarde o temprano) a nuestros armarios.

Si en el 2015 se llevaba el escote Bardott y las espaldas eran las protagonistas de la mayoría de vestidos, este año, el escote se da la vuelta. Y no solo eso, sino que baja prácticamente hasta nuestro ombligo.

Joanne Froggatt, Kirsten Dunst, Taylor Schilling y Jaimie Alexander

Joanne Froggatt, Kirsten Dunst, Taylor Schilling y Jaimie Alexander. GTRES

Otra sorpresa de la gala (a veces me pregunto si, días antes, las actrices hablan entre ellas para ponerse de acuerdo) ha sido el azul oscuro como nuevo negro.

Kate Winslet, Gina Rodríguez, Julianne Moore y Bryce Dallas

Kate Winslet, Gina Rodríguez, Julianne Moore y Bryce Dallas. GTRES

Y aunque el negro no ha sido un favorito, su contrario ha triunfado en esta edición. Ya fuera con escote, sin escote, liso, con cola, sin cola o en plisado el blanco ha sido uno de los colores más llevados.

Taraji P. Henson, Liz Hernández, Laverne Cox y Alicia Vikander

Taraji P. Henson, Liz Hernández, Laverne Cox y Alicia Vikander. GTRES

Pero pasemos a los rankings, mi momento favorito para dejar salir todo mi estrés de la semana usando el zoom del Paint para criticar el más mínimo fallo.

Las mejores vestidas, a mi parecer, o, en otras palabras, las que llevan vestidos que me pondría sin pasar vergüenza son Kate Hudson y las premiadas Jennifer Lawrence y Lady Gaga. El vestido de Kate Hudson (que no es un dos piezas) va unido por la espalda dejando la parte superior del abdomen al aire. No sé si os habéis fijado en su tripa, pero si le metes un puñetazo en el estómago, lo más seguro es que te hagas tú más daño en la mano del que le hagas a ella. Jennifer Lawrence, que vuelve a apostar por Dior, lleva un vestido con aberturas laterales y en la espalda que le favorece a la figura (otro tema es si le favorece el peinado, porque para mi gusto le echa alguna década encima). Y por último, Lady Gaga, que no sé por qué está ‘digievolucionando’ a Marilyn Monroe, lleva un vestido negro tipo edad dorada de Hollywood en los años 50 que contrasta con su armario de vestidos de carne y gafas de cigarrillos muy positivamente.

Kate, Jennifer, Lady Gaga

Kate Hudson, Jennifer Lawrence y Lady Gaga. GTRES

Sin pena ni gloria o ni fu ni fa es el vestido de Amy Schummer, que no dice absolutamente nada, viene a ser el equivalente al arroz blanco en la gastronomía. Otras que pecaron de simples (sus vestidos, no ellas) fueron Sophia Bush y la cantante Katy Perry. Emilia Clarke, que se decantó por las transparencias, no acabó de elegir un vestido ni 1. bonito ni 2. favorecedor, por lo que, con todo el dolor de mi corazón, debo dejar a la Mother of Dragons en este grupo.

Amy Schummer, Sophia Bush, Lady Gagag y Emilia Clarke

Amy Schummer, Sophia Bush, Katy Perry y Emilia Clarke. GTRES

¿Sabes esa sensación de decepción cuando ves que una amiga tuya empieza a tirarle la caña a tu ex? Pues eso me ha pasado con los siguientes vestidos. Cate, querida, ¡¿por qué me haces esto?! Hoy era tu noche, ibas a ser el centro de las miradas y te pones un vestido con la mitad de los flecos deshilachados que te hace parecer una lámpara de los 80. Muy mal. Luego está el caso de Jennifer López, que su vestido es como un mueble de Ikea: en las intrucciones parece muy fácil de poner pero a la hora de la verdad te lías y tu mesa Blutzfig queda torcida con una pata para arriba. ¿Es así el vestido o es que no le han ayudado a anudárselo? Aunque he metido a Rooney Mara en esta categoría, sus fallos en la red carpet suelen ser más numerosos que los aciertos. Pero no pierdo la esperanza, estoy segura de que en alguna alfombra roja va a deslumbrar. Por último, el vestido de Eva Longoria no tengo por dónde cogerlo. No sé si es el cinturón con lacito, el escote con lacito o todo, pero no acaba de apasionarme.

Cate Blanchett, Jennifer López, Rooney Mara y Eva Longoria

Cate Blanchett, Jennifer López, Rooney Mara y Eva Longoria. GTRES

Me dejo para lo último las que no tienen perdón. ¿Qué sería de una alfombra roja sin la típica que no sabes si lleva un camisón o un vestido de gala? Es el caso de Caitriona Balfe y su picardías largo con batilla transparente. De la escritora Diana Gabaldon, aunque podríamos analizar pormenorizadamente el sentido de llevar esa chaquetilla con su vestido, suspende por los zapatos. Judith Light, que debió de faltar a la clase de el-beige-y-el-blanco-no-son-una-combinación-considerable apuesta por mezclar claros de distinto colores y el resultado acaba siendo un poco catastrófico (además de que parece la protagonista del típico anuncio de detergente que compara prendas del mismo color lavados con distintos productos). Por último, la actriz Regina King, como si de un Ferrero Rocher se tratara, fue envuelta en un vestido hecho de flores compuestas de medallones dorados y plateados. Los fotógrafos de la gala no necesitaron poner flashes en toda la noche, con tener a Regina cerca para que reflejara la luz, fue más que suficiente.

Caitriona Balfe, Diana Gabaldon, Judith Light y Regina King

Caitriona Balfe, Diana Gabaldon, Judith Light y Regina King. GTRES

 

 

 

 

 

British Fashion Awards: de “mejor vestidas” a “gracias por participar”

Cuando unos premios se llaman “British Fashion Awards” (Premios Británicos de la Moda) te esperas que los asistentes estén a la altura del nombre. En la alfombra roja de una gala, que premia las mayores contribuciones del año al diseño de la moda británica, nos encontramos con looks para todos los gustos:

Las que acertaron de lleno fueron las tres supermodelos que apostaron por colores claros. Mientras que Arizona Muse fue la que más se arriesgó combinando una falda alta con un crop top, Jourdan Dunn optó por el clásico binomio B&W. Rosie Huntington-Whiteley eligió un vestido rosa claro cubierto de brillantes con escote hasta el ombligo (literalmente).

aciertos2

Las mejores vestidas: Arizona Muse, Jourdan Dunn y Rosie Huntington-Whiteley. GTRES

En segundo lugar, encontramos los vestidos que me gusta englobar en la categoría “Juzguen ustedes mismos“. La modelo Georgia May Jagger lució un vestido nude con tul negro que sorprende con el adorno de la serpiente de coral a su espalda (en mi opinión no va ni con cola con el estilo del vestido). La actriz Kate Bosworth lleva también un original diseño de tul en azul claro que no termina de apasionarme (especialmente cuando al hacer zoom he descubierto que lleva los bajos algo deshilachados). Y por último, Naomi Campbell, la tercera del ‘club del tul’, forma parte de ese grupo de celebrities que insisten en presentarse a una alfombra roja en saltacamas.

juzguenuds

Juzguen ustedes mismos: Georgia May Jagger, Kate Bosworth y Naomi Campbell. GTRES

Con la categoría “Lo siento pero un 4,75 es un 4 y no un 5” abro la lista de suspensas de la gala. El vestido con detalles tipo cómic de Salma Hayek me parece ‘salao’ aunque poco apropiado para el evento al que asistía. Respecto a la cantante Mollie King, el vestido no estaría mal si la raja fuera un poco menos brasileña y especialmente si no sobrara tanto la lazada blanca de la cintura ya que parece que se le ha quedado papel higiénico pegado al zapato. En cuanto a Lady Gaga, me sorprende para bien su vestido (teniendo en cuenta con lo que ha aparecido puesto otras veces) pero me horrorizan los guantes tipo colmena de abeja que por mucho que hagan juego…NO.

algofalla

Casi, pero no: Salma Hayek, Mollie King y Lady Gaga. GTRES

Para acabar, encontramos la categoría “Lo importante es participar” encabezada por Rita Ora (Noooooooooooo, Rita, ¡¿Por qué?! ¡Con lo bien que lo hiciste en la alfombra roja de los Premios Bambi! Me haces sufrir) que lleva una especie de mono cowboy con detalles en plateado (la verdad es que no me puedo imaginar una sola ocasión en la que alguien se pondría ese vestido a no ser que esté siendo chantajeado o apuntado con un arma). Al outfit de la fashion blogger Susanna Lau no trates de buscarle explicación. Es como un cuadro de Miró, es así y punto. No intentes entenderlo. No sé si es vestido, sudadera y falda, vestido y sudadera o una creación de Desigual para destruir secretamente nuestras concepciones de la moda. Por último, la cantante FKA Twigs lleva una especie de vestido/mono/pantalón con un tirante aquí pero no allá que parece haber sido cosido con la luces apagadas en el sótano de una fábrica con retales de trajes de nazareno.

fatal

Lo importante es participar: Rita Ora, Susanna Lau y FKA Twigs. GTRES