Entradas etiquetadas como ‘justin bieber’

‘Scumbro’, el desaliñado estilo de Justin Bieber que se ha convertido en tendencia

Hay un nuevo término que deberías conocer en el mundo de la moda. Sí, lo sé, con lo que te había costado aprender outfit llego yo y te pido que memorices uno más (lo que hay que aguantar por estar a la última, ¿eh?). Pero este es un concepto importante porque se refiere a una corriente de estilo que están siguiendo muchos famosos hoy en día: el scumbro.

GTRES

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

El scumbro (que se lee /escambrou/) es un estilo que se ha puesto de moda y engloba a esos chicos que te cruzas por la calle mientras piensas “Madre mía, menudas pintas lleva ese”. Son también (y perdón por recurrir a los tópicos del aspecto, pero es que es cierto) quienes hacen que las señoras con las que se van a cruzar agarren más fuerte el bolso.

Puede que pienses que esa persona te pega más vendiendo drogas en una sangriada universitaria, pero, en realidad van totalmente a la moda, solo que es una moda así: irreverente, con accesorios muy llamativos y calcetines subidos hasta la mitad del gemelo.

Ah, y gorras, no nos olvidemos de las gorras.

Es como si un skater se hubiera hecho amigo de un cantante de rap y de su unión en una rave hubieran dado a luz a una nueva criatura: el scumbro.

Como decía, no te dejes engañar: hay varias diferencias entre el scumbro auténtico y el que cuelga las zapatillas en los cables telefónicos de tu barrio.

View this post on Instagram

Beauty and the beast

A post shared by Fedez (@fedez) on

El scumbro lleva su descuidado estilismo cuidado al milímetro. Además verás que le encantan marcas como Supreme. Son devotos del logo de llamas de Trasher, las camisetas con caras de raperos, los pantalones de chándal exclusivos (tipo los que lanzó Tommy Hilfiger con Lewis Haliton) y de las Air Max 97 OG.

Es probable también que les veas con camisetas desteñidas (efecto tie dye), chanclas con calcetines y todo mezclando colores que, hasta ese momento, no pensabas que se pudieran combinar como naranja y rojo, verde y lima o amarillo y azul cielo.

Algunos ejemplos son Pete Davidson, el novio de Ariana Grande; Fedez, el rapero italiano casado con la it girl italiana por excelencia Chiara Ferragni, o Justin Bieber.

Los tres sirven de perfecto ejemplo de cómo el estilo desarreglado ha encontrado en el armario masculino su máxima expresión (y ya está campando a sus anchas).

¿Cómodo? Seguro. ¿Bonito? Cuestionable. ¿Seguirá gustándote tu novio aunque vaya así vestido? Sin duda, el amor es ciego.

Otros ejemplos de scumbro. GTRES

Pelo de sirena o que brille en la oscuridad, las nuevas modas capilares de Internet

El otro día hablaba con un amigo de cómo Instagram había cambiado todo en esta vida: desde la moda hasta la forma de relacionarnos. Parece que cada cosa que llega a la red se convierte al poco en tendencia. Es un poco como Pitbull, que es el Midas del reggaeton fiestero, que convierte en millones cada canción en la que participa.

La última #instamoda, que se ha vuelto noticia gracias al nuevo flequillo Justin Bieber, es el tinte en tonos pastel. Provoca un efecto llamado “My Little Pony” o “Sirenita”. Pero no os vayáis a pensar que fue el cantante el pionero de los colores candy en el pelo, la auténtica promotora del tinte es (¡cómo no!) una Kardashian. Kylie Jenner fue la primera en probar el azul agua marina en carne (y melena) propia.

pelos

Cabezas teñidas en colores pastel. TUMBLR

Independientemente de gustos, y como mujer de ex-pelo tintado que soy, sé que estos colores tienen un inconveniente. Si tu pelo es claro posiblemente no tenga problema en coger el color. Pero, ¿qué pasa si eres de pelo oscuro? ¡Pobre de ti si eres de melena morena/castaña/cualquier-color-que-no-sea-rubio! Tu cabeza se va a ver sometida a una serie de torturas, decoloraciones, picores y productos dañinos para tu cuero cabelludo antes de que puedas fantasear con una mísera mecha azul. Además hay que tener cuidado con esto, porque empiezas con un poco de tinte pastel y puedes acabas creyéndote lo de que eres un animal mitológico. Como no se frene a tiempo se te va de las manos.

Pero los pasteles no son la única tendencia capilar. La otra moda es el pelo que brilla en la oscuridad gracias a tintes y geles fluorescentes. No me refiere a que brille como las típicas estrellitas que pegas en el techo de tu habitación a los 12 años y que luego no puedes quitar porque queda el pegote de pegamento, sino a pelo que brilla utilizando una luz ultravioleta.

Si te apasiona la idea, espérate a escuchar los nombres de algunos de los tintes que produce Manic Panic: “Lagarto eléctrico”, “Nieve virgen”, “Beso de vampiro” o “Canción de sirena”. Este último es mi favorita. ¿”Canción de Sirena”? ¿De sirena cómo? ¿Sirena superviviente a un derrame de residuos nucleares en el Atlántico cuyo detritus se le ha quedado en el pelo otorgándole esa luminiscencia antinatural?

PicMonkey Collage

Pelo fluorescente, muy útil para localizar en la discoteca a la amiga que se pierde con el maromo de turno. TUMBLR

Yo os entiendo, jóvenes ‘instagramers’. Claro que suena muy guay eso de que tu pelo brille en la oscuridad, pero seamos realistas, ¿cuántas veces te encuentras en tu día a día bajo un foco de luz ultravioleta? En mi caso solo puedo recordar dos sitios: la entrada a la cola de la montaña rusa de Batman en la Warner y una de las discotecas roñosas de Azca (esas que huelen a bayeta).

Y a no ser que vayas a pasarte todo el día metido en uno de estos sitios, para poder lucir tu tinte de pelo, el gasto económico, la quema de folículos pilosos, la melena a lo hilo mojado que se te queda cada vez que te duchas y tener que volver cada poco a que te retiñan para tapar las raíces, solo te va a servir para poder hacer de ello un ‘recoge me gustas’ de Instagram (algo también muy respetable, no digo que no). Aunque, a fin de cuentas, como dice mi amigo, “Instagram solo es el reflejo de lo superficiales que somos hoy en día”.

Los MTV EMA: no sin mi canalillo

La alfombra roja de los MTV EMA (Europe Music Awards) no ha decepcionado. “Señora, los tenemos de todos los gustos y colores” como dirían en mi mercadillo favorito. Fue una noche en la que los escotes fueron los protagonistas sin duda alguna. Me pregunto si lo especificaba la invitación o es que simplemente querían ir a la ceremonia cómodas (y es que, seamos sinceras, el sujetador debería estar clasificado como instrumento de tortura de nivel 3). Francamente, con el tamaño de busto que tienen algunas, si hubieran llevado puesta una alfombrilla de ducha no creo que nadie se hubiera dado cuenta. Hay más de un canalillo hipnótico, y sino, juzgad vosotros mismos:

 

negro

Ruby Rose, Ellie Goulding y Vicky Pattison en “Black is the New Black”. GTRES

La actriz, la cantante y la ex Geordie Shore optaron por el color de la elegancia y…les salió el tiro por la culata. El outfit directora de circo gótico/maga en terciopelo de Ruby habría estado bien en un videoclip de Britney Spears o en una presentación de Tim Burton. Ellie Goulding quizás debería haberse quedado con una talla más grande. Y Ellie, cielo, podías haberle metido algún complemento, que el vestido casi pide a gritos que se le dé algo de vidilla. Por otro lado, Vicky sorprende positivamente con su elección tanto de peinado como de vestido. Qué bien viste esta chica cuando no bebe.

 

nifunifa

Shay Mitchell, Anna Dello Ruso y Jess Gline, salvadas por la campana. GTRES

Bueno, podría haber sido peor. Lo que más me llama la atención de Shay Mitchell es que salga mirando a la cámara, ya que, si yo llevara su vestido, posiblemente no me quitaría ojo del escote no fuera que se me escapara algún pezón rebelde. La directora creativa Anna Dello Russo luce un atuendo muy halloweenesco, un poco a lo momia egipcia chic que se va de copas por Serrano, mientras que Jess Gline se declara vencedora del grupito de las “ni fu ni fa“.

 

indefinible

Charli XCX, Hailey Baldwin y Tallia Storm, aún tratamos de entender sus vestidos. GTRES

Y en la categoría de “Gracias por participar, ya le llamaremos” la cantante Charli XCX se lleva la medalla de bronce por su modelito inspirado en un Wrap envuelto en papel albal. La plata es para Hailey Baldwin cuyo vestido parece que sufrió un ataque de un demente con tijeras (con un poco más de tela habríamos seguido pensando que está buena) y el oro para Tallia Storm, que por mucho que lleve un bolso de Chanel, su modelito Dominatrix/Cruella de Vil coronado con un arbusto en la cabeza, me ha reactivado el tic nervioso del ojo.

 

Jason Derulo, Justin Bieber y Ed Sheeran

Jason Derulo, Justin Bieber y Ed Sheeran, que no enseñaron canalillo (desgraciadamente)

Por último, no podíamos dejar fuera a los chicos. Jason Derulo, siguiendo la estrategia que solemos hacer todos cuando hay barra libre (primero me pillo una copa y luego ya me voy donde mis amigos)  decidió amortizar la barra de la gala desde el minuto uno. Justin Bieber por otro lado, debió de seguir el consejo de su abuela “Ayyy con lo bien que te queda el rojo y lo poco que te lo pones”. Lo que la buena mujer debió de especificarle es que no hacía falta llevar todo de ese color ya que parece un tampón en un buen día de regla (y no el último día, cuando ya se está yendo, sino el segundo, que es cuando tienes que ir al baño a cambiarte cada hora). Y en el extremo contrario, la sobria formalidad de Ed Sheeran, que entre tanta horterada, copa y puro o teta casi al aire, casi parece que ha acabado en la alfombra roja por equivocación.