Horquillas de los 90, el accesorio que (ya) deberías estar llevando

Tu yo de 10 años está de enhorabuena. Con el retorno de las tendencias de los años 90 han vuelto también unos accesorios que te gustan más que un mensaje de tu madre diciendo que te ha preparado un táper con croquetas, las horquillas.

VALET

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

¿Qué? ¿Cómo es posible? ¿Cómo ha pasado? Alexander Wang, Gucci o Chanel son los culpables de que hayan vuelto los accesorios de pelo que lucíamos con orgullo en el colegio. Tienes además, todas las variedades que se llevaban en aquella época.

Está, por un lado, la pinza con dientes que te sujetaba toda la melena las primeras semanas y que luego, inexplicablemente, empezaba a perder las púas hasta que tenías que tirarla. Bella Hadid es especialmente fan de este recogido estilo “me voy a poner a estudiar” y ya lo ha lucido en varias ocasiones por la calle.

Las horquillas de clip, por supuesto, no pueden faltar en el regreso de los accesorios para cabello. ¿Cuántos ratos pasabas entretenida en clase pellizcándote el dedo o las hojas del libro para distraerte en la clase de Física y Química? Qué buenos momentos.

Y por supuesto no nos podemos olvidar de los broches. Además los había de dos tipos, los buenos que te aguantaban todo el día aunque llevaras el pelo recién lavado y los malos que se te iban escurriendo hasta, en el mejor de los casos, caer haciendo bastante ruido, lo único que conseguía que no los perdieras por la calle.

Ahora puedes volver a lucirlos fuera del colegio aunque ya no estés cursando la primaria. ¿El común denominador que han seguido las firmas en recuperar estos complementos? Que contrasten con el pelo.

Nada de buscar el accesorio en color marrón o negro, no no, cuanto más grande, chillón y con apliques de perlas o brillantes formando palabras horteras como “Glam” o “Chic” demostrando que no eres ni una cosa ni la otra, mucho mejor.

MY KITSCH

Si te has levantado con el pelo rebelde, en uno de esos días en los que parece tener vida propia, pero tampoco te apetece llevarlo recogido, las pinzas y horquillas son el complemento perfecto. Además de que se llevan en todos los largos independientemente de si tienes melena o un corte pixie.

Si hay pelo, hay horquilla. Así que corre ya a por este accesorio a tu neceser más cercano. El rejuvenecedor más barato que vas a encontrar en el mercado y más efectivo que una crema de placenta, ya que será ponértelo y darte cuenta de que pareces, por lo menos, cinco años más joven.

Para las amantes de la moda, este accesorio ha venido como agua de mayo ya que nos resuelve muchos quebraderos de cabeza. No solo es la manera de contactar otra vez con nuestra versión adolescente sino una forma de customizar la ropa esta temporada y darle ese punto de tendencia tan deseado sin cambiar el armario.

Menos impacto al bolsillo y al medio ambiente, dos pájaros de un tiro. Además la mayoría solemos conservar los accesorios, así que no solo es probable que te los vuelvas a poner en algún momento de aquí a los próximos veinte años sino que rebuscando un poco, lo más seguro es que todavía conserves ese broche de madera de los 2000.

1 comentario

  1. Dice ser Lola

    ¡Y dale con la palabreja! PERSONALIZAR, mucho mejor que customizar.

    21 diciembre 2018 | 09:35

Los comentarios están cerrados.