La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘primavera’

A las águilas y quebrantahuesos les va muy bien nuestro confinamiento

Quebrantahuesos adulto. Foto: FCQ

Tener confinada a la población humana es una tragedia en vidas, economía y sufrimientos. Pero para las especies salvajes ha supuesto disfrutar de una inusual primavera tranquila, sin molestias ni amenazas por primera vez en cientos si no es en miles de años.

Que se lo digan a especies tan amenazadas como el águila perdicera o el quebrantahuesos, con récords de cría en esta temporada tan dolorosa para nosotros. Lee el resto de la entrada »

¿Se ven ahora más pájaros en las ciudades que antes del confinamiento?

Gorriones comunes. Foto: Pixabay

Me llama todo asombrado un amigo de Madrid. Acaba de pasar frente a la parroquia de Vicálvaro y se ha encontrado más de 20 gorriones correteando frente a la puerta de la iglesia. Su pregunta es directa: ¿Dónde se habían metido hasta ahora los gorriones? Porque, asegura, de ver muy poquitos en años anteriores, desde que ha empezado el confinamiento por culpa del coronavirus los observa en gran número y en cualquier calle donde antes eran rarísimos.

Se lo explico: Lee el resto de la entrada »

¿Sabes por qué a los enamorados les llaman tortolitos?

Pareja de tórtolas turcas. Foto: Pixabay

En estos tiempos de obligado confinamiento lo de ligar se ha puesto más difícil que en época victoriana, precisamente en una época del año, la primavera, que es cuando la llamada del amor más nos altera el equilibrio hormonal.

Dificultades aparte, en el lenguaje coloquial seguimos considerando a las parejas enamoradas hermosos tortolitos. ¿Sabes de dónde viene esta expresión?

Hace referencia a las tórtolas, aves semejantes a pequeñas palomas que siempre se han relacionado con los enamorados, como incluso recoge el diccionario de la Real Academia Española. Por ello también tortolito se considera sinónimo de “cándido y falto de experiencia”, según este mismo diccionario. Lee el resto de la entrada »

Los bandos de grullas anuncian una primavera esplendorosa

Grupo de grullas en un dormidero. Foto: SEO/BirdLife

Heraldos del otoño cuando llegaron, los ruidosos bandos de grullas que estos días cruzan nuestros cielos camino del norte anuncian la llegada de la primavera.

Ya lo explica el refrán castellano: “Cuando la grulla pasa para abajo al pastor no le faltará trabajo, cuando la grulla pasa para arriba al pastor buena vida”. Buena vida, buenos y frescos pastos, buen tiempo. Así son estos pájaros hermosos, heraldos del despertar de la vida en el campito.

En estos últimos días las grullas están en pleno paso migratorio por la península Ibérica procedentes de las dehesas extremeñas y sus zonas de invernada. Pero, ¿cuántas grullas pasan el invierno con nosotros?  Lee el resto de la entrada »

Marmotas y cigüeñas se quedan sin trabajo por culpa del cambio climático

Fotograma de la película “El día de la marmota”.

Estos primeros días de febrero, en lugar de sufrir los rigores del invierno hemos disfrutado de un tiempo que yo denomino “asquerosamente bueno”. Porque oculta la tragedia de la emergencia climática y sus negativas consecuencias para nuestra economía, nuestra salud y nuestro futuro.

Ahora tenemos una moderna tecnología para saber cómo hará dentro de unos meses. Pero antes contábamos con los santos y los animales para tratar de adivinarlo. Entrañables futurólogos que por culpa del cambio climático y nuestro compulsivo sistema de consumo derrochador se han quedado sin trabajo. Lee el resto de la entrada »

¿Sabes cuál es el pájaro primaveral más sinvergüenza?

Cuco. Foto: Chris Romeiks / Wikimedia Commons

Respecto a este pájaro, el diccionario de la Real Academia de la Lengua no se anda por las ramas: Taimado y astutoque ante todo mira por su medro o comodidad.

¿Qué pájaro puede ser descrito así? No hay duda: el cuco (Cuculus canorus). En realidad, se dice de la persona que se parece a él, porque el cuco, no hay duda, es a nuestro parecer una ave astuta pero ante todo, con un morro que se lo pisa. Al margen de que su canto sea heraldo de la primavera, al margen de sus supuestas dotes adivinatorias, al margen de su increíble forma de vida, el cuco es un capullo.

Estamos en “abril, abriluco, el mes del cuco”, una de las pocas aves que prosperan en la Naturaleza sin tener que gastar energías en criar y proteger a su prole. Esta semana he tenido la fortuna de poder escuchar a uno de los primeros cucos que han llegado al Pirineo. Lo oí viendo pájaros en el Valle de Tella, a las puertas del Parque Nacional de Ordesa (Huesca). En este nuevo vídeoblog de mi canal en YouTube [¿todavía no te has suscrito?] te cuento mi experiencia.

Lee el resto de la entrada »

Cuándo ver (con cabeza) los cerezos en flor del Jerte

© Turismo Jerte

Podríamos celebrar la llegada de la primavera disfrutando con la observación de las primeras golondrinas, con el concierto del primer ruiseñor, con el vuelo de hermosas mariposas tempranas. También podríamos celebrar la aparición de las violetas o de las siempre espectaculares orquídeas. Pero a los seres humanos nos fascina especialmente la floración de los cerezos, esa nevada primaveral de blancos pétalos.

Los japoneses la conocen como Hanami, y acuden en masa a parques y jardines para contemplar sus flores (sakura). Los españoles lo llamamos Valle del Jerte, y también cada vez en mayor número acudimos a esa maravillosa comarca cacereña para disfrutar del gran espectáculo primaveral, aquí intensamente rural.

Son más de un millón y medio de árboles floridos en apenas 50 kilómetros cuadrados, algo único en el mundo.

En mi caso, si tuviese que elegir entre los jardines urbanos nipones o nuestros exuberantes valles jertanos no tendría ninguna duda: me quedo con el norte de Extremadura. Pero eso sí, disfrutando de sus cerezos en flor con cabeza, sin arrancar ramas de los árboles ni colarme sin permiso en las fincas particulares. Lee el resto de la entrada »

Cada vez estamos más cerca de la Doñana silenciosa

Doñana es ruido, pajarería inquieta, volatinera. Puro paisaje sonoro. Ruidosos flamencos trompetean sus cielos mientras las cigüeñas crotorean en los árboles, los zarapitos silban, las golondrinas trisan, las abejas zumban, las cigarras chirrían; graznan las cornejas, gorjean los ruiseñores y carriceros, machacan incansables escribanos cerillos y trigueros, gorgoritan las currucas, chascan las tarabillas, pían las lavanderas, trinan los pardillos, zurean las palomas, arrullan las tórtolas, reclaman las perdices, voznan las urracas, trisan las alondras.

Rectifico. Doñana ERA ruido, pajarería inquieta, volatinera. Porque Doñana está enmudeciendo. No en sus lugares más mágicos como el Caño Madre de las marismas del Rocío, los lucios o sus caños repletos de vida. Pero sí su entorno, cada vez más transformado en un apretado corsé para esa naturaleza enjaulada, encarcelada, en que hemos convertido a uno de los lugares naturales más importantes del mundo. La desembocadura deltaica del río Guadalquivir es cada día más un penal de biodiversidad empobrecida. Lee el resto de la entrada »

Ya han llegado las golondrinas, los cucos y los ruiseñores

Golondrina ventana_Mario Cea

Las aves migratorias están de vuelta a casa. A la nuestra, pues para ellas tan casa es la zona de invernada como la de cría. Volver a disfrutar con el vuelo familiar de las primeras golondrinas en los pueblos, escuchar en el soto el primer ruiseñor, la bella oropénola, el aprovechado del cuco o el incansable abejaruco; también las meseteñas collalbas. Lo habrás notado estas vacaciones a poco que hayas salido al campo, donde el milano negro vuelve a ser habitual. La primavera es ahora mismo una evidencia pajaril, aunque cada vez estas especies llegan con el calendario más trastocado.

Las golondrinas, por ejemplo, vuelven cada vez más pronto a España. El estudio y seguimiento de las poblaciones que lleva a cabo SEO/BirdLife de manera continua está permitiendo constatar un cambio en sus pautas migratorias. En medio siglo, la llegada de estas aves desde África al comienzo de la primavera se ha adelantado dos semanas. Si en la década de los 60 del siglo XX la fecha media de llegada a la península Ibéricaestaba en torno al 30 de marzo, ahora está en el 16 de marzo.

Los primeros ejemplares de golondrina común (Hirundo rustica) llegan en el mes de febrero y los últimos en partir lo hacen en el mes de noviembre.  Además, la península Ibérica es una zona de paso de parte de la población europea. Millones de golondrinas atraviesan en primavera nuestro territorio cuando se dirigen hacia las zonas de cría en el norte del continente y vuelven a pasar hacia el sur en otoño en su ruta hacia las áreas africanas donde invernan.

Gracias al registro de los primeros avistamientos por parte de observadores aficionados a las aves es posible anotar cada año la fecha de llegada y de paso migratorio de esta especie por el mayor número posible de lugares (Programa Aves y Clima de SEO/BirdLife). El registro de estos datos desde mediados del siglo XX ha permitido constatar el adelanto de la llegada de las golondrinas a España.

“Esta pauta podría tener que ver con el cambio global”, explica Blas Molina, técnico del área de Seguimiento de Avifauna de SEO/BirdLife, a través de una nota de prensa. “Unas temperaturas más benignas conllevan que la disponibilidad de insectos sea mayor y haya recursos disponibles para un ave insectívora a finales de invierno, pero parece que esto por sí solo no explica estos cambios en los patrones de migración”, matiza el ornitólogo de SEO/BirdLife.golondrina3© José Manuel Arcos

Otros factores como los cambios en el uso del suelo en el norte de África parecen tener un peso mayor en el acortamiento de las distancias migratorias, comenta Blas Molina. De hecho, esto ha dado lugar a un aumento de los individuos que deciden no cruzar al otro lado del Sahara para pasar el invierno y se quedan en zonas del norte de África. Esto implica acortar el camino de ida y vuelta y que puedan llegar mucho más pronto a las zonas de cría en Europa.

Paralelamente al adelanto de la llegada de la golondrina en primavera a España, se ha registrado un aumento de los individuos presentes en pleno invierno (diciembre-enero) principalmente en el suroeste peninsular, en las zonas más térmicas, explica Blas Molina.

Sobre los viajes de las golondrinas

En sus rutas migratorias, las golondrinas tienen que atravesar zonas marinas y aunque cruzan por el Estrecho de Gibraltar, no desdeñan hacerlo también por pleno mar hasta alcanzar la costa. El cruce África-Europa puede verse frenado por los vientos fuertes de Levante que soplan con frecuencia en la zona del Estrecho. Las condiciones meteorológicas en un año concreto pueden influir por tanto en un atraso o adelanto del cruce desde África a Europa en esa temporada. Sin embargo, la larga serie histórica de observaciones permite constatar que hay una marcada y continua tendencia a adelantar su llegada a Europa, al margen de las variaciones que puedan darse entre años consecutivos.

Durante sus viajes, las golondrinas utilizan los ríos y las líneas de costa que marcan la dirección de avance. Y usan las masas de vegetación en los humedales para pasar la noche. En esas ocasiones se pueden concentrar cientos y hasta varios miles de ellas, sobre todo una vez terminada la reproducción. 

Golondrina, Ave del Año 2014

La golondrina común fue declarada Ave del Año 2014 por SEO/BirdLife, ya que se ha constatado un fuerte declive de su población, que ha descendido un 30% en la última década. En 2004 se estimó una población de 30 millones de golondrinas comunes en España. Lamentablemente, las estimaciones actuales indican una reducción en torno a 10 millones de ejemplares.

Fenología golondrina

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Los plaguicidas nos arrastran hacia un mundo silencioso… y hambriento

Warning2Pesticides

Imagen: © Colin Grey / Wikimedia Commons

En 1962 Rachel Carson horrorizó al mundo al explicar cómo el DDT, peligroso y cancerígeno insecticida, arrastraba al mundo hacia una Primavera Silenciosa. Un planeta sin aves canoras. Bosques y campos sin otros sonidos que el viento y nuestros coches. 10 años después se prohibía su producción y uso. Pero no hemos aprendido nada.

Una revisión de la literatura científica publicada en los últimos años sobre los plaguicidas sistémicos o neonicotinoides confirma que están causando daños significativos a un gran número de especies de invertebrados beneficiosos y son un factor clave en el declive de las abejas.

Según los autores del estudio, el uso generalizado de estos productos está teniendo un impacto similar al del DDT y su efecto va más allá de las tierras de cultivo.

Según explica SEO/BirdLife a través de un comunicado, lejos de asegurar la producción de alimentos, estos plaguicidas están amenazando la propia capacidad productiva a largo plazo, pues reducen o eliminan los polinizadores y los controladores naturales de las plagas, elementos clave del buen funcionamiento de los sistemas agrarios.

La preocupación sobre el impacto de los plaguicidas sistémicos o neonicotinoides en una amplia variedad de especies beneficiosas ha crecido en los últimos 20 años, pero hasta ahora las evidencias no habían sido consideradas concluyentes.

Para realizar un análisis completo de la situación, el Task Force on Systemic Pesticides, un grupo internacional de científicos independientes que asesora a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), ha revisado durante cuatro años toda la literatura científica disponible, más de 800 estudios publicados en revistas de alto impacto sometidas al sistema de revisión por pares.

Este meta-análisis, el Worldwide Integrated Assessment (WIA), será publicado próximamente en el Journal Environment Science and Pollution Research. Su conclusión es que hay claras evidencias de que los plaguicidas sistémicos causan un impacto tan grave que exigen una imperiosa regulación de su uso.

 

Las aves agrarias están en declive 

Para SEO/BirdLife, ésta es una prueba más de la degradación ambiental de los sistemas agrarios, detectada ya a través de sus programas de seguimiento de aves, que muestran un declive continuado de las especies comunes asociadas a los paisajes agrarios.

Por ejemplo, la golondrina, Ave del Año de 2014, muestra una reducción de su población de más del 30% en la última década. Y otras, como la codorniz, el sisón o la calandria están en una situación similar.

El uso de plaguicidas se une a otros factores que influyen en este escenario de pérdida de biodiversidad, como la reducción directa de hábitats favorables o enfermedades nuevas traídas con el comercio internacional de mercancías.

Aunque la UE ya ha prohibido temporalmente el uso de estos productos en algunos cultivos, el problema tiene una escala global. De acuerdo con SEO/Bird Life, sería necesario empezar a trabajar en un cambio profundo del modelo agrario, reconectando los sistemas productivos a los ciclos naturales.

Esto podría tener un impacto en los rendimientos por hectárea en ciertas zonas, pero igualmente acabaría reduciendo los costes crecientes en inputs y ofrecería más garantías de futuro sobre el suministro de alimentos. Cuestión que por otra parte requiere atajar también otros problemas como la distribución, el acceso y el desperdicio de comida, junto con los modelos de consumo y las dietas.

En todo caso, lo fundamental ante los neonicotinoides sería aplicar el principio de precaución, pero no se hace. El principio máximo de nuestra sociedad actual es el del negocio. Los que vengan detrás, ya sean abejas, pájaros o nuestros hijos, que arreen.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras: