BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘plasticos’

¿De quién son los plásticos que contaminan los océanos?

Se estima que entre 4,8 y 12,7 millones de toneladas de plástico llegan a los océanos cada año, contaminándolos irreversiblemente. La situación es tan grave que el 96% de las muestras de basura marina en la superficie del Mediterráneo son plásticos. En su mayoría productos de usar y tirar, incluyendo envases o packaging.

Con una producción de plástico que se espera que continúe aumentando, y con una gestión de residuos y reciclaje que es claramente insuficiente, Greenpeace propone que el problema sea abordado por las marcas y empresas que tan despreocupadamente están poniendo todo este plástico de un solo uso en circulación.

Para lograrlo apoyan el movimiento Break Free From Plastic que promueve auditorías de marcas. Se trata de realizar limpiezas de playas para identificar a los principales causantes de esta contaminación global. Este septiembre en Filipinas se llevó a cabo una limpieza de ocho días aplicando esta metodología y países como Croacia, España y Holanda han comenzado a desarrollarla. Los primeros resultados indican que plásticos de marcas conocidas como Nestlé, Unilever, Procter & Gamble, Colgate-Palmolive, PepsiCo y Coca-Cola estarían entre los más habituales de los restos recogidos en las playas. Lee el resto de la entrada »

Los vigilantes marinos luchan este fin de semana contra la basura

torre-del-mar4-nuria-castano

Tenemos los mares hechos un asco. Llenos de basura, ajenos a que esas aguas que emponzoñamos hasta la muerte son las que nos han dado la vida y las que nos garantizan el futuro. Pero nos da igual. Ojos que no ven, corazón que no siente. Pues ábrelos. Camina por las playas, por las costas, y verás en qué estercolero las hemos convertido. Y lo peor está en las profundidades. Ponte las gafas de bucear y prepárate para llevarte un buen susto. Tenemos los fondos llenos de mierda. Hasta carritos de la compra te encuentras. Basura y más basura de todos los tamaños que matan a todo bicho viviente, ya sean peces, ballenas, delfines, tortugas o aves marinas.

Por eso los submarinistas son los grandes ecologistas de los mares. Disfrutan de la contemplación calmada de la vida oceánica, pero día sí y día también se encuentran con toda clase de desechos que ensombrecen la inmersión. Muchos se han unido para ayudar a tener los mares un poco más limpios. Es como quitar pajas en un pajar, pero al menos lo intentan.

En su primera intervención conjunta el año pasado, los submarinistas voluntarios de la Red de Vigilantes Marinos retiraron en España más de 4 toneladas de basuras del mar.

La II Gran Limpieza Nacional de Fondos Marinos tendrá lugar este fin de semana, 22 y 23 de octubre, en una veintena de puntos del litoral español. Se trata de una actuación solidaria que cuenta con la colaboración de una figura muy particular, el “pequevoluntario”.torre-del-mar2-nuria-castano

Los casi 800 buceadores que integran la Red de Voluntarios Marinos y los voluntarios en tierra ya están preparados para extraer del mar aquello que jamás hubiera debido llegar. Tienen localizados coches, motos, electrodomésticos y kilos y kilos de plásticos en diversos puntos del litoral español.  Este año se han involucrado clubes de buceo de Asturias, Castilla-León, País Vasco, Murcia, Andalucía, Canarias, Ceuta y Melilla.

Proyecto educativo

Como explican sus promotores a través de una nota de prensa, con esta iniciativa no se pretende únicamente la retirada de residuos nocivos para la naturaleza. Se busca concienciar a los ciudadanos para que las basuras no lleguen al mar, sino a sus respectivos contenedores de recogida selectiva.

En este sentido, en algunos de los lugares en los que se organiza la actividad de limpieza, como es el caso de Torre del Mar (Málaga), Ecoembes facilitará un taller en el que se mostrará a los voluntarios la importancia de separar los residuos recogidos para su correcta gestión en tierra.

También se les ofrecerá una demostración del uso de la app Marnoba, una herramienta de “ciencia ciudadana” desarrollada por Vertidos Cero, con la que buceadores, bañistas, pescadores y ciudadanos en general pueden registrar datos sobre basuras encontradas en las costas, participando así en la creación de una base de datos homogénea con información sobre la ubicación y categorías de los residuos, con el fin de diseñar planes de actuación contra este problema ambiental. Dicha app se utilizará en todas las actuaciones de limpieza de este fin de semana.

Posteriormente a la actividad está previsto organizar charlas en centros escolares, con el apoyo gráfico de las fotos y vídeos que se realicen durante las limpiezas.

La participación de los más jóvenes es uno de los objetivos de la Red, desde la que se fomenta la figura del “Pequevoluntario”, niños y niñas que participan en la limpieza de las playas mientras los submarinistas retiran basuras de los fondos.

La Red de Voluntarios Marinos es una iniciativa de la ONG Oceánidas, compuesta mayoritariamente por submarinistas que, de forma voluntaria, se involucran en la conservación de las especies ligadas al mar a través de labores de protección, investigación y divulgación del medio marino. En sus actuaciones la organización cuenta con la participación de la Asociación Española de Basuras Marinas (AEBAM).

Toma nota de las localidades, día y hora de cada actividad

  • Tenerife: Día 22 en Real Club Náutico de Tenerife a las 10 de la mañana.
  • Getxo (Bizkaia): Día 23 en Puerto Viejo de Gexto,. 10,30 de la mañana.
  • Ziérbena (Bizkaia): Día 22. Lugar/es por determinar.
  • Ceuta: Día 22 en Playa del Tarajal 16,15 h.
  • Melilla: Día 23 en Aguadú.
  • Cudillero (Asturias): Día 23 en Puerto de Cudillero. 10 de la mañana.
  • Llanes (Asturias): Día 23 del puerto de Llanes. a las 12 de la mañana. Esta limpieza será realizada por submarinistas del club leonés León Sub.
  • Mazarrón (Murcia): Día 22 desde las 10 de la mañana en diversas playas: escollera del puerto pesquero, de Emilio, escollera del puerto deportivo de la Isla de Paco, Cala del Faro, Cala de la Isla, Cala de Bahía, la Isla, Playa Bahía y Rincón de Bol Nuevo.
  • Rota (Cádiz): Día 22, Puerto deportivo de Rota, rampa del muelle de pescadores, 10 h.
  • Torre del Mar (Málaga): Día 23 en playa de la Caleta de Vélez, 11 h.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Llegan las viejas locas a Canarias

Pardela

Un año más han llegado, puntuales a su cita. Son mis queridas viejas locas, las pardelas cenicientas (Calonectris diomedea). Las he visto ayer cuando regresaba en el ferry de Lanzarote a Fuerteventura, justo enfrente de ese solitario volcán en medio del Atlántico que es la isla de Lobos.

Espantadas por las espumas (y ruidos) del barco, levantaron cansinas el vuelo más de 50 de estas curiosas gaviotas nocturnas, nuestro albatros europeos. No me extraña que se hicieran las remolonas.

Desde que abandonaron las aguas de Canarias, hace ahora cinco meses, se han metido entre pecho y pluma más de 10.000 kilómetros de océanos impetuosos. Sin tocar tierra firme, durmiendo y alimentándose en el mar, buscando esas curiosas “autopistas de viento” que les permiten surfear sobre las corrientes marinas, han visitado las aguas del sur de África pasando antes por Brasil como quien se da un pequeño rodeo. Y ahora regresan de nuevo a Canarias con el difícil empeño de sacar adelante un nuevo pollo, tan sólo uno por pareja, que entre incubación y cría no estará listo para enfrentarse a tan formidable aventura viajera hasta dentro de seis meses; todo un récord de crianza en la naturaleza.

Aún más. Para encontrar pesca suficiente los adultos se verán obligados a hacer largos desplazamientos entre Canarias y la costa del Sáhara y Mauritania, mientras el pollo esperará pacientemente en su hura la llegada de la pitanza incluso durante varios días de exigente ayuno.

Tanto trabajo para que muchas de estas aves se queden en el camino enganchadas en los anzuelos de algún palangre, intoxicadas por un vertido tóxico o por los numerosos plásticos de nuestra basura marina que trágicamente ingieren al confundirlos con comida. Tanto trabajo para que luego un descerebrado se canse de su gato y lo suelte cerca de la colonia, con el torpe propósito de que el minino acabe con decenas de estas aves maravillosas y protegidas. O para que otro bodoque capture los pollos y se los coma en ese escalofriante desafío a la razón en que consiste el bestialismo de buscar raros caprichos gastronómicos.

Todo eso pensaba yo ayer mientras seguía con la vista el vuelo pausado de las pardelas sobre las olas canarias. Buena suerte viejas compañeras. Locas, que estáis locas.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Un vídeo sobre la contaminación marina y los albatros incendia Internet

Pocas veces el enlace de un vídeo me ha llegado desde tantos sitios diferentes, desde tantas personas sensibles, desde tantos comentarios escandalizados. Se trata del trailer del documental Midway, empírica constatación de los terribles efectos en la fauna de esas islas de basura plástica que flotan en unos mares cada vez más contaminados.

Ya os he hablado en otra ocasión de cómo los albatros mueren a cientos asfixiados por unos plásticos que confunden con comida. Algunos lectores aseguraban entonces en sus comentarios que todo era un montaje fotográfico. Desgraciadamente es verdad.

En el atolón de Midway, pequeños islotes coralinos localizados en medio del Océano Pacífico, en mitad de la nada, a 5.000 kilómetros al oeste de San Francisco y a 4.000 al este de Tokio, las costas están rodeadas de basura viajera. La arribada desde esa ‘isla’ de 4 millones de toneladas de desechos y una superficie de 1,5 millones de kilómetros cuadrados que flota inerte en el mar. Por su culpa, un tercio de los pollos del medio millón de parejas de la colonia albatros de Laysan (Diomedea immutabilis) muere al año en el atolón por la ingestión de objetos o fragmentos de plástico.

Me escribe Montse para preguntarme si no se puede hacer algo. Si no se puede mandar a la Marina a limpiar toda esa basura. Y no se puede. Esa sopa plástica es imposible de retirar del mar. Son en su mayoría micropartículas, apenas anodino plancton artificial. La única solución es ser más eficientes en el reciclaje. Apostar por usar productos biodegradables y tirar menos plástico a la basura. Evitar que toda nuestra mierda acabe con la vida de los siete mares. Con nuestra despensa y nuestra farmacia. Especialmente ahora que celebramos el Día Mundial de los Océanos.

Pero no terminemos con tan mal sabor de boca. Os recomiendo que os paséis por el Midway Project blog y que sonriáis de ternura ante la historia vital de Miguel. Un pollito de albatros nacido justo en el jardín de Jan Vozenilek en esa isla y que, por suerte, ha crecido sin problemas.A lo largo de tres vídeos puedes ir viendo su crecimiento. Te dejo aquí el primero y más entrañable.


Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

El vertedero más grande del mundo es el mar

El mayor vertedero del mundo flota en medio del Océano Pacífico. Entre las costas de California y Hawai, en una zona de calmas, se acumulan los desechos de nuestra sociedad de consumo y despilfarro. Una gigantesca mancha de 3 toneladas de plásticos se extiende por una superficie dos veces más grande que los Estados Unidos. Este volumen es seis veces mayor que la cantidad de plancton que vive en sus aguas. Parcialmente disuelta en pequeños trozos, semisumergida y en movimiento, su localización es muy complicada incluso utilizando satélites. Pero está ahí, cada vez más grande y cada vez más espesa.

¿De dónde viene tanta mierda? De todas partes; de los barcos, pero también de las ciudades.

En el mundo se producen al año más de 100 millones de toneladas de plásticos, que en un 10 por ciento acaban en el mar. Los ambientes marinos son incapaces de digerir tanta basura, cuyo reciclaje natural necesita decenas de años para lograrlo. Un tiempo durante el cual botellas, envoltorios y toda clase de desperdicios flotan libres a lomos de las corrientes, convirtiendo la superficie marina en una asquerosa sopa de residuos. Y el problema no es tan sólo estético. Más de un millón de aves y cien mil mamíferos marinos y tortugas mueren cada año al ingerirlo accidentalmente o enredarse en él.

Charles Moore, oceanógrafo estadounidense y creador de la Fundación de Investigación Marina Algalita, ha llegado a la conclusión de que “nadie puede limpiarla y la mancha sigue aumentado”. De hecho, los científicos han descubierto que en las costas de Japón el número de partículas de plástico en el agua se multiplica por diez cada dos o tres años.

Alan Weisman, en su fantástico libro El mundo sin nosotros, asegura que si mañana los humanos dejáramos de existir, esta capa de basura en el mar seguiría flotando allí durante muchos años después de nuestra desaparición.

Ni arte ni literatura. Nuestra herencia es la basura.

Ave marina varada en una playa y con todo su cuerpo lleno de plásticos ingeridos accidentalmente. La basura mata.