La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘plasticos’

Así nos engañan: los plásticos sostenibles no existen

El mejor plástico es el que no se usa. Y el menos malo el que se reutiliza muchas veces. Pero ese que nos venden ahora como sostenible, ecológico, verde, orgánico, biodegradable, procedente de caña, es en su mayoría un fake, un engaño. Así lo confirma un informe realizado por las organizaciones ECOS y Rethink Plastic donde se comprueba que casi la mitad de los artículos plásticos calificados como sostenibles engaña o directamente confunde al consumidor.

Gancho publicitario

Las etiquetas ecológicas se han convertido en uno de los principales ganchos comerciales ante el constante crecimiento de consumidores ‘eco-conscientes’ que desean ser parte de la solución para revertir la actual crisis de la contaminación plástica.

Los analistas de ECOS y la alianza Rethink Plastic han examinado las afirmaciones publicitarias realizadas en 82 artículos de plástico. Los productos estudiados incluyen algunos de los que se encuentran más comúnmente en las playas de Europa, como botellas de plástico, bolsas y cubiertos.

“A falta de una legislación clara y específica sobre supuestas bondades “ecológicas”, las empresas son en la actualidad libres de utilizar un lenguaje vago, que a menudo puede ser confuso y potencialmente engañar a los consumidores”, denuncian los ecologistas. Un paseo por cualquier supermercado local es suficiente para comprobar los miles de productos con plásticos de todo tipo que se vanaglorian de su bajo impacto ambiental, pero es falso. No hay más que pasear por las playas para comprobar hasta qué punto estos plásticos siguen siendo un problema.

Sin pruebas fiables

Muchas de esas declaraciones comerciales referidas a la sostenibilidad de los envases son irrelevantes para abordar la crisis del plástico o están respaldadas por pruebas débiles, como se muestra en el estudio realizado por ECOS y la alianza Rethink Plastic. Los principales resultados son los siguientes:

  • El 75% de las afirmaciones examinadas eran realizadas por las propias empresas y no estaban verificadas por terceros independientes.
  • El 49% de los mensajes eran potencialmente confusos para los consumidores, ya que no proporcionan información suficiente.
  • El 46% eran irrelevantes para abordar la contaminación plástica.
  • El 26% carecía de pruebas de apoyo y, por lo tanto, se consideró no confiable.

Cuidado con las afirmaciones trampa

La mayoría de las afirmaciones encontradas en la evaluación ecologista se relacionan con las siguientes características de los productos plásticos: reutilizables, reciclables, que contienen material reciclado, biodegradables, compostables y de base biológica.

Los analistas destacaron algunos de los peores ejemplos de “greenwashing” o “ecoblanqueo” que encontraron:

  • Vajilla ‘reutilizable’: Vasos, tazas, platos y cubiertos de plástico baratos se venden como ‘reutilizables’ en los supermercados. Esto se debe a la ausencia de estándares claros sobre lo que se puede denominar reutilizable. Los analistas concluyeron que faltan y se necesitan definiciones y criterios claros sobre qué hace que los artículos de plástico sean reutilizables. La mejor vajilla reutilizable no es de plástico, es la de toda la vida y que dura media vida.
  • Botellas biodegradables: Es una falsa solución común que hace más daño que bien al medio ambiente. Es preferible que las botellas se produzcan a partir de materiales reciclables en lugar de promover la biodegradabilidad, que muchas veces no se logra. La publicidad de botellas biodegradables es ambientalmente contraproducente e irrelevante.
  • Ropa biodegradable: Productos que afirman ser biodegradables cuando llegan al vertedero no son ninguna ayuda al medio ambiente. En realidad solo incentivan los modelos de consumo lineal de comprar, usar y tirar.

Más innovación y menos cuentos

Según Mathilde Crêpy, directora senior de programas de ECOS, “las empresas deben innovar en soluciones de productos reales y brindar a las personas información honesta. Durante este análisis hemos encontrado muchas soluciones falsas donde las marcas les dicen a los consumidores que están actuando para resolver nuestros problemas ambientales cuando no es así. No resolveremos la crisis de la contaminación plástica con etiquetas verdes artificiales”.

Por su parte, Justine Maillot, coordinadora de políticas de la alianza Rethink Plastic, añade: “Los responsables de la toma de decisiones de la UE deben actuar con prontitud para poner fin a esta ola dañina y cada vez mayor de reclamos ecológicos no regulados, y hacer que las empresas rindan cuentas. Prohibir información poco confiable, irrelevante y confusa es un componente clave para permitir que los consumidores tomen decisiones informadas, prevenir realmente la contaminación plástica y lograr una economía verdaderamente circular ‘.

El informe completo (en inglés) se puede encontrar en este enlace: ‘¿Demasiado bueno para ser verdad? Un estudio de afirmaciones ecológicas sobre productos plásticos ‘

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

La contaminación difusa amenaza a los espacios naturales y a las personas

La contaminación difusa prácticamente no se ve, parece insignificante, pero sumada y multiplicada se convierte en preocupante contaminación invisible que amenaza a los espacios naturales, a la biodiversidad y a las personas.

Así lo demuestra el novedoso estudio Ciencia LIBERA. Análisis de la contaminación difusa en los espacios naturales, primer análisis a gran escala realizado para determinar la presencia en el medio natural de este tipo de contaminación no puntual que se acumula a partir de abundantes fuentes de contaminación dispersa en lo que se ha dado en llamar basuraleza, la basura abandonada en el campo.

A partir del análisis de más de 49.000 datos extraídos de más de 2.500 muestras de agua, suelos y sedimentos, el estudio concluye que la presencia de contaminación difusa es ubica y podría estar afectando al conjunto del patrimonio natural español. Lee el resto de la entrada »

Los ecologistas declaran la guerra a los envases de usar y tirar

El movimiento ecologista ve en el auge de los envases de un solo uso la mayor parte de los problemas ambientales de este siglo, empezando por la contaminación de plásticos. Según sus datos, un 11 % del peso de la compra estándar va directamente a la basura, envoltorios que en el mejor de los casos van directamente al contenedor de reciclaje.

Con motivo de la celebración hoy, 16 de junio, del Día de la Reutilización (World Refill Day), la Alianza Residuo Cero exige reducir drásticamente los envases de usar y tirar. Considera fundamental poner en marcha circuitos de reutilización descentralizados y disponibles para las empresas de alimentación y bebidas, y facilitar a la ciudadanía modelos de consumo residuo cero para comprar con sus propios envases o con envases que puedan devolver al comercio. Lee el resto de la entrada »

Nos comemos una tarjeta de crédito a la semana

Los microplásticos están por todas partes. Pero curiosamente, o lógicamente, los hay en mucha mayor cantidad en la tierra que en nuestros sufridos océanos. Tantos, que nos los comemos sin saberlo. Según denuncia Amigos de la Tierra, estamos consumiendo sin quererlo ni saberlo alrededor de 2.000 pequeñas piezas de plástico cada semana, aproximadamente 21 gramos al mes, poco más de 250 gramos al año. Esto es el equivalente al peso de una tarjeta de crédito a la semana (5 gramos).

Tal y como denuncia el informe Plastívoros presentado por Amigos de la Tierra y Justicia Alimentaria, los datos actuales muestran que los microplásticos presentes en la tierra son mucho más numerosos que los acuáticos y que, de hecho, la inmensa mayoría del plástico que encontramos en los sistemas acuáticos tiene su origen en una contaminación terrestre anterior.

El informe señala que la contaminación microplástica en la tierra podría ser hasta 23 veces mayor que en el océano y apunta que, de hecho, aproximadamente el 80 % de la contaminación por microplásticos en el océano proviene de la tierra. Lee el resto de la entrada »

El mar Mediterráneo se convierte en un mar de plásticos

Cada año se vierten al Mediterráneo unas 229.000 toneladas de plástico, el equivalente a más de 500 contenedores diarios. Son datos escalofriantes aportados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que advierte de que esta cifra podría doblarse en 2040 si no se toman medidas urgentes.

El antiguo Mare Nostrum se ha convertido en el Mare Plasticum. Lee el resto de la entrada »

Millones de toneladas de redes fantasmas amenazan a los océanos

Tortuga atrapada en una red fantasma. Foto: Gereenpeace

Cuando hablamos de plásticos contaminando el mar pensamos en botellas y bolsas, pero el auténtico drama ambiental es el de las redes fantasmas. Restos de aparejos de pesca elaborados en duros y resistentes materiales plásticos que por accidente, enganche o descuido acaban en el fondo marino, destruyendo vida durante décadas.

Según revela Greenpeace en su informe Redes fantasmas: el abandono de redes de pesca amenaza nuestros océanos, alrededor de 640.000 toneladas de estas redes perdidas o abandonadas acaban cada año en los océanos.

Para que te hagas una idea, es el equivalente en peso a más de 50.000 autobuses de dos pisos. ¡Cada año! Lee el resto de la entrada »

Las lentillas también contaminan el mar con microplásticos

¿A qué contenedor de reciclaje van las lentillas desechables? Según una encuesta de Antena 3, un tercio de los españoles no tiene ni idea. Y mira qué es fácil: van al cubo de la basura doméstica.

Pero ante la duda, o por pura comodidad, casi una cuarta parte de los cerca de tres millones de españoles que usan lentillas las tiran al váter o por el desagüe.

Otras veces se arrojan directamente al suelo o, si uno se las cambia en la playa, directamente a la arena. Lee el resto de la entrada »

Nuestros culos no quieren papel higiénico reciclado

Debemos tener los culos más delicados del mundo. Porque para limpiarlos solo aceptamos papel tissue blanco de lujo, dos y tres capas, acolchado, fabricado a partir de de pulpa de celulosa virgen procedente en su mayoría de los bosques boreales del norte de Europa y América.

En apenas 50 años hemos pasado de usar cantos del río, recortes de periódico y la aspereza de los rollos del famoso Elefante (400 hojas marrones a doble cara) a la suavidad del algodón inmaculado. Por el camino se ha quedado la opción más lógica: apostar por el papel higiénico reciclado. Igual de suave pero mucho más sostenible, pues no hace falta cortar ningún árbol para producirlo. Lee el resto de la entrada »

¿Te imaginas unas vacaciones recogiendo plásticos en el mar?

Hace mucho que el turismo dejó de ser eso de pasarse unos días tirado a la bartola en una hamaca o una toalla playera. Cada vez hay más gente que viaja para aprender, para ayudar, e incluso para ambas cosas. Por ejemplo, los que se apuntan al Proyecto FarFalle. Una iniciativa que ofrece en Tenerife viajes en alta mar para sensibilizar y mostrar a los viajeros la importancia de la conservación del mundo marino.

Turismo de investigación y ocio donde los participantes recogen muestras de microplásticos de la superficie y del fondo marino y las analizan en el laboratorio. También se realiza un seguimiento de los mamíferos marinos de la zona, estudiando su comportamiento, patrones de actividad y estructura de grupo, además de registrar su actividad acústica con un hidrófono a bordo. Igualmente se toman muestras para observar con lupa el plancton, los pequeños animales y vegetales que habitan en el medio marino. Lee el resto de la entrada »

El Segura, convertido en un asqueroso río de plástico

La desembocadura del río Segura en Guardamar (Alicante) es el lugar más vergonzoso y vergonzante de Europa. Un espacio natural que antiguamente tuvo una biodiversidad brutal, incomparable, y que ahora mismo se ha convertido en un espacio maloliente de plásticos y basuras. Cuanto más lo visito y lo conozco, más asco y vergüenza siento.

El pasado fin de semana, vecinos y activistas de Greenpeace hicieron una recogida de plásticos en ese estercolero acuático. A pesar de que la Confederación Hidrográfica del Segura limpiara la desembocadura del río unos días antes, intentando adelantarse a la “visita” de los ecologistas, los envases plásticos ya habían vuelto a acumularse en la zona, ante la indignación de los vecinos. Cientos de ellos, provistos de guantes y bolsas, respondieron a la convocatoria para recoger la enorme cantidad de plásticos del área y, sobre todo, señalar a las principales marcas responsables de esta contaminación. Lee el resto de la entrada »