La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘pellets’

¿Sabías que las lágrimas de sirena son de plástico y están acabando con la vida en el mar?

Lágrimas plásticas de sirena recogidas en las playas de Menorca

Las llaman lágrimas de sirena porque son un desgarrador lamento de los mares, destrozados por la contaminación de pellets de plástico, también conocidos como nurdles. Son pequeñas esferas blancas del tamaño de una lenteja que se utilizan como materia prima en la fabricación de artículos de plástico de uso tan cotidiano como masivo en todo el mundo, desde gafas y juguetes a botellas.

Debido a la falta de normativas estrictas y malas prácticas, esas lágrimas “se pierden” en las distintas etapas de la cadena de producción y distribución del plástico (producción, transporte, reciclaje…). Seguro que los has visto muchas veces en las arenas de las playas, mezcladas con las arenas. Son el origen de la segunda fuente de contaminación por microplásticos, la gran tragedia ambiental del siglo XXI. Lee el resto de la entrada »

Los viejos bosques nos ayudan a luchar contra la crisis

Roble centenario

Los bosques nos ayudan a salir de la crisis. Que se lo digan si no a los miles de españoles que este invierno se han pasado a la estufa de madera o de pellets. Con el gasoil, el gas y la electricidad por las nubes, la leña vuelve a estar de moda. La de esos árboles que durante décadas mirábamos con el desdén de quien no los necesitaría nunca. Hoy es diferente. Ahora los vemos como una fuente de ahorro. De riqueza. Los pueblos deforestados los empiezan a echar de menos.

Pero los bosques nos ayudan mucho más. A comer gracias a la fertilización y mantenimiento de los suelos. A protegernos de los desastres naturales, del avance del desierto. A reducir el efecto de nuestro propio gran desastre no natural, el efecto invernadero. A respirar gracias a su oxígeno. A sentir que respiramos cuando caminamos por ellos, notamos el palpitar la vida en cada pisada, en cada hoja, mariposa o rayo de luz, en cada gorjeo.

Aunque no todos los bosques son iguales. Muchos son meras plantaciones de árboles, monocultivos dedicados a producir pasta de papel o serrín para aglomerados. En ellos falta lo más importante: la biodiversidad. La variedad. Ese “desordenado orden” del que nos hablaba Félix Rodríguez de la Fuente.

Ayer, inicio de la primavera, celebramos el Día Internacional de los Bosques. Una iniciativa de las Naciones Unidas muy matizable, pues a muchos los árboles no les dejan ver el bosque. Los míos son de viejos hayedos, encinares, robledales, tejeras, pinares maduros repletos de vida, casa común de una flora y fauna única. También los bosques de un único árbol, esos asombrosos árboles singulares tan viejos como una catedral y tan delicados como una flor, auténticos ecosistemas en miniatura.

¿Y el tuyo cómo es? Búscalo. Acércate a él y díselo: ¡Feliz día del Bosque!

IDFBANNER_ES


Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)