La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘Espacios naturales’

Premian las experiencias más inspiradoras en desarrollo rural sostenible

Ganado caprino en Picos de Europa. Foto: Fundación Quebrantahuesos

El desarrollo rural basado en espacios naturales protegidos no solo es posible sino que resulta imprescindible. Así lo ha valorado el jurado del Premio Experiencias inspiradoras de la Fundación Fernando González Bernáldez y EUROPARC-España, un llamamiento a la acción y al trabajo colaborativo para abordar los grandes retos de conservación de la naturaleza y los múltiples beneficios para el conjunto de la sociedad. Lee el resto de la entrada »

Fármacos, microplásticos, metales, insecticidas: llega la basura invisible

El biólogo Carlos Ciudad toma muestras en un espacio protegido. EFE/Javier Cebollada

Hay basura que se ve, se huele, se tropieza, pero otra es invisible. Más de un centenar de sustancias tóxicas derivadas de medicamentos, plaguicidas, pinturas, cosméticos o productos de limpieza flotan y se depositan en las orillas de los ríos españoles y restos de metales pesados se cuelan en el organismo de nuestra fauna más amenazada, según recoge en un reportaje Cristina Yuste, de EFEverde.

Más allá de las botellas de plástico, las colillas, las toallitas y demás residuos que siembran los espacios protegidos, la presencia en el medio terrestre de contaminantes de origen químico amenaza a ríos, arroyos o lagunas, afecta a los usos antrópicos del suelo y es responsable en gran medida de la contaminación que llega al océano. Lee el resto de la entrada »

La Administración prohíbe usar las miles de barbacoas camperas que mandó hacer

La llegada del mes de junio ha coincidido con la prohibición prácticamente generalizada en la mayoría de las regiones españolas de encender barbacoas o cualquier otro tipo de fuego en el campo. La razón no hace falta explicarla. Las altas temperaturas y la falta de lluvias hacen prever un verano muy complicado donde una pequeña chispa puede convertir el bosque en un infierno. Sin embargo, la lógica de esta medida choca frontalmente con la realidad.

Durante décadas comunidades autónomas, diputaciones y ayuntamientos han abrazado con pasión la construcción de miles de barbacoas y parrillas en el monte. En los espacios naturales protegidos e incluso en los Parques Nacionales. Áreas recreativas las llaman. Lugares donde para disfrutar de la naturaleza se recomienda llegar pronto y así pillar un buen sitio donde asar chorizos o hacer la paella. Concentrados estos centros de gastronomía popular en lugares más o menos vigilados se suponía controlado el problema de los incendios incontrolados. La realidad demuestra que no ha sido así. El fuego es siempre un peligro.

Los responsables de medio ambiente han clausurado todas las parrillas desde junio hasta octubre, los meses mejores para salir a merendar al campo. ¿Para qué se gastaron entonces tanto dinero en hacerlas? ¿Para incitarnos a usar algo que ahora nos piden que no usemos por el bien común? ¿Para poder multarnos luego?

Había otra opción. Enseñarnos a disfrutar del bosque sin necesidad de montar pantagruélicas reuniones en él. A llevarnos el bocadillo y la ensaladilla rusa. A volver a casa con la bolsa de la basura, siempre menos pesada que la bolsa de la comida. Y a pasear más allá de los 50 metros que separan el aparcamiento de las mesas. Pero prefirieron gastarse el dinero en esas inútiles “inversiones en medio ambiente” en lugar de en educación ambiental. Y ahora las clausuramos cinco meses al año.

Es un tema interesante. Por eso me gustaría conocer tu opinión. ¿Te parecen bien las barbacoas públicas en el campo? ¿Habría que multar a quienes las usan o a quienes autorizaron, diseñaron, pagaron y promovieron tan contraproducentes instalaciones?

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

Una bici y 24 países para hablar de medio ambiente

Hay gente que sólo por la pasión que pone en hacer las cosas merece nuestra admiración y aplauso. Uno de ellos es Brais Palmás, un joven caballero andante gallego que a lomos de su bicicleta y con la cámara de fotos como única arma lleva desde el pasado mes de junio inmerso en una maravillosa aventura: el Proyecto Samana

Brais pedaleará interrumpidamente durante tres años por las principales reservas naturales de Eurasia para retratar su biodiversidad y plantear una visión diferente del estado actual de determinadas zonas y especies animales silvestres. Paralelamente, tratará de concienciarnos respecto a los problemas medioambientales que detecte, de nuestro impacto y de las repercusiones que nuestras acciones provocan en el entorno.

¿Por qué en bicicicleta? Él mismo lo cuenta en el cuaderno de bitácora donde día a día registra tan apasionante viaje:

Para llevar a cabo este proyecto podría moverme en coche, en tren, en avión… y desplazarme de parque en reserva velozmente, sin perder tiempo. Lo normal cuando se va a atravesar desiertos y cordilleras sería llevar un equipo de apoyo por si surgiera algún inconveniente; lo razonable a la llegada de la noche sería buscar una habitación con calefacción y agua caliente… y cuando me hubiese dado cuenta, mi travesía habría perdido su esencia; de que cada kilometro que separa un punto de otro es un aprendizaje, que la belleza se encuentra allí donde la buscamos y que los problemas que surgen a la par del camino son precisos para formarme como persona. Por ello mi transporte es la bicicleta; los ríos, el baño al finalizar la jornada y el firmamento, mi techo durante la noche.

La aventura de Palmás cuenta con el apoyo económico de 15 empresas, además del dinero aportado por personas particulares a través de la campaña “1 euro = 1 kilómetro”. Austero, apenas gasta dos euros al día, pues la bici no consume gasolina, se alimenta frugalmente y se aloja en los albergues de los parques que visita.

Tiene 20 años y toda la fuerza de su entusiasmo. Hoy Brais atraviesa la frontera española por los Pirineos. Pedalada tras pedalada quiere llegar hasta Vietnam. Seguro que este genial aventurero lo logra y nos lo cuenta. ¡Mucha suerte!

Sigue también este proyecto en Facebook.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share