La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

El mar Mediterráneo se convierte en un mar de plásticos

Cada año se vierten al Mediterráneo unas 229.000 toneladas de plástico, el equivalente a más de 500 contenedores diarios. Son datos escalofriantes aportados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que advierte de que esta cifra podría doblarse en 2040 si no se toman medidas urgentes.

El antiguo Mare Nostrum se ha convertido en el Mare Plasticum.

Esta es una de las conclusiones del informe “Mare Plasticum: El Mediterráneo” que ha elaborado la UICN dentro de su programa “Cerrar el grifo del plástico” a partir de estudios de campo y utilizando su propia metodología para analizar los vertidos de 33 países de la cuenca mediterránea.

Más de un millón de toneladas

Entre las conclusiones de este análisis destacan que más de un millón de toneladas de plástico se han acumulado ya en el Mediterráneo o que los macroplásticos resultantes de residuos mal gestionados constituyen el 94 % del total de los vertidos de este residuo que se realizan al mar.

Además, señala que una vez que el plástico llega al Mediterráneo se deposita en su mayor parte en los sedimentos en forma de microplásticos, partículas de menos de 5 milímetros.

Egipto e Italia, los más contaminadores

Egipto, con unas 74.000 toneladas al año, Italia, con 34.000 toneladas y Turquía, con 24.000 toneladas, son los países con las tasas más altas de vertidos de plástico en el Mediterráneo, según las conclusiones del estudio, que atribuye estos datos a “las grandes cantidades de residuos mal gestionados y a sus grandes poblaciones costeras”.

En lo que respecta a vertidos al mar ‘per cápita’, los niveles más altos los tienen Montenegro, con 8 kilos anuales de plástico por habitante, seguido de Albania, Bosnia Herzegovina y Macedonia del Norte, cada uno de ellos con una contribución estimada de 3 kilos por persona y año.

Mundo basura

En cuanto a los microplásticos primarios (los plásticos que entran en los océanos en forma de pequeñas partículas, en oposición a los residuos más grandes que se degradan en el agua), el estudio de la UICN estima en unas 13.000 toneladas los vertidos anuales de este tipo que se hacen al Mediterráneo.

Señala asimismo que el polvo de los neumáticos es la mayor fuente de estos vertidos (53%), seguido de los textiles (33%), las microesferas de cosméticos (12%), y la producción de pellets (2%).

Vamos a peor

El informe analiza los diferentes escenarios de vertidos y las medidas a adoptar para reducir los flujos de plásticos en el Mediterráneo en los próximos 20 años, tomando como base un aumento anual proyectado del 4% en la producción mundial de plásticos.

La conclusión a la que llega es que, en un escenario de continuidad, los vertidos anuales alcanzarán las 500.000 toneladas en 2040. Para evitarlo, subraya, se requerirán “intervenciones ambiciosas más allá de los compromisos actuales” para reducir la contaminación de plásticos en el mar.

Cerrar el grifo al plástico

Para Antonio Troya, director del Centro de Cooperación del Mediterráneo de UICN, los gobiernos, el sector privado, las instituciones de investigación y otras industrias y consumidores deberían “rediseñar procesos y cadenas de suministro, invertir en innovación y adoptar patrones de consumo sostenibles y mejores prácticas de gestión de residuos para cerrar el ‘grifo del plástico’”.

Minna Epps, directora del Programa Mundial Marino y Polar de UICN, ha advertido por su parte del peligro que representan los vertidos plásticos para los animales marinos, “que pueden enredarse o tragar los desechos y terminar muriendo de agotamiento e inanición”, así como para los ecosistemas y la salud humana “en un mar semicerrado como es el Mediterráneo”.

Mejorar la gestión

Según el estudio, se podría evitar el vertido de más de 50.000 toneladas de plástico anuales en el Mediterráneo si se mejorara la gestión y la recogida de los residuos “sólo en las cien principales ciudades que más contribuyen, de acuerdo con las normas de mejores prácticas mundiales” .

Destaca además que las prohibiciones pueden ser “intervenciones eficaces si se aplican ampliamente” y como ejemplo cita que “una prohibición mundial de las bolsas de plástico en la cuenca reduciría los vertidos en unas 50.000 toneladas más al año”.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

2 comentarios

  1. Dice ser david

    la verdad que esto de los plasticos cada vez esta siendo mas problematico para todos

    01 noviembre 2020 | 13:24

  2. Dice ser Juan Martínez

    Que horror y realmente no existe una capacidad real de reciclaje ni del 10% del plástico que consumimos. ¡Soluciones por favor señores políticos!

    05 noviembre 2020 | 17:39

Los comentarios están cerrados.