La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘astronomía’

Dedica un finde a berrear bajo las estrellas

Macho de ciervo en celo. Foto: Wikipedia Commmons

¿Para qué quejarte si nadie te escucha? Mejor lleva tu mosqueo/enfado/estrés al campo y libéralo a la luz de las estrellas mientras escuchas uno de los espectáculos sonoros más impresionantes de la naturaleza: la berrea de los ciervos.

Aquí los que gritan son ellos. Y nosotros los escuchamos boquiabiertos.

La mejor manera de liberar tensiones no es liándonos a gritar o dar golpes. Todo lo contrario. Baja el ritmo y despliega pausadamente los cinco sentidos; disfruta: eso sí que es lucha contra el estrés.

Por ejemplo, en la fabulosa Sierra de Albarracín (Teruel) este otoño. Por segundo año consecutivo, la Asociación de Empresarios Turísticos organiza “Berrea bajo las estrellas“. Las actividades se desarrollarán los días 27 y 28 de septiembre en las localidades de Noguera de Albarracín, Bronchales y Tramacastilla. Si te interesa date prisa. Para poder contemplar a los ciervos sin generar impacto las plazas son limitadas y se adjudicarán por orden de inscripción en su página webLee el resto de la entrada »

Soria apuesta por el ecoturismo de naturaleza y estrellas

Observatorio astronómico de Borobia.

Observatorio astronómico de Borobia.

Los caminos de Soria son los del ecoturismo, esa forma alternativa de viajar que privilegia la sostenibilidad, la preservación del paisaje, el cuidado del patrimonio natural y cultural, que sensibiliza a los viajeros haciéndoles partícipes de sus riquezas como uno más y no como un turista despistado.

Cruce natural entre la meseta castellana y el valle del Ebro, la provincia de Soria, tan castigada por el éxodo rural a las grandes ciudades, ofrece unos lugares únicos cuya contemplación bien se merece un viaje. Y no es sólo por visitar la Laguna Negra, el Cañón del Río Lobos o la Fuentona de Muriel. Cuenta con el Moncayo y sus hayedos, bosques de ribera acompañando al padre Duero, los acebales más grandes de la Europa meridional, inmensos mares de pinos excepcionalmente bien cuidados, circos glaciares, sabinares con ejemplares milenarios, encinares, robledales y especialmente unos cielos nocturnos limpísimos, sin contaminación atmosférica ni lumínica, ideales para disfrutar de algo tan maravilloso pero cada día más difícil como es la contemplación de las estrellas. Lee el resto de la entrada »

Una copa de espumoso canario en el techo de España

La impresionante sombra del Teide avanzando sobre la isla de Tenerife.

La impresionante sombra del Teide avanzando sobre la isla de Tenerife.

Ha sido sin duda una de las experiencias más increíbles de mi vida. Subir al atardecer en el funicular del pico del Teide, el techo de España (3.718 metros), cuando ya está cerrado y no quedan turistas. Llegar casi arriba, a 3.500 metros de altitud, y sentir al instante una bocanada de aire helado con sabor a azufre. Recibirte a pie de cabina una copa de espumoso canario de la Bodega Altos de Trevejos, mientras esperas el milagro desde este lugar privilegiado. Y el milagro llega puntual con el frío atardecer, una gigantesca sombra puntiaguda que poco a poco va creciendo hacia el mar apuntando al horizonte infinito. Es la sombra del volcán adueñándose de Tenerife, más grande cuanto más va cayendo el sol. Una Volcano Teide Experience, como se publicita ahora, el no va más de la oferta turística de Canarias. Lee el resto de la entrada »

Stephen Hawking sigue usando Windows Vista

Stephen Hawkings

Stephen Hawking, ayer entre el público atento del Starmus Festival

No es el notición del año pero sorprende saber que Stephen Hawking, último icono científico mundial vivo, para muchos no expertos heredero directo de Albert Einstein, apuesta para seguir conectado con el mundo por el sistema operativo de Microsoft. Y más en concreto, por la inestable y obsoleta versión Windows Vista.

Afectado por una grave enfermedad motoneuronal relacionada con la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la del famoso Ice Bucket Challenge, Hawking tan sólo puede hablar a través de una pantalla de ordenador que dirige por medio de pequeños movimientos de su mejilla derecha gracias a un sensor acoplado sobre sus gafas. Como si masticara chicle, es capaz así de abrir su correo electrónico, que es igualmente una vieja versión del Outlook. Y hablar por medio de un sintetizador de voz denominado Words Plus. Máxima velocidad, tres palabras por minuto.

¿Qué cómo sé yo todo eso? Pues porque tengo el extraordinario privilegio de haber pasado cuatro horas sentado apenas a dos metros del astrofísico británico. Una anécdota que confirma hasta qué punto el público y los científicos estamos juntos en esa reunión única que tiene al Teide como testigo: el Festival Starmus.

Impulsado por Garik Israelian, científico del Instituto de Astrofísica de Canarias experto en la formación de los agujeros negros, Starmus es un festival internacional del conocimiento dedicado al mundo de la astronomía y la ciencia combinado con la música, el arte y la cultura. Por eso también ayer pude saludar a otro icono mundial, el gran Brian May, guitarrista de Queen y doctor en astrofísica.

Y así, rodeado de estrellas, hemos hablado sin parar de estrellas en Tenerife. La primera sesión ha resultado impresionante. Robert Wilson (Físico, Premio Nobel), fue el encargado de inaugurar el programa de ponencias con “El comienzo de todos los comienzos”. Le han seguido las intervenciones de David Eicher (editor de Astronomy Magazine) sobre si “El universo se preocupa realmente por sí mismo?, la del siempre polémico Richard Dawkins (biólogo evolucionista) con “Una taxonomía tentativa de vida extraterrestre” y, para terminar, Katerina Harvati (antropóloga) nos ha puesto a los “Neardentales en el espejo”. Y hoy escucharemos, por fin, a Stephen Hawking, quien nos explicará su teoría sobre el riesgo de destrucción del Universo del bosón de Higgs. ¡Qué pasada!

Podría estar horas hablando de lo mucho que he aprendido ayer y de lo mucho que espero aprender a lo largo de esta intensa semana, pero tan sólo me quedo con tres ideas claves:

IDEA 1. Pregunta que algo aprenderás. Los científicos no paran de hacerse preguntas y de tratar de encontrar respuestas. Así avanza a Ciencia. Gracias a muchos Why? y escasos pero brillantes Eureka!

IDEA2. Humildad. Todos estos grandes personajes coinciden en la importancia del equipo. En cómo muchas casualidades e incluso errores les han llevado a realizar grandes descubrimientos. En que el mérito es de todos y no de unos pocos.

IDEA3. Entusiasmo. Hay que verles las caras. Cómo disfrutan con su trabajo, polemizando, profundizando, discutiendo. ¡Se lo pasan bomba!

PD. Dedico este post a mi hijo Santi, quien primero se fijó en el sistema operativo del ordenador de Stephen Hawking. 15 años y se ha gastado el dinero de sus propinas en acompañarme al Starmus. El chaval apunta maneras.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Turismo y estrellas reconcilian al hombre con el lobo

En San Pedro de las Herrerías, en plena Sierra de la Culebra (Zamora), un centro de turismo rural oferta a sus clientes durante los meses de febrero y marzo la posibilidad de disfrutar de algo grandioso: lobos y estrellas. Dos expertos naturalistas, Javier Talegón y Fernando Cabrerizo, llevarán a la gente a la caza nocturna de sensaciones únicas, escuchar el aullido del lobo bajo la mirada brillante de la constelación de Orión, el viejo cazador que sigue persiguiendo incansable a las Pléyades por todo el firmamento.

Ni el cazador celeste ni el grupo de cazadores de sensaciones pretenden hacer daño al lobo. Es más, lo admiran. Algunos pensarán con desprecio que se trata de pasajera moda urbana, apenas turismo de aventura. Pero se equivocan, es turismo sostenible y respetuoso, del bueno, justo ese turismo que puede lograr algún día dar la vuelta a la tortilla en el campo; que los ganaderos vean en el cánido salvaje más a un generador de recursos económicos que a un enemigo. ¿Lo conseguirán estas y otras iniciativas? Lo están intentando.

Como alentadora experiencia ejemplar ahí está el proyecto de cooperación transnacional Wolf, Wild Life and Farmers. Nacido con el objetivo de mejorar la coexistencia de lobo y ganadería, pretende facilitar la búsqueda de nuevos yacimientos de empleo en el medio rural gracias a la revalorización de su riqueza natural. Y el lobo aspira a convertirse en riqueza.

Dentro de este proyecto, en la recientemente concluida Feria Internacional de Turismo (FITUR) varios grupos de acción local de once comarcas de Castilla y León, Asturias y Galicia, unidos por la presencia del lobo en su territorio, han presentado una original guía turística. Titulada Tierras de lobos y ganaderos, esta publicación es un paso de gigante en la buena dirección. Pues desde los propios pueblos se presenta a la fauna salvaje como una oportunidad y no como un problema.

Por desgracia no todos lo entienden así. Las organizaciones UPA y COAG han criticado con dureza esta guía y la llegan a considerar una “ofensa directa” a los ganaderos. Para sus representantes “resulta absolutamente incompatible la ganadería extensiva con el lobo” y abogan, directamente, por la extinción del animal.

No desesperes Hermano Lobo. Nos queda aún mucho camino por recorrer para entendernos, pero algún día lo lograremos.

Más noticias sobre el lobo en la Minuteca de 20Minutos.

Además, en este enlace puedes descargarte el libro completo Tierras de lobos y ganaderos en pdf.

Y no dejes de leer esta otra espléndida publicación sobre el valor etnográfico de la especie, En tierras de lobos.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Los Reyes Magos no encuentran la estrella de Navidad

Esto de ser Rey Mago es cada año más difícil, y no me refiero a los esfuerzos económicos que tal labor conlleva. Hace 2012 años, año más, año menos, los cielos nocturnos reventaban de estrellas. Hasta se decía entonces que los astros estaban engarzados en esferas de cristal cuyo giro producía un sonido mágico.

Pero esa música celestial ha desaparecido, como también han desaparecido las propias estrellas. Y si no, hagan la prueba y miren esta noche el cielo ¿cuántas pueden ver? Si viven en una ciudad reconocerán con suerte al luminoso Sirius, nuestro particular faro del Universo. La contaminación lumínica nos ha arrebatado en apenas unas pocas décadas el espectáculo más impresionante de todos, los cielos estrellados. Ha condenado así a los Reyes Magos a vagar de centro comercial en centro comercial, desorientados, incapaces de dar con el cometa que les señale el camino hacia nuestras ilusiones navideñas.

¿Tiene sentido seguir derrochando electricidad en estas fiestas? Si lo hacemos para animar el consumo ¿por qué no se apagan las luces cuando cierran los comercios? Si añadimos una gran iluminación extra en calles habitualmente bien iluminadas ¿por qué no apagamos mientras tanto las farolas? Si es para celebrar la Navidad ¿por qué no se encienden sólo durante las fiestas?

El problema no es sólo de estas fechas. España es, junto con Italia y Portugal, el país más derrochador en iluminación de toda Europa. Y de nuestras ciudades, las mediterráneas como Valencia, Alicante o Murcia tienen el récord. Su contaminación lumínica es hasta tres veces más intensa que la de Madrid o Barcelona. ¿Alguna explicación lógica? Tan sólo el gusto por el despilfarro.

Hemos rodeado la vida nocturna de farolas de todo tipo, paradójicas compañeras de nuestros sueños e insomnios. ¿Cuanta más luz más seguridad? Pues tampoco. Esa iluminación extra también ayuda mucho a los cacos a robar en tiempo récord.

El problema es que ya no valoramos lo auténticamente bueno, el silencio, las estrellas, el aire puro. No escuchamos a poetas como Jacint Verdaguer, quien decía sabiamente:

“La llum del dia és per mirar la terra;

la de la nit, per contemplar lo cel”.

He tomado este precioso poema de la página de la Asociación contra la Contaminación Lumínica Cel Fosc, cuyos miembros luchan desde hace años por lograr que la cordura y las estrellas regresen a nuestra vida.

Porque hay otra manera de encender la noche, seamos eficientes, iluminemos nuestra vida.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

Se buscan cazadores de estrellas

Debo confesaros un pecado imperdonable. Llevo toda la vida dedicado al estudio de la flora y la fauna, de la geología, del mar, del arte (que también es un milagro de la naturaleza, pues somos parte de ella), del paisaje en su más amplia acepción, y me había olvidado de lo más importante. Me había olvidado del firmamento. Hasta hace unos meses miraba al cielo y sólo veía puntos de luz en la noche.

Un reciente viaje iniciático por el Atlántico, navegando a vela bajo un firmamento sin luna cuajado de estrellas, me abrió los ojos y desde entonces vivo entusiasmado tratando de introducirme en tan apasionante mundo. ¿Cómo podía estar tan ciego?

Algo parecido le pasó a Gustavo Muller, a quien conocí hace una semana durante la celebración en Fuerteventura de unas interesantísimas Jornadas de Astronomía. Un día asistió a unas conferencias de astronomía semejantes y acabó abducido. Hace cuatro años no distinguía la estrella polar y hoy es uno de los más importantes caza asteroides aficionados del mundo. Carpintero de profesión, se ha construido en madera un observatorio en la azotea de su casa, en el pequeño pueblo lanzaroteño de Nazaret, cúpula incluida.

Con un telescopio comprado por Internet, una cámara de fotos y un ordenador ha logrado descubrir 65 objetos cósmicos hasta la fecha desconocidos, que la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, ha incluido en el catálogo mundial. Incluso se ha permitido el lujo de poner a dos de ellos los nombres de sus hijos, Mauricio y Alessio.

Yo no aspiro a tanto. Para mí es suficiente mirar al cielo y admirar Las Pléyades, sorprender la salida de Sirus o hacer un guiño a Aldebarán. O salir estos días con los niños bien abrigados para ver juntos la lluvia de estrellas Gemínidas. Las mismas que admiraron los neandertales hace 250.000 años y que verán nuestros descendientes… si para entonces hemos logrado poner fin a la contaminación lumínica.

Sobre esta líneas os dejo un vídeo que me enseñó Gustavo Muller y me ha dejado asombrado. Está filmado en Canarias, así que os podéis hacer una idea del privilegio que tenemos todas las noches los que vivimos en estas hermosísimas islas. Su autor es Daniel López, uno de los mejores astrofotógrafos del mundo.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

No te pierdas las lágrimas de San Lorenzo

De acuerdo con una antigua tradición cristiana, san Lorenzo fue un diácono nacido en Huesca que sufrió un terrible martirio en Roma en el año 258. Condenado a morir asado en una parrilla, cual barbacoa, sus últimas palabras a los verdugos fueron:

“Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho”

Aunque Lorenzo aguantó con ejemplaridad el tormento, según parece no pudo evitar dejar escapar algunas lágrimas, las mismas que desde la Edad Media se supone llueven en el firmamento cada año, coincidiendo con la festividad de su salvaje muerte el 10 de agosto.

En realidad, esas lágrimas son estrellas fugaces provenientes del cometa 109P/Swift-Tuttle, conocidas por los astrónomos como Perseidas al provenir de la constelación de Perseo. Pequeñísimos restos de su cola inferiores a un grano de arroz que al entrar en contacto con la atmósfera se encienden como una yesca.

Este verano la lluvia de estrellas se prevé espectacular, pues hará buena temperatura, los cielos estarán despejados en la mayor parte del país y, lo que es aún más importante, habrá Luna Nueva, garantizándonos así unas buenas observaciones siempre y cuando hayamos elegido un lugar sin demasiada contaminación lumínica. Un espectáculo que ningún aficionado a la naturaleza debería perderse.

El momento de máxima actividad será entre las 01h 30m y las 04h 00m del 13 de agosto, estando previsto el pico máximo hacia las 3 de la madrugada, momento en que podrían verse hasta 100 meteoros en una hora. Aunque tampoco desesperes si ese día no puedes salir al campo, se pueden observar Perseidas hasta el 24 de agosto, solo que no en tanta cantidad.

No hace falta que lleves nada especial para verlas, sólo ropa de abrigo, paciencia y mirar en dirección noreste hacia la constelación de Perseo y la vecina y siempre bien reconocible uve doble de Casiopea a partir de las 23 horas. Además de la lluvia de estrellas, al anochecer no dejes de admirar la preciosa conjunción de la Luna con los planetas Venus, Marte y Saturno, a los que un poco más tarde se unirá el siempre refulgente Júpiter, cuyos cuatro satélites mayores pueden verse con un pequeño telescopio. Y con un poco de suerte podrás oír al cárabo, a la lechuza o al alcaraván. ¿Te lo vas a perder?

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share