La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘perseidas’

No te pierdas las lágrimas de San Lorenzo

De acuerdo con una antigua tradición cristiana, san Lorenzo fue un diácono nacido en Huesca que sufrió un terrible martirio en Roma en el año 258. Condenado a morir asado en una parrilla, cual barbacoa, sus últimas palabras a los verdugos fueron:

“Dadme la vuelta, que por este lado ya estoy hecho”

Aunque Lorenzo aguantó con ejemplaridad el tormento, según parece no pudo evitar dejar escapar algunas lágrimas, las mismas que desde la Edad Media se supone llueven en el firmamento cada año, coincidiendo con la festividad de su salvaje muerte el 10 de agosto.

En realidad, esas lágrimas son estrellas fugaces provenientes del cometa 109P/Swift-Tuttle, conocidas por los astrónomos como Perseidas al provenir de la constelación de Perseo. Pequeñísimos restos de su cola inferiores a un grano de arroz que al entrar en contacto con la atmósfera se encienden como una yesca.

Este verano la lluvia de estrellas se prevé espectacular, pues hará buena temperatura, los cielos estarán despejados en la mayor parte del país y, lo que es aún más importante, habrá Luna Nueva, garantizándonos así unas buenas observaciones siempre y cuando hayamos elegido un lugar sin demasiada contaminación lumínica. Un espectáculo que ningún aficionado a la naturaleza debería perderse.

El momento de máxima actividad será entre las 01h 30m y las 04h 00m del 13 de agosto, estando previsto el pico máximo hacia las 3 de la madrugada, momento en que podrían verse hasta 100 meteoros en una hora. Aunque tampoco desesperes si ese día no puedes salir al campo, se pueden observar Perseidas hasta el 24 de agosto, solo que no en tanta cantidad.

No hace falta que lleves nada especial para verlas, sólo ropa de abrigo, paciencia y mirar en dirección noreste hacia la constelación de Perseo y la vecina y siempre bien reconocible uve doble de Casiopea a partir de las 23 horas. Además de la lluvia de estrellas, al anochecer no dejes de admirar la preciosa conjunción de la Luna con los planetas Venus, Marte y Saturno, a los que un poco más tarde se unirá el siempre refulgente Júpiter, cuyos cuatro satélites mayores pueden verse con un pequeño telescopio. Y con un poco de suerte podrás oír al cárabo, a la lechuza o al alcaraván. ¿Te lo vas a perder?

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

La contaminación lumínica roba lágrimas a San Lorenzo

Este año lo he conseguido. He vivido una emocionante noche de éxtasis estético gracias a la lluvia de estrellas de agosto, las Perseidas, las lágrimas de san Lorenzo.

Otros años me quedaba con las ganas. Ya estuviera en Madrid o en Burgos, la contaminación lumínica, cada vez mayor, le robaba lágrimas a san Lorenzo y me hurtaba a mi el placer de poder verlas.

Esta vez no. Esta vez las he disfrutado durante horas, apalancado en el vértice geodésico de un pequeño cotarro situado en plena Tierra de Campos, muy cerca de Los Oteros leoneses.

A 900 metros de altura, con un cielo despejado y limpio, la bóveda celeste parecía que iba a caerse sobre nosotros. ¿Cuántas estrellas podía estar viendo en ese momento?

Recordé entonces lo que me había dicho hace años Irene Chicote, una adorable mujer centenaria de Palacios de la Sierra: “Si cuentas las estrellas te salen verrugas”. Se veían tantas que preferí no tentar a la suerte. Estrellas fugaces no observamos muchas, apenas una decena, pero resultaron maravillosas. “Que Dios te guíe y a mi no me olvide”, se las reza en Salamanca.

El éxito de este verano no me hace olvidar el problema global. Cada vez es más difícil encontrar un lugar donde la iluminación nocturna no nos quite algo tan bello como el placer de una noche estrellada.

En realidad san Lorenzo no llora ahora menos. Lo hace igual que antes, pero con este resplandor nocturno global ya no las vemos.

¿Dónde están nuestras estrellas? Nos las han robado las malas iluminaciones nocturnas y los excesos.

¿Cuántas estrellas tiene el cielo?, se preguntaba el poeta venezolano Andrés Eloy Blanco. Puedes hacerte también tú esa misma pregunta.

Y verás como todo hace falta

y sabrás cuántas estrellas tiene el cielo

cuando sepas que el cielo tiene una sola estrella

para cada momento,

porque con una que se pierda

dará un paso de sombra la luz del Universo.