BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Una copa de espumoso canario en el techo de España

La impresionante sombra del Teide avanzando sobre la isla de Tenerife.

La impresionante sombra del Teide avanzando sobre la isla de Tenerife.

Ha sido sin duda una de las experiencias más increíbles de mi vida. Subir al atardecer en el funicular del pico del Teide, el techo de España (3.718 metros), cuando ya está cerrado y no quedan turistas. Llegar casi arriba, a 3.500 metros de altitud, y sentir al instante una bocanada de aire helado con sabor a azufre. Recibirte a pie de cabina una copa de espumoso canario de la Bodega Altos de Trevejos, mientras esperas el milagro desde este lugar privilegiado. Y el milagro llega puntual con el frío atardecer, una gigantesca sombra puntiaguda que poco a poco va creciendo hacia el mar apuntando al horizonte infinito. Es la sombra del volcán adueñándose de Tenerife, más grande cuanto más va cayendo el sol. Una Volcano Teide Experience, como se publicita ahora, el no va más de la oferta turística de Canarias.

Puesta del sol desde el Teide, a 3.500 metros de altura.

Puesta del sol desde el Teide, a 3.500 metros de altura.

Pero el lujazo no acaba ahí. En realidad no ha hecho nada más que empezar. Apurada la copa junto a algunas tapas de almogrote gomero (algo así como un paté de queso añejo de cabra con ajo, pimentón picante y aceite) y batata frita, iniciamos un paseo ligero hacia el oeste, hacia el mirador del Pico Viejo, en busca del ocaso del astro rey. Por el camino, el olor a huevos podridos y las lavas teñidas de amarillo nos recuerdan que el gigante no está dormido del todo; que la actividad volcánica no ha cesado. Para nuestra tranquilidad, también vemos sismógrafos y otros artilugios con los que se controlan 24 horas al día los ronquidos de la montaña.

El paisaje al poniente es aún más increíble que al naciente. Un Sol naranja reventón inicia su descenso hacia el mar de nubes mientras a lo lejos distinguimos las siluetas de las islas hermanas de La Gomera y La Palma. Más que el Sol parece Júpiter, rayado por bandas, tan inusual como hermoso. No vemos el rayo verde, qué pena, pero para eso tenemos Fuerteventura o El Hierro. Lo que sí hay que hacer es regresar por el sendero de lava antes de que la noche se nos eche encima.

Cuesta caminar a esas alturas donde se nota la escasez de oxígeno, pero el esfuerzo merece la pena pues al pie del funicular nos espera el enyesque: una cena cóctel con productos típicos de las islas donde no faltan las papas negras con surtido de mojos, quesos, ensaladas y brochetas de carne de fiesta, todo ello regado con vinos isleños de variedades autóctonas tan sugerentes como malvasía volcánica, baboso o tintilla.

Las sorpresas aún no han terminado. En realidad falta lo mejor. Ir a los fantasmagóricos Llanos de Ucanca, en el corazón del Parque Nacional del Teide, para observar desde allí uno de los mejores cielos nocturnos del planeta. Y no es una exageración. Muy cerca se levanta el observatorio astronómico que el Instituto de Astrofísica de Canarias tiene en la montaña de Izaña, compañero del famoso y vecino del Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma. Nosotros no llegamos a tanto pero tampoco podemos quejarnos. Contamos con varios telescopios profesionales y la sabiduría de un grupo de entusiastas guías astronómicos con los que pudimos pasar un par de horas de auténtico placer disfrutando de la observación de estrellas fugaces, satélites artificiales, Saturno rodeado de sus anillos, Júpiter y sus lunas galileanas, el rojo Marte, el cúmulo de estrellas de la Mariposa, etc, etc.

Cuando por fin caes rendido sobre la cama a las tantas de la madrugada la sonrisa aún no se ha borrado de tus labios. Sin duda esta experiencia volcánica es una de esas experiencias únicas en la vida que no puedes perderte por nada del mundo.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

5 comentarios

  1. Dice ser Espumoso jejeje

    Menos mal que lo llamais por su nombre, “espumoso”, porque el “cava” es solo catalan.

    09 julio 2016 | 15:10

  2. Dice ser Lola

    Hasta hace apenas unos meses tenía el privilegio de ver el Teide al atardecer, se veía desde mi terraza en Las Palmas.
    Debe de haber sido muy interesante la experiencia, cada isla canaria es única, todas tienen su propio encanto es por eso que no entiendo por qué aún para reclamo de playas ponen a Las Canteras en la isla de Tenerife. Ahí no tendrán una de las mejores playas urbanas de España, pero tienen el Teide.

    09 julio 2016 | 16:12

  3. Dice ser Sharps

    Para ” Dice ser Espumoso jejeje”

    Legislación del Consejo Regulador del Cava

    Orden de 27 de febrero de 1986 por la que se establece la reserva de la denominación del «Cava» para los vinos espumosos de calidad elaborados por el método tradicional en la región que se determina.

    RELACION DE MUNICIPIOS QUE COMPONEN LA REGION DETERMINADA POR LA DENOMINACION

    PROVINCIA DE BARCELONA:

    PROVINCIA DE TARRAGONA:

    PROVINCIA DE LERIDA:

    PROVINCIA DE GERONA:

    ———————– Y además…….

    PROVINCIA DE ZARAGOZA:

    PROVINCIA DE LA RIOJA:

    PROVINCIA DE ALAVA:

    PROVINCIA DE NAVARRA:

    09 julio 2016 | 16:22

  4. Dice ser Casandra

    ‘¡Micro salud!’: Ingenieros desarrollan una fuente inagotable de vino

    Publicado: 9 jul 2016

    El proceso de fermentación del vino en la producción tradicional demora varias semanas, pero en este dispositivo se completa en menos de una hora.

    Un equipo internacional de científicos ha desarrollado una microbodega para la producción ininterrumpida de vino y probar diferentes procesos de fermentación en esta bebida, informa la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) de Suiza.

    La microbodega, desarrollada por Daniel Attinger, ingeniero mecánico y profesor de la Universidad Estatal de Iowa (EE.UU.) en colaboración con un equipo de especialistas de la EPFL, es capaz de producir hasta un mililitro de vino por hora.

    Este dispositivo consta de un canal principal por donde pasa el jugo de uva, y de unos compartimientos adyacentes cubiertos con finas membranas donde se coloca la levadura. Cuando el jugo entra en los compartimientos, la levadura absorbe el azúcar del líquido emanando el alcohol y el dióxido de carbono.

    En la producción tradicional de vino este proceso, conocido como ‘fermentación alcohólica’, dura unos 21 días y requiere de grandes cantidades de jugo de uva. Pero en esta microbodega se utiliza volúmenes muy pequeños de líquido y el proceso se completa en menos de una hora.

    09 julio 2016 | 18:49

  5. Dice ser Casandra

    ¿ Esta en peligro producción tradicional de vino y señalo que España es el primer productor de vino del mundo debido al nuevo proceso invectado por Daniel Attinger, ingeniero mecánico y profesor de la Universidad Estatal de Iowa (EE.UU.) en colaboración con un equipo de especialistas de la EPFL,?

    09 julio 2016 | 18:53

Los comentarios están cerrados.