La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘agricultura ecológica’

Vamos a comer más pollo y queso, pero menos carnes rojas

Las aves de corral son la única carne que experimentará un fuerte aumento en la producción y el consumo de la Unión Europea, mientras que la demanda de productos lácteos tradicionales como el queso seguirá creciendo. Los europeos comeremos menos carnes rojas, menos carne en general, más aceite de oliva y el consumo de productos ecológicos seguirá aumentando.

Estas son solo algunas de las proyecciones de las perspectivas agrícolas de la UE para el informe 2018-2030 recientemente publicadas por la Comisión Europea. Lee el resto de la entrada »

Europa prohíbe el uso de pesticidas en zonas de interés ecológico

El respaldo del Parlamento Europeo a la propuesta de la Comisión Europea de prohibir los plaguicidas en las Superficies de Interés Ecológico (SIE) a partir de la PAC del 2018 no ha satisfecho a nadie. La Alianza UPA-COAG lo considera “un error de graves repercusiones para el sector agrario”, mientras que la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica de la Unión Europea (IFOAM UE) lo considera insuficiente frente a las todavía numerosas prácticas agrícolas nocivas para el medio ambiente. Lee el resto de la entrada »

La agricultura ecológica nos ayudará a luchar contra el cambio climático

Son muchos los científicos y entusiastas de la ciencia que reniegan de la agricultura ecológica. La consideran una vuelta al pasado, un modelo ineficaz incapaz de dar de comer a la humanidad, caro e inútil, pues también reniegan de que este tipo de productos sean más sanos y más sabrosos.

Para estos negacionistas agrícolas, tan amigos de aplaudir los transgénicos y el uso compulsivo de pesticidas, resultará muy interesante el estudio recientemente publicado tras más de 15 años de análisis por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). Científicos españoles que han demostrado cómo en ambientes semiáridos, y en términos de eficiencia energética, la agricultura ecológica es más productiva que los sistemas en los que se utilizan productos agroquímicos.

Asimismo han comprobado que la rotación del cultivo de cereales con plantas leguminosas es, frente al monocultivo, la forma más eficiente de cultivar en estas regiones. Algo que ya sabían (y hacían) nuestros abuelos. Lee el resto de la entrada »

¿Dónde hay cultivos transgénicos en España?

Greenpeace activists mark a maize field with  signs showing corn with a 'question mark' indicating that 1 in 200 maize crops can be genetically contaminated if the draft EU seed directive is passed. Numerous organisations among them Greenpeace demand that the new EU Seed Directive guarantees the purity of seeds sold and planted in Europe instead of tolerating any levels of contamination in them. Symbolbild Saatgut-Verunreinigung und Gen-Mais. Maiskolben mit Fragezeichen auf jeder zweihundersten Maispflanze symbolisieren einen Anteil von 0.5 Prozent gentechnisch verunreinigten Saatguts in Deutschland.

Greenpeace ha presentado el primer mapa de los transgénicos publicado en España donde se ofrece la situación de cada comunidad autónoma respecto a este tipo de cultivos modificados genéticamente.

La organización ecologista ha constatado con sorpresa que en la mayoría de los casos los datos reconocidos por los gobiernos autonómicos distan enormemente de los ofrecidos por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Así, el Ministerio asegura que en 2014 (últimos datos disponibles) en toda España se cultivaban unas 132.000 hectáreas, mientras que la información ofrecida por las comunidades autónomas demuestra que se habrían cultivado un máximo de 83.000, en más de 400 municipios. ¿Quién tiene la razón? Lee el resto de la entrada »

Famoso bodeguero es perseguido judicialmente por negarse a fumigar sus viñedos

Thibault Liger-Belair

Thibault Liger-Belair es uno de los bodegueros más prestigiosos, envidiados y admirados del mundo. Rectifico. Él se considera exclusivamente viticultor, vigneron, algo que en Francia tiene puesto preferente en el Olimpo de su grandeur, del orgullo patrio.

No es fácil llegar tan alto. Decía Henri Jayer que “se nace viticultor y se muere aprendiz”. El secreto de su éxito es por todos bien conocido: un respeto absoluto a la tierra, al terroir, y una veneración rayana en lo religioso hacia las viñas, delicadas sacerdotisas de sus insuperables borgoñas y beaujolais ecológicos.

Todo su vino está vendido mucho antes de salir al mercado. Se distribuye en limitados cupos y sólo las más influyentes vinotecas pueden ofrecer contadas botellas a sus clientes.

Merecería una medalla pero le han enviado una citación judicial. El próximo 19 de Mayo deberá presentarse ante el tribunal de Villefranche-sur-Saone.

¿El motivo? No haber utilizado insecticidas contra la “flavescencia dorada” en sus viñas de Beaujolais, una plaga muy peligrosa pero en nada parecida a esa filoxera que a finales del siglo XIX acabó con los viñedos de Europa.

Lee el resto de la entrada »

Comienza la vendimia de los vinos “del cielo a la tierra”

Vendimia

© Wikimedia Comons / Stefan Kühn

Con el permiso de mi amigo Paco Berciano, uno de los más grandes expertos europeos en vinos y mi maestro en tan apasionante mundo, hoy os quiero hablar de la viticultura biodinámica. Y eso que no creo en ella, pero la admiro como el más respetuoso acercamiento del ser humano a la naturaleza.

Para quien no conozca esta técnica de cultivo, le diré que supone el último escalón de compromiso con la tierra (el terroir que dicen los franceses, terruño que decimos nosotros), aún más exigente que la agricultura ecológica. Basado en las teorías holísticas de Rudolf Steiner, considera a las explotaciones agrícolas como organismos orgánicos complejos donde suelos, plantas, animales y hasta el propio productor están profundamente interrelacionados. Como en la agricultura ecológica, fertilizantes artificiales, pesticidas y herbicidas están estrictamente prohibidos. Pero todos, todos. Manejan con inteligencia los abonos orgánicos, aportándoles las propiedades medicinales de algunas plantas. Las malas hierbas se eliminan arrancándolas o con el uso del tradicional arado romano empujado por animales. Vuelta a los orígenes. Aunque con influencias demasiado esotéricasy sin rigor científico como los preparados biodinámicos, algo así como homeopatía para suelos enfermos.

Otras técnicas son, sin embargo, tan viejas como la propia agricultura. Por ejemplo, la creencia/mito de que la astrología influye en el desarrollo de la plantas.

Preguntad en el pueblo, a la gente mayor, cuándo se siembra o poda. Os dirán que dependerá de la Luna. Podríamos aceptarlo, pues si nuestro satélite influye en las mareas algunos consideran que también es capaz de influir de alguna manera en los seres vivos terrícolas.

Menos creíble es que para fertilizar el campo haya que enterrar cuernos de vaca (la cornucopia, el mítico cuerno de la abundancia) o placentas, como se hacía antiguamente.

Pero pensar que, como solución para una plaga de ratones, lo más eficaz es “un preparado a partir de cenizas de piel de ratones de campo cuando Venus está en la constelación de Escorpión” me suena a magia de birlibirloque. En este caso yo apostaría por algo mucho más tangible y efectivo, favorecer la presencia de rapaces diurnas y nocturnas como cernícalos o lechuzas.

Pero quería hablaros de vinos biodinámicos. Imaginad el producto: nada de química en el campo, nada de bombas y filtros en las bodegas, y algo que a mí me gusta especialmente, nada de sulfitos en el vino. Ese azufre, los sulfitos, se acepta como conservante incluso en los vinos ecológicos. No me gusta. Es algo prescindible, empíricamente demostrado por algunos vinos biodinámicos tan maravillosos como el famoso Romanée-Conti, el más prestigioso (y caro) del mundo, u otros no menos fabulosos de la Borgoña, Loira y Ródano.

No sólo en Francia triunfan los vinos biodinámicos. En Italia también esta técnica tiene cada día a más bodegueros encandilados. Y en España, con pesos pesados como Telmo Rodríguez con su riojano Altos de Lanzaga, Carlos Esteva y su Gran Caus de Can Rafols en el Penedés, o ese maravilloso Pétalos del Bierzo de los descendientes de J. Palacios. Que por cierto, uno de ellos, Ricardo Pérez Palacios, es el traductor al español del libro que está considerado como la Biblia de la viticultura biodinámica: El vino del cielo a la tierra, de Nicolas Joly. Leedlo. Interesantísimo y muy ameno.

El autor, propietario de uno de los viñedos más antiguos del mundo (Vignoble de la Coulée de Serrant), se ha convertido en el enfant terrible de los bodegueros del marketing, azote de esos vinos sin alma ni raíces. Como bien dice Joly, los viticultores pueden escoger entre convertirse en wine makers (fabricantes de vino) o en “asistentes de la naturaleza”. Hay mucha diferencia.

Septiembre es el mes por excelencia de la vendimia en España, el momento de cosechar los frutos de un año de trabajos y sacrificios. Ahora es cuando se decide todo, pues sin uvas de calidad es imposible hacer vinos de calidad. Algunos, muy pocos, pero por suerte cada vez más, son pequeños productores empeñados en cuidar la tierra y su producto estrella, la vid. Ecológicos, biodinámicos o tradicionales, pero ante todo honestos.

Sin embargo echad un vistazo a las estanterías de los supermercados. ¡Cuánto engaño! El vino es cada vez menos natural. Salvo honrosas excepciones, la mayoría busca grandes producciones homogénas basadas en viñedos contaminados por la industria fitosanitaria, con caldos filtrados y bombeados hasta el desmayo, y donde incluso las levaduras son seleccionadas en el laboratorio de la bodega para buscar ese toque de autenticidad que han perdido entre tanta fumigación y trasiego.

He hablado mucho del tema con Paco Berciano bajo el cálido influjo de esos productos llegados “del cielo a la tierra”. En su opinión, la biodinámica ha supuesto un renacimiento de las denominaciones de origen, pues por fin el vino empieza a trasmitir las características propias de cada terruño, de cada paisaje, de cada productor.

Por eso le pregunto directamente: “Paco, tú qué eres un experto con los pies en la bodega, ajeno a creencias y mundos paralelos. ¿De verdad se nota la diferencia? Y Paco, que cada vez se le nota más influido por la Ribeira Sacra, me responde a lo gallego:

Perjudicar no perjudica, eso es evidente. Y permite hacer algunos de los mejores vinos del mundo.



Como colofón os dejo este vídeo precioso de una de las mejores bodegas de Canarias, una tierra donde todavía se tira demasiado de la química y poco del sentimiento. Son los sonidos del vino. Los tranquilos sonidos del silencio.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

¿Merece la pena conservar variedades locales de frutas y verduras?

Fuera de su precio, ¿qué más dará una variedad de manzana que otra? Hay diferencias, es verdad, pero durante años tan sólo se ha tenido en cuenta la parte más comercial de su cultivo. Qué produzcan más. Que sean más grandes. O dulces. O ácidas. Que sean más tardías o adelantadas.

Esta visión mercantilista nos ha llevado a abrazar con entusiasmo las variedades estándar, aquellas provenientes de lejanos rincones o producto de manejos de laboratorio y que podemos encontrar iguales en cualquier lugar del mundo. Y la misma visión es la que nos ha hecho arrinconar a las variedades locales de frutas y verduras, aquellas exclusivas de cada lugar, de cada valle, de cada región. Esta erosión genética se ha producido durante el último siglo, con el uso de las semillas mejoradas. Cuatro generaciones han sido suficientes para destruir el trabajo de cuatrocientas.

¿Para qué sirve proteger variedades locales si se venden peor, si el consumidor no las aprecia, si son mas caras o menos agradables a la vista? Tienen más sabor, eso es indudable. Y son más nuestras, las mismas que comieron nuestros abuelos y tatarabuelos, las propias de la tierra.

Pero quizá necesitamos alguna razón menos sentimental para justificar el mantenimiento de este viejo legado genético. Como su importancia económica. Porque la variedad también sirve para algo tan práctico como la lucha biológica contra plagas y enfermedades. No se trata de una suposición gratuita. Es un hecho científicamente demostrado en cultivos como, por ejemplo, el manzano.

Una investigación llevada a cabo durante ocho años por el Instituto de Tecnología Agroalimentaria de la Universidad de Gerona ha identificado 22 variedades de manzano autóctono de Navarra resistentes a plagas como el fuego bacteriano y el moteado del manzano, dos de las enfermedades que mayores daños y perjuicio económico producen en los cultivos de medio planeta.

A raíz de los primeros resultados, el campo de aplicaciones queda abierto. Por ejemplo, podría producirse fácilmente sidra ecológica que no necesite fungicidas, o lograrse una producción de tipo integrada en la que, al contar con variedades más resistentes, el uso de productos fitosanitarios sea menor.

Otra de las vías apunta a la mejora genética de las variedades a partir de aquellas que se han mostrado más resistentes a la enfermedad. Por no hablar de la adaptación de estas variedades a algo tan inevitable e incierto como es el cambio climático.

Por otro lado, diferenciarse en el mercado con productos únicos, de calidad y mantenedores de un paisaje cultural único permite a los productores locales obtener un precio justo por su trabajo, evitando así el imparable éxodo rural.

Resulta evidente. Conservar nuestra biodiversidad productiva sirve para mucho.

Y hablando de manzanas y de otoño, la época de esta fruta maravillosa, recuerda el dicho inglés: “An apple a day keeps the doctor away“. Que en román paladino significa: “Una manzana al día mantiene alejado al médico”.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

El mejor corto ecologista del año vence a los transgénicos

Se le considera el mejor corto ecologista del año, pero a mí me parece el mejor corto ecologista de la década. Si fuese un anuncio publicitario, la campaña viral de Veterinarios sin Fronteras (VSF) resultaría demoledora. Más incluso que la exitosa de Greenpeace sobre el Kit-Kat de Nestlé y su responsabilidad en la desaparición de los orangutanes.

Se titula “Dos tomates y dos destinos” y ataca directamente a los alimentos modificados genéticamente, los temidos, temibles y cada vez más generalizados alimentos transgénicos.

La historia es hilarante. Dos tomates, uno transgénico (K-44) y otro campesino (Mauricio), se citan en un bar después de haberse conocido a través de un chat en Internet. Es una cita a ciegas que se barrunta desastrosa. El del pueblo, acostumbrado al estiercol, el agua pura de la lluvia y la vida natural, parece que tiene todas las de perder frente al cosmopolita colega, sofisticado y muy cool, pero el final acaba siendo grandioso. Porque Mauricio tiene algo muy especial que a K-44 le volverá loco.

Esta imaginativa producción de VSF está basada en la idea original de Aníbal Gómez. Lo interpretan de forma magistral (¡se salen!) nada menos que Joaquín Reyes y Carlos Areces.

Pero los veterinarios no dan puntada sin hilo. No se han limitado a hacernos pensar en las virtudes del modelo de soberanía alimentaria frente al agronegocio industrial basado en el uso indiscriminado de agroquímicos y productos fitosanitarios. Quieren algo más. Nuestra implicación activa a través de la cibercampaña: Y tú… ¿de qué eres? De espachurrar o de abonar?
http://dostomates.wix.com/dosdestinos#!%C2%BFabonas-o-espachurras?

La pregunta se responde sola ¿O es que tú eres de los de espachurrar el futuro?

P.D. Una aclaración necesaria. A la vista de algunos comentarios, hay lectores muy protransgénicos que no entienden las licencias humorísticas. Los tomates transgénicos fueron un estrepitoso fracaso comercial de las multinacionales gracias al contundente rechazo de los consumidores. Pero tienen razón quienes señalan que en estos momentos no existen tomates transgénicos en el mercado. Aunque se mantiene la investigación en los laboratorios para lograr un futuro producto más vendible.

Si quieres saber por qué son peligrosos los alimentos transgénicos, te recuerdo un post mío donde resumo sus desventajas para la salud y el medio ambiente. Lo tienes en este enlace.

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

Nuevo negocio: huertos en las azoteas

El concurso Big Bang Challenge ya tiene un ganador. De las 352 ideas presentadas bajo el requisito de “negocios para mejorar el planeta” ha sido seleccionado el proyecto Azoteas Vivas, ideado por Laura Barragues, licenciada en Ciencias Ambientales, y Felipe Blanco y Judith Bilbao, ambos ingenieros Químicos y del Medio Ambiente.

Azoteas Vivas busca dar uso a un espacio habitualmente desaprovechado en los entornos urbanos: las azoteas, creando un “espacio vivo con la instalación de huertos urbanos”.

Sus responsables destacaron como ventajas claras de la idea las mejoras ambientales, creación de nuevos espacios de recreo y nuevas formas de agricultura, creación de nuevos puestos de trabajo, adaptación de cada instalación a las necesidades de cada edificio, educación infantil en sostenibilidad y medioambiente. Originalidad e innovación que les han hecho merecedores del premio de 18.000 euros.

La idea no es nueva. Son muchos quienes ya tienen un pequeño huerto en la azotea o en la terraza, especialmente en grandes ciudades como Tokio o Nueva York. Lo nuevo es presentarlo como una alternativa económica a la profunda crisis actual. Ahora sólo falta que el negocio prospere, se generalice, y dentro de unos años sea lo más normal del mundo haber convertido las azoteas y terrazas de nuestras casas en nutritivas (y rentables) huertas ecológicas. ¡Qué buena idea!

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share