BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Murcia paraliza las charlas sobre diversidad sexual en sus escuelas

Por Visi González y Paula Iglesias (@giraelmundo), coordinación del Grupo de Educación y vocal de Políticas Estratégicas de la FELGTB (respectivamente)

 

Desde la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, FELGTB, queremos mostrar nuestro absoluto rechazo a la decisión tomada por la Consejería de Educación de la Región de Murcia de paralizar las charlas sobre diversidad sexual, de género y familiar que se estaban llevando a cabo por parte de la asociación federada No Te Prives. 

Murcia se vestía de gala el 27 de mayo de 2016 para celebrar la aprobación por unanimidad de la Ley Autonómica de Igualdad LGTBI. Se convertía entonces en la séptima Comunidad Autónoma en reconocer los derechos de nuestro colectivo y en comprometerse a trabajar por la erradicación de la LGTBIfobia, gracias al consenso de todos los partidos políticos.

Casi dos años después de que esta Ley viera la luz, nos vemos en la obligación de recordarle a la Consejera de Educación su deber de cumplirla. La censura y menosprecio del derecho de las y los menores a recibir una educación que permita su libre desarrollo vulnera tanto lo establecido por la LOMCE, como por la Ley de Igualdad LGTBI, una Ley que supuso el esfuerzo y trabajo de muchas personas y colectivos, y que no vamos a permitir que se convierta en papel mojado.

Esta Ley describe la preocupante LGTBIfobia que se sufre en el ámbito educativo y la intolerable cantidad de alumnado que es agredido a diario en los centros escolares por su orientación sexual, identidad o expresión de género. Este bullying sigue siendo el más habitual en nuestro país. Y, en una fecha como la de hoy, en la que se conmemora el Día Mundial Contra el Acoso Escolar, queremos recordar que casi un 60 por ciento del alumnado ha sido testigo de ciberacoso hacia sus compañeros y compañeras por ser LGTBI o por ser percibidas como tal.

Las herramientas para erradicar esta problemática social y hacer de las escuelas un espacio seguro y libre de prejuicios y estereotipos están en la educación diversa, que la Consejería ha decidido paralizar, y sirve para que esas chicas y chicos se sientan más comprendidos y menos solos. Esas y esos menores que la Comunidad Autónoma se comprometió a proteger con la aprobación de la Ley de Igualdad LGTBI hoy ven desatendido y limitado su derecho a recibir una educación integral basada en los valores de igualdad, diversidad y respeto que permita superar los estereotipos, los prejuicios y los comportamientos sexistas y LGTBIfóbicos aún existentes en nuestra sociedad. Las niñas y niños LGTBI y sus familias se encuentran desasistidos, sin referentes y expuestos a la violencia, y solo educando desde la raíz conseguiremos que la igualdad y la libertad plenas sean reales.

No podemos más que calificar de LGTBIfóbica y discriminatoria esta decisión, fruto de la reunión mantenida entre la Consejería y el Foro de la Familia, en la que dicha organización exigió la suspensión inmediata de las charlas sobre educación sexual, de género y familiar. Lamentamos profundamente que la Administración Autonómica haya cedido ante las presiones ideológicas de una  asociación ultraconservadora que, desde luego, no busca ni el bienestar ni el libre desarrollo de las y los menores, sino la imposición de su concepción restrictiva del amor, las relaciones y las familias, y que ha llevado a la Consejería a vulnerar lo establecido en la Ley.

Si a las madres y padres se les pidiese permiso desde los colegios para que el alumnado pudiera asistir a charlas contra la violencia de género o el racismo, se pondría el grito en el cielo y desde todos los sectores sociales se pediría una explicación. Ahora pretenden pedir una autorización para poder hablar de diversidad, cuando las Leyes lo avalan y requieren.

Exigimos a la Consejería que retome las charlas que desde No Te Prives se estaban llevando a cabo para  acercar a los centros educativos la diversidad sexual, de género y familiar. La LGTBIfobia y el acoso escolar angustian, atormentan y martirizan a nuestras y nuestros menores e, incluso, les llevan a quitarse la vida. Pedimos a la Consejera que no mire hacia otro lado ni sea cómplice de intereses ideológicos, sino que se sume al sendero de la diversidad y de los derechos humanos, en el que podemos caminar todas y todos hacia un mundo mejor para nuestros hijos e hijas.

Los comentarios están cerrados.