En Brasil, un edificio ocupado sirve de refugio contra el odio

Por Andrea Puggelli (@aikkomad) activista italiano LGBTQI

Foto: EFE

Una bandera multicolor arco-iris cuelga de una esquina en una habitación vacía de un edificio abandonado de San Paolo. Un edificio que, una vez, fue la sede de la Seguridad Social de Brasil en esa ciudad. La sala es el hogar de varixs lesbianas, gays, bisexuales y trans brasileñxs que buscan refugio contra la discriminación y los crímenes de odio que se cometen contra ellos en su proprio país.

Fueron invitados a vivir en estos espacios por el “Frente de lucha por la vivienda” (FLM), un grupo de activistas que promueven los derechos de las 400.000 personas sin vivienda digna en Sao Paulo. El “Frente” ofrece a las familias una vía de escape de los barrios pobres plagados de violencia y que rodean la metrópoli. 

“Este lugar ocupado es un espacio donde cada persona puede sentirse segura. En el movimiento LGBT solo queremos vivir nuestras vidas y esto significa no tener que tener miedo de quién está detrás de ti” (Rodrigo)

Brasil tiene una de las tasas más altas en el mundo de crímenes de odio LGBT, a pesar de una reputación de tolerancia sexual. El país ha reconocido el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2013 y es el hogar de algunos de los mayores festivales del Orgullo en todo el mundo. Varias organizaciones que luchan por los derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional, dicen que la violencia LGTBfóbica es endémica en Brasil, donde hubo más de 650 asesinatos en la comunidad LGTB entre 2014 y 2016.

Algunos pastores católicos evangélicos, religión que se está volviendo cada vez más popular en Brasil, han adoptado una retórica abiertamente LGTBfóbica. Luciana Jesús Silva, una mujer bisexual y organizadora de la ocupación, aceptó la ayuda del FLM cuando se enteró de que uno de sus amigos gais habían sido hospitalizado después de un ataque de odio, suceso que pasó el mismo día que su madre lo echara fuera de casa diciendo que “mi hijo es obra del diablo”.

“Nosotros, que somos los más marginados y reprimidos por la sociedad, debemos estar unidos” (Luciana)

Más de veinte personas LGBT se han unido en esta ocupación de varios edificios en el centro de San Paolo. Algo que ya dura desde varios meses gracias a que la ley brasileña hace que sea difícil de desalojar a los ocupantes ilegales.

Jorge, de 31 años, es profesor de Diseño para niños y lo hace en un apartamento vacío de este gran edificio. Gaby es un chico gay de 18 años, prepara la cena cocinando en una grande olla comunitaria de la que se sirven los residentes. Con pocos muebles, algunos comen de pie o sentados en el suelo. Rodrigo, Wam y Teflon se sientan sobre un colchón y ponen en escena una improvisada exposición de la moda estirando los brazos lánguidamente como las alas de una grúa y con las piernas cruzadas. El maquillaje y la ropa estravagante son un acto de desafío por lxs LGBT brasileñxs.

Por la noche, Rodrigo y sus amigos se van a la Plaza de Arouche en el centro de Sao Paulo, un lugar de encuentro para la comunidad de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales. Gaby se maquilla en la pequeña habitación con poca luz antes de salir. Rodrigo, Jorge y  Teflón se ponen zapatos con tacón alto y túnicas: su apariencia es una manera de llamar la atención en las calles. La pequeña plaza, donde hay una farola adornada con una bandera del orgullo, es un lugar para hacer amigos, compartir experiencias y discutir los derechos de las personas LGTB.

“No es mi culpa si vivo en una sociedad con el corazón y la mente vacíos”, se queja Fernanda, una mujer transexual y negra de 20 años. Dice que por su apariencia conseguir un trabajo es casi imposible.

“Es más difícil ser trans que ser gay porque si eres gay todavía tienes un “aspecto masculino. Mi cuerpo es una creación mía.

 

Escribe aquí tu comentario





    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Antes de enviar su comentario lee atentamente las normas para comentar en 20minutos.es.
    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Algunos blogs tienen moderación previa, ten paciencia si no ves tu comentario.

    Información sobre el tratamiento de sus datos personales

    En cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos, y Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales le informamos que los datos de carácter personal que nos facilite en este formulario de contacto serán tratados de forma confidencial y quedarán incorporados a la correspondiente actividad de tratamiento titularidad de 20 MINUTOS EDITORA, S.L, con la única finalidad de gestionar los comentarios aportados al blog por Ud. Asimismo, de prestar su consentimiento le enviaremos comunicaciones comerciales electrónicas de productos y servicios propios o de terceros.

    No está permitido escribir comentarios por menores de 14 años. Si detectamos el envío de comentario de un usuario menor de esta edad será suprimido, así como sus datos personales.

    Algunos datos personales pueden ser objeto de tratamiento a través de la instalación de cookies y de tecnologías de tracking, así como a través de su acceso a esta web desde sus canales en redes sociales. Le rogamos consulte para una más detallada información nuestra Política de Privacidad y nuestra Política de Cookies.

    Los datos personales se conservarán indefinidamente hasta que solicite su supresión.

    Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión y portabilidad de sus datos, de limitación y oposición a su tratamiento, así como a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de sus datos, cuando procedan, ante el responsable citado en la dirección dpo@henneo.com

    Le informamos igualmente que puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos, si no está satisfecho con en el ejercicio de sus derechos.