BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

El proceso fotográfico II: La copia positiva para lesbianas

Por Laura Ramírez Martín (@laura1decada10)

Veníamos de imaginar otros mundos posibles.

Hablaba del proceso fotográfico: Una vez configurado el cliché como negativo, hoy va de copias en positivo.

Y por llevar la contraria voy a hablar bien de televisión y al final, un poco de política.

Punto positivo para la televisión española. Como dice Rita Indiana, ‘La televisión es parte de nuestra educación emocional, y la invisibilidad mediática, una señal de tránsito hacia el armario’. No sé si será asunto de cuotas, pero cada vez más, las series españolas incluyen a un par de personajes lésbicos, entre policías, hospitales y escaleras de vecinos aunque nunca son las protagonistas. Eso si, decoran de puta madre con lo buenas que están todas. Son bolleras cañón, como las de Anson. Ese punto hay que revisarlo pero por algo se empieza, así que empecemos dando gracias a dios. Ya llegará la diosa de Bukowski más tarde a poner orden, aquella lesbiana negra de 180 kilos. Puede que libere pensar en dios así en vez de mantener la estampa tradicional de señor mayor con barba, puesta de sol entre nubes o triángulo con ojo dentro, que no llevan a ninguna parte. Aunque la opción paloma tenía posibilidades. (Y que estos iluminaos vengan a opinar de nosotras… en fin, sigo)

Una excepción, un  milagro: Un puntazo a Teresa y Ana de Amar en Tiempos Revueltos, esa historia de amor lésbico en plenos años 50 entrando en los hogares nacionales cada día a través de la Primera Cadena de la Televisión Española, después de comer, para disfrute de ellos y ellas… aunque luego las mandaron de Santander a Argentina para acabar matándolas en Portugal… parece que cambiaron de guionista. Debió de pasar lo mismo que con la Bola de Cristal, fue posible hasta que se dieron cuenta.

Fuera de la ficción al menos se ve una parte del colectivo, los hombres, qué raro. Tenemos en versión gay, transexual e incluso transgénero. Los gays tienen representante en ese concurso donde van las madres a casar a sus hijos. Las lesbianas no tenemos madre alguna que casarnos quiera… Si los señores que mandan en las teles entendieran las posibilidades del bollodrama otra galla cantaría, además de Rosana. Mira el culebrón venezolano, qué tirón. Aún me pregunto cómo no hay tronistas bollos, ni siquiera gays; eso sí, siempre suele haber algún miembro del colectivo para comentar la jugada a modo de bufón medieval.

No soy una experta en tele y me salen Jesús Vázquez, Izaguirre y Jorge Javier sin necesidad de pensar. Y mujeres…. coño, ¿En España no hay lesbianas aparte de Elena Anaya? ¿Conchita Martínez, quizás? Y Carla Suarez. El deporte nos salva. Y las folclóricas. Que viva el tenis. Ahora es cuando buscas hombres y no están por ningún lado. No hay maricas en el fútbol ni en el baloncesto ni en el balonmano ni en…  Queridos niños, en el deporte se puede ser corrupto, o putero o ponerte hasta las cejas pero marica no, que da mala imagen a la marca España y se enfada la afición. Teleparadojas, ¿eh?

En la lista de lesbianas patrias (entre las cuales está mi jefa!) salen trabajadoras de lo social y las humanidades. Desde luego estas mujeres son necesarias. Pero además nos hace falta una Ellen, bueno, dos, una Jodie, una Cynthia…

En fin, seremos visibles cuando seamos negocio.

Los programas de la tarde sí han visto el filón. Eso sí, ahí se visibiliza cualquier cosa y sálvese quien pueda. Aún así prefiero que exista, aquí sí que meto al pulpo en el barco, cierro los ojos y amén. Los guetos fueron necesarios. Como la cabalgata del Orgullo, con sus luces de colores.

Ya fuera de fronteras, algún moderno o moderna te hablará de Lip Service, Orange is the New Black… Y por supuesto, The L Word, el gran acontecimiento,  el destape en versión lésbica. Todo siglo XXI, my friends. En el siglo XX rien de rien, que es donde crecimos todas. De estos barros que venimos, hasta donde yo sé todas las lesbianas que conozco se han tragado la serie de marras. Aunque seas de las que te gustan el cine francés, el free jazz y leer ensayo tostón. Te la pones. Un serial yanqui absurdo a lo Melrose Place, sí, pero la única oportunidad de ver en una pantalla a mujeres besando y acostándose con otras mujeres. Y esto a veces, lo justifica todo. Las seis temporadas para adentro. Porque aquí sí, una imagen vale más que mil palabras. Ya hablarás después de metafísica con tu prima la de Cuenca.

Por ello hablaba de la necesidad de imágenes inclusivas, de espejos, reflejos, contrarios. Hablaba de mi reivindicación de disponer de la misma casilla de salida que el resto, ya veré yo después si me apetece o no correr… o correrme y con quién.

La imposición tácita del modelo tradicional de familia como única vía de vida es un fraude. Porque es uno y solo ese, pero no es libre ni es grande, sino que cuestiona todo lo demás y cualquier otra cosa se ve como sucedáneo. Lo bueno para nosotras es que cuanto antes te quedas sin patrones, antes puedes comenzar a inventártelo todo. Podemos cargarnos con más facilidad la parte oscura del cliché, su segunda acepción del DRAE. Acabas asumiendo antes que tarde que la mujer del anuncio no eres tú, que para ti no se anuncian detergentes ni lavadoras, que no se te espera en un crucero de ensueño, ni te guardan un asiento de autobús de vacaciones programadas… Esas cosas no son para ti. Y esto a mí, personalmente, me hizo ser bastante más libre.

Yo he visto relaciones que vosotros no creeríais. Y no hace falta ir más allá de Orión ni a la puerta de Tannhäuser. Me he permitido fantasear con ellas, observarlas, aprender. Sé que son posibles, yo lo he visto. Y sé que no se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de vivir.

Con todo lo que aún nos falta, hay que decir que las leyes españolas con respecto a los derechos LGTB son de las más avanzadas del mundo, otro punto positivo para quien hizo por lograrlo. Pero hay que seguir y darle cabida a las familias intencionales.

Opciones de familia hay muchas y todas son historias de amor, en varias direcciones. Todas con sus inconvenientes, todas con sus ventajas.

Y esto no sucede de cualquier manera: además de amor del bueno ha de haber conciencia, mucha, de lo que se hace y convencimiento de que es posible. Y cuidado y mirada y lugar para todos y cada uno de los miembros. Es un trabajo, una responsabilidad, no valdrán las inercias de siempre. Yo, al menos, así lo veo y así lo escribo aquí. Así lo busco, también. Y digo que ese camino cansa, duele, te despista. Pero también te nutre, te hace fuerte y te pone en contacto contigo y con el mundo. En definitiva, así lo quiero para mí.

Aquí adelanto una foto, una copia en positivo, sé que la serie o la película tardarán. Ojalá alcance a ver una historia de amor parecida sentada en una butaca de la Gran Vía o en el sofá de mi casa en prime time.

Esta es una opción. No es la mejor ni la peor, es una más. Os deseo mucha suerte y mucho amor, de corazón.

1decada10.6 valle cuadrada

Foto de familia II: Gracias a Valle, Enrique,  Javi y Óliver.

 

3 comentarios

  1. Dice ser Marta

    Te han faltado Sandra Barneda y Patricia Yurena 🙂

    06 abril 2015 | 16:18

  2. Dice ser Olga

    genial…

    07 abril 2015 | 00:30

  3. Dice ser Crismartes

    Ole! Me encanta

    08 abril 2015 | 21:59

Los comentarios están cerrados.