Entradas etiquetadas como ‘tendencias 2018’

Horquillas de los 90, el accesorio que (ya) deberías estar llevando

Tu yo de 10 años está de enhorabuena. Con el retorno de las tendencias de los años 90 han vuelto también unos accesorios que te gustan más que un mensaje de tu madre diciendo que te ha preparado un táper con croquetas, las horquillas.

VALET

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

¿Qué? ¿Cómo es posible? ¿Cómo ha pasado? Alexander Wang, Gucci o Chanel son los culpables de que hayan vuelto los accesorios de pelo que lucíamos con orgullo en el colegio. Tienes además, todas las variedades que se llevaban en aquella época.

Está, por un lado, la pinza con dientes que te sujetaba toda la melena las primeras semanas y que luego, inexplicablemente, empezaba a perder las púas hasta que tenías que tirarla. Bella Hadid es especialmente fan de este recogido estilo “me voy a poner a estudiar” y ya lo ha lucido en varias ocasiones por la calle.

Las horquillas de clip, por supuesto, no pueden faltar en el regreso de los accesorios para cabello. ¿Cuántos ratos pasabas entretenida en clase pellizcándote el dedo o las hojas del libro para distraerte en la clase de Física y Química? Qué buenos momentos.

Y por supuesto no nos podemos olvidar de los broches. Además los había de dos tipos, los buenos que te aguantaban todo el día aunque llevaras el pelo recién lavado y los malos que se te iban escurriendo hasta, en el mejor de los casos, caer haciendo bastante ruido, lo único que conseguía que no los perdieras por la calle.

Ahora puedes volver a lucirlos fuera del colegio aunque ya no estés cursando la primaria. ¿El común denominador que han seguido las firmas en recuperar estos complementos? Que contrasten con el pelo.

Nada de buscar el accesorio en color marrón o negro, no no, cuanto más grande, chillón y con apliques de perlas o brillantes formando palabras horteras como “Glam” o “Chic” demostrando que no eres ni una cosa ni la otra, mucho mejor.

MY KITSCH

Si te has levantado con el pelo rebelde, en uno de esos días en los que parece tener vida propia, pero tampoco te apetece llevarlo recogido, las pinzas y horquillas son el complemento perfecto. Además de que se llevan en todos los largos independientemente de si tienes melena o un corte pixie.

Si hay pelo, hay horquilla. Así que corre ya a por este accesorio a tu neceser más cercano. El rejuvenecedor más barato que vas a encontrar en el mercado y más efectivo que una crema de placenta, ya que será ponértelo y darte cuenta de que pareces, por lo menos, cinco años más joven.

Para las amantes de la moda, este accesorio ha venido como agua de mayo ya que nos resuelve muchos quebraderos de cabeza. No solo es la manera de contactar otra vez con nuestra versión adolescente sino una forma de customizar la ropa esta temporada y darle ese punto de tendencia tan deseado sin cambiar el armario.

Menos impacto al bolsillo y al medio ambiente, dos pájaros de un tiro. Además la mayoría solemos conservar los accesorios, así que no solo es probable que te los vuelvas a poner en algún momento de aquí a los próximos veinte años sino que rebuscando un poco, lo más seguro es que todavía conserves ese broche de madera de los 2000.

Los gorros y sombreros para vestir con estilo (y sin pasar frío) los próximos meses

Los sombreros y gorras son al armario lo que la mermelada de fresa a una tarta Sacher. De hecho, si eres especialmente aficionada a este tipo de complementos, como yo, tendrás en tu habitación varios sombreros de ala ancha, que son los que se llevaban estos años.

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Twitter o Facebook?]

Yo misma de paseo por Barcelona.

Pero la pasarela, más caprichosa que tu yo de ocho años en el Toys “R” Us, tienes otros planes y ya te adelanto que sus propuestas no coinciden con las que ya tienes en casa.

Para esta temporada, despídete de los fedora, esos sombreros maravillosos que conseguían que salieras a la calle en días de lluvia sin que se te borrara el eyeliner por el agua gracias a su ala.

Si no te ves preparada para hacer borrón y cuenta nueva y romper con tus accesorios del año pasado, que no cunda el pánico, puedes darle una segunda vida al clásico beanie, ese gorro de lana que se lleva ligeramente arrugados y que no ha faltado en las colecciones de Dolce & Gabbana o Michael Kors.

Aunque los diseños de sombreros han cambiado. Hemos pasado a modelos de corte masculino. De hecho, es probable que en algún momento de tus sesiones de scroll por Instagram, también te encuentres con gorros de estilo militar, que no se resisten algunas influencers del street style.

Mis estilismos de hacer turismo siempre incluyen zapatillas pero están libres de aceite de palma.

¿El mejor lugar para encontrarlos? Cualquier tienda de segunda mano en Inglaterra. Aunque si te pilla muy a desmano (por aquello de que todavía no llega la línea de metro), siempre puedes ir a Malasaña o a la Riera Baixa.

En la categoría de gorras con visera, hay un modelo que se ha impuesto por encima de los demás, las gorras baker boy que son el nuevo it hat. A la gorra marinera en color negro no se han resistido Chiara Ferragni, Dulceida, Aimee Song o yo misma, que aproveché el puente de Todos los Santos para hacer una escapada a Barcelona y estrenar mi gorra de Headict (la que llevo es la marinera).

Todas las amantes de la moda y las tendecias aprobamos el uso de este sombrero en todos tus estilismos independientemente de si llevas falda, pantalón, zapatillas de cordones o tacón, así que si buscas un modelo seguro, opta por el baker boy.

Prada, por otro lado, ha sido la responsable de hacer un sombrero que nadie imaginaba en otro de los diseños más buscados: el gorro de pescador. ¿Lo mejor? Tu madre, o por lo menos la mía, tiene uno para la lluvia exactamente igual al de la Linea Rossa de la firma italiana, con la diferencia de que no te cuesta cien euros y te protege igual de la lluvia.

El dilema de las medias: el retorno

Han pasado ya tres años desde que las expertas más reconocidas de la industria de la moda pusieron las medias en la lista negra. Justo entre los leggings finos que dejan que se vean las bragas y los tirantes transparentes de silicona para sujetadores. Ahí, entre las dos prendas, se encontraban las medias.

PIXABAY

Pero claro, nosotras no somos la clase de mujeres que saltan de un taxi a otro por las boutiques más selectas de la Gran Manzana subidas a unos stilettos de 12 centímetros con un vaso de Starbucks en la mano sin despeinarnos el perfectamente alisado Bob (y si lo eres, ¿podemos ser amigas?).

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Nosotras somos más del tipo de mujer que coge el autobús, va con mil ojos por la acera por si se le engancha el tacón en la rejilla de ventilación del metro y se recorre el centro de arriba a abajo porque el jersey que ha visto en la web lo tienen en el Zara de Carretas y no en el de Gran Vía.

Lo más lógico sería que, teniendo en cuenta nuestro estilo de vida, las medias fueran una parte natural del armario como los pañuelos o los calcetines que no se resbalan y terminan tragados por el zapato (que no tenemos tantos).

Ya que la pierna ha perdido el poco (y sufrido) moreno que tanto nos costó conseguir en verano y que ya empieza a hacer fresco, las opciones parecen dirigirse de manera irremediable al cajón de las medias. Y, entre nosotras, ¿cómo no llevarlas?

Son calentitas, abrigan la tripa que da gusto, nos sujetan la camiseta por dentro de la falda para que no se remangue y favorecen un montón haciéndonos unas piernas de vedette de 1960.

Ya no es mera cuestión de necesidad, sino de que realmente las queremos. Son bienvenidas en el armario todas ellas.

Desde las semitransparentes que dan un look noventero a tus estilismos de esta temporada hasta las de plumeti que quedan bien con todo, pasando por las tupidas como un pasamontañas que evitan que nos congelemos mientras seguimos usando vestidazos (porque, ¿qué sería de nuestra relación con los vestidos en invierno sin las medias?).

Otro motivo a favor es que Moschino las ha incluido en su nueva colección para la Primavera/verano 2019. Y aunque lo primero que se me viene a la cabeza es “Jeremy, ¿por qué esperar? Yo quiero las medias ahora”, estamos ante la prueba de que, poco a poco, las medias vuelven a estar en el punto de mira de las tendencias.

Cómo llevar el traje de chaqueta si eres millennial (y no quieres sentirte mayor)

Hay cosas que, cuando se ponen de moda, solo hacen que pensemos: “No, leopardo no, que parezco una choni de 2005”. Pero como las tendencias hacen caso omiso de todo, se llevan igualmente.

& OTHER STORIES

Es el caso de los trajes de chaqueta, que han venido para sustituir al conjunto de pantalón midi y crop top que tanto hemos vestido este verano.

El traje hace mayor. Es así. Negarlo sería como intentar negar que lo mejor de las bodas es el banquete.

Y claro, por mucho que nos guste y queramos llevarlo, el hecho de que nos veamos parecidas a nuestra abuela cuando iba a misa los domingos le quita un poco de encanto al tema (ojo, que adoramos a las abuelas, pero queremos vestir acordes a nuestra edad).

Una de las mejores opciones es recurrir al traje de chaqueta y falda, que ademas de ser favorecedor, es tendencia esta temporada. Es una prenda que, aunque parezca formal, es tan versátil que puedes combinarla con todo el armario: desde el body de lencería al que le das otro uso (ya tú sabes cuál) a la camiseta de algodón básica o incluso con un jersey.

Todo le va estupendo, además, puedes darle un toque deportivo y llevarlo con zapatillas. Que el traje con zapatos está muy bien si te llamas Harvey Specter y trabajas en un bufete de abogados, pero está mejor con deportivas para ir andando por el metro.

Apuesta también por los colores pastel, perfectos para las millennials ya que son tonos con los que nos sentimos muy identificadas. Búscalo en amarillo, naranja, rosa o azul y combínalo con el resto del armario como hace Aimee Song.

Si eres una loca de lo vintage, busca un traje con anchuras ochenteras que le haría saltar las lágrimas de emoción a tu madre pensando en cómo salía vestida de fiesta durante la Movida Madrileña.

El look monocolor es algo tan propio de nuestra generación como lo es ligar por Instagram. Amarillo y rojo son algunos colores tendencia, pero el blanco o el negro nunca pasan de moda.

Vale que empieza a hacer fresquete por las mañanas, pero ¿y lo bien que queda la americana con pantalones de ciclista? Estíralos un poco aprovechando que aún no han caído mucho las temperaturas y llévalos a juego con la blazer a modo de traje.

View this post on Instagram

Italian life 🌹 during #MFW 🇮🇹

A post shared by Teresa Andrés Gonzalvo (@teresaandresgonzalvo) on

Llevar las botas rancheras y no parecer salida de un ‘western’ es posible

De pequeña me encantaban las películas del Oeste. Tengo recuerdos de mis veranos en Galicia sentada al lado de mi abuelo, después de pasar la mañana en la playa, viendo juntos alguna de John Wayne.

JEFFREY CAMPBELL ESPAÑA

[Un momento… ¿Aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

Con esa experiencia en mis primeros años de vida era lógico que ahora que se han puesto de moda las botas cowboy me vengan reminiscencias de cuando aparecían en escena los protagonistas llevando las rancheras.

Sin embargo, eso no quiere decir que solo puedas ponerte el calzado de la temporada con unos pantalones vaqueros, una camisa desabrochada y un sombrero de rodeo mientras esperas a que se cruce en tu camino al metro un estepicursor (las bolas rodantes que cruzan los caminos del Salvaje Oeste).

Existen infinitas combinaciones que no te hacen parecer como que te acabas de bajar del caballo y que son ideales para que vistas en tu día a día sin necesidad de preocuparte por la interrupción de pieles rojas.

Vestidos o camisas largas son la opción más apañada. Añade las botas, el bolso en el que te entra el portátil y los apuntes y fuera. Que si hace fresco puedes sumar una cazadora vaquera, ya que sigue la temática pero no te hace parecer que vas disfrazada.

View this post on Instagram

Cowboy girl #NYC 🇺🇸🗽

A post shared by Teresa Andrés Gonzalvo (@teresaandresgonzalvo) on

View this post on Instagram

on my way to @nobitalai 🦕

A post shared by A Y L I N (@aylin_koenig) on

Las más estilosas de Internet (no solo lo digo yo, sus miles de seguidores comparten mi opinión) han encontrado en las botas rancheras con americana su combinación favorita llegando incluso a desbancar a la tostada de aguacate con chía o incluso al filtro de Kylie Jenner de Instagram.

Puedes llevar el blazer por encima de los hombros o a juego con la parte de abajo llevando un traje de chaqueta y pantalón. Lo imprescindible es que las botas sean las protagonistas.

View this post on Instagram

Milano bound 🇮🇹 #MFW

A post shared by Alex Rivière (@ariviere) on

Ahora confiesa, querida adicta a la moda, ¿te unirás a la tendencia?