La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘cuenca’

Dos minas de caolín amenazan el entorno de la Ciudad Encantada de Cuenca

En Valdecabras, una pequeña localidad en cuyo término se encuentra parte de la Ciudad Encantada de Cuenca, están en pie de guerra. Sus 70 habitantes tratan de impedir la apertura de dos grandes minas de caolín a cielo abierto. Una a 600 metros del pueblo y la más lejana a 2 kilómetros.

Les dicen que estas minas traerán riqueza, puestos de trabajo, cuando la mayor parte de esta pedanía de Cuenca capital son jubilados o viven del turismo rural.

Su miedo está justificado. La empresa Minerals Service S.L. es concesionaria de 670 hectáreas en la zona, y está realizando los trámites necesarios para abrir esas dos canteras que ocuparían una superficie de más de 57 hectáreas.

Los vecinos rechazan el gran impacto ambiental que tendrán estas explotaciones en el corazón de la Serranía de Cuenca, un espacio declarado por la Unión Europea Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC).

Rechazan también la apertura de una de las minas a menos de 100 metros del lugar de donde se provee de agua el pueblo, pues temen perder el manantial o su contaminación irreversible.

Una de las vecinas, Flor Gallego, ha enviado a 20 Minutos una carta donde nos pide ayuda a todos para evitar esta barbaridad medioambiental pues, como explica,

“Si la Delegación Provincial de Industria, Energía y Medioambiente en Cuenca de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha da luz verde a este tema, el Ayuntamiento de Cuenca dice que hace una recalificación puntual de estos terrenos y entonces estaremos perdidos. Dejará a las personas que disfrutamos de la vida de esta pedanía sin agua, sin huertos y con contaminación atmosférica. Dejará a uno de los más bellos pueblos de la Serranía de Cuenca con un desastre paisajístico del que no podrá recuperarse jamás”.

Y termina así su carta:

“Yo les pido por favor que nos ayuden a poder seguir viviendo como lo hemos hecho hasta ahora, con agua, con huertos, con aire serrano y con el paisaje que tanto le gusta a los turistas, el paisaje del Parque Natural de la Serranía de Cuenca y de la Ciudad Encantada”.

Ya es triste que mientras los últimos pueblos vivos luchan para evitar su desaparición, nuestra sociedad urbana sólo les ofrece destrucción como única salida viable al éxodo rural. Abriéndoles minas a cielo abierto o instalando cementerios nucleares. Mal vamos con alternativas como estas.

En la fotografía superior, imagen de la zona en la que se ubicará la cantera junto al pueblo de Valdecabras (Foto: El Día de Cuenca). Sobre estas líneas, una de las caprichosas y famosas formas de la Ciudad Encantada de Cuenca.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Una presa deja sin agua al río Júcar

Me escribe Israel todo indignado, y con razón. Un embalse, el de La Toba, construido en la cabecera del río Júcar, en una zona de alto valor ecológico incluida por su importancia dentro del Parque Natural de la Serranía de Cuenca, ha dejado secos a 14 kilómetros del tan maltratado río mediterráneo.

Nadie mejor que el propio Israel para explicárnoslo:

La Confederación Hidrográfica del Júcar parece archivar todas las denuncias que le llegan, amparando así a Unión Fenosa, propietaria de la presa, en virtud de una concesion de 1970. Se habla de caudales mínimos, pero estos (muy inferiores a la realidad) se vierten por el desague de fondo de la presa (atascado de lodos durante los 70 años que lleva la presa), saliendo al cauce prácticamente barro. Parece haber un amparo a Unión Fenosa; la gente está un poco harta ya que con la ley en la mano esta situación debería cortarse de raíz pero no se hace.

Esto puede abrir un debate: ¿qué hacen infraestructuras como éstas de principios de siglo XX, hechas para explotar la naturaleza sin preocuparse de respetarla, en pleno siglo XXI? ¿Por qué la energía hidroeléctrica sigue llamándose energía renovable cuando no lo es?

Las fotos que nos manda Israel e ilustran este post son aterradoras. Nunca pensé que cuando las confederaciones hablan de caudal mínimo se referían a estos mínimos tan imposibles. Y luego querrán que haya truchas y nutrias.

Un buitre se esconde en los probadores de una tienda de Cuenca

No se habla de otra cosa estos días en Cuenca. Como explicaba la pasada semana el periódico La Tribuna, un buitre leonado se fue de compras a la zona comercial de la ciudad, se metió en una tienda de ropa y no paró hasta llegar a los probadores, donde entre aleteos y vómitos dejó el establecimiento hecho unos zorros. Frente al tremendo animal engrifado, dueña y dependientas huyeron despavoridas.

La descripción que del suceso hace el periodista es graciosísima

El animal mostraba un estado, no lamentable, pero sí un poco penoso, puesto que en más de una ocasión vomitaba, con lo que numerosas prendas de ropa se vieron afectadas por lo expulsado.

De igual manera, en los momentos en que batía las alas muchas eran las piezas que se ensuciaban.

Y no menos curioso resulta el relato de su captura:

Enseguida llegó un miembro de ‘Recogida de animales’ que, armado con un lazo, tanteó al ‘bicho’ hasta que pudo hacerse con él. El problema estribaba en que, aparte de que el buitre se resistía a ser cogido, había que intentar taparle la cabeza para que en la oscuridad se quedase quieto. Fue algo que no pudo hacerse, con lo que se hizo acopio de una caja en donde finalmente se pudo introducir el animal de una manera segura. El principal problema estaba no en el pico, sino en las garras.

El mismo periodista nos ofrece un dato muy interesante. No se trata de un caso aislado, pues un par de días antes otro buitre leonado fue capturado por los funcionarios municipales mientras éste deambulaba tan campante por las calles del barrio conquense de San Antón, quien asustado por sus captores, acabó enredado entre zarzas en las inmediaciones del río Júcar.

¿Qué pasa en Cuenca con los buitres? ¿Se están volviendo locos?

Nada de eso. Como ya os he contado en otras ocasiones, los buitres se están muriendo de hambre. Con los muladares y los comederos cerrados, los vertederos sellados, el ganado muerto recogido e incinerado, la llegada de los fríos invernales los está poniendo contra las cuerdas de la supervivencia.

Los más jóvenes, siempre más inexpertos y débiles, son las primeras víctimas. Y caen como moscas. Unos directamente muertos, otros desnutridos, incapaces de volar, desorientados igual en el campo que en medio de la ciudad.

Por eso vomitaba el de Cuenca. De estrés, de miedo. Pero no tenía fuerzas para salir volando, tan sólo buscaba un escondite, los probadores quizás, donde tratar de pasar desapercibido. Pobre animal. Desapercibido un buitre maloliente de siete kilos de peso y dos metros y medio de envergadura dando saltos por una calle comercial a las cinco de la tarde.

Los buitres lo están pasando mal, muy mal. Necesitan que vuelva a haber animales muertos en el campo de los que alimentarse, como sucedía antes del mal de las vacas locas. Pero en lugar de comida les damos veneno. No tienen nada que echarse al pico. Por eso seguirán lloviendo buitres. Buitres hambrientos.

La foto que ilustra esta noticia es propiedad de Brookei.

Ciberacción por la Serranía de Cuenca

Es lo que parece. Un atentado ecológico más. Esta vez en el recién estrenado Parque Natural de la Serranía de Cuenca. La novedad es que el autor de este desaguisado es la propia Administración que debería velar por la conservación de tan paradisíaco rincón.

Pero dicen sus responsables de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha que no, que se trata de un inocuo programa de acondicionamiento y mejora de viejos caminos para uso público en el valioso espacio protegido. Dos millones de euros invertidos en abrir casi 80 kilómetros de pistas para disfrute de todos nosotros, pero especialmente para los aficionados a los todoterrenos, los quads, las motos y los incendios forestales. Para facilitar tan cuestionable tarea, Ecologistas en Acción denuncia que “se están arrancando miles de árboles, moviendo millones de toneladas de tierra, alterando espacios de singular interés natural y generando un daño gravísimo tanto a las masas forestales, a los hábitats, como a las especies que en teoría se deben proteger”.

Esta amplia red de pistas van a dar acceso motorizado a zonas como los cortados de la Muela de la Madera, en los términos de Cuenca y Las Majadas, lugar crítico para la nidificación de especies en peligro como el alimoche o el águila real, y con poblaciones muy escasas de cabra montés.

Para impedirlo, los ecologistas han puesto en marcha la que llaman una ciberacción. El envío masivo de cartas al consejero del área exigiéndole la paralización de los trabajos y la restauración de las zonas afectadas. Si te preocupa la Sierra, tú también puedes participar.

Destrozos ocasionados por la apertura y ampliación de pistas en la Serranía de Cuenca (Foto: Ecologistas en Acción)