BLOGS
La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘aeropuerto’

Autorizan batidas de jabalí y corzo dentro del aeropuerto de Vitoria

© Bert de Tilly / Wikimedia Commons

AENA ha autorizado batidas de jabalíes, corzos y zorros dentro del vallado del aeropuerto de Vitoria por el riesgo para los vuelos, según informa la edición alavesa del periódico El Correo. La sorpresa es doble pues a la inusual imagen de ver a cazadores pegando tiros dentro de un recinto aeroportuario se une el que dicha actividad se justifique para unas instalaciones infrautilizadas. O quizá sea por eso.

Este aeropuerto ha sido un desastre desde sus comienzos. En noviembre de 1979 la pequeña aldea de Otaza (cuatro casas, tres familias y un discreto templo parroquial de factura barroca) fue íntegramente demolida porque se hallaba en el área de influencia del nuevo aeródromo vitoriano. Muy pronto se vio la escasa utilidad de esta infraestructura frente a los cercanos aeropuertos de Bilbao y San Sebastián. Apenas tiene vuelos de pasajeros. Su principal actividad ha quedado reducida al transporte de mercancías, además de acoger un aeroclub privado.

La novedad es que ahora el aeropuerto de Vitoria es también un facilón coto de caza. Con todo su perímetro vallado, el tiro al jabalí, al corzo o al zorro parece más sencillo que el tiro al plato. Los pobres bichos lo tienen complicado para dar con esos huecos en el recinto por donde algún día lograron entrar.

El problema de los jabalíes

Las poblaciones de jabalí están registrando una gran expansión en toda Europa debido a la falta de depredadores naturales (lobo), altas tasas de reproducción, buena disponibilidad de alimento, alta adaptabilidad, aumento de las zonas arboladas y abandono del mundo rural agroganadero. Dicha expansión está provocando importantes daños a la agricultura, ganadería, jardinería, e incide también en la seguridad vial.

La elevada población de jabalíes en España está extendiéndose por zonas cada vez más urbanas provocando serios problemas en carreteras y áreas urbanizadas. En al menos 80 ciudades ya se han hecho frecuentes, provocando destrozos de mobiliario, accidentes de tráfico e incluso ataques a personas. Pero como también señalan los grupos ecologistas, parte del problema se debe a que las urbanizaciones han invadido el hábitat natural del jabalí.

Sin ir más lejos, en los alrededores de la ciudad de Gijón los vecinos están pidiendo al Principado que autorice batidas controladas para frenar la actual superpoblación de animales. En el noroeste de la Comunidad de Madrid las batidas municipales son ya habituales.

¿Es la caza la única alternativa?

Un estudio publicado en la revista European Journal of Wildlife Research por investigadores españoles del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (UCLM-CSIC-JCCM) y del Principado de Asturias afirma que la caza es el único método fiable para controlar la explosión demográfica del jabalí.

Quirós-Fernández y colaboradores investigaron el crecimiento de las poblaciones de jabalí, el cual, y de acuerdo a una revisión publicada en 2015, aumenta un 20% cada año en Europa. Centraron su atención en la provincia de Asturias, en donde la caza es una actividad recreativa. Los investigadores analizaron los datos anuales de rendimientos cinegéticos (número de animales abatidos por terreno y año) de las reservas de caza y cotos regionales, evidenciando la capacidad que tienen los cazadores para regular las poblaciones de jabalí.

“Los cazadores contribuyen a regular el crecimiento de las poblaciones de especies problemáticas, como el jabalí”, aseguran los autores. Sin embargo, también señalan que la regulación cinegética actual, por si misma, no es capaz de controlar las poblaciones de esta especie, proponiendo que haya más cazadores y que estos sean más efectivos:

“Durante el periodo de estudio sólo la mitad del cupo de animales permitido por batida fueron cazados. Por tanto, los cazadores deberían motivarse y tratar de abatir un mayor número de animales dadas las ventajas económicas y, principalmente, ecológicas que ello conllevaría”.

Frente a esta solución drástica, municipios como el madrileño de Las Rozas capturan a los jabalíes con jaulas-trampa, que luego son sacrificados o trasladados a cotos de caza. En Cataluña se está estudiando poner en marcha una campaña de esterilización.

En el aeropuerto de Vitoria, AENA ha elegido el método tradicional del pim, pam, pum. ¿Habrán aprovechado también para revisar el vallado y que no se les cuelen más bichos dentro?

Referencia: Quirós-Fernández F, Beltran JM, Acevedo P, Gortázar C (2017). Hunters serving the ecosystem: the contribution of recreational hunting to wild boar population control, European Journal of Wildlife Research, DOI 10.1007/s10344-017-1107-4

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

Extremadura construirá un nuevo aeropuerto fantasma

Cessna.120.g-btbw.arp

Otro despropósito más. Después del escándalo del aeropuerto de Ciudad Real (1.100 millones de euros de inversión y cerrado), del aeropuerto de Murcia-Corvera (260 millones y sin terminar), del aeropuerto de Castellón (150 millones de euros y con algo de suerte a exclusivo beneficio de Ryanair), llega ahora la tontuna del aeródromo de Cáceres, recién licitado por la Junta de Extremadura. Más modesto, es verdad, sólo costará 4,3 millones de euros, pero muy probablemente será igual de inútil. Como el papel todo lo aguanta, aspira a recibir 250.000 pasajeros al año, más que el de Valladolid o el de San Sebastián, o que la suma de todos los pasajeros que reciben anualmente los aeropuertos fantasmas de Burgos, León, Salamanca, Logroño, Badajoz y La Gomera.

También como era de esperar, su impacto ambiental en una zona de altísimo valor ecológico será brutal, pero no se preocupen que está todo controlado. Habrá medidas preventivas como evitar volar a los aviones a menos a 200 metros por encima de las cuatro zonas de especial protección para las aves (ZEPA) a las que afecta directamente. Todavía no cuenta con los preceptivos permisos del Ministerio de Medio Ambiente, es verdad. Sin embargo, como se va a solicitar una evaluación ambiental simplificada, el procedimiento se supone sencillo y rápido. Puro trámite.

¿Y qué harán con la cercana colonia de 50 nidos de cigüeña blanca? Ésa misma utilizada en folletos y carteles como imagen publicitaria de la pureza natural de la región. Trasladarla, que para eso hay dinero y facilidades administrativas. Los nidos claro, porque lograr que las aves no vayan a comer saltamontes a sus pastizales de toda la vida será un pelín más complicado.

Aunque en el fondo, usted y yo sabemos que esas cigüeñas, hagan lo que hagan, no van a tener que esquivar demasiados aviones.

Si te ha gustado esta entrada quizá te interesen estas otras:

¿Amenazan los drones a la cetrería?

drone

Los drones están de moda. Esos aviones no tripulados han revolucionado en muy poco tiempo nuestras vidas (estudios científicos, vigilancia, transporte) y muertes (asesinatos selectivos, ataques militares). Lo que yo no me esperaba era que aspiraran a acabar con la cetrería, ya sabes, esa vieja técnica de caza con rapaces recientemente declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

El caso es que son ya muchas las empresas que ofertan modelos de avioncitos trucados como azores, águilas o halcones, con la finalidad de espantar aves no deseadas en aeropuertos o parques. Incluso emiten gritos grabados de alarma.

¡Si Félix Rodríguez de la Fuente levantara la cabeza!

Fue él quien en 1968 puso en marcha un plan aparentemente descabellado: utilizar aves rapaces para el control de las aves potencialmente peligrosas en los aeropuertos. Empezó en Barajas y rápidamente se vio el éxito de la propuesta. Tanto que todavía hoy en día la mujer del llorado naturalista sigue encargándose de esta función en nuestro principal aeropuerto español.

Se lo comenté el otro día a su hija, Odile Rodríguez de la Fuente, y aunque ella no es una experta en la altanería, rápidamente rechazó la posibilidad de utilizar este tipo de aparatos como halcones teledirigidos contra gaviotas y estorninos. “Para espantarlos es fundamental que las rapaces cacen“, me explicó. “Si no lo hacen, rápidamente se dan cuenta de que son inofensivas y acaban ignorándolas”.

Tiene razón. El verano pasado en Dublín me encontré con unas esculturas de halcones colocadas en un club náutico para espantar pájaros de tan distinguido lugar. Cada 10 minutos las maquetas reproducían gritos de halcón, pero las aves se lo habían aprendido. No les hacían el menor caso. Incluso algunas se posaban con descaro sobre ellas.

Lo confieso. No me gusta nada la cetrería. Pero, en el fondo, prefiero ver volar una rapaz viva que gritones drones de plástico. ¿Y tú qué piensas? ¿Crees que esas réplicas teledirigidas acabarán sustituyendo a las rapaces en los aeropuertos?

Curiosamente, el pájaro que ilustra este artículo está diseñado por la empresa española de armamento EXPAL. Así que además de para cetrería, su uso como vehículo aéreo camuflado va a tener mucho más éxito comercial en el campo militar y del espionaje. Desgraciadamente.

Otras entradas relacionadas:

Cierra el aeropuerto de Ciudad Real por antiecológico e ilógico

Ya se sabía. Tamaño disparate no tenía futuro. Finalmente el aeropuerto de Ciudad Real, antiecológico pues se construyó en un espacio protegido,e ilógico, pues no tenía más sentido que el de la más loca especulación, ha cerrado sus puertas apenas tres años después de abrirlas. Vueling ha sido el último en anunciar su partida del primer aeropuerto privado de España. A partir del 29 de octubre la aerolínea no operará sus vuelos en el aeródromo de Ciudad Real por su “baja rentabilidad”.

Como han señalado desde SEO/BirdLife, la ONG que ha luchado desde 2004 para que tamaño despropósito no se realizara, y a pesar de que el daño ambiental en una zona de gran importancia para las aves esteparias ya es irreparable,

se espera que sea un claro ejemplo de mala gestión de los recursos y sirva para que las futuras grandes infraestructuras obedezcan a criterios sostenibles y sean correctamente evaluadas para frenar la destrucción de hábitats, una de las principales causas de la pérdida de biodiversidad en España.

Más de 1100 millones de euros, una entidad financiera arruinada (Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha)  y menos de tres años de vida confirman el negocio ruinoso acometido ¿Para qué? Para destrozar un paisaje único y las esperanzas engañadas de toda una provincia. ¿Pagará alguien tamaño despropósito? Seguro que no.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Llegan los “aterrizajes verdes”

Menos gasto de combustible y menos contaminación. Así se venden los aterrizajes verdes, una nueva modalidad de toma de tierra puesta en marcha en Barajas este verano y que antes de fin de año se habrá impuesto en la mayoría de los aeropuertos españoles.

Básicamente consiste en aprovechar al máximo el planeo del avión, realizando un descenso continuado sin tramos horizontales y manteniendo el motor al ralentí durante las maniobras de aproximación a la pista. La seguridad está garantizada.

Se reducirán un 25% en las emisiones de CO2 y se ahorrará un 25% en el consumo de combustible, además de  lograrse aterrizajes más silenciosos.

Es una importante actuación en la lucha contra el cambio climático, es verdad, pero eso de viajar en un avión que al acercarse a su destino deja el motor en punto muerto da un poco de miedo ¿no os parece?

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Francia se opone a la ampliación del aeropuerto de San Sebastián

Políticos y ecologistas franceses encabezan estos días una dura campaña contra la prevista ampliación por parte del Ministerio de Fomento y Aena del aeropuerto de San Sebastián.

Suena raro pero tiene su explicación. El aeródromo se localiza en Hondarribia/Fuenterrabía, en la desembocadura del río Bidasoa que hace de frontera natural con Hendaya (Francia). Una bahía y estuario de gran importancia medioambiental, pero también muy poblada.

El colectivo ecologista vasco francés Les Verts du Pays Basque ha impulsado un manifiesto en contra de esa ampliación al que se han suscrito tanto ecologistas vascos como importantes cargos electos franceses de la talla del alcalde de Hendaya o el vicepresidente de la región de Aquitania.

Pequeño y escandalosamente deficitario, el aeropuerto donostiarra no tiene más sentido que el político, poner uno en cada provincia española. En este caso todavía menos, pues tiene al lado el de Biarritz y no muy lejos el de Bilbao.

Pero la preocupación es ante todo ambiental. La bahia de Txingudi y el estuario del Bidasoa tienen una importancia ecológica tremenda. Acoge ecosistemas protegidos dentro de la red europea Natura 2000 y clasificados como zona Ramsar debido a su interés sobre todo avifaunístico. Además, parte de la zona afectada por la ampliación, el Parque Ecológico de Plaiaundi, ha sido recientemente rehabilitado con fondos LIFE de la Unión Europea, todo un contrasentido.

Incluso se aducen razones de derecho internacional, como la violación que este aeropuerto hace del Tratado franco-español de 1992. Este tratado limita su uso a 24 vuelos diarios, y según los ecologistas en 2008 acogió un promedio de 34 movimientos al día.

Yo añadiría otra razón más: No necesitamos tantos aeropuertos, lo que necesitamos es mejorar el transporte ferroviario, muchísimo más ecológico, eficiente y cómodo que el aéreo.

La petición de los ecologistas fue entregada el pasado 4 de febrero a la eurodiputada verde Catherine Grèze, quien la tramitará ante la comisión de peticiones del Legislativo comunitario en Bruselas. Si te parece una protesta justa es posible firmar el manifiesto ‘on line’ a modo de ciberacción. Para ello, accede clickeando en este enlace.

Foto superior: Gorka Estrada / noticiasdegipuzkoa.com

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Un aeropuerto fantasma en Ciudad Real por culpa de las aves

El aeropuerto internacional de Ciudad Real, el primero en España construido con capital privado (510 millones gastados, 1.100 presupuestados), no pudo inaugurarse el pasado lunes como estaba previsto. Tras diez años de obras está listo para empezar a operar, con la terminal impecable, toda la gente contratada, los controladores aéreos en su torre de control mirando pantallas en blanco, la cafetería con los sándwich listos, los servicios de seguridad vigilando, pero sin viajeros, ni aviones, ni permisos. Es un aeropuerto fantasma y la culpa la tienen los pájaros. O al menos la empresa se la echa a ellos. A los pájaros y a los ecologistas.

En realidad el problema no es el proyecto, el problema es el lugar elegido para ubicarlo. Se encuentra en el corazón del Campo de Calatrava, una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), espacio protegido por la Unión Europea debido a su importancia para la conservación de un gran número de especies de aves esteparias en peligro de extinción.

Una protección que, contra toda lógica y sensibilidad, no impidió seguir adelante con las obras, pero sí ha justificado la imposición de una larga serie de medidas compensatorias y correctoras que aparecen en la Declaración de Impacto Ambiental decretada en su día por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino.

Al no haberse realizado todas estas compensaciones, sus promotores se han quedado de momento sin la preceptiva licencia de la Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento. Y sin licencia no hay vuelos, por mucho que ya se hubieran vendido billetes de avión para los primeros viajes sin contar con ella, algo que raya y probablemente traspasa la legalidad.

¿Qué les falta para lograr la licencia? Pues todavía bastantes cosas:

1. En la actualidad no se ha aprobado el Plan de Gestión de la ZEPA (competencia de la Junta).

2. Las medidas agroambientales no se han realizado en su totalidad.

3. Los promotores no han comprado el 30% de la superficie destinada a las medidas agroambientales (faltan 252 hectáreas).

4. No existe un plan de desarrollo rural de la zona afectada.

5. No se ha finalizado la instalación de la red piezométrica que permita controlar tanto la calidad de las aguas subterráneas como las fluctuaciones del acuífero.

6. No se ha reconstruido la chimenea de la fábrica de cerámica, que fue destruida sin motivo por los promotores y en la que se asentaba una importante colonia de una especie de ave amenazada, el cernícalo primilla.

7. No se ha llevado a cabo la insonorización previa en los municipios afectados.

Ya se veían venir de lejos estos problemas. Desde los inicios del proyecto, en 1998, recibió las críticas de las principales organizaciones ecologistas del país (SEO-BirdLife, Ecologistas en Acción y WWF-Adena) y de la Comisión Europea. Las denuncias se han sucedido sin descanso, a pesar de que contó con el respaldo del Gobierno regional y de todas las fuerzas políticas y organizaciones sociales de la región. Pero contra viento y marea el proyecto ha seguido adelante. Y sus promotores ven ahora que por las bravas las cosas no siempre salen bien. La política de hechos consumados, el chantaje de inversiones y puestos de trabajo, ya no es suficiente.

De todas formas el mal ya está hecho. Con compensaciones o sin ellas, las avutardas y los sisones se han quedado definitivamente sin uno de sus mejores refugios manchegos. Aeropuertos hay muchos, pero santuarios naturales cada vez nos quedan menos.