A veces en octubre, es lo que pasa

Por Boti García Rodrigo (@btcpd ), activista LGTBI

“A veces en octubre, es lo que pasa” (Ángel González)

Una noticia aparecida en el BOE del pasado martes  rompió los aburridos párrafos escritos con manguitos y por ese roto se me coló un olor como de amanecer y me invadió una asombrada felicidad al leer, en un lenguaje alambicado, que yo había merecido el Premio Estatal de Voluntariado Social de 2019.

Más allá de la emoción, más allá de la enorme alegría que me recorrió de la cabeza a los pies, me sentí -me siento- muy orgullosa de que se me cuente entre los voluntarios que han merecido este importante reconocimiento.

Porque hacer voluntariado es soñar con otro mundo y vivir para vivirlo, es cambiarnos por dentro y rescatarnos, es hacernos útiles y dotar de sentido el cada día. Hacer voluntariado es también contaminarnos y anegar para siempre nuestra vida.

Y porque lo creo así, comprobar en el BOE que se me reconoce a mí, activista de esta cosa mía, de esta cosa nuestra, como parte de esas gentes entregadas a tal causa, me supuso -me supone- una emoción y un orgullo difíciles de describir.

Pero, lo que realmente importa es que este premio recae en una mujer lesbiana precisamente por su activismo y que por primera vez –seguro que por primera vez- al premiarme a mí se está premiando    a las mujeres del colectivo de la diversidad sexual, de género y familiar; lo que importa es que este sea un premio a las lesbianas, tan preteridas, tan invisibilizadas y que sea un premio a la lucha activista… y eso es un colocón de orgullo. Y eso me encanta.

Quiero dar las gracias a la FELGTB, Federación Estatal LGTB, por haberme pensado como candidata y haberse esforzado, me consta que mucho, en mi candidatura; quiero agradecer a las personas y organizaciones que la avalaron, que, me lo han dicho, mostraron tanta ilusión al hacerlo. Y también las gracias a quienes, jurados de la cosa, valoraron que mi activismo, que mi manera obcecada de luchar, no se traducía mal del todo como voluntariado….

A muchas personas agradezco este BOE que tan feliz me ha hecho, y os digo que nunca olvidemos la importancia del voluntariado y que nunca se olvide que estamos en deuda con el activismo y con quienes cada día, cada cual en su ámbito, se dan a luchar, a cambiar y a mejorar la vida de las gentes. Gracias a estas  personas, cada cual en su lucha y que sigan en ella que tenemos mucho que cambiar y mucho por lo que seguir luchando.

A veces en octubre hay que dar gracias, muchas gracias por tanto cariño.

Boti G.Rodrigo.

Los comentarios están cerrados.