BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

De vacaciones leemos sobre diversidad a la orilla del mar

                             Nieves Gascón (@nigasniluznina) sigue completando nuestra biblioteca particular con un cuento de los que no puedan faltar. 

Portada del cuento que recomendamos hoy

Portada del cuento que recomendamos hoy

De la Especial Colección “En Favor de Todas las Familias” de A Fortiori Editorial, en este mes de agosto recomendamos Piratas y Quesitos, de la escritora Carmen Herrera e ilustraciones de Luis Filella. Editado en 2005, tras diez años de su aparición, constituye un relato referente sobre familia y diversidad.

Merece especial mención el formato y gran tamaño de esta edición, que realza los detalles de cada una de las numerosas, coloridas y dinámicas ilustraciones, que completan y acompañan el ritmo de un texto cercano y amable. Fácil de entender visualmente, cómodo de leer por niñas y niños neolectores en especial (de 6 y 7 años) y recomendable para todas las edades.

Miguel, el protagonista, narra en primera persona su mundo infantil del que forman parte sus tíos, también Miguel, hermano de su madre y Fernando, pareja del anterior.

La historia comienza en la habitación de Miguel la noche antes de marcharse de vacaciones con sus tíos. En un insomne flashback, nos presenta a su familia llena de diferencias generacionales y de estilos de vida, para contarnos las últimas vacaciones junto a Miguel y Fernando.

Una abuela que teje con agujas una interminable bufanda de rayas, bajo la mirada de su gato expectante, representa el discurso sociocultural más tradicional. La dificultad familiar en las relaciones intergeneracionales para ver y respetar la diversidad, queda patente en el deseo expreso de la abuela de que Miguel, el tío de nuestro protagonista, encuentre una buena chica , que le quiera y le cuide. Esta errónea y pseudoterapéutica idea genera conflicto con la madre de Miguel, quien apela al sentido común con un “Estás ciega, mamá, mi hermano no necesita ninguna chica”. Con frecuencia, intolerancia y desconocimiento están presentes en la raíz de un eterno problema en las relaciones familiares, que no en todas, descrito de una forma coherente y objetiva a través de esta voz infantil.

Nuestro protagonista reflexiona y concluye en que su tío no tiene que buscar novia porque ya tiene novio. Su abuela no lo ve, aunque lleva gafas. No se entera;  esto debe ser. Fernando, el novio del tío Miguel, es la mejor persona del mundo y eso es lo realmente importante.

A partir de ahí, recuerda el pasado verano en la Isla del Tesoro, que visitó junto a sus tíos y una familia amiga. De esta manera se presenta para mayores y pequeños la oportunidad de compartir aventuras y momentos inolvidables entre rápidos, coches de choque y peleas de piratas que finalizan cayendo al agua. Jornadas en compañía del tío Fernando, un personaje cercano y divertido, que seduce tanto a Miguel y a su amigo Luquitas, como a lectores y lectoras.

La anécdota de las vacaciones sucede durante la comida en un restaurante, cuando las personas mayores, cada vez que prueban un plato exclaman repetidas veces: “mmm el quesitooo”. Miguel pregunta “¿dónde están los quesitos?”, ante la sorpresa y la risa reactiva, incluidos lagrimones, del grupo. Miguel bajo la sospecha de que se ríen de él, se enfada y llora. Su tío Miguel cariñoso, le consuela y explica el mal entendido: confundió “exquesito” con “quesito”.  El tío Fernando bromea y le hace cosquillas hasta que ríe y olvida el enfado.

Recordando y muy emocionado, Miguel sigue sin dormir, deseando que sus tíos le recojan y comiencen otras vacaciones de piratas y quesitos.

El tío Fernando suele decir algo tan apreciado para Miguel, como “quiero tener un niño como tú”. Y así nos quedamos, con las ganas de que esta familia diversa, no exenta de conflicto e ilusión, se amplíe por generaciones. En la siguiente parte, si la hubiera, quizá tengan que gestionar otro conflicto familiar de celos, similar al de la novela El Príncipe Destronado (Miguel Delibes, 1973). Pero esa, es otra historia.

Os deseamos unas felices vacaciones en familia, animando a seguir leyendo en compañía de las y los más pequeños, un sinfín de cuentos y relatos.

¡Hasta pronto!

Los comentarios están cerrados.