BLOGS
1 de cada 10

Contamos historias extraordinariamente cotidianas que nombran cada una de las realidades de la diversidad sexual y de género.

Cuando odiar es delito

Tan solo  un mes y medio después de que un skin aceptara dos años de cárcel por una agresión homófoba en Barcelona, Madrid se convirtió en escenario de una paliza de un grupo con estética similar a una pareja de chicos en Madrid. Charo Alises, abogada, responsable de la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Málaga y miembro del grupo de juristas de FELGTB  analiza la legislación que se aplica y qué le falta a nuestro ordenamiento jurídico para dar respuesta al odio.

Stop Odio. Foto de Chapendra

Stop Odio. Foto de Chapendra

¿Sois maricones? Tras escuchar esta pregunta, Manuel, un chico gay de 17 años, y su pareja de 23, empezaron a recibir puñetazos y patadas por parte de un grupo de 12 individuos de estética neonazi el pasado viernes en el Templo de Debod en Madrid. Los dos jóvenes homosexuales fueron víctimas de un delito de odio.

El delito de odio es aquel en el que se atenta contra una persona o grupo de personas o las propiedades de éstas por su pertenencia a un determinado colectivo social, según su origen racial o étnico, sexo, religión, opinión, edad, discapacidad, orientación sexual o identidad de género.

Castigando los delitos de odio se pretende proteger la dignidad de la persona, que está amparada por la Constitución Española.

El delito de odio tiene su reflejo en los siguientes artículos del Código Penal: Agravante genérica de discriminación (art. 24.4), delito contra la integridad moral (art. 173.1), delito de tortura (art. 74), discriminación en el ámbito laboral (art. 314), incitación al odio (art. 510), discriminación en servicios públicos (art. 511), denegación discriminatoria de servicio (art. 512), asociación ilícita para promover el odio (art. 515), atentar contra la libertad religiosa de las personas ( art. 522), hacer escarnio de los dogmas de una confesión religiosa y de las personas que la profesan (art.525), y la justificación del genocidio (art. 607.2).

El Ministerio del Interior ha dictado un nuevo protocolo para regular las pautas de actuación policial frente a los delitos de odio. El protocolo, establece, entre otros aspectos, los indicios que deben hacer constar los agentes en sus atestados, cómo deberán contactar directamente con el fiscal especial para estos delitos y la protección integral de la víctima. Para que este protocolo sea eficaz deberá garantizarse una adecuada formación de los agentes en esta materia.

En el año 2013 se registraron en España 1.172 delitos de odio. La mayor parte de estos delitos (452) estaban relacionados con la orientación sexual de la víctima. El racismo y la xenofobia ocupan el segundo lugar (381). En tercer lugar está la discapacidad con 290 delitos. En último puesto quedan los ataques a la libertad religiosa de las personas, la aporofobia ( odio al pobre) y el antisemitismo. Estas cifras no reflejan el alcance real de los delitos de odio en nuestro país, ya que según la Agencia de Derechos Fundamentales, el 90% de las víctimas de estos delitos no denuncian.

Ante la proliferación de agresiones contra el colectivo LGTB, el más afectado por los delitos de odio en España, se hace imprescindible la elaboración de una ley integral contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género de carácter estatal como la aprobada recientemente en Cataluña, que garantice los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales. Es necesario legislar para combatir el odio.

A través de las redes sociales se ha convocado una besada de protesta en El Templo de Debod el viernes 19 de diciembre  a las 18 horas.

3 comentarios

  1. Dice ser Fer

    Somos una raza que se esfuerza más en impedir la felicidad ajena que en lograr la propia. Nunca entenderé la satisfacción del odio, y es que no solo se manifiesta en los típicos temas de ‘etiquetación’ humana, se pone en manifiesto en cualquier momento del día, con los malos modales que contínuamente se demuestran por la calle, faltas de respeto, vanos orgullos, avasallamientos, etc… Vivimos en una sociedad decadente, los principios y valores humanos están en peligro de extinción.

    17 diciembre 2014 | 08:29

  2. Dice ser Bill

    ¿Y por qué los delitos de odio en este país les salen siempre gratis a los delincuentes con sotana? A ver si no vamos a ser todos iguales ante la ley…

    17 diciembre 2014 | 13:22

  3. Dice ser panchenko

    camarada, con toda nuestra comprension de tus sentimientos antifachistas, nos sentimos en la obligacion de comentarte que lamentablemente el odio no se puede legislar. si se puede hacer respecto de los actos al que este conlleva, pero tratar de regular esto seria como legislar a que hora debe amenecer. lo que se debe hacer es combatir al fachismo en todas sus expresiones y extensiones, y educar con valores sociales (educacion para la cuidadania, parte de la inmensa obra del presidente zapatero, por ej.). dime como regularias el odio de la poblacion al fachismo? es imposible porque es algo natural en la poblacion al igual que lo es el amor a los lideres socialistas… lamentamos que nuestra opinion no coincida inicialmente con la tuya, pero pensamos que podemos aclarar tus ideas. pero… no nos digas nada, piensalo…

    zapatero es el guia,
    lenin el salvador.

    18 diciembre 2014 | 05:55

Los comentarios están cerrados.