Entradas etiquetadas como ‘peinados’

Este otoño necesitas una diadema

Las diademas tienen la magia de reducir a la nada todos nuestros problemas capilares de “es que no me da tiempo a peinarme el remolino/se me ha quedado el pelo con la forma de la almohada/no sé qué narices hacer para que no se me caiga continuamente el mechón por delante de los ojos mientras trabajo con el ordenador.

PIMKIE/GUCCI

[Un momento… ¿aún no me sigues en Instagram, Twitter o Facebook?]

De hecho es tan apañada que se trata de un accesorio al que también recurren los estilistas de las royals británicas cuando se sabe que van a pasar el día en un lugar con mucho viento (toma ya, truco de Kensington Palace directo a Chamberí).

Además de relajarnos de inmediato el estrés que pueda producir el cabello despeinado, es algo que rejuvenece gracias a ese aire juvenil que tiene, de cuando estábamos en Educación Primaria y nuestra madre nos plantaba la cinta para que no protestáramos porque nos molestaba el pelo.

Vamos, que ponerse una diadema es fácil, lo difícil es saber cómo combinarla.

Pero que no cunda el pánico que Phoebe Buffay llega al rescate mientras mentalmente, solo de leer su nombre, ya estás tarareando Smelly Cat.

Sus conjuntos de vestido con jersey de cuello cisne o chaqueta de punto con una diadema a juego son el ejemplo estilístico perfecto que debes seguir para ponerte el accesorio.

Pero, ¿y este furor tan repentino por las diademas como si estuviéramos en 2011? Culpa a la pasarela, ya que han aparecido en los desfiles de Miu Miu, Molly Goddard y Moncler Gamme Rouge.

Hasta Chrissy Teigen se ha unido muy fuertemente a la tendencia, tanto que ha creado el hashtag #Headbandoftheday para compartir las diademas que se pone cada día.

Eso sí, a diferencia de las tuyas que son de H&M o Lefties, las de la modelo son de firmas  como Jennifer Behr o Gucci. Pero vamos, que a la hora de llevarlas, quitando los cientos de euros de diferencia, es casi igual.

Así que ya te inspires en el personaje de la serie o en la musa de All of you, es el momento de ver las reposiciones de Friends y copiar la manera de llevar las diademas.

Este es el peinado del verano (y así es cómo se hace)

Qué sería del verano sin las cosas propias de la temporada: la canción del verano, el libro (o libros si eres afortunada) del verano, el ligue del verano

Pero hay una que ya puedes tener segura al 100% y no es el ligue (a no ser que vayas a la playa con los “deberes hechos” o que llames “ligue” a tu amor platónico por el camarero) y es el peinado tendencia del verano, o en otras palabras: el estilismo que le verás a todas tus amigas en las redes sociales.

Las pipe braids o trenzas de tubo en castellano, son la evolución natural de las boxer braids. Y si te pensabas que no había nada más complicado que hacer una trenza a la inversa (no, ni siquiera el TFG), espera a conocer estas.

A diferencia de las de boxeadora, las trenzas 2.0 se llevan solo hasta la nuca dejando el resto del pelo suelto. Algo que, si como yo, eres de pelo fino (y lacio), permite que las puedas vida con el volumen.

A mí las trenzas de tubo me gustaban hasta que vi que, a no ser que seas muy mañosa, necesitas que alguien te las haga, lo que dificulta un poco que se convierta en un peinado de cada día a no ser que tengas a tu madre/hermana/compañera de piso dispuesta a enmarronnarse cada mañana con tu melena.

Pero si aún así quieres probar, te dejo el vídeo explicativo para que puedas dominar la técnica como una maestra cestera:

Pero, eh, que no es totalmente imprescindible que te las hagas con alguien. He encontrado a una youtuber que solventa el problema de tener solo dos manos agarrándose los mechones con la boca. El resultado no es igual de bueno, pero nos apaña para salir del paso (y de la foto a Instagram).

Luego le añade el toque festivalero”cosiendo” alrededor de la trenza un hilo de color. Aunque también os digo (y no es por criticar que estoy segura de que no es fácil hacerlo a ciegas) hubo heridas cosidas en la Primera Guerra Mundial con más pericia.

¿Cómo lo ves? ¿Te encantan? ¿Las odias? ¿Te animas? ¿Aceptas los cambios en la política de privacidad?

Turbantes y diademas: peinados tendencia para las que no tenemos un pelo de tontas (pero muchos de fashionistas)

Si te acuestas con la melena perfectamente colocada pero a la mañana siguiente tienes el típico mechón traicionero fuera de sitio, si no te da tiempo a lavarte el pelo pero lo tienes demasiado sucio como para llevarlo suelto o si, sencillamente, estás especialmente espesa y no sabes qué ponerte, las diademas y turbantes van a salvarte la vida (y el pelo).

GTRES/MARC JACOBS

No te creas que es una idea innovativa y moderna (¿algo en la moda lo es?) pero es la reinvención, al menos en el caso del vestido de Rita Ora de Palomo Spain, del turbante que llevamos viendo desde hace años.

“Anda Mara, mira que eres exagerada. No es tan antiguo”. ¿Que no? Audrey Hepburn cantando Moon River en las escaleras de emergencia de su apartamento. No digo más.

Pero bueno, la edad de los accesorios es lo de menos. Lo realmente importante es que tanto las diademas como los turbantes son una cosa apañada que, aunque ahora la veas en las tiendas tentándote desde la línea de caja, te la puedes preparar en casa.

Saca a tu “Juan Palomo” interior (yo me lo guiso, yo me lo coso) y hazte con un pañuelo grande para cubrirte bien y darle las vueltas que haga falta (como cojas uno pequeño se te va a quedar en nada el asunto).

Tienes doscientas maneras diferentes de envolverte la cabeza con un pañuelo, y te garantizo que todas ellas tienen muy buenos resultados, mejores que cuando descubriste el exfoliante (te dejo ideas aquí y aquí).

Respecto a los estampados, apúntate a los de tipo animalier, étnicos o florales, ya que son los que hemos visto en pasarela, pero eres libre de utilizar lo que tengas a mano.

STRADIVARIUS

BERSHKA

Aquí tienes algunas ideas para que pongas en práctica ya mismo (bueno, ya no, que estás en la oficina y se puede mosquear tu jefa o tu profesora de Química, ¡pero mañana sí!)

Cómo hacer las ‘boxer braids’, las trenzas de moda de 2016

Si Chiara Ferragni dice que son el peinado más cool de 2016, ya puedes odiarlas a muerte que no te va a quedar otra que acostumbrarte a ellas. Lo sentimos, Hillary Swank, las trenzas que usaste en 2004 para Million Dollar Baby ya no son de tu exclusividad (ni de las que pasan por el ring).

He de confesar que, hasta escribir este post, no había probado a hacerme unas boxer braids. Me picó el gusanillo cuando la semana pasada se las vi a una chica en el gimnasio y tenían pinta de cómodas, de esas que te sujetan el pelo bien y no se te meten mechones en los ojos.

Con toda mi buena predisposición, me propuse adquirir las nociones necesarias de la boxer braids. ¡Youtube, voy a por ti! Finalmente me decidí por el vídeo protagonizado por la versión hipster de la princesa Jasmin, que parecía muy profesional y tenía muchas visitas, que es algo que como todos sabemos, le da calidad.

La chica empezaba diciendo que era la segunda vez que grababa el vídeo porque había una serie de ángulos, técnicas y movimientos que no quedaban claros en el primero y que de esta manera sería más comprensible. Aquí empezó el miedo. Yo solo quería hacerme un par de trenzas y aquello empezaba a parecer más difícil que memorizar los decimales del número pi.

Antes que nada deciros que las trenzas nunca NUNCA jamás os van a quedar como las de internet. Jamás. A no ser que tengáis cuatro kilos de pelo.

Con raíces, las trenzas quedan mucho más molonas. TUMBLR

Con raíces, las trenzas quedan mucho más molonas. TUMBLR

Para hacerlas, el primer paso es humedeceros un poco el pelo para que no os queden pelillos por fuera cuando las estéis haciendo. Después debéis dibujar con el peine la raya de división a la mitad de la cabeza desde la frente a la nuca. Uno de los lados lo recogéis y en el otro trabajáis la trenza desde arriba cogiendo un mechoncillo y dividiéndolo en tres.

Ahora comienza lo complicado. A diferencia de la trenza clásica, la trenza de boxeadora es invertida, lo que significa que el movimiento de vuestro pelo debe ser el contrario. Ahí está el quiz del peinado. Cuesta cogerle el truco pero una vez se lo tengas pillado verás que es igual de sencillo.

El último paso y más importante es pedirle a vuestra madre que os deshaga la chapuza de gurruño que os habéis hecho en el pelo y os la haga ella, ya que queda mucho mejor cuando no se la hace una a sí misma.

Por último deciros que este look es PERFECTO para los días de pelo sucio, es decir, aquellos en los que  nos da pereza/no hemos tenido tiempo de lavarnos el pelo y necesitamos disimularlo. No solo nos aguanta un día más sin lavar sino que la trenza queda mejor y más sujeta.

¿Te atreves a probar la tendencia en tu pelo?