Entradas etiquetadas como ‘periodismo’

Los telediarios cada vez hablan más de medio ambiente

07 febrero 2014

Family_watching_television_1958

No sé si te has dado cuenta, pero en los telediarios casi siempre sale alguna noticia dedicada al medio ambiente. Un toque verde entre tanta política, economía y fútbol. Pero no es un florero. De hecho, los informativos televisivos son la primera fuente de información ambiental para el 64% de los ciudadanos, por delante de la prensa escrita, Internet y la radio.

Asombroso ¿verdad? Como que el 71% de los españoles dependamos de los medios de comunicación para conocer la problemática ambiental.

Todos estos datos proceden de un reciente estudio realizado por tres expertos gracias a la colaboración de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA). Según este trabajo [*], las noticias de temática ambiental supusieron un 3,4% del total de las emisiones en los telediarios, donde han conquistado por mérito propio un nicho permanente en el espacio “prime time” de la programación televisiva.

¿Poco? ¿Mucho? Pues no está nada mal, aunque nunca llegarán a ese 20% que ocupa el deporte. Como curiosidad, TVE1 fue la cadena que más noticias ambientales emitió, seguida de Cuatro, A3 y Tele5.

Pero una cosa es la cantidad y otra la calidad. Ahí flojeamos. Las noticias ambientales se centran en el catastrofismo, el dramatismo, el atractivo visual y el conflicto. Por no hablar de los errores garrafales muchas veces vertidos en ellas, herederos de la dramática desaparición de periodistas especializados.

Al menos en 20 Minutos tenemos abierta esta ventana al campito desde hace ya una década, La Crónica Verde, todo un récord. O más bien una necesidad.

Y es que con estas ciudades cada vez más insufribles, con unos espacios naturales cada vez más degradados y con unas especies cada vez más amenazadas, la voz del poeta Miguel Hernández sigue tronando tan actual como un telediario cuando dice: ¡Pobre flor! ¡Qué mal naciste!

[*] FRANCESCUTTI, Luis Pablo; TUCHO FERNÁNDEZ, Fernando; ÍÑIGO JURADO, Ana Isabel (2013): “El medio ambiente en la televisión española: Análisis de un año de informativos”. Estudios sobre el Mensaje Periodístico. Vol. 19, Núm. 2 (julio-diciembre), págs.: 683701. Madrid, Servicio de Publicaciones de la Universidad Complutense. Versión digital en este enlace.

Foto: Wikimedia Commons.

Otras entradas relacionadas:

¿Por qué escribo un blog sobre medio ambiente?

18 noviembre 2013

escriboporque_1000

Entre Dani Díaz, ilustre bloguero de Ni libre ni ocupado, y Melisa Tuya, no menos ilustre coordinadora de la nutrida blogosfera de 20 Minutos, además de responsable de los blogs En busca de una segunda oportunidad y Madre reciente, la han liado parda. Nos han lanzado un reto: explicar en un post por qué escribimos. Y uno, como burgalés, es incapaz de ignorar los retos.

Coincide la propuesta con mi intervención, este jueves 21 de noviembre a las 11 de la mañana, en el X Congreso Nacional de Periodismo Ambiental organizado por APIA en Madrid. Participaré en un debate dedicado a los blogueros (al que estáis todos invitados) y este post servirá perfectamente de peculiar tarjeta digital de presentación. #TenemosFuturo.

¿Por qué escribo un blog de medio ambiente? La respuesta es sencilla: Quiero ayudar a lograr un mundo mejor, más sano, solidario, bello, sostenible, armónico, feliz.

¿Se puede conseguir algo así tan sólo escribiendo? Seguramente no, pero me gustan las causas imposibles teñidas de color verde esperanza, especialmente si en ellas nos va el futuro. Y al menos intentarlo. Me sumo a las sabias palabras de Hermann Hesse:

Para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible.

Este post de hoy hace el número 990 de La Crónica Verde. Casi un millar de artículos desde ése ya lejano 6 de septiembre de 2007 cuando mi querido y admirado Arsenio Escolar lograba convencerme para ser bloguero de 20 Minutos. No le fue fácil. Desde noviembre de 2004 tenía abierta una columna de opinión en la edición impresa del periódico, la única existente entonces en la prensa nacional dedicada a temas medioambientales y que, desgraciadamente, diez años después sigue siendo la única. Pero yo era periodista de prensa escrita, y como a tantos otros compañeros, eso de pasarme a la prensa digital no me hacía ninguna gracia. Sin embargo es imposible negarle algo a Arsenio, y él mismo anunció orgulloso en su blog (el orgullo del maestro) mi incorporación a la incipiente blogosfera veintiminutera. Tenía razón. En estos momentos es el blog sobre medio ambiente con mayor impacto de la blogosfera en castellano: más de 100.000 usuarios únicos al mes.

En estos 10 años de trabajo epistolar mi millar de artículos han recibido 33.500 comentarios. ¡Vaya pasada! Todos ellos han sido lo mejor de esta apasionante experiencia periodística, lectores a quienes debo agradecer el haberme ayudado a educarme, a mejorar, a entender muchas cosas y a considerar inaceptables otras muchas.

Dice mi amigo y bloguero Juanjo Ramos que La Crónica Verde se llama así porque en ella todos me ponen verde. Tiene algo de razón. Pero de las críticas también se aprende, y mucho. Una razón más para escribir un blog.

El dibujo que abre este post es la personal interpretación que el genial Calpur, el de “El Bueno de Cuttlas“, nos ha cedido a los blogueros de 20Minutos como respuesta a ¿Por qué escribo un blog? Lógicamente, él nos lo explica dibujando.

Otras entradas relacionadas:

Una golondrina se llevó a mi amigo más indignado

16 marzo 2012

Hoy el día amaneció en Fuerteventura extrañamente gris, frío, triste. A primera hora de la mañana una golondrina nerviosa se cruzó por delante de mi camino nerviosa, tenaz. Estaba empeñada en la titánica tarea de llegar a Europa contra viento y marea, arrostrando con decisión casi suicida un fresco alisio que la empujaba en sentido contrario, hacia el océano. Poco a poco iba avanzando hacia ese lejano lugar grabado en el cerebro como el mejor posible para sacar adelante su pollada una primavera más, quizá la viga de una cuadra en un pueblecito de La Cabrera. En ese momento un mensaje me llegó al teléfono móvil: “José Luis ha muerto“.

No soy nada espiritual ni menos religioso, pero por influencia de mis estudios etnográficos tengo tendencia a tratar de leer los símbolos de la naturaleza como antiguamente lo hacían pastores y brujas. Sin creer en ellos, me gusta pensar que son ciertos. Y en esta ocasión, para mi desgracia, lo ha sido.

José Luis Estrada Liébana fue mi director durante una larga década en que trabajé en Diario 16 de Burgos. Compañero, amigo y confidente, se empeñó en hacer de mí un periodista de raza, más allá de los temas históricos y medioambientales a los que yo me aferraba como refugio profesional. Me puso al frente de la sección de Economía, me empujó a los puestos de redactor jefe, y me convirtió en su mano derecha durante unos durísimos años de lucha periodística de trincheras contra la corrupción en una ciudad que, como él repetía, seguía sin enterarse de que Franco había muerto.

A pesar de las muchas cicatrices que le infligió la vida seguía siendo una persona profundamente idealista. Se sumó con entusiasmo al movimiento del 11-M en León y llegó a publicar un pequeño libro de lectura obligatoria: “¡A la plaza! Panfleto para jóvenes sin futuro y adultos mal aparcados por la crisis“.  Un texto dirigido a los jóvenes para que su hartazgo se convirtiera en indignación y ésta en movilización para reconquistar un futuro que la crisis nos ha robado.

Como cada vez que se nos muere un ser querido, lo que más nos duele son esas miles de cosas que ya no podremos compartir con él, esas conversaciones truncadas, esas emociones sin reciprocidad. Cuando un amigo se va algo se muere en el alma, es verdad. Y apenas nos queda como presencia ese vuelo tenaz de la terca golondrina leonesa y los versos amargos de Miguel Hernández:

“A las aladas almas de las rosas

del almendro de nata te requiero,

que tenemos que hablar de muchas cosas,

compañero del alma, compañero”.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share