La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘peces’

La increíble historia del vampiro come lenguas

cymothoa_exigua02

Si te pregunto por un bicho llamado Cymothoa exigua te sonará a chino. Te confieso que a mí también me pilló de nuevo cuando hace unos días un profesor universitario me habló de él, un extrañísimo pero inofensivo para nosotros parásito marino.

Mi amigo el investigador está completando las colecciones de crustáceos del departamento y me pedía que abriera bien los ojos en la pescadería por si me encontraba alguno. Así me enteré de la existencia de tan raro cangrejo de comportamiento extraordinario. Un bicho capaz de entrar por las agallas del pez y adherirse a su lengua para poder beberle plácidamente la sangre cual vampiro acuático. Allí va creciendo, a golpe de chupetón, hasta que el órgano se atrofia y desaparece. En ese momento el crustáceo ocupa el lugar de la perdida lengua, de tal forma que el pez lo utiliza como si fuera la suya, pues no sufre mayor daño.cymothoa_exigua01

Repulsivo ¿verdad? Yo diría mejor maravilloso, sorprendente. Sobre todo si indagas un poco más en su biología. Son hermafroditas. Si hay dos machos uno se transforma en hembra antes de aferrarse a esa lengua que le garantizará alimento seguro. Sus crías son habitualmente machos, que saldrán por la boca del pez en busca de otras víctimas en las que hospedarse.

Es un animal algo raro, a pesar de estar presente en casi todos los mares, incluidos los nuestros. Aparece en peces de altura (nunca de costa ni de piscifactoría), y no solemos verlos pues dado su gran tamaño suelen ser detectados y eliminados en la lonja para no asustar al consumidor. Pero a veces se les pasa alguno y ahí aparece sonriente, poniendo cara de lengua en el interior de la boca del pescado como si fuera lo más normal del mundo, cuando en realidad se parece más al hermano pequeño de Alien, el octavo pasajero.

En este vídeo (en inglés) cuentan de manera muy gráfica la extraordinaria vida del raro parásito marino.

Otras entradas relacionadas:

Peces con reuma y buitres con ardor de estómago

Asegura una vieja tradición de las Islas Canarias que el aceite de las pardelas, nuestros albatros del hemisferio norte, cura el reuma. Según la simplista explicación popular, si esas aves marinas que se pasan la vida vagabundeando por el océano no sufren tal enfermedad, dándonos friegas con el extracto de sus grasas tampoco nosotros la sufriremos. Desconozco cómo las yerberas canarias sabían que ese mal de los huesos es desconocido para estos pájaros, lo cual dudo.

Escéptico ante las bondades de tales cataplasmas, para paliar los dolores reumáticos soy más dado a tomar medicinas como el voltarén. Lo que muchos no sabíamos es que, sin proponérnoslo, con ello también estamos tratando el reuma de los peces, si es que lo tienen. Porque, a través de la orina, nuestra “agüita amarilla” lleva esa medicina antiinflamatoria a ríos y mares, medicando inútilmente la fauna acuática. Que igualmente acumula en sus tejidos antidepresivos, anticonceptivos y otros fármacos.

Comernos luego tales peces no nos hace ningún mal, pues las concentraciones son mínimas, pero a ellos tanta botica no les hace ningún bien. Hasta el punto de que esta contaminación farmacológica provoca en ellos curiosos casos de transexualismo; peces hembra con minipenes y machos con células femeninas.

Algo parecido hacemos con los buitres. Su potente sistema inmunológico les permite comer carne podrida sin sufrir ni un leve ardor estomacal. Pero nuestro ganado está ahora mismo repleto de antibióticos veterinarios como medida preventiva para evitar pérdidas en las granjas. Y los carroñeros, de tanto ingerir esas carnes medicalizadas, están perdiendo sus defensas hasta el punto de morir muchos de enfermedades para las que siempre estuvieron inmunizados.

Aviso a navegantes: ¿No nos estaremos pasando con tanta automedicación (voluntaria e involuntaria)?

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)