Entradas etiquetadas como ‘vaqueros’

Basta ya de cortar los vaqueros

Estamos recortando los pantalones por encima de nuestras posibilidades. Empecé a sospecharlo cuando todas las tiendas te ofrecían los vaqueros con el tijeretazo metido a la altura del bajo dejándote los tobillos al aire.

Es algo que para primavera-verano veía lógico y con un sentido, pero que en cuanto se baja de los 20 grados se convierte en mala idea y factor clave de atracción de resfriados.

ASOS

Encontrar unos vaqueros enteros clásicos se ha vuelto casi tan complicado como encontrar una habitación en alquiler en una ciudad española a buen precio o una amiga que llegue puntual a la hora a la que habéis quedado. Si no son los bajos, el corte es a la altura de la rodilla, por detrás justo debajo del culo o incluso a la altura de los bolsillos.

Por mucho que pretendan innovar, cortar no es la solución, y más cuando somos fieles a los vaqueros todo el año, y eso incluye el invierno.

ASOS

El colmo absoluto y último grito (literal) al que ha llegado la prenda es el vaquero-tanga, que hizo su debut en la Amazon Fashion Week de Tokyo.

La propuesta street wear del vaquero invisible (porque lo único que se ven son cuatro tiras vaqueras cosidas), es llevarlo con un body por debajo, algo muy práctico para esas salidas de tomar cervezas con las amigas en las que acabas corriendo al baño en algún momento porque los tercios hay que sacarlos o para sentarse en el metro a coger todos los gérmenes de Madrid.

No entiendo esa necesidad enfermiza de actualizar hasta el extremo una prenda que tiene su sitio más que ganado en nuestro armario.

SHUTTERSTOCK

Una serie de productos como el pantalón vaquero, la crema clásica Nivea o el Kit-Kat de toda la vida, triunfaron en su día y siguen triunfando hoy en día. Son artículos que si nos tocaran ardería Twitter, proliferarían las peticiones en Change.org y nos lanzaríamos a las calles con cazuelas (o al menos yo, que soy muy fiel a la chocolatina).

Lo único que me da por pensar es que llegará un punto en el que veremos un desfile sin ropa ninguna solo porque el diseñador ha creado un estilismo basado en la ausencia de tejido, un poco como en el cuento de El traje nuevo del emperador, y nos creeremos que ahí donde no hay nada en absoluto, está la última tendencia.

Vaqueros por la violencia de género

O un pañuelo rojo en su defecto es lo que apoya Guess para concienciar del Denim Day. El 27 de mayo es cuando tendrá lugar el día del vaquero.

INSTAGRAM

Organizado por Peace Over Violence, centro que previene la violencia de género sexual doméstica y hacia los jóvenes, el Denim Day se celebrará en España por primera vez por una sentencia que tuvo lugar en 1998, año en el que absolvieron a un hombre de 45 años que violó a una mujer de 18 porque esta tuvo que quitarse los vaqueros de lo ajustados que los llevaba, algo que el Tribunal interpretó como consentimiento.

Lo que sucedió en 1998 es algo que, casi 20 años después seguimos viendo en los medios y en los tribunales: justificaciones, excusas y alegatos que señalan a la víctima de un crimen y dejan impune al verdadero culpable.

Es el segundo año que la marca Guess apoya el día con una donación de 10 euros por cada prenda vaquera que vendan del 20 al 27 de mayo a la Fundación Ana Bella, organización española que apoya a las mujeres víctimas de la violencia de género.

Los que compren en el mismo día recibirán de regalo la bandana roja con la que han posado varios actores, presentadores o influencers en un vídeo que ha lanzado la marca. A lo largo del vídeo revelan escalofriantes datos como que el 22% de las mujeres españolas han sufrido alguna forma de violencia, es decir, una mujer de cada cinco. Mientras que una de cada siete ha sufrido actos de violencia sexual (una de cada trece por una pareja o ex pareja) se puede decir que se ha producido un abuso cada siete horas denunciados a lo largo de 2015.

El compromiso del Denim Day recoge lo siguiente:

  • Reconocer que la violencia sexual es un problema de todos.
  • Participar en la conversación nacional sobre las violaciones y la violencia sexual utilizando los hashtags #gearup y #denimday.
  • Apoyar a los supervivientes y no culpar a la víctima.
  • Comprometerse en relaciones saludables y libres de violencia.

La idea de la iniciativa es concienciar de que no hay excusas que justifiquen una violación ni mucho menos nada que invite a hacerlo. ¿Te sumas?

Cómo romper unos vaqueros sin destrozarlos en el intento

Mi tendencia favorita es y será siempre aquella en la que no tengo que gastarme un duro para llevarla por dos motivos: en primer lugar porque no está el planeta para que andemos consumiendo a este ritmo demencial y en segundo lugar porque, como buena ahorradora que soy, prefiero gastar el dinero en cosas más importantes.

Es por esto que la tendencia de los vaqueros rotos es perfecta para aquellos que pensáis como yo, o simplemente para quiénes os gusta llevarlos con agujeros.

En este vídeo diy (las siglas de “do it yourself“, que viene a ser el “hazlo tú mismo” en español pero en inglés suena más cool) aprenderéis a destrozar estilísticamente vuestros vaqueros.

La técnica es inventada por lo que, si conocéis alguna mejor, contádmelo en los comentarios. Si os animáis a hacerlo, contádmelo también en los comentarios y, si la tendencia de los vaqueros rotos os parece una pérdida de tiempo y estáis totalmente en contra de todo lo que implique destrozar la ropa a propósito, justificad vuestras creencias tendenciles también en los comentarios.

Por qué no deberías lavar nunca tus vaqueros (por muy guarro que parezca)

En uno de estos botellones universitarios surgió una vez el tema de cada cuánto cambiábamos las sábanas. Empezó como algo inocente y por poco nos tiramos debatiendo los tres años restantes de la carrera. Es lo que tiene el tema higiene personal, que cada uno lo lleva de una manera y nos convertimos en unos radicales para defender la nuestra.

Vaqueros. ALIEXPRESS.COM

Vaqueros. ALIEXPRESS.COM

Si para nosotros el asunto causó tanto revuelo imaginad cuando, en un foro de sostenibilidad, el CEO de Levi´s, Chip Bergh, admitió que los vaqueros que llevaba puestos llevaban un año sin pasar por la lavadora. ¡UN AÑO! Yo no sé vosotros, pero en un año mis vaqueros han hecho más cosas que Jesús Calleja en cinco programas.

Obviamente el hombre no se refería a todos los vaqueros, sino a los vaqueros buenos. Esos que te compras por 14.99 euros te van a durar lo mismo lavándolos que sin lavar.

Por lo visto, lavar los vaqueros estropea el tejido del pantalón, interrumpe su proceso de envejecimiento natural y además, gasta un montón de agua (según el CEO, tras dos años y lavándolos una vez a la semana, unos vaqueros gastan 3.500 litros de agua).

Aquí me diréis “Vale, todo muy bonito, pero ¿qué hago con esa mancha de lácteos de cuando estaba tan inmersa viendo The Walking Dead que no me enteré de que el yogur me estaba goteando encima?”

Fácil, limpieza en seco y con un cepillo de dientes (con otro distinto al que usas para lavarte la boca, a no ser que te de absolutamente igual).

El diseñador Tommy Hilfiger también se jacta de no lavar nunca sus vaqueros. GTRES

El diseñador Tommy Hilfiger también se jacta de no lavar nunca sus vaqueros. GTRES

Muy bien, CEO de Levi´s, veo su idea factible hasta cierto punto, pero me sigue dando repelús pensar en que estoy llevando unos vaqueros que llevan un año sin ver agua y jabón. Casi puedo imaginarme las bacterias del tamaño de los escarabajos de La Momia.

Con el propósito de aplacar estos temores tan naturales (o de tener una excusa para no lavar su ropa), un estudiante de la Universidad de Alberta en Canadá, comprobó cómo variaban las bacterias llevando los mismos vaqueros durante 450 días en comparación con unos usados durante dos semanas.

Para su sorpresa (y mi tranquilidad), el nivel de bacterias en ambos era muy semejante, eso sí, sobre todo centradas en la zona púbica.

Pero entonces ¿cómo acabo con las bacterias? Palee Sternberg, jefa de diseño de Nudie Jeans declaraba en Revolve Clothing que lo mejor para ‘limpiarlos’ y perdieran los olores era colgarlos de la ventana o meterlos en la nevera dentro de una bolsa hermética durante un par de días, ya que el frío acaba con las bacterias y el olor.

Eso sí, asegúrate de sacarlos con tiempo antes de ponértelos.