La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘petroleo’

La Hora del Planeta propone este año un día entero sin carne ni plásticos

Cada año la #HoraDelPlaneta 🌍💡 da visibilidad a la pérdida de biodiversidad y el cambio climático con, paradójicamente, un apagón mundial.

Este año sus promotores, WWF, dan un paso más allá, pidiéndonos esfuerzos adicionales no tan solo durante una hora, sino a lo largo de todo el día. Una jornada completa, la del próximo 30 de marzo, en la que nos instan a:

  • Tratar de reducir a cero el consumo de combustibles fósiles.
  • No usar plásticos de un solo uso.
  • No consumir carne.

Lee el resto de la entrada »

Asesinados 185 ecologistas en un año por defender la naturaleza

La líder hondureña Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016.

La líder hondureña Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016.

Ser ecologista sale caro, muy caro. Especialmente si eres indígena. Te puede costar la vida. Como los 185 activistas ambientales que fueron asesinados el año pasado en todo el mundo por defender su tierra, sus bosques y sus ríos frente a industrias destructivas, según un informe de Global Witness. Tres personas muertas a la semana. Una cifra sin precedentes.

Brasil, Filipinas o Colombia son los países más sangrientos. En el informe En terreno peligroso se documentan 185 muertes que se sabe acaecieron el año pasado por todo el mundo. Esta negra estadística supone, con mucho, la cifra anual de víctimas mortales más alta jamás registrada y representa más del doble del número de periodistas asesinados el año pasado.

Este escalofriante dato supone un aumento del 59 % respecto a la ya vergonzosa estadística de 2014. Pero pueden ser muchos más. Según la ONG Global Witness, las graves restricciones informativas que existen en muchos de esos países implican que, sin duda, la cifra real es aún mayor. Lee el resto de la entrada »

Riesgo catastrófico de derrame de petróleo en Canarias

Deepwater_Horizon_offshore_drilling_unit_on_fire

Incendio de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon. © Wikimedia Commons

Richard Steiner, profesor de la Universidad de Alaska hasta 2010, especialista en conservación marina y asesor de una decena de países en materia de perforaciones en mar abierto, advierte del riesgo que corren las aguas de Fuerteventura y Lanzarote con la Declaración de Impacto Ambiental que el Gobierno de España acaba de aprobar (el 29 de mayo) para la petrolera multinacional Repsol.

A través de un comunicado de prensa remitido por el Cabildo de Fuerteventura, Steiner explica que las condiciones impuestas en el proyecto de las Islas Canarias a la perforación de Repsol por el Gobierno de España “son de hecho tan rudimentarias” que “el proyecto sigue siendo demasiado arriesgado”. Y asegura que los requisitos ahora conocidos son “terriblemente insuficientes”.

“Todo el mundo debe entender que un proyecto de perforación exploratoria en aguas profundas es extremadamente peligroso. Plantea un alto riesgo de una explosión catastrófica. Un reventón de este tipo pondría en peligro todo lo que define las Islas Canarias: medio ambiente, la cultura y la economía. Hemos aprendido esta lección de la manera más difícil en los EE.UU., con el desastre de BP Deepwater Horizont en 2010”, recuerda el especialista canadiense.

Tras haber estudiado la documentación facilitada por Repsol y conocer ahora la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), Steiner señala que “tenía la esperanza de que el Gobierno de España apreciaría la enormidad del riesgo de la propuesta de perforación de Repsol”. Pero “dadas las condiciones mínimas que el Gobierno está poniendo al proyecto, el Gobierno está al parecer dispuesto a colocar las Islas Canarias en riesgo de un derrame de petróleo catastrófico. Esto parece muy irresponsable, incluso por negligencia grave, y podría ser un error trágico”, advierte.

En este mismo sentido hay que recordar que el DIA desliga el riesgo de accidentes del proyecto y no establecen medidas obligatorias, sino meras recomendaciones.

Richard Steiner es catedrático de Ciencias Marinas por la Universidad de Alaska, donde impartió docencia durante 30 años (1980-2010 ). Tuvo un papel destacado en las acciones de respuesta ante el derrame del Exxon Valdez (1989) e igualmente ha intervenido en relación con otros accidentes petrolíferos como el de Deepwater Horizont (2010). Ha trabajado también en relación con perforaciones petrolíferas y medidas de seguridad ambiental en Pakistan, China, Rusia, Líbano, Nigeria, Shetland, central Asia, and the Gulf of Mexico. Actualmente está considerado como un especialista de referencia a nivel internacional en torno a la peligrosidad de las perforaciones en aguas profundas.

Steiner ya recomendó en las alegaciones a la DIA de Repsol presentadas en septiembre de 2013 que se evaluarán riesgos por un derrame accidental de 30.000 barriles diarios de petróleo, frente a los 1.000 que proponía el documento de Repsol. Sin embargo, el Gobierno de España se conformó con pedir a Repsol que ampliará los cálculos para sólo 3.000 barriles diario, diez veces menos que lo recomendado por Steiner.

 

Problemas de Repsol en Namibia

Richard Steiner también tiene presente las noticias recientes del desastre que estuvo a punto de provocar en la costa de Namibia el barco perforador que Repsol utilizará en las prospecciones de Canarias, el ‘Rowan Reinaissance’, a raíz de dos fallos producidos de forma consecutiva en dos pozos distintos, que llevaron a abandonar la perforación.

La cementación de la parte superior del primer pozo de Namibia (Welwitschia 1), falló el pasado 23 de abril y como consecuencia toda la cabeza del pozo se derrumbó bajo el fondo marino. “Si esto hubiera ocurrido al llegar a la bolsa de hidrocarburos, fácilmente podría haber resultado en un blowout o explosión”, advirtió.

También fracasó en la instalación de la unidad de control en el segundo pozo (Welwitschia 1A) el pasado 1 de mayo, lo que también podría haber resultado en un blowout catastrófico, si hubieran alcanzado una zona de hidrocarburos.

Jeremy Asher, el presidente de la compañía Tower Resourcings, a cargo de las perforaciones en Namibia por encargo de Repsol, comentó a raíz de estos sucesos: “No es raro tener problemas técnicos con maquinaria nueva y en particular en barcos de perforación como el Rowan Renaissance”.

 

Recogida de firmas

Ya tenemos más de 200.000 más firmas, recogidas en 183 países, contra las prospecciones petrolíferas en las costas canarias. ¿Está la tuya entre ellas? Puedes hacerlo firmando en este enlace de Save Canarias.

¿Es el hundimiento del Prestige un símbolo de la que se nos avecina?

Hoy 5 de junio celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, pero tengo el día depresivo y para pocas fiestas, como la mayoría de los españoles desde hace cuatro años. Ni las mejores noticias me levantan el ánimo. Tampoco la remitida desde el proyecto Save the Beach. Gracias al patrocinio de la cerveza Coronita, la directora Isabel Coixet acaba de estrenar el documental ‘Marea Blanca’, un homenaje a los cerca de 300.000 voluntarios que hace diez años limpiaron las costas gallegas tras la catástrofe del Prestige. Así explica la realizadora catalana su último trabajo:

“La historia de los voluntarios del Prestige y de cómo combatieron una tragedia y limpiaron toda una parte de la costa de Galicia demuestra que si la gente se une con un motivo y causa concreta, y dejan de lado sus trabajos, estudios, por pura filantropía y por ayudar, es posible cambiar las cosas”.

Recuerdo esta tragedia y sólo me vienen a la mente simbólicos paralelismos con nuestra actual tragedia. Mariano Rajoy, en ese momento coordinador del Gobierno para hacer frente a la crisis ecológica de “pequeños hilitos de plastilina“, es ahora el responsable de hacer frente a otra crisis aún más grave, la económica. Y yo me pregunto:

  1. ¿Son también hilitos de euros los que se están escapando de los bancos españoles hacia mares menos revueltos?
  2. ¿Le valdrán como voluntarios para impedirlo los casi seis millones de parados de nuestro país?
  3. ¿Dejamos hundir el barco o tratamos de reflotarlo?

Pero el Prestige también nos dio una importante lección. Que los españoles estamos muy por encima de políticos y banqueros. Y que la marea blanca de la indignación acabará limpiando este país de tanta inmundicia.

Puedes descargarte gratuitamente el documental ‘Marea Blanca’ en http://www.coronasavethebeach.org/marea-blanca/site.php#/documentary.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

Primera manifestación mundial a favor de las renovables

El pasado sábado viví uno de los momentos más emocionantes de mi vida. En Fuerteventura, una pequeña isla en medio del Atlántico que en apenas 20 años ha sido parcialmente destruida por la avaricia del turismo insostenible, con una sociedad apática y conformista, cerca de 10.000 personas se lanzaron a la calle para gritar como una sola voz: “No al petróleo, sí a las renovables“.

A mi lado, entre el tumulto, Sara Pizzinato @pizzina78, responsable de la campaña de transporte y cambio climático de Greenpeace, no podía ocultar su feliz estupor. Asistíamos a la primera manifestación mundial a favor de las energías renovables, un sueño imposible hace apenas unos meses.

Es verdad que la convocatoria estaba algo forzada. La población ante todo protesta por la actitud colonial de un gobierno central que, al más puro estilo caciquil, ha autorizado a Repsol a realizar prospecciones petrolíferas frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote en contra de la voluntad de la población local.

  • Ajeno a los intereses económicos de la región, pues estos trabajos afectan a la imagen turística del Archipiélago.
  • Ajeno a los extraordinarios valores ambientales de un mar único.
  • Ajeno a que las dos islas están declaradas por la Unesco Reserva de la Biosfera.
  • Ajeno al peligro de que un vertido inutilice nuestras desaladoras, de donde obtenemos el 100% del agua potable, y nos condene al éxodo.
  • Ajeno a que en el año 2004 el Tribunal Supremo anuló los permisos concedidos a Repsol para perforar el subsuelo marino frente a las costas de Fuerteventura.
  • Ajeno a que esta industria destrozará más puestos de trabajo que los magros ofertados.
  • Ajeno a que esas prospecciones no harán que en Canarias la gasolina nos vaya a costar más barata.
  • Ajeno a que apostando por las energías fósiles sólo avanzamos más deprisa hacia el desastre ambiental y la tragedia de nuestra especie.
  • Ajeno a que el petróleo es una energía del pasado y que el futuro es renovable 100%.

Es cierto que nuestra dependencia del petróleo no puede cambiarse de la noche a la mañana.

  • Que Canarias está a la cola en España en renovables por culpa de nuestros corruptos políticos y sus oscuros intereses (30% media nacional, 6% media canaria).
  • Que mientras decimos no a Repsol se sigue promoviendo en la isla una disparatada autopista que pretende unir el norte con el sur para llegar a ningún lado después de destrozar nuestro paisaje más virgen.
  • Que han ampliado aeropuerto y puertos sólo para seguir consumiendo territorio a velocidad endiablada.
  • Que el turismo aquí se hace a golpe de coche de alquiler y que el transporte público es una entelequia.

Sí, todo eso es verdad. Pero también es cierto que el sábado miles de voces gritábamos todos juntos: “No al petróleo, sí a las renovables“. Y que aún hoy estoy emocionado.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

La fiebre del petróleo amenaza al mar y al turismo de Canarias

En Canarias la energía eléctrica debería de ser gratis, pues existen pocos sitios en el mundo donde el viento y el sol sea un negocio seguro para el desarrollo de las energías renovables. Y sin embargo es una de las regiones de Europa con menos implantación de este tipo de energías ¿La razón?: Los políticos y sus corruptelas.

Suspendidos ahora los incentivos a las renovables, todos miran ávidos al mar. Cerca de las costas de Fuerteventura y Lanzarote, Repsol quiere comenzar a perforar en busca del preciado oro negro. Según estimaciones oficiales hay una bolsa de petróleo a más de 1.500 metros de profundidad; el equivalente a 1.000 millones de barriles de crudo y al consumo de toda España durante dos años. Unos dicen que a qué esperamos. Otros, yo entre ellos, que si estamos locos.

El problema no es tan sólo canario. Entre Valencia e Ibiza se pretende hacer lo mismo,  al igual que en el mar Cantábrico, valle del Guadalquivir y golfo de Cádiz.  Pretenden aprovechar hasta la última gota de todo el combustible fósil que seamos capaces de extraer antes de agotar las reservas mundiales. Nos va en ello el progreso, aseguran sus promotores. La electricidad que mueve este ordenador, pero también el plástico en que está hecho son petróleo. La agricultura y la ganadería mundial se mueven a golpe de petróleo. También y especialmente el turismo.

Comemos y vivimos muy bien gracias al petróleo, pero nadie quiere mancharse las manos con él. Que venga de lejos, de Irán, Rusia, Arabia Saudí, aunque eso sí, no pongan en peligro nuestras playas y nuestros hoteles alimentados a golpe de petrodólar. Así piensan los nuevos ecologistas recién llegados, los de tirar la basura en el jardín del vecino, los políticos que promueven autopistas y aeropuertos gigantes pero luego se escandalizan de que para mover coches y aviones haga falta combustible.

Lo único cierto es que hemos llegado al techo de la producción petrolífera. A partir de ahora cada vez será más caro y de peor calidad. Habrá que buscarlo en el fondo del mar, a pesar de que a esas profundidades los accidentes sean tan terribles como el último ocurrido en el Golfo de México. Ni la fauna y flora marina amenazada, ni las playas y los resorts de lujo, ni las poblaciones locales ni el sentido común podrán parar esta locura.

Hay otras alternativas, como apostar por las renovables, por el decrecimiento, por la sostenibilidad, pero no son tan rentables. ¿Pensar en el futuro? El que venga detrás que arree.

La organización internacional Oceana está difundiendo a través de su página web una colección de fotografías de Carlos Suárez y Carlos Minguell sobre el ecosistema de los maravillosos fondos marinos cercanos a Fuerteventura y Lanzarote, amenazados por las prospecciones petrolíferas. La puedes ver en la web de Oceana (www.ocenana.org/es) o directamente en este enlace de Flickr:

Ciberacción. Pincha en este enlace si quieres unir tu firma a quienes estamos en contra de las perforaciones petrolíferas en los mares canarios.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Misteriosa muerte de aves marinas en el Cantábrico

SEO/BirdLife acaba de informar de un fallecimiento masivo de frailecillos atlánticos (Fratercula arctica) en las costas del mar Cantábrico y Galicia. Más de 200 ejemplares de esta preciosa ave marina han sido encontrados muertos en el mes de marzo, aunque el número real de víctimas podría ser de miles.

Los primeros datos hicieron pensar en vertido deliberado de hidrocarburos en alta mar (“sentinazo”), ya que algunas aves presentaban trazas de hidrocarburos en su sistema digestivo, pero la gran mayoría estaban completamente limpios. Está pendiente por tanto establecer la causa de mortalidad de estas aves, que podrían haberse visto afectadas por los prolongados temporales atlánticos de las semanas anteriores y la resultante escasez de alimento.

De acuerdo con la veterana ONG, si bien en este caso la mortandad podría deberse a causas naturales, numerosas actividades humanas representan también una seria amenaza para las aves marinas, entre las que se incluyen la pesca (capturas accidentales) y la contaminación (especialmente la debida al transporte de hidrocarburos), etc. Así por ejemplo, durante la actual prospección se hallaron 57 cadáveres de otras aves marinas, sumando un total de 8 especies. Entre ellas,  por lo menos 3 alcatraces atlánticos y dos cormoranes moñudos presentaban sedales y/o anzuelos visibles, indicando que la causa de su muerte fue la pesca.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

¿Volveremos al botijo?

La abuela está asustada. Cuando ella iba a trillar al campo hacía tanto calor como ahora y se pasaban todo el día al sol, pero tan sólo llevaban un botijo de agua para toda la familia “Y qué rica y fresca estaba”, me asegura. Los más pequeños eran los encargados de ir todos los días a la fuente a por ella. Ahora nos ve a todos acarreando pequeñas botellas de plástico por las que pagamos un dineral, cuando el grifo nos la ofrece en abundancia y casi gratis. No lo entiende.

Resulta difícil de explicar que en apenas 25 años los españoles hayamos pasado de beber exclusivamente agua de grifo a ser el sexto país del mundo que más agua embotellada consume, 5.500 millones de litros al año. Máxime si se tiene en cuenta que la calidad de ese líquido elemento de marca suele ser similar a la de las cañerías, pero su precio resulta 300 veces mayor.

En realidad el agua embotellada no vale nada. Más del 90% del precio se lo lleva el embotellado, el transporte, la distribución y la publicidad. Y para producir esos 2,7 millones de toneladas de botellas de plástico anuales que apenas reciclamos y tardan casi mil años en degradarse es necesario consumir millones de litros de petróleo. El mismo oro negro que está destruyendo las playas paradisíacas de Florida, donde la gente bebe compulsivamente aguas traídas de países remotos cuya población local no tiene garantizado el acceso a agua potable.

No se trata de volver al botijo pero ¿por qué no podemos volver al agua de grifo? ¿Por qué no optar por filtros para reducir el mal sabor? ¿Por qué no rescatar del armario las viejas cantimploras o reciclar botellas? ¿Por qué no pedirla en los restaurantes? Es verdad, resulta cutre. Y además, no vamos a estropearle el negocio a las grandes multinacionales de la alimentación, con el calor que hace.

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

¿Quien contamina paga?

Esto que ven es un pelícano pardo agonizando en medio de un mar de petróleo en Luisiana (REUTERS/Sean Gardner). No sabe de progreso ni de necesidades energéticas. No entiende nada por ser un animal no racional, pero millones de personas horrorizadas tampoco entendemos nada.

Según estimaciones de BP, el vertido del golfo de México podría ser de hasta 100.000 barriles de petróleo al día, unos 15,9 millones de litros diarios a lo largo de los dos meses que el derrame lleva activo.

También reconoce la empresa que hasta agosto como pronto no lograrán parar la gigantesca fuga de petróleo, si es que finalmente lo logran. Pero siguen sin reconocer que  si hubieran hecho bien las cosas nada de esto habría sucedido, y que lo hicieron mal por ahorrarse dinero. Ahora lo barato les saldrá caro.

Empresarios orgullosos asumen el error, y en lugar de sacar pecho sacan el talonario. Que no se preocupe nadie que pagaremos todos los daños.  El presidente Obama ya les ha pedido 20.000 millones de dólares como fondo de compensación inicial y la BP ni se ha inmutado. ¿Todos los daños?

Quizá reciban ayudas pescadores y empresarios del sector turístico. Quizá se logre atajar el vertido y a la larga, dentro de varias décadas, el entorno recupere parte de su esplendor perdido. Pero nadie pagará nunca los daños de estas aves moribundas, de esas tortugas extinguidas, de esos fondos coralinos destruidos, de esos manglares asfixiados. Para ellos son sólo “daños colaterales” no computables en el balance. No cuentan.

¿El que contamina paga? Falso. El que contamina debería pagar con la cárcel, porque con dinero nunca se remediará un desastre medioambiental. Deberían haber pagado para no contaminar, pero no lo hicieron, y ahí están ahora los resultados.

Les veo firmando cheques para tratar de evitar demandas millonarias y recuerdo el famoso mensaje del Jefe Seattle:

¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo del agua. ¿Cómo podríais comprarlos a nosotros?

Veo estas fotos del horror seleccionadas por The Boston Globe y, como el viejo jefe indio, sigo perplejo.

Quizás sea porque soy lo que vosotros llamáis “un salvaje” y, por eso, no entiendo nada.

(U.S. Coast Guard Photo by Petty Officer First Class John Masson)

(AP Photo/Charlie Riedel)

(AP Photo/Eric Gay)

(Win McNamee/Getty Images)

(REUTERS/Lee Celano)



(AP Photo/Charlie Riedel)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Inventan una lavadora para aves con chapapote

La tragedia medioambiental provocada tras el escape de petróleo de una plataforma petrolera hundida en el Golfo de México está dando alas a toda clase de inventos ideados para tratar de paliar el desastre. Dos son especialmente sorprendentes.

El primero lo promueve un peluquero de Alabama llamado Phill McCrory, tras darse cuenta de que los pelos aceitosos de su peluquería eran un material eficiente y abundante para recoger y contener parte de los vertidos de crudo que cada año hay por los mares de todo el mundo. La organización Matter of Trust, ubicada en San Francisco, apoya su idea y ha lanzado una campaña para gestionar la recogida, el almacenaje y el envío de pelo y otras fibras que se compactan en una especie de colchonetas absorbentes.

El segundo lo promueve una compañía petrolera europea y resulta increíble. Han inventado una lavadora de pájaros que logra limpiarles el chapapote del plumaje en tan sólo 7 minutos. Tener el plumaje manchado de petróleo no es tan sólo un problema estético. El que no les deje volar tampoco resulta lo peor. El chapapote les asfixia, intoxica e inmoviliza, les mata de frío al inutilizar su extraordinario sistema aislante; también les estresa, aunque menos que el laborioso y poco fructífero trabajo de los voluntarios tratándolo de retirar con agua y disolventes.

Como podéis ver en el siguiente vídeo, las aves se meten en la peculiar lavadora con la cabeza fuera y cubierta para reducirles el estrés, mientras el resto del cuerpo es sometido a una profunda limpieza. La petrolera también ha desarrollado un champú que retira el petróleo de las plumas sin eliminar los aceites naturales, lo que aumenta el grado de supervivencia de los animales. Una iniciativa interesante, aunque me temo insuficiente para atender a las decenas de miles de aves que sin duda van a verse afectadas por este gigantesco derrame de petróleo.


**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share