La crónica verde La crónica verde

Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera. (Pablo Neruda)

Entradas etiquetadas como ‘repsol’

Riesgo catastrófico de derrame de petróleo en Canarias

Deepwater_Horizon_offshore_drilling_unit_on_fire

Incendio de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon. © Wikimedia Commons

Richard Steiner, profesor de la Universidad de Alaska hasta 2010, especialista en conservación marina y asesor de una decena de países en materia de perforaciones en mar abierto, advierte del riesgo que corren las aguas de Fuerteventura y Lanzarote con la Declaración de Impacto Ambiental que el Gobierno de España acaba de aprobar (el 29 de mayo) para la petrolera multinacional Repsol.

A través de un comunicado de prensa remitido por el Cabildo de Fuerteventura, Steiner explica que las condiciones impuestas en el proyecto de las Islas Canarias a la perforación de Repsol por el Gobierno de España “son de hecho tan rudimentarias” que “el proyecto sigue siendo demasiado arriesgado”. Y asegura que los requisitos ahora conocidos son “terriblemente insuficientes”.

“Todo el mundo debe entender que un proyecto de perforación exploratoria en aguas profundas es extremadamente peligroso. Plantea un alto riesgo de una explosión catastrófica. Un reventón de este tipo pondría en peligro todo lo que define las Islas Canarias: medio ambiente, la cultura y la economía. Hemos aprendido esta lección de la manera más difícil en los EE.UU., con el desastre de BP Deepwater Horizont en 2010”, recuerda el especialista canadiense.

Tras haber estudiado la documentación facilitada por Repsol y conocer ahora la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), Steiner señala que “tenía la esperanza de que el Gobierno de España apreciaría la enormidad del riesgo de la propuesta de perforación de Repsol”. Pero “dadas las condiciones mínimas que el Gobierno está poniendo al proyecto, el Gobierno está al parecer dispuesto a colocar las Islas Canarias en riesgo de un derrame de petróleo catastrófico. Esto parece muy irresponsable, incluso por negligencia grave, y podría ser un error trágico”, advierte.

En este mismo sentido hay que recordar que el DIA desliga el riesgo de accidentes del proyecto y no establecen medidas obligatorias, sino meras recomendaciones.

Richard Steiner es catedrático de Ciencias Marinas por la Universidad de Alaska, donde impartió docencia durante 30 años (1980-2010 ). Tuvo un papel destacado en las acciones de respuesta ante el derrame del Exxon Valdez (1989) e igualmente ha intervenido en relación con otros accidentes petrolíferos como el de Deepwater Horizont (2010). Ha trabajado también en relación con perforaciones petrolíferas y medidas de seguridad ambiental en Pakistan, China, Rusia, Líbano, Nigeria, Shetland, central Asia, and the Gulf of Mexico. Actualmente está considerado como un especialista de referencia a nivel internacional en torno a la peligrosidad de las perforaciones en aguas profundas.

Steiner ya recomendó en las alegaciones a la DIA de Repsol presentadas en septiembre de 2013 que se evaluarán riesgos por un derrame accidental de 30.000 barriles diarios de petróleo, frente a los 1.000 que proponía el documento de Repsol. Sin embargo, el Gobierno de España se conformó con pedir a Repsol que ampliará los cálculos para sólo 3.000 barriles diario, diez veces menos que lo recomendado por Steiner.

 

Problemas de Repsol en Namibia

Richard Steiner también tiene presente las noticias recientes del desastre que estuvo a punto de provocar en la costa de Namibia el barco perforador que Repsol utilizará en las prospecciones de Canarias, el ‘Rowan Reinaissance’, a raíz de dos fallos producidos de forma consecutiva en dos pozos distintos, que llevaron a abandonar la perforación.

La cementación de la parte superior del primer pozo de Namibia (Welwitschia 1), falló el pasado 23 de abril y como consecuencia toda la cabeza del pozo se derrumbó bajo el fondo marino. “Si esto hubiera ocurrido al llegar a la bolsa de hidrocarburos, fácilmente podría haber resultado en un blowout o explosión”, advirtió.

También fracasó en la instalación de la unidad de control en el segundo pozo (Welwitschia 1A) el pasado 1 de mayo, lo que también podría haber resultado en un blowout catastrófico, si hubieran alcanzado una zona de hidrocarburos.

Jeremy Asher, el presidente de la compañía Tower Resourcings, a cargo de las perforaciones en Namibia por encargo de Repsol, comentó a raíz de estos sucesos: “No es raro tener problemas técnicos con maquinaria nueva y en particular en barcos de perforación como el Rowan Renaissance”.

 

Recogida de firmas

Ya tenemos más de 200.000 más firmas, recogidas en 183 países, contra las prospecciones petrolíferas en las costas canarias. ¿Está la tuya entre ellas? Puedes hacerlo firmando en este enlace de Save Canarias.

Mares de petróleo amenazan al turismo (y la vida) de Canarias

oil-platform

El comandante Cousteau nos descubrió que el mar no era tan sólo agua y peces. Que era el último mundo sin explorar, desconocido pero bellísimo.

La primera vez que hice submarinismo en Canarias renegué de él. Sus famosos documentales palidecían ante la realidad que en esos momentos se desarrollaba frente a mis gafas de buceo. Lo mismo me ocurrió con la navegación. Adentrarse en el océano en medio de una noche estrellada y sin luna “viento en popa a toda vela” te cambia la vida. Escuchar el lamento fantasmagórico de las pardelas. Surcar las olas en compañía de delfines juguetones. Sufrir una tormenta y sobrevivir para contarlo.

A pesar de tener tan avanzado el siglo XXI, esos mares canarios, a caballo entre Europa, África y América, siguen siendo los grandes desconocidos. Y los grandes amenazados. Las compañías petroleras, sedientas de un oro negro cada día más escaso, han empezado a buscarlo a 60 kilómetros de las costas de Lanzarote y Fuerteventura, en una zona con una profundidad media de unos 1.200 metros.

Dice el Gobierno central que es una gran noticia. Que así reduciremos la dependencia energética española del exterior un 10%, las arcas del Estado ingresarán 700 millones de euros y se crearán entre 3.000 y 5.000 puestos de trabajo. No hablan de abaratar el precio de la gasolina. Tampoco del serio riesgo de contaminación de un territorio que vive exclusivamente del turismo y donde todo el agua potable se obtiene de un mar ahora en peligro.

Es el progreso, imbécil”, nos espeta desdeñoso el ministro de Industria, el canario Manuel Soria. “Si no lo sacamos nosotros lo sacarán los marroquíes y será peor”, apoyan los responsables de Repsol.

Cousteau les habría tapado a todos ellos la boca hace mucho tiempo. Pero nuestra sociedad lleva demasiado tiempo sin comandantes.

Otras entradas relacionadas:

Puedes seguirme (si quieres) en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/lacronicaverde)

Primera manifestación mundial a favor de las renovables

El pasado sábado viví uno de los momentos más emocionantes de mi vida. En Fuerteventura, una pequeña isla en medio del Atlántico que en apenas 20 años ha sido parcialmente destruida por la avaricia del turismo insostenible, con una sociedad apática y conformista, cerca de 10.000 personas se lanzaron a la calle para gritar como una sola voz: “No al petróleo, sí a las renovables“.

A mi lado, entre el tumulto, Sara Pizzinato @pizzina78, responsable de la campaña de transporte y cambio climático de Greenpeace, no podía ocultar su feliz estupor. Asistíamos a la primera manifestación mundial a favor de las energías renovables, un sueño imposible hace apenas unos meses.

Es verdad que la convocatoria estaba algo forzada. La población ante todo protesta por la actitud colonial de un gobierno central que, al más puro estilo caciquil, ha autorizado a Repsol a realizar prospecciones petrolíferas frente a las costas de Fuerteventura y Lanzarote en contra de la voluntad de la población local.

  • Ajeno a los intereses económicos de la región, pues estos trabajos afectan a la imagen turística del Archipiélago.
  • Ajeno a los extraordinarios valores ambientales de un mar único.
  • Ajeno a que las dos islas están declaradas por la Unesco Reserva de la Biosfera.
  • Ajeno al peligro de que un vertido inutilice nuestras desaladoras, de donde obtenemos el 100% del agua potable, y nos condene al éxodo.
  • Ajeno a que en el año 2004 el Tribunal Supremo anuló los permisos concedidos a Repsol para perforar el subsuelo marino frente a las costas de Fuerteventura.
  • Ajeno a que esta industria destrozará más puestos de trabajo que los magros ofertados.
  • Ajeno a que esas prospecciones no harán que en Canarias la gasolina nos vaya a costar más barata.
  • Ajeno a que apostando por las energías fósiles sólo avanzamos más deprisa hacia el desastre ambiental y la tragedia de nuestra especie.
  • Ajeno a que el petróleo es una energía del pasado y que el futuro es renovable 100%.

Es cierto que nuestra dependencia del petróleo no puede cambiarse de la noche a la mañana.

  • Que Canarias está a la cola en España en renovables por culpa de nuestros corruptos políticos y sus oscuros intereses (30% media nacional, 6% media canaria).
  • Que mientras decimos no a Repsol se sigue promoviendo en la isla una disparatada autopista que pretende unir el norte con el sur para llegar a ningún lado después de destrozar nuestro paisaje más virgen.
  • Que han ampliado aeropuerto y puertos sólo para seguir consumiendo territorio a velocidad endiablada.
  • Que el turismo aquí se hace a golpe de coche de alquiler y que el transporte público es una entelequia.

Sí, todo eso es verdad. Pero también es cierto que el sábado miles de voces gritábamos todos juntos: “No al petróleo, sí a las renovables“. Y que aún hoy estoy emocionado.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

 

La fiebre del petróleo amenaza al mar y al turismo de Canarias

En Canarias la energía eléctrica debería de ser gratis, pues existen pocos sitios en el mundo donde el viento y el sol sea un negocio seguro para el desarrollo de las energías renovables. Y sin embargo es una de las regiones de Europa con menos implantación de este tipo de energías ¿La razón?: Los políticos y sus corruptelas.

Suspendidos ahora los incentivos a las renovables, todos miran ávidos al mar. Cerca de las costas de Fuerteventura y Lanzarote, Repsol quiere comenzar a perforar en busca del preciado oro negro. Según estimaciones oficiales hay una bolsa de petróleo a más de 1.500 metros de profundidad; el equivalente a 1.000 millones de barriles de crudo y al consumo de toda España durante dos años. Unos dicen que a qué esperamos. Otros, yo entre ellos, que si estamos locos.

El problema no es tan sólo canario. Entre Valencia e Ibiza se pretende hacer lo mismo,  al igual que en el mar Cantábrico, valle del Guadalquivir y golfo de Cádiz.  Pretenden aprovechar hasta la última gota de todo el combustible fósil que seamos capaces de extraer antes de agotar las reservas mundiales. Nos va en ello el progreso, aseguran sus promotores. La electricidad que mueve este ordenador, pero también el plástico en que está hecho son petróleo. La agricultura y la ganadería mundial se mueven a golpe de petróleo. También y especialmente el turismo.

Comemos y vivimos muy bien gracias al petróleo, pero nadie quiere mancharse las manos con él. Que venga de lejos, de Irán, Rusia, Arabia Saudí, aunque eso sí, no pongan en peligro nuestras playas y nuestros hoteles alimentados a golpe de petrodólar. Así piensan los nuevos ecologistas recién llegados, los de tirar la basura en el jardín del vecino, los políticos que promueven autopistas y aeropuertos gigantes pero luego se escandalizan de que para mover coches y aviones haga falta combustible.

Lo único cierto es que hemos llegado al techo de la producción petrolífera. A partir de ahora cada vez será más caro y de peor calidad. Habrá que buscarlo en el fondo del mar, a pesar de que a esas profundidades los accidentes sean tan terribles como el último ocurrido en el Golfo de México. Ni la fauna y flora marina amenazada, ni las playas y los resorts de lujo, ni las poblaciones locales ni el sentido común podrán parar esta locura.

Hay otras alternativas, como apostar por las renovables, por el decrecimiento, por la sostenibilidad, pero no son tan rentables. ¿Pensar en el futuro? El que venga detrás que arree.

La organización internacional Oceana está difundiendo a través de su página web una colección de fotografías de Carlos Suárez y Carlos Minguell sobre el ecosistema de los maravillosos fondos marinos cercanos a Fuerteventura y Lanzarote, amenazados por las prospecciones petrolíferas. La puedes ver en la web de Oceana (www.ocenana.org/es) o directamente en este enlace de Flickr:

Ciberacción. Pincha en este enlace si quieres unir tu firma a quienes estamos en contra de las perforaciones petrolíferas en los mares canarios.

También puedes encontrarme en Twitter (@lacronicaverde) y en Facebook (www.facebook.com/cronicaverde)

**Comparte con tus amigos este post:

Bookmark and Share

Repsol amenaza al primer parque natural submarino español

El Mulhacén, la cima más alta de la Península Ibérica, mide 3.479 metros. El canario Teide, el pico más alto de España, 3.718 metros. Pero hay una cumbre española mucho más alta y mucho más desconocida: el Cachucho. Una montaña submarina hundida en el Cantábrico, frente a las costas asturianas de Ribadesella, que supera los 4.500 metros de altura. Se acerca por tanto al techo de Europa occidental, el famoso Mont Blanc (4.811 metros), sólo que el astur está bajo el agua.

La descubrió para la ciencia en 1938 el francés Edouard Le Danois, pero para los pescadores de la zona no fue una sorpresa. Llevaban siglos pescando en tan singular caladero, pues sabían de las impresionantes riquezas marinas de esta cordillera sumergida.

Finalmente, ese paraíso bajo el mar, punto caliente de la biodiversidad cantábrica (han sido catalogadas 550 especies entre corales de agua fría, peces de profundidad, esponjas centenarias de metro y medio, calamares gigantes o estrellas y crustáceos únicos) será oficialmente protegido. El primer parque natural sumergido en aguas abiertas de España.

Coincidiendo con el anuncio de la recién estrenada protección se ha hecho pública una terrible noticia. Repsol YPF se dispone a prospectarlo este verano en busca de petróleo y/o gas natural, “con mucho cuidado para no dañar el medio ambiente”. Aseguran que los permisos estaban dados anteriormente, que sus sondas no dañarán al frágil ecosistema, y que será el último sondeo.

¿Nos lo creemos? Yo no.

Si fuera cierto lo que dicen, que nunca tocarán esa zona las petroleras, no sé entonces para qué la estudian. Porque si aparece petróleo, dudo que lo dejen quieto bajo el mar mucho tiempo.

Y además, como dice mi amigo Ignacio Abella, “si un vampiro te dice que va a chuparte sólo un poco de sangre, no te fíes. Beberá hasta saciarse”.

En la infografía superior, publicada por La Nueva España, localización del caladero asturiano.