Entradas etiquetadas como ‘globos de oro’

Los Globos de Oro más sororidarios de la historia

La alfombra de la 75ª edición de los premios Globos de Oro de 2018 sería, según ABC un funeral, sí, pero no ya por el color, un funeral del respeto que ha muerto en manos de aquellos que abusaron de su posición para obligar a mujeres a doblegarse a sus deseos.

GTRES

La protesta sororidaria a través del color de la vestimenta contra los abusos sexuales de “depredadores” como Harvey Weinstein, Bill Cosby y otros tantos anónimos, hicieron del #WhyWeWearBlack (Por qué llevamos negro) una causa extensible a todas las mujeres a través del escaparate de los premios. Fue, en definitiva, un acto de hermandad y solidaridad entre las mujeres cuyo objetivo es crear redes de apoyo que empujen cambios sociales para lograr la igualdad.

La sugerencia, declaraba BBC, es una iniciativa de la coalición de mujeres -actrices, agentes, abogadas y otras- conocida como Time´s Up (“Se acabó el tiempo”), que se conformó en octubre del año pasado para denunciar el acoso sexual en Hollywood.

Muchas actrices aprovecharon la sencillez del color para llevarlo al extremo absoluto, al minimalismo. El vestido de Samira Wiley llevaba un cuello transparente con apliques tipo pluma en dorado, mientras que Zoe Kravitz aprovechó los pendientes para añadirle color. La actriz Meryl Streep posó con su acompañante Ai-jeen Poo, la activista americana.

GTRES

Gal Gadot, Reese Witherspoon y Emilia Clarke también optaron por llevar diseños sencillos para unirse a la causa solidaria.

GTRES

Yo ya comenté en Twitter que, pese a lo mucho que me gusta Sarah Jessica Parker, el diseño que eligió, que parece hecho con un corsé interior remendado a un delantal de peluquería, me lo pone muy difícil. En cambio Sadie Sink y Millie Bobby Brown supieron jugar con los volúmenes, así como Kendall Jenner y su vestido de princesa versión Tim Burton.

GTRES

Entre faldas vaporosas estuvo la cosa respecto a las actrices Nicole Kidman, Angelina Jolie, Michelle Pfeiffer y Diane Kruger.

GTRES

En toda gala que se precie, si no sucede no es una gala, están las típicas que acuden con el vestido lencero y van más anchas que largas. Porque oye, tan a gusto que se va sin el sujetador por la vida y lo monísimo que queda todo con unos tacones. Catherine Zeta-Jones, Halle Berry y Kate Hudson fueron las tres actrices que se animaron a llevar los negros más transparentes.

GTRES

El toque vintage lo pusieron con sus diseños Alicia Vikander, que eligió un vestido de inspiración romántica, Jessica Biel y Mandy Moore que bien podrían haber funcionado en la alfombra de la misma gala en 1950.

 

 

GTRES

Las reinas del glamour que más me llamaron la atención fueron Heidi Klum (Heidi, mi reino por tu vestido), Alison Williams, Keala Seatle y Dakota Johnson.

GTRES

Los vestidos con cola o brillos de Octavia Spencer, Jessica Chastain Penélope Cruz  y Margot Robbie entran también en mi lista de vestidos que pedirle a los Reyes Magos (pero para 2019).

GTRES

También muchos de los actores nominados o que presentaban los premios llevaron el pin de la coalición.

GTRES

 

 

 

Los “do” and “don´t” de las invitadas en los Globos de Oro

Ni todas vamos bien vestidas a las bodas ni todo lo que nos recomiendan los estilistas a la hora de pisar una alfombra roja es un acierto.

En la gala de los Globos de Oro encontramos un poco de todo, desde los vestidos por los que daríamos a miembros de nuestra familia (primos lejanos de esos con los que casi no te llevas) hasta invitadas con recogidos de pelo al que solo les falta un rulo para ser idénticos al que se pone tu madre para andar por casa.

En el caso de los escotes, los premios han mostrado algunas de las tendencias que hemos visto en 2016 como el escote alto con aberturas del floreado diseño de Olivia Culpo al escote infinito de Jessica Biel que alcanza las placas tectónicas de lo profundo que es. El asimétrico de Anna Kendrick, que te deja una teta sujeta y la otra suelta, no termina de convencerme.

Olivia Culpo, Anna Kendrick y Jessica Biel. GTRES

Sarah Jessica Parker es otro elemento digno de mención y que en sí misma encarna lo que sí y lo que no debemos escoger a la hora de ir a una entrega de premios. Mientras que su conjunto pasa sin pena ni gloria por los anales de la historia de los Globos de Oro, su recogido viene a ser el Doctor Jekyll y Mister Hyde de la gala. ¿Qué es eso de que solo quede bonito cuando posa de lado?

Sarah Jessica Parker, el dilema. GTRES

Moños altos que suman automáticamente 150 años, una coleta como la del gimnasio o el moño de estudiar fueron otros peinados que debemos evitar.

Maisie Williams, Sienna Miller y Elsa Pataky. GTRES

Y es que no necesitas dejarte una pasta en la peluquería para ir bien peinada a un sitio. Unas ondas medio desechas, la melena totalmente lisa gracias a la plancha o un recogido sencillo son opciones mucho más recomendables.

Priyanka Chopra, Sophie Turner y Emma Stone. GTRES

El amarillo, el color temido por los artistas, fue uno de los más vistos en los premios. Aunque cada invitada lo adaptó a su estilo, algunas lo combinaron con más gracia que otras. Natalie Portman eligió un modelo suelto que le permitiera lucir cómodamente su tripa de embarazada (bebé Portman is coming) mientras que Maisie eligió un corte de cuello recto que le hacía parecer aún más bajita.

Emily Ratajkowski, Natalie Portman, Maisie Williams y Kerry Washington. GTRES

Por supuesto no podían faltar las que, en mi opinión, patinaron con sus conjuntos, como es el caso del vestido-dibujo-animado de Felicity Jones (¿un monstruo vino a verla cuando estaba eligiendo ropa?), la especie de cuello rosa que parece fruto de un obseso por la papiroflexia de Carrie Underwood, el vestido-transparente-plumero-chic de Nicole Kidman (Nicole, queremos que vuelvas), o la especie de museo Guggenheim de Bilbao que lleva Naomi Campbell por vestido

Felicity Jones, Carrie Underwood, Nicole Kidman y Naomi Campbell. GTRES

La alfombra de los Globos de Oro: de los abdominales de Kate Hudson al azul marino como nuevo negro

La septuagésimo tercera edición de los Globos de Oro, además de varios premios, ha dejado una serie de tendencias que, si llevan ellas, acabarán llegando (tarde o temprano) a nuestros armarios.

Si en el 2015 se llevaba el escote Bardott y las espaldas eran las protagonistas de la mayoría de vestidos, este año, el escote se da la vuelta. Y no solo eso, sino que baja prácticamente hasta nuestro ombligo.

Joanne Froggatt, Kirsten Dunst, Taylor Schilling y Jaimie Alexander

Joanne Froggatt, Kirsten Dunst, Taylor Schilling y Jaimie Alexander. GTRES

Otra sorpresa de la gala (a veces me pregunto si, días antes, las actrices hablan entre ellas para ponerse de acuerdo) ha sido el azul oscuro como nuevo negro.

Kate Winslet, Gina Rodríguez, Julianne Moore y Bryce Dallas

Kate Winslet, Gina Rodríguez, Julianne Moore y Bryce Dallas. GTRES

Y aunque el negro no ha sido un favorito, su contrario ha triunfado en esta edición. Ya fuera con escote, sin escote, liso, con cola, sin cola o en plisado el blanco ha sido uno de los colores más llevados.

Taraji P. Henson, Liz Hernández, Laverne Cox y Alicia Vikander

Taraji P. Henson, Liz Hernández, Laverne Cox y Alicia Vikander. GTRES

Pero pasemos a los rankings, mi momento favorito para dejar salir todo mi estrés de la semana usando el zoom del Paint para criticar el más mínimo fallo.

Las mejores vestidas, a mi parecer, o, en otras palabras, las que llevan vestidos que me pondría sin pasar vergüenza son Kate Hudson y las premiadas Jennifer Lawrence y Lady Gaga. El vestido de Kate Hudson (que no es un dos piezas) va unido por la espalda dejando la parte superior del abdomen al aire. No sé si os habéis fijado en su tripa, pero si le metes un puñetazo en el estómago, lo más seguro es que te hagas tú más daño en la mano del que le hagas a ella. Jennifer Lawrence, que vuelve a apostar por Dior, lleva un vestido con aberturas laterales y en la espalda que le favorece a la figura (otro tema es si le favorece el peinado, porque para mi gusto le echa alguna década encima). Y por último, Lady Gaga, que no sé por qué está ‘digievolucionando’ a Marilyn Monroe, lleva un vestido negro tipo edad dorada de Hollywood en los años 50 que contrasta con su armario de vestidos de carne y gafas de cigarrillos muy positivamente.

Kate, Jennifer, Lady Gaga

Kate Hudson, Jennifer Lawrence y Lady Gaga. GTRES

Sin pena ni gloria o ni fu ni fa es el vestido de Amy Schummer, que no dice absolutamente nada, viene a ser el equivalente al arroz blanco en la gastronomía. Otras que pecaron de simples (sus vestidos, no ellas) fueron Sophia Bush y la cantante Katy Perry. Emilia Clarke, que se decantó por las transparencias, no acabó de elegir un vestido ni 1. bonito ni 2. favorecedor, por lo que, con todo el dolor de mi corazón, debo dejar a la Mother of Dragons en este grupo.

Amy Schummer, Sophia Bush, Lady Gagag y Emilia Clarke

Amy Schummer, Sophia Bush, Katy Perry y Emilia Clarke. GTRES

¿Sabes esa sensación de decepción cuando ves que una amiga tuya empieza a tirarle la caña a tu ex? Pues eso me ha pasado con los siguientes vestidos. Cate, querida, ¡¿por qué me haces esto?! Hoy era tu noche, ibas a ser el centro de las miradas y te pones un vestido con la mitad de los flecos deshilachados que te hace parecer una lámpara de los 80. Muy mal. Luego está el caso de Jennifer López, que su vestido es como un mueble de Ikea: en las intrucciones parece muy fácil de poner pero a la hora de la verdad te lías y tu mesa Blutzfig queda torcida con una pata para arriba. ¿Es así el vestido o es que no le han ayudado a anudárselo? Aunque he metido a Rooney Mara en esta categoría, sus fallos en la red carpet suelen ser más numerosos que los aciertos. Pero no pierdo la esperanza, estoy segura de que en alguna alfombra roja va a deslumbrar. Por último, el vestido de Eva Longoria no tengo por dónde cogerlo. No sé si es el cinturón con lacito, el escote con lacito o todo, pero no acaba de apasionarme.

Cate Blanchett, Jennifer López, Rooney Mara y Eva Longoria

Cate Blanchett, Jennifer López, Rooney Mara y Eva Longoria. GTRES

Me dejo para lo último las que no tienen perdón. ¿Qué sería de una alfombra roja sin la típica que no sabes si lleva un camisón o un vestido de gala? Es el caso de Caitriona Balfe y su picardías largo con batilla transparente. De la escritora Diana Gabaldon, aunque podríamos analizar pormenorizadamente el sentido de llevar esa chaquetilla con su vestido, suspende por los zapatos. Judith Light, que debió de faltar a la clase de el-beige-y-el-blanco-no-son-una-combinación-considerable apuesta por mezclar claros de distinto colores y el resultado acaba siendo un poco catastrófico (además de que parece la protagonista del típico anuncio de detergente que compara prendas del mismo color lavados con distintos productos). Por último, la actriz Regina King, como si de un Ferrero Rocher se tratara, fue envuelta en un vestido hecho de flores compuestas de medallones dorados y plateados. Los fotógrafos de la gala no necesitaron poner flashes en toda la noche, con tener a Regina cerca para que reflejara la luz, fue más que suficiente.

Caitriona Balfe, Diana Gabaldon, Judith Light y Regina King

Caitriona Balfe, Diana Gabaldon, Judith Light y Regina King. GTRES