Entradas etiquetadas como ‘cuidado’

Los trucos caseros para lucir escote este verano

Que nos gusta a nosotras un remedio casero, vaya. Y como ya ha llegado el momento de sacar “a las gemelas” del letargo invernal de jerséis de cuello cisne y bufandas/pañuelos, nos ponemos en modo primaveral.

BELLA HADID. GTRES

Prepara las prendas con escotazo del armario y para adelante luciendo el pecho con más orgullo que las que hacen topless en American pie (si es que admítelo, en esos días del frío invierno pensabas con melancolía en el “sudorcillo tetil” que se te acumulaba bajo las amigas).

Así que para prepararnos para la temporada, os traigo brico-consejos para que las trates como se merecen. Me consta que a la cara ya le dedicas cuidados específicos, pero ¿qué hay del escote?

Ármate de valor y finaliza la ducha con un buen chorro de agua fría en la parte del pecho, le vendrá genial a la piel de la zona. Al salir y tras secarte, ponte a hidratarla correctamente. Haz especial hincapié después de la ducha, más que nada porque es cuando tienes la crema más a mano.

Masajea la zona del canalillo (que es donde se forman las arrugas) con movimientos circulares ascendentes, para que el cosmético penetre bien.

Y lo mismo debes hacer con la crema solar: si pensabas que la cara terminaba en la barbilla, estabas engañada todo este tiempo. La cara termina en el mismo punto que te he mencionado antes, donde se te acumula el sudorcillo.

Toda la piel que parte de las raíces de la frente hasta ahí la tienes que proteger del sol. Y sí, eso significa que si pasas el dia de fuera tienes que llevarte el botecito para ir reponiendo. No digo que te pongas a untarte el “entreteto” (si de ceja es “entrecejo”, de teta puedo decir “entreteto”, ¿no?) mientras vas en el metro, pero aprovecha el baño de la universidad/oficina/biblioteca.

Bueno, que sé que te las estabas prometiendo muy felices pensando que podías solucionarlo todo en dos minutos con unas cremas y en realidad ¡No! El ejercicio será nuestra varita de sauco en esta entrega de Harry Potter y las reliquias del entreteto (me ha gustado el palabrejo).

Con la ayuda de Ángel Carmona, entrenador personal y creador de la comunidad fitness Muscle Winner, podemos mantener la zona firme desde casa mientras vemos Masterchef tomando nota de estos ejercicios:

Lo dicho, esta vez no tienes excusa para no lucir un escote de diez este verano.

Trucos para cuidarse el pecho a cualquier edad

Tenemos jabones, mascarillas, cremas y tratamientos especialmente creados para el cuidado de la cara en la repisa de nuestro baño, pero en lo que a pecho se refiere andamos un poco perdidas.

GTRES

Y es que claro, como cuando vas por el pasillo del supermercado no hay ningún letrero que ponga “Crema para pechos”, no te planteas que necesiten un cuidado especial. Tiempo al tiempo, que igual los de marketing lo ven una buena idea y lo acabamos teniendo.
Además de que la zona del escote cuente con una piel delicada, tiene que sujetar más peso que otras partes del cuerpo, lo que hace que a la larga puedan aparecer estrías.
Pero que no cunda el pánico, podemos cuidar el pecho desde ya con lo que tenemos por casa y cambiando algunos hábitos que hacen que nos juguemos la salud de la zona.
Para empezar despídete del topless, está genial que quieras evitar las marcas del bikini, pero si ya de por sí el sol es malo, en el pecho ni te cuento. Sin embargo, si tu bronceado es algo que te tomas tan en serio como el currículum de LinkedIn, al menos toma el sol con protección total.
El sol hace que la piel pierda agua y precisamente tenemos que procurar tener la zona bien hidratada, lo que incluye aplicar cremas específicas y exfoliarla al menos una vez a la semana para eliminar las impurezas de la piel. Además, darse duchas con agua fría en el pecho produce también efecto reafirmante.
Aunque lo recomendable sería ir sin sujetador para mantener la musculatura de la zona activa, si te resulta incómodo ir con las gemelas sueltas (no todas lo llevamos bien) elige el sujetador correctamente, lo que significa no solo comprarlo de tu talla sino elegirlo sin aros. Puedes empezar también a hacer ejercicios de pecho para desarrollar los músculos de la zona.
El pecho es como todo, con unos buenos hábitos de ejercicio y alimentación equilibrada, también podemos cuidarlo. Por último, no nos olvidemos que igualmente forma parte del cuidado explorarnos el pecho con regularidad (puedes aprender a hacerte la autoexploración en este vídeo) y estar pendiente de las pruebas correspondientes que te pida el médico.
La estética es importante, sí, pero la salud es lo primero.

Cómo cuidar la piel durante el invierno

Si la garganta te la estás cuidando bastante con bufandas, así como el resfriado con antigripales, no puedes dejar que tu piel caiga en el olvido. Y es que es un órgano que se resiente mucho durante esta época, tanto que es normal que la sientas tirante y seca (eso si eres afortunada y no termina saliéndote un eczema).

GTRES

“¿Pero cómo es posible? Si precisamente en invierno hay más humedad” te preguntarás indignada. No es ya el frío en sí, sino el hecho de tener la calefacción puesta en casa, que hace que la piel se seque rápidamente.

Para evitar que la piel sufra podemos hacer unos pequeños cambios en la rutina que ayudarán a cuidarla empezando por poner un humidificador en casa. Aunque si no te compensa hacerte con uno a estas alturas (que Papá Noel está al caer) puedes llevar otras cosas a cabo.

En primer lugar, está muy bien que guardes el bikini hasta el año que viene, pero no hagas lo mismo con la crema solar. Aunque seas del norte y vivas sin ver el sol, los rayos llegan igualmente, por lo que nada de salir de casa sin protección.

Cara, manos, cuello… Todo lo que vayas a llevar a la vista deberías untarlo bien en crema por lo menos 15 minutos antes de salir de casa.

De hecho, la piel de las manos, al ser una de las zonas más delicadas del cuerpo, es también una parte que se resiente especialmente. Procura llevar guantes fuera de casa y, una vez te los quites, untar las manos en crema hidratante.

F A V ❄️ C O A T #rovaniemi

A post shared by Aida Domenech (@dulceida) on

Evita todos los cosméticos que lleven alcohol ya que lo único que harán será secar aún más tu piel. Es decir, saca la lupa del bolso y échale un ojo a tónicos y desmaquillantes antes de comprarlos. Apuesta por los que lleven una base de aceite.

Los baños infinitos pueden parecernos la mejor de las ideas de la temporada (sobre todo si van de la mano con música suave y buena compañía), pero evita dártelos a menudo ya que el calor intenso del agua lo único que hace es cargarse sin piedad las barreras lipídicas de la piel.

Ya sabes, a partir de ahora las duchas mejor templadas y mejor deja el calor para las infusiones o el chocolate caliente.

Este verano olvídate de todo menos de tu pelo

Que mal se llevan los hermanos Gallagher, pero no tan mal como tu pelo y la estación más calurosa del año. En verano nuestro pelo se rebela manifestándose en forma de puntas abiertas, colores extraños que aparecen por reacción al cloro y en general una sequedad digna de la estepa ibérica.

Concepto de pelazo. INSTAGRAM @DIANINAXL

Es una época en la que nos insisten mucho en el tema de la hidratación, pero no me refiero a que cojas una garrafa de cinco litros y te riegues la melena. Aléjate de la peluquería un tiempo, no tiene sentido que hagas ahora un saneado si en un mes vas a tener que repetirlo. Dale descanso a tu pelo del tinte por un tiempo ya que son productos muy agresivos con el cabello.

Despídete de la plancha y del secador. Diles adiós hasta septiembre. El pelo es más sensible al calor que Belén Esteban a las críticas que le hacen sobre Andreita. Además, seamos sinceras, con el calor que hace fuera de casa el pelo húmedo se agradece.

Recuerda que el cloro es el lado oscuro de la Fuerza (de la piscina): destruye bañadores, destruye bikinis, te pica en los ojos y te estropea el pelo si no lo aclaras al salir del agua. Para mantenerlo hidratado convierte la mascarilla en tu básico de viaje. No te separes de ella. Como seguramente te la requisen en el control del aeropuerto, acuérdate de comprar una en cuanto llegues a tu destino.

Por último, ten en cuenta que los sombreros, gorras y pañuelos no solo sirven para crearnos un estilismo que ya quisiera Anna Wintour para el número de verano de Vogue, sino que protegen el pelo de los rayos del sol.

Tu pelo es como tu padre, solo tienes uno así que este verano no lo abandones a su suerte. Él no lo haría.